Plan de Acción

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la eliminación del trabajo infantil

Asociados en la lucha contra el trabajo infantil

  • Existen buenos ejemplos de organizaciones sindicales y patronales que juegan un papel fundamental en la erradicación del trabajo infantil en las áreas rurales. Por ejemplo, en Tamil Nadu y Madhya Pradesh, dos localidades de India, los sindicatos y los miembros de la comunidad se han organizado recientemente y han puesto en marcha la idea de los "municipios sin trabajo infantil" a través del diálogo con los dirigentes y empleadores locales. Se han firmado muchos acuerdos colectivos con el fin de abordar la cuestión de trabajo infantil. De igual manera, la Federación de Empresarios de Uganda ha establecido comités para la vigilancia del trabajo infantil a nivel local, entre otros en los sectores del café, té, arroz y azúcar. También se forjan colaboraciones y alianzas entre sindicatos y organizaciones de pueblos indígenas, especialmente en Latino América. En ocasiones, estas iniciativas han resultado en la inclusión de las organizaciones indígenas en los comités nacionales para la prevención y la erradicación del trabajo infantil. ndicatos y organizaciones de pueblos indígenas, especialmente en Latino América. En ocasiones, estas iniciativas han resultado en la inclusión de las organizaciones indígenas en los comités nacionales para la prevención y la erradicación del trabajo infantil.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible Nº 8, en su Meta 7, urge a todos a adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas modernas de esclavitud y la trata de seres humanos y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, a más tardar en 2025, como un paso esencial lograr el empleo pleno y productivo, trabajo decente para todos y el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible.

La acción de la OIT en pro de la abolición del trabajo infantil se ha intensificado en los últimos cuatro años y desde la publicación del primer Informe global sobre este tema se han logrado avances considerables. En los próximos cuatro años el desafío consistirá en que la OIT trabaje de manera más centrada y estratégica para actuar como catalizador de una alianza mundial revitalizada en apoyo de la acción nacional encaminada a abolir el trabajo infantil. Esta transformación del enfoque con respecto al liderazgo mundial permitirá garantizar que la OIT contribuya de manera más eficaz a relegar el trabajo infantil a la historia.

La OIT promueve la acción específica en los siguientes frentes:

  • La ratificación universal de los convenios sobre el trabajo infantil y todos los convenios fundamentales de la OIT.
  • La garantía de un nuevo enfoque en las políticas nacionales y los programas para promover un enfoque integrado de todos los principios y los derechos fundamentales en el trabajo.
  • Un mayor conocimiento de las causas del trabajo infantil
  • Definición más completa y reconocida a nivel internacional del concepto de la edad mínima de admisión al empleo o al trabajo y la edad para la realización de la escolaridad obligatoria.
  • Fortalecimiento de la seguridad y la salud en el trabajo para todos los trabajadores, pero con garantías específicas para los niños entre la edad mínima de admisión al empleo y la edad de 18 años mediante la preparación y/o actualización de las listas de trabajo infantil peligroso.
  • Promover y fortalecer el funcionamiento de las instituciones y los mecanismos encaminados a vigilar la aplicación y el cumplimiento efectivo de los derechos fundamentales en el trabajo, incluida la protección contra el trabajo infantil, (cortes, tribunales, jueces, inspectores del trabajo y seguimiento del trabajo infantil).
  • Continuar con el desarrollo de las actividades de promoción y de alianzas estratégicas a nivel internacional, nacional y local, así como promover el movimiento mundial contra el trabajo infantil.
  • Replicar y ampliar las buenas prácticas que han tenido resultados sostenibles.