logo de la ONU

Mensaje del Secretario General en el Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo

9 de agosto de 2006

Durante la celebración anual de este Día Internacional reconocemos los logros de los pueblos indígenas del mundo, con una población que asciende ya a 370 millones de habitantes en unos 70 países. Pero también es una oportunidad para constatar los ingentes desafíos a que hacen frente esos pueblos. Aún mucho queda por hacer para mitigar la pobreza que padecen muchos pueblos indígenas; para protegerlos contra las violaciones flagrantes de los derechos humanos; y para salvaguardarlos de la discriminación que hace, por ejemplo, que muchas niñas indígenas se vean obligadas a abandonar la escuela.

Ahora, en el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, los pueblos indígenas tienen un hogar oficial en las Naciones Unidas. Y como se ha subrayado en las deliberaciones del Foro, a las perspectivas, las preocupaciones, la experiencia y la visión del mundo de los pueblos indígenas les corresponde desempeñar un papel decisivo al hacer frente a los desafíos mundiales y en nuestros esfuerzos por alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio. De hecho, sólo si se respetan la diversidad cultural y el derecho de los pueblos indígenas a la libre determinación podrá decirse con propiedad que nuestra labor conjunta es una alianza.

Este año la observancia es también una ocasión para acoger complacidos la aprobación por el nuevo Consejo de Derechos Humanos en su primer período de sesiones del proyecto de Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas. Resultado de muchos años de negociaciones complejas y en ocasiones contenciosas, la Declaración es un instrumento de importancia histórica para promover los derechos y la dignidad de los pueblos indígenas del mundo. Se espera que su aprobación por la Asamblea General de las Naciones Unidas antes de que finalice el año será un importante logro capaz de seguir movilizando a los pueblos indígenas y sus asociados.

En este Día Internacional, en el Segundo Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, exhorto a todos los agentes -los Estados, los pueblos indígenas, las entidades de las Naciones Unidas, los organismos internacionales de desarrollo, las organizaciones no gubernamentales y el sector privado- a que presten renovada atención e impriman un verdadero significado al tema del Decenio y a que establezcan una "alianza para la acción y la dignidad".