ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Internacional del Jazz
30 de abril

Mensaje de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Internacional del Jazz

30 de abril de 2012

Martin Luther King Jr. dijo una vez que «el jazz expresaba la vida». Éste es el espíritu del primer Día Internacional del Jazz.

El jazz ha desafiado prácticamente todas las tentativas de definición. El crítico musical John Fordham puede haberlo plasmado del mejor modo posible cuando describió la música de Miles Davis como «el sonido de la pulsación del corazón, el aliento recobrado, la sonrisa súbita».

El jazz es una música de creatividad ilimitada. Combina composición e improvisación, lo formal y lo informal, y se renueva cada vez que se toca. Nacido en los Estados Unidos, el jazz pertenece al mundo. Arraigado en las tradiciones africanas e inspirándose en las formas musicales europeas, ha cobrado nuevas formas adaptándose a las culturas de todo el mundo. El jazz aprovecha al máximo la diversidad del mundo, cruzando las fronteras sin esfuerzo alguno y acercando a las personas.

A todo lo largo de su historia el jazz ha sido una fuerza de transformación social positiva y sigue siéndolo hoy día. Por esta razón, la UNESCO proclamó el Día Internacional del Jazz. Esta música, cuyas raíces se remontan a la esclavitud, constituye una expresión apasionada contra todas las formas de opresión. Habla un lenguaje de la libertad que es comprensible por todas las culturas. Son los mismos objetivos que se ha fijado la UNESCO en sus esfuerzos por tender puentes de diálogo y entendimiento entre todas las culturas y sociedades. Están asociados a nuestra labor gobiernos y sociedades, y también artistas como Herbie Hancock, Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO. Sacar el máximo provecho de la diversidad cultural es una tarea que todos compartimos.

Por todas estas razones, este primer Día Internacional del Jazz se celebrará con conciertos en todo el mundo, en Mascate y Moscú, Ereván y La Habana, París y Nueva York y Nueva Orleans. En cada uno de esos conciertos se pondrá de manifiesto la capacidad del jazz de realzar la dignidad humana, el respeto y la paz. Cada uno brindará la ocasión de compartir los prodigios del sonido de la pulsación del corazón, el aliento recobrado, la sonrisa súbita.

El jazz une a los pueblos, las culturas y el mundo. Ése es nuestro mensaje.

Irina Bokova

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas