«Las posesiones materiales se pueden reemplazar, pero las personas no. No deja de sorprenderme cada vez la cantidad de personas que mueren cuando ocurre un desastre. En todos los casos, la mayoría de las víctimas son los pobres y vulnerables. [...] Pasemos de la cultura de reacción a una cultura de prevención y aumentemos la resiliencia reduciendo la pérdida de vidas.» — Secretario General, Ban Ki-moon

Tema de 2016: Vivir para contarlo: concientizando y reduciendo la mortalidad

En 1989, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 13 de octubre como la fecha para celebrar el Día Internacional para la Reducción de Desastres (DIRD), a fin de promover una cultura mundial para la reducción de desastres, lo cual incluye su prevención y mitigación, al igual que actividades de preparación. Desde que el DIRD inició hace ya 25 años, este día se ha transformado en una actividad mundial de gran importancia para aumentar el grado de sensibilización en torno a este tema, y se ha celebrado de diversas formas para alentar esfuerzos dirigidos a establecer comunidades y naciones más resilientes frente a los desastres.

La edición de 2016 marca el lanzamiento de la nueva campaña «Sendai siete» Documento PDF por la UNISDR Disponible en inglés, centrada en los siete objetivos del Marco de Sendai Documento PDF, el primero de los cuales es reducir la mortalidad de desastres. La campaña de 2016 busca crear un nuevo grado de sensibilización en torno a las acciones a emprender para reducir la mortalidad en todo el mundo. La campaña Sendai siete representa una oportunidad para que todos los actores, incluidos los gobiernos nacionales y locales, los grupos comunitarios, las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, las organizaciones internacionales y la familia de la ONU promuevan las mejores prácticas existentes en el ámbito internacional, regional y nacional y en los diversos sectores, con el fin de reducir el riesgo de desastres y las pérdidas que éstos ocasionan.

A nivel mundial, las mujeres y los niños son hasta 14 veces más probabilidades que los hombres de morir en un desastre y aproximadamente el 60% de las muertes maternas prevenibles y evitables 53% de los menores de 5 muertes tienen lugar en situaciones de conflicto y de desastre. Otros grupos afectados de manera desproporcionada incluyen a las personas que viven con discapacidad, las personas mayores y las personas indígenas.