Antecedentes

Por todo ello, la Asamblea General de la ONU decidió designar el 13 de octubre como Día Internacional para la Reducción de los Desastres (resolución 64/200 Documento PDF), con el propósito de concienciar a los gobiernos y a las personas para que tomen medidas encaminadas a minimizar estos riesgos.

Previamente, durante el Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales (1990-1999) y hasta 2009, el entonces denominado Día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales se celebraba el segundo miércoles de octubre (resoluciones 44/236 Documento PDF y 56/195 Documento PDF).

Durante la tercera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Reducción del Riesgo de Desastres, se recordó a la comunidad internacional que los efectos de los desastres son más devastadores en el ámbito local y pueden ocasionar la pérdida de vidas, al igual que serios trastornos sociales y económicos. Todos los años, los desastres repentinos desplazan a millones de personas. En 2014, los desastres desplazaron a 19,3 millones de personas más. Asimismo, los desastres, muchos de los cuales se han visto exacerbados por el cambio climático, generan un impacto negativo en el desarrollo sostenible y en los resultados deseados.

Es también en el plano local que se deben fortalecer urgentemente las capacidades existentes. El enfoque del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres Documento PDF se centra en las personas, se orienta a la acción y es pertinente tanto para los riesgos en pequeña escala como para los desastres a gran escala ocasionados por el ser humano o por las amenazas naturales, al igual que para las amenazas y los riesgos ambientales, tecnológicos y biológicos afines.