ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Internacional para la Erradicación de la Fístula Obstétrica
23 de mayo

Mensaje del Secretario General con ocasión del Día Internacional para la erradicación de la fístula obstétrica
23 de mayo de 2013

Las mujeres embarazadas aguardan con gran ilusión el milagro del nacimiento, conocer a sus hijos y criarlos hasta que se hagan adultos. Si bien preferiríamos pensar únicamente en los desenlaces felices, también tenemos que prever el hecho de que existen graves riesgos que hacen del embarazo una etapa peligrosa para las mujeres que carecen de acceso a una atención médica adecuada.

Tres millones de mujeres viven actualmente con una afección que se desarrolla durante el parto y que puede tener consecuencias debilitantes a lo largo de varias décadas. La fístula obstétrica, que se produce durante el trabajo de parto prolongado o difícil, es ahora poco frecuente en el mundo industrializado pero todavía es muy común en los países más pobres donde la atención médica inadecuada y el estigma se combinan para convertir esta afección prevenible en una enfermedad devastadora.

Las mujeres que padecen de fístula obstétrica a veces mueren en la vergüenza, abandonadas por sus familias y, a menudo, sufren consecuencias físicas y emocionales durante toda la vida —pero hay esperanza. Los profesionales cualificados saben cómo tratar a las pacientes de fístula. Con el apoyo necesario, las mujeres que han sido condenadas al ostracismo pueden reintegrarse en sus sociedades.

Para lograr resultados satisfactorios se requiere compasión, sensibilidad y, sobre todo, fondos. Por este motivo, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) está colaborando con otros asociados para dirigir la Campaña mundial para erradicar la fístula obstétrica.

Esta colaboración forma parte de nuestra labor más general destinada a alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y a movilizar a los asociados en la iniciativa “Todas las mujeres, todos los niños”. Los beneficios repercuten mucho más allá de las mujeres que están afectadas directamente, y se extienden a los niños que serán criados por madres sanas y a las comunidades que se benefician de sus contribuciones.

El Día Internacional para la erradicación de la fístula obstétrica constituye una importante oportunidad para crear conciencia sobre una situación que no se comprende bien, incluso en las sociedades en las que es más frecuente, y mucho menos donde no lo es. Mientras más comprensión y acción impulsemos hoy, más posible será un futuro en el que la fístula obstétrica sea prácticamente desconocida por que será prácticamente inexistente.

Aprovechemos este día para promover este objetivo de ayudar a las madres, proteger a los niños y fomentar el progreso de todos.

Ban Ki-moon

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas