ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Internacional para la Erradicación de la Fístula Obstétrica
23 de mayo

Declaración del Dr. Babatunde Osotimehin, Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del FNUAP
23 de mayo de 2013

Según se estima, en los países en desarrollo hay entre dos y tres millones de mujeres y niñas que viven con la fístula obstétrica, un trastorno virtualmente eliminado en los países industrializados.

La fístula obstétrica es susceptible de prevención y, en la mayoría de los casos, de tratamiento; no obstante, cada año se agregan 50.000 nuevos casos.

Las víctimas de la fístula obstétrica son mujeres y niñas, por lo general pobres, a menudo analfabetas, que tienen limitado acceso a los servicios de salud, incluidos los de salud materna y salud reproductiva. En una era de rápida globalización, en que las tecnologías móviles y electrónicas han cambiado las características de las comunicaciones humanas y han revolucionado las fronteras de la ciencia y la medicina, es inexcusable que sigan siendo víctimas de ese flagelo, y sufriendo innecesariamente, las mujeres y las niñas más pobres y más vulnerables. Es en torno a esas mujeres y a esas niñas vulnerables que se focalizan intensas actividades del UNFPA para asegurar que cada embarazo sea deseado y cada parto se realice en condiciones de seguridad, y que se plasme el potencial de cada joven.

La persistencia de la fístula es consecuencia de la denegación de los derechos humanos de esas víctimas y refleja los abusos de que son objeto en lo que respecta a sus derechos humanos. También refleja inequidades crónicas en materia de salud y limitaciones en los sistemas de atención de la salud, así como problemas en escala más amplia, como la desigualdad entre los géneros y entre distintos grupos socioeconómicos, el matrimonio en la infancia y la procreación precoz, todo lo cual puede menoscabar las vidas de las mujeres y las niñas y obstar a que ejerzan sus derechos humanos básicos.

Como parte de la comunidad mundial, tenemos la obligación de poner fin a esta tragedia en materia de salud y derechos humanos.

Durante el último decenio, el UNFPA ha dirigido y coordinado la Campaña para erradicar la fístula, colaborando con sus copartícipes para que la fístula llegue a ser en los países en desarrollo tan infrecuente como lo es en el mundo industrializado.

Gracias a sus tres estrategias clave de prevención, tratamiento y reintegración social, las acciones en colaboración de la Campaña han ayudado a mujeres y niñas en todo el mundo a superar un trastorno debilitante que ha causado--y sigue causando--sufrimientos en condiciones de soledad y vergüenza a grandes cantidades de mujeres.

En un informe del Secretario General de las Naciones Unidas dado a conocer en 2012 y titulado «Apoyo a los esfuerzos para eliminar la fístula obstétrica», se señaló que recientemente hubo considerables progresos en la reducción de la muerte y la discapacidad maternas y se exhortó a intensificar pronunciadamente la movilización política y financiera a fin de acelerar los adelantos hacia la eliminación de la fístula obstétrica. En un enérgico llamamiento a la acción, el Secretario General dijo que persisten numerosas dificultades graves y que es mucho más lo que es preciso hacer en el mundo para alcanzar el objetivo de «reducirla a cero».

Persisten las grandes carencias en el acceso al tratamiento. El Mapa mundial Disponible en inglés sobre la atención de la fístula, dado a conocer en 2012 por la organización Direct Relief International, el UNFPA y la Fistula Foundation, ilustra claramente que solamente una fracción de las pacientes de fístula reciben tratamiento y que hay una enorme acumulación de casos sin atender, al igual que una grave carencia de cirujanos especializados y expertos en el tratamiento de la fístula.

Hoy, en que por primera vez se conmemora el Día Internacional para Erradicar la Fístula Obstétrica, intensifiquemos nuestras acciones a fin de eliminar esta grave injusticia mundial. Al crear conciencia y suscitar apoyo, incluida la obtención de financiación, podremos lograr que este año sea un «momento de cambio radical» en la situación de la fístula. Si aunamos nuestros esfuerzos, podremos poner fin a la vergüenza y el aislamiento y eliminar la fístula.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas