Mensaje del Secretario General 2018

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París sobre el cambio climático, el Marco de Sendái para la Reducción del Riesgo de Desastres y la Nueva Agenda Urbana ofrecen, en su conjunto, una hoja de ruta para un mundo más sostenible y resiliente. La forma en que se desarrollen nuestras ciudades tendrá importantes repercusiones a la hora de hacer realidad el futuro que queremos.

El Día Mundial de las Ciudades de este año se centra en la resiliencia y la sostenibilidad. Cada semana, 1,4 millones de personas se trasladan a las ciudades. Esa rápida urbanización puede poner a prueba la capacidad local y contribuir a un mayor riesgo de desastres, tanto naturales como provocados por el hombre. Pero los peligros no tienen por qué convertirse en desastres. La respuesta estriba en crear resiliencia – frente a las tormentas, las inundaciones, los terremotos, los incendios, las pandemias y las crisis económicas.

Las ciudades de todo el mundo ya están tomando medidas para aumentar la resiliencia y la sostenibilidad. Bangkok ha construido amplias instalaciones subterráneas de almacenamiento de agua con el fin de hacer frente a un mayor riesgo de inundaciones y ahorrar agua para los períodos más secos. En Quito, el gobierno local ha regenerado o protegido más de 200.000 hectáreas de tierra para aumentar la protección contra las inundaciones, reducir la erosión y salvaguardar el suministro de agua dulce y la biodiversidad de la ciudad. Y en Johannesburgo, el municipio está involucrando a los residentes en los esfuerzos por mejorar los espacios públicos al objeto de que puedan utilizarse de manera segura para fines recreativos, actividades deportivas, actos comunitarios y servicios como la atención médica gratuita.

En el Día Mundial de las Ciudades, inspirémonos en estos ejemplos. Trabajemos juntos para construir ciudades sostenibles y resilientes que proporcionen seguridad y oportunidades para todos.

António Guterres