ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Internacional de la Solidaridad Humana
20 de diciembre

Mensaje del Secretario General en el Día Internacional de la Solidaridad Humana

20 de diciembre de 2009

En el Día Internacional de la Solidaridad Humana se pone de relieve la importancia de la acción colectiva dirigida a afrontar los problemas mundiales y alcanzar los objetivos mundiales de desarrollo.

La solidaridad con las personas afectadas por la pobreza y la opresión es uno de los principios fundacionales de las Naciones Unidas. La solidaridad, que se basa en la igualdad, la inclusión y la justicia social, conlleva una obligación mutua entre todos los miembros de la sociedad y de la comunidad mundial. Y ello, a su vez, debería impulsar el establecimiento de asociaciones y la cooperación entre todos los agentes de desarrollo: los gobiernos, las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales, la sociedad civil y el sector privado.

Este Día tiene también su origen en la declaración aprobada en la Cumbre del Milenio de 2000, en la cual los gobiernos incluyeron a la solidaridad entre los valores fundamentales esenciales para las relaciones internacionales en el siglo XXI. «Los problemas mundiales», señalaron, «deben abordarse de manera tal que los costos y las cargas se distribuyan con justicia, conforme a los principios fundamentales de la equidad y la justicia social. Los que sufren, o los que menos se benefician, merecen la ayuda de los más beneficiados».

Este año el Día Internacional reviste especial importancia. Se estima que, a consecuencia de la crisis financiera y económica mundial, hasta 100 millones de personas podrían haber quedado sumidas en la pobreza en 2009. Al mismo tiempo, el cambio climático plantea una amenaza urgente, multidimensional y universal, que pone en peligro la seguridad alimentaria y el acceso al agua y aumenta la frecuencia de los fenómenos meteorológicos catastróficos. Estas crisis no pueden ser afrontadas por los Estados de forma individual y afectan desproporcionadamente a los pobres y a los más vulnerables, que son los que están en peores condiciones de hacerles frente. Más que nunca, es el momento adecuado para unirnos en pro de una causa común.

En este Día Internacional, renovemos nuestra adhesión al principio de la solidaridad humana y nuestro compromiso de acción colectiva para construir un mundo mejor y más seguro para todos.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas