Podemos acabar con la fístula

La fístula obstétrica es una de las lesiones más graves y trágicas que pueden ocurrir durante el parto. Se trata de un orificio entre el canal del parto y la vejiga o recto causado por la prolongación u obstrucción de un parto sin recibir tratamiento. Las mujeres con esta lesión suelen sufrir incontinencia y, a menudo, son marginadas por sus comunidades. Muchas de ellas viven con este problema durante años e incluso décadas porque no pueden costearse la operación.

Se estima que dos millones de mujeres en África Subsahariana, Asia, la región árabe, América Latina y el Caribe viven con esta lesión, y que cada año se producen entre 50 000 y 100 000 casos más en todo el mundo. La mayoría de los casos afectan a mujeres pobres que viven en culturas donde la situación socioeconómica y la autoestima de la mujer dependen casi por entero de su matrimonio y su capacidad para procrear.A pesar de estos datos alarmantes, la fístula se podría prevenir prácticamente en su totalidad; el hecho de que siga habiendo casos es un indicio de que los sistemas de salud no satisfacen las necesidades esenciales de la mujer.

La fístula obstétrica se puede prevenir y, en la mayoría de los casos, se puede tratar. Las mujeres que padecen una fístula obstétrica sin complicaciones pueden someterse a una intervención quirúrgica sencilla para reparar el orificio que comunica con la vejiga urinaria o el recto. Aproximadamente entre el 80 y el 95% de las fístulas vaginales se pueden cerrar mediante cirugía. El coste medio del tratamiento de la fístula —incluidos la operación quirúrgica, la atención postoperatoria y el apoyo para rehabilitación— es de unos 300 dólares por cada paciente.

La manera de prevenir la fístula obstétrica es

  • retrasando la edad del primer embarazo,
  • poniendo fin a ciertas prácticas tradicionales nocivas y
  • proporcionando acceso oportuno a la asistencia obstétrica.

La prevención y el tratamiento de la fístula obstétrica contribuyen a cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible 3 (ODS), que consiste en mejorar la salud; en este caso, la salud materna.

La Campaña para erradicar la fístula Disponible en inglés, lanzada por el Fondo de Población de la ONU (UNFPA) y los organismos asociados en el año 2003, está presente en 50 países de África, Asia y la región árabe.