ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Mundial de Lucha contra la Desertificación
17 de junio

Mensaje de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con ocasión del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación

17 de junio de 2013

«No dejemos que se seque nuestro futuro»

Calculamos que entre 100 y 200 millones de personas viven en zonas áridas y semiáridas con recursos limitados de agua dulce. De ellas, dos terceras partes experimentarán, para 2025, tensiones graves relacionadas con el agua, teniendo que hacer frente a presiones derivadas del crecimiento demográfico, la producción agrícola y el incremento de la salinidad y la contaminación. Los efectos del cambio climático harán que la escasez de agua sea mayor, y provocarán también un aumento de la frecuencia de las condiciones hidrológicas extremas. Los más pobres serán los más afectados, a medida que se agravan los obstáculos para el desarrollo sostenible. En este Día Mundial de Lucha contra la Desertificación debemos renovar nuestro compromiso en apoyo de soluciones inclusivas y sostenibles encaminadas a la ordenación de los recursos hídricos en las zonas áridas.

Los problemas relacionados con el agua son complejos, por lo que las soluciones han de ser igualmente multifacéticas. Esta situación requiere planteamientos innovadores y cooperación en todos los ámbitos, a fin de preservar nuestros ecosistemas, erradicar la pobreza y promover la equidad social, en particular la igualdad entre hombres y mujeres.

Este es el mensaje central del Año Internacional de las Naciones Unidas de la Cooperación en la Esfera del Agua que dirige la UNESCO: promover una mayor cooperación para hacer frente al aumento de la demanda de acceso al agua, asignación de los recursos hídricos y servicios relacionados con el agua.

La Red Mundial de Información sobre los Recursos Hídricos y el Desarrollo en las Zonas Áridas (G-WADI), dirigida por el Programa Hidrológico Internacional de la UNESCO, muestra nuestro empeño de reforzar la capacidad mundial para gestionar los recursos hídricos en las zonas áridas. Esta iniciativa se apoya en cuatro redes regionales, en Asia, África, América Latina y los Estados árabes, que promueven la cooperación internacional y regional en las zonas áridas a fin de fortalecer la ordenación de los recursos hídricos y la mitigación de los desastres relacionados con el agua.

La UNESCO, en colaboración con la Universidad de Princeton, dirige un sistema experimental de control y previsión de sequías para el África Subsahariana, con el objetivo de fortalecer las capacidades mediante la transferencia de tecnología y conocimientos. Dado el impacto de las sequías en África, que depende en gran medida de la agricultura de secano, se trata de una iniciativa fundamental para aprovechar al máximo el agua como fuente de solidaridad.

Con la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, la UNESCO trabaja de manera concreta para promover la gestión sostenible de las zonas áridas. Esta labor debe empezar sobre el terreno, con los habitantes de esas zonas, que pertenecen a menudo a los segmentos más pobres de la sociedad. El agua es el denominador común de muchos problemas -relacionados con la salud, la agricultura y la seguridad alimentaria, y la energía-, pero también puede ser la solución común. Para ello es necesario el compromiso de todos nosotros, especialmente en beneficio de los más afectados por la escasez de recursos hídricos. Esta es la promesa de la UNESCO en el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación.

Irina Bokova

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas