Antecedentes

En 1948, la adopción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos marcó un hito en la historia. Por primera vez, se enunciaron los derechos humanos fundamentales de todos, para ser universalmente protegidos. Hoy en día, 68 años después, la Declaración sigue siendo tan importante como siempre.

El lema del Día de los Derechos Humanos de este año, ¡Defiende hoy los derechos de los demás!, se basa en la proposición fundamental de la Declaración de que cada uno de nosotros, en todas partes y en todo momento, tiene derecho a toda la gama de derechos humanos, y que es responsabilidad de todos protegerlos. Cada uno de nosotros debe tomar una posición. Defender los derechos de alguien. Los derechos humanos pertenecen por igual a cada uno de nosotros. Ellos nos unen como una comunidad global. Cada uno de nosotros puede hacer una diferencia.

Si desea unirse a nosotros en esta labor pero no está seguro de lo que puede hacer, aquí le proporcionamos algunas sugerencias:

  1. Infórmese e informe a otros sobre la importancia de los derechos humanos
    • Lea y comparta la Declaración Universal de Derechos Humanos.
    • Filme un vídeo de una conversación con un amigo en la que ambos expliquen por qué los derechos humanos son importantes (por ejemplo, por la no discriminación, la igualdad entre hombres y mujeres o la libertad de expresión).
    • Promueva relatos en las redes sociales sobre personas que usted conozca que han defendido los derechos humanos.
  2. Exprese su criterio cuando los derechos de otra persona estén en peligro o sean atacados
    • Si usted ve que alguien es objeto de acoso, coacción o burla en la calle, en un transporte público, en la tienda o en la escuela, apoye a esa persona.
    • Use las redes sociales para apoyar a quienes se enfrentan a represalias por defender los derechos humanos, por ejemplo, activistas, dirigentes indígenas, ecologistas, abogados, sindicalistas, periodistas, etc.
    • En el centro de trabajo, en la escuela, en la hora de la cena, ayude a alguien que rara vez alcance a expresar sus puntos de vista.
  3. Defienda los derechos de otras personas
    • Aporte su contribución a organizaciones que apoyan a las víctimas de violaciones de derechos humanos.
    • Únase a las actividades públicas en apoyo de los derechos humanos, tanto en Internet como en la calle.
    • Participe como voluntario en un grupo que promueva a los defensores de derechos humanos.
  4. Pida a los dirigentes que apoyen los derechos humanos
    • Cabildee con su gobierno para que apoye los derechos humanos: firme peticiones, haga gestiones con sus representantes políticos en pro de las leyes favorables a los derechos humanos y en contra de la legislación que los perjudique.
    • Inste a su patrono a que firme el Pacto Mundial de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos; promueva en su centro de trabajo las celebraciones relativas a los derechos humanos (por ejemplo, las relativas a la no discriminación, las políticas favorables a la familia, las condiciones laborales decorosas y la paga igual por trabajo igual).
    • Inste a los dirigentes de su comunidad (dirigentes religiosos, municipales, deportivos o culturales) a que formulen compromisos públicos con los derechos humanos.
  5. En la vida cotidiana
    • Combata los mitos con datos: en Internet y en la conversación cotidiana, impugne los estereotipos dañinos.
    • Defienda la tolerancia y luche contra los prejuicios. Practique la autocrítica, ponga en tela de juicio sus propias ideas y prejuicios.
    • Tenga en cuenta la ejecutoria de las empresas en materia de derechos humanos antes de hacer sus compras.
    • Hable con sus hijos de los derechos humanos y señale los diversos modelos de conducta positiva.