ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Internacional para la Reducción de los Desastres
13 de octubre

Antecedentes

Comunidades, pueblos y resiliencia

Durante la tercera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Reducción del Riesgo de Desastres, se recordó a la comunidad internacional que los efectos de los desastres son más devastadores en el ámbito local y pueden ocasionar la pérdida de vidas, al igual que serios trastornos sociales y económicos. Todos los años, los desastres repentinos desplazan a millones de personas. En 2014, los desastres desplazaron a 19,3 millones de personas más. Asimismo, los desastres, muchos de los cuales se han visto exacerbados por el cambio climático, generan un impacto negativo en el desarrollo sostenible y en los resultados deseados.

Es también en el plano local que se deben fortalecer urgentemente las capacidades existentes. El enfoque del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres se centra en las personas, se orienta a la acción y es pertinente tanto para los riesgos en pequeña escala como para los desastres a gran escala ocasionados por el ser humano o por las amenazas naturales, al igual que para las amenazas y los riesgos ambientales, tecnológicos y biológicos afines.

Todo el tiempo se está generando nuevo conocimiento y estrategias de afrontamiento, ya que las comunidades ubicadas en lugares propensos a desastres van ideando nuevos mecanismos y formas de adaptarse a los desastres y a los riesgos climáticos. En muchos aspectos, los pueblos indígenas personifican la importancia del conocimiento local y la participación en la reducción del riesgo de desastres en el ámbito comunitario. Unos 370 millones de personas provenientes de 90 países en todo el mundo se identifican así mismas como indígenas y sus territorios abarcan más del 24 por ciento de la superficie del planeta. Además, los pueblos indígenas gestionan el 80 por ciento de la biodiversidad mundial y hablan más de 4.000 de los 7.000 idiomas utilizados en todo el mundo.

Muchas tradiciones, prácticas y costumbres importantes para la protección ambiental y para gestionar el riesgo de desastres están incluidas de forma intrínseca en estos idiomas, los cuales están bajo amenaza de extinción. Tanto en entornos rurales como urbanos, los pueblos indígenas tienen necesidades y vulnerabilidades particulares en el marco de la reducción del riesgo de desastres y en el proceso de recuperación después de éstos. Al mismo tiempo, los pueblos indígenas cuentan con conocimientos y capacidades singulares.

Campaña «Un paso hacia adelante»

Durante los últimos cuatro años, la campaña de la UNISDR denominada «Un paso hacia adelante» (Step Up) se ha centrado en el reto de incluir a varias de las principales comunidades en la gestión del riesgo de desastres. Estas comunidades han acumulado una gran cantidad de conocimiento sobre vulnerabilidades y exposición a los desastres a partir de sus propias perspectivas singulares: los niños (2011), las mujeres y las niñas (2012), las personas discapacitadas (2013) y las personas mayores (2014).

Todos estos grupos tienen sabiduría y experiencia comunitaria, todo lo cual puede fortalecer los procesos de preparación y respuesta para la sociedad en general. Esta serie concluye con el Día Internacional de este año, en el cual se examinará detalladamente la forma en que el conocimiento que poseen las comunidades unidas por la amenaza común de los desastres hace uso del conocimiento y las percepciones que surgen a partir de las tradiciones y la experiencia.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas