ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Internacional para la Prevención de la Explotación del Medio Ambiente en la Guerra y los Conflictos Armados
6 de noviembre

Mensaje del Secretario General

6 de noviembre de 2009

Más de treinta años después de las campañas masivas de defoliación de la guerra de Viet Nam y prácticamente veinte años después de la contaminación a gran escala que se produjo como consecuencia de la destrucción de 600 pozos petrolíferos al final de la primera guerra del Golfo, el medio ambiente sigue sufriendo las consecuencias de los conflictos armados en todo el mundo. Por ejemplo, el conflicto en la Franja de Gaza, que se prolonga desde hace décadas, ha afectado de forma tan devastadora a las reservas de agua subterránea de las que depende un millón y medio de palestinos para el consumo humano y la agricultura que esos recursos podrían afectarse en breve.

Además, los recursos naturales han desempeñado un papel determinante en al menos 18 conflictos desde 1990. En Liberia y la República Democrática del Congo, los grupos armados han recurrido a la explotación de los diamantes, la madera y el oro para financiar y perpetuar los conflictos. Las repercusiones para el medio ambiente y el desarrollo han sido catastróficas.

Aunque el medio ambiente y los recursos naturales gozan de protección en virtud de varios instrumentos jurídicos internacionales importantes, como los Convenios de Ginebra, el grado de aplicación y cumplimiento de esos instrumentos sigue siendo insuficiente. Existen pocos mecanismos internacionales para vigilar las violaciones o presentar reclamaciones por los daños ambientales sufridos durante una guerra.

Dado que el medio ambiente y los recursos naturales revisten capital importancia para el establecimiento y la consolidación de la paz, urge reforzar su protección en tiempos de conflicto armado. No es posible alcanzar una paz duradera cuando se dañan o destruyen los recursos naturales indispensables para la supervivencia de la población.

Pido a los Estados Miembros que aclaren y amplíen el derecho internacional relativo a la protección del medio ambiente en tiempo de guerra. Los instrumentos jurídicos vigentes deben adaptarse de modo que reflejasen el carácter predominantemente interno de los conflictos armados actuales. También debemos examinar mecanismos para vigilar las violaciones y recomendar sanciones y medidas que favorezcan la aplicación, la recuperación y la concesión de indemnizaciones. Además, los ordenamientos jurídicos internos deben reflejar plenamente las disposiciones del derecho penal internacional que permiten enjuiciar a los responsables de actos contra el medio ambiente cometidos durante los conflictos armados.

En este Día Internacional, renovemos el compromiso de prevenir la explotación del medio ambiente en tiempos de conflicto y en favor de la protección ambiental como piedra angular de nuestra labor en pro de la paz mundial y el desarrollo sostenible.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas