ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Semana Mundial de la Armonía Interconfesional
Del 1 al 7 de febrero de 2015

Semana Mundial de la Armonía Interconfesional

Sr. Burniat (Bélgica)

Es para mí un honor hablar en nombre de la Unión Europea sobre la resolución 65/5, titulada «Semana Mundial de la Armonía Interconfesional».

La Unión Europea desea dar las gracias a la delegación del Reino Hachemita de Jordania por el espíritu constructivo con el que dirigió el proceso de consultas sobre la resolución, así como su disposición a incorporar en la resolución una serie de sugerencias presentadas por la Unión Europea.

La Unión Europea acoge con agrado cualquier llamamiento al diálogo, la paz, la tolerancia y la comprensión mutua entre los pueblos y las naciones. Es con ese ánimo que la Unión Europea se sumó al consenso sobre la resolución, basándose en la comprensión de algunas cuestiones fundamentales planteadas en esa resolución.

Es un hecho establecido que las religiones, las creencias y la fe no pueden considerarse actores de conformidad con el derecho internacional. Por lo tanto, la Unión Europea se sumó al consenso, en la inteligencia de que la referencia al diálogo entre las religiones, los credos y las creencias que se hace en el segundo párrafo del preámbulo y en el párrafo 1 se refiere al diálogo entre las personas con diferentes religiones, credos y creencias. Como en otras esferas, no existe por parte de los Estados ningún compromiso con ninguna religión, credo o creencia religiosa como tales, sino únicamente hacia los individuos o grupos de individuos, y con el pleno respeto a la libertad de religión o creencia y a la independencia de las instituciones vinculadas a las religiones.

Así pues, la Unión Europea estima que el cuarto párrafo del preámbulo y el párrafo 3 no pueden leerse como si dieran a los Estados un mandato para influir en el modo en que las personas se refieren a su fe o creencias o para imponer sus puntos de vista sobre la sustancia o la forma de cualquier discurso interreligioso o intrarreligioso.

Además, algunos Estados miembros de la Unión Europea tienen regulaciones y normas en virtud de las cuales el Estado está estrictamente separado de toda religión. Por lo tanto, no nos sentimos obligados a intervenir en los discursos religiosos en los lugares de culto. Sin embargo, la Unión Europea suscribe plenamente el deseo expresado en la resolución de respetar y comprender a los devotos de todas las religiones, credos y creencias.

Si bien reconoce la importancia del diálogo interreligioso, la Unión Europea desea afirmar que tanto el diálogo interreligioso como intrarreligioso son componentes adicionales y complementarios del diálogo intercultural y de una cultura de paz. La religión o la fe podrían formar parte de las identidades múltiples de las personas, pero, a nuestro juicio, abordando únicamente una de las fuentes de identidad, la resolución no significa que las demás religiones tienen menos importancia. A ese respecto, la Unión Europea quisiera destacar los papeles de la UNESCO en la promoción de todos los aspectos del diálogo intercultural y de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas en la búsqueda de la comprensión y de relaciones de cooperación entre los países y pueblos de todas las culturas y las religiones.

Por último, la Unión Europea desea afirmar su opinión de que la comprensión en favor de la armonía interreligiosa expresada en la resolución y en favor del diálogo entre las religiones, los credos y las creencias mencionadas en el segundo párrafo del preámbulo y en el párrafo 1, no se limita, por ejemplo, a religiones o creencias monoteístas específicas sino que, de hecho, incluye a todos los devotos de cualquier religión, credo o creencia de manera universal e inclusiva.