ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Mundial del Hábitat
Primer lunes de octubre

Mensaje del Secretario General en el Día Mundial del Hábitat

5 de octubre de 2009

Este año el tema del Día Mundial del Hábitat, Planificando nuestro futuro urbano, tiene por objeto resaltar la urgencia de que se atiendan las necesidades de los habitantes de las ciudades en un mundo que se está urbanizando rápidamente.

Los principales problemas a que se enfrentan las urbes del siglo XXI incluyen el crecimiento rápido de muchas de ellas y el declive de otras, la expansión del sector no estructurado y la función de las ciudades en el origen o la mitigación del cambio climático. Las pruebas procedentes del mundo entero indican que en general las administraciones de todos los niveles no están haciendo frente a estos problemas. El crecimiento urbano incontrolado y el desarrollo no planificado se cuentan entre las consecuencias más visibles. Centenares de millones de personas que viven en ciudades son también cada vez más vulnerables a la elevación del nivel del mar, las inundaciones costeras y otros peligros relacionados con el clima.

En numerosas ciudades, tanto de países desarrollados como en desarrollo, se ha manifestado una tendencia preocupante: el crecimiento de las zonas residenciales de lujo y las urbanizaciones exclusivas, por una parte, y el aumento simultáneo de las zonas de viviendas multifamiliares superpobladas, los enclaves étnicos, los barrios marginales y los asentamientos no estructurados, por la otra. También han surgido grandes contrastes entre unos sectores empresariales tecnológicamente avanzados que reciben todo tipo de servicios y otras zonas definidas por industrias en decadencia, talleres clandestinos y empresas no estructuradas.

Es esencial que la planificación urbana sea mejor, más equitativa. Las ideas nuevas de ciudades inteligentes de todo el mundo señalan el camino hacia la urbanización sostenible; pero hay mucho más por hacer. Los pobres urbanos necesitan una tenencia de la tierra y un acceso a ella mejores. Todas las ciudades necesitan un transporte público más seguro y más adecuado desde el punto de vista ambiental, seguridad en la vivienda, centros médicos y servicios públicos. También hace falta movilizar financiación para el desarrollo urbano.

La planificación es la esencia de este programa, pero solo funcionará si existe buena gobernanza urbana y se hace participar a los pobres de las ciudades en las decisiones que afectan a su vida. La planificación solo dará los mejores resultados si se lucha seriamente contra la corrupción. Los organismos de las Naciones Unidas, como ONU-HÁBITAT, pueden prestar una ayuda vital en forma de fomento de la capacidad, investigación y gestión e intercambio de conocimientos.

En los albores de esta nueva era urbana, reconocemos los problemas y sabemos cómo hacerles frente. Quizá comprendamos más claramente que nunca que nadie puede quedar excluido, especialmente los pobres. En este Día Mundial del Hábitat comprometámonos a hacer lo que nos corresponde para convertir en realidad nuestros planes de un futuro mejor, más verde y más sostenible para este planeta nuestro que está cada vez más urbanizado.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas