ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Vigésimo quinto aniversario del desastre de Chernobyl, 26 de abril de 2011

Antecedentes

Monumento en recuerdo del desastre de Chernobyl
Monumento en recuerdo del desastre de Chernobyl
26 de abril de 1986 en la central nuclear de Chernobyl. El habitual cierre de 20 segundos del sistema parecía ser otra prueba del sistema eléctrico. Sin embargo, siete segundos después, una subida de tensión originó una explosión química que liberó cerca de 520 radionucleidos nocivos a la atmósfera. La potencia de la explosión extendió la contaminación por amplias zonas de la Unión Soviética, cuyos territorios se corresponden en la actualidad con Belarús, Ucrania y Rusia. Según los informes oficiales, 31 personas murieron en el momento y 600.000 «liquidadores» involucrados en las operaciones de extinción del fuego y de limpieza estuvieron expuestos a los altos niveles de radiación. Según los informes oficiales, cerca de 8.400.000 personas en Belarús, Ucrania y Rusia, que equivalen a un número mayor que la población de Austria, estuvieron expuestas a la radiación. Cerca de 150.000 kilómetros cuadrados de territorios de los tres países quedaron contaminados, lo que supone casi la mitad del territorio total de Italia. Zonas agrícolas que abarcaban cerca de 52.000 kilómetros cuadrados, lo cual es una extensión mayor que el tamaño de Dinamarca, fueron contaminadas con cesio-137 y estroncio-90, cuyo período de semidesintegración es de 30 y 28 años respectivamente. Se reasentó a cerca de 404.000 personas, pero millones de personas siguieron viviendo en un entorno en el que la exposición residual continuada producía una variedad de efectos adversos.

No se hizo público ningún informe hasta tres días después de la explosión de Chernobyl. Entonces, las autoridades suecas dieron a conocer un mapa de los niveles de radiación aumentados en Europa en relación con la dirección del viento y anunciaron al mundo que había ocurrido un accidente nuclear en algún lugar de la Unión Soviética. Antes de la declaración de Suecia, las autoridades soviéticas habían estado llevando a cabo operaciones de emergencia de extinción de fuego y de limpieza, pero habían decidido no informar totalmente del accidente o de su magnitud. Ninguna autoridad legítima pudo hacerse cargo de la situación inmediatamente y responder a preguntas como: ¿Se puede salir de las casas con seguridad? ¿Se corre algún peligro al beber agua? ¿Se pueden comer los productos locales? De haberse comunicado medidas de protección con mayor antelación, muy posiblemente se habría evitado que la población estuviera expuesta a algunos radionucleidos, como el yodo-131, que causan cáncer de tiroides. Una evacuación más temprana habría sido útil para que la gente no estuviera en la zona donde más peligroso es el yodo-131, entre ocho y 16 días después de haber sido liberado.

Durante los primeros cuatro años que sucedieron al accidente de Chernobyl, las autoridades soviéticas decidieron hacer frente a las consecuencias de la explosión principalmente a escala nacional. Sin contar con el apoyo soviético, las Naciones Unidas y sus colaboradores buscaron distintos modos de proporcionar ayuda de emergencia, entre los que se incluían la valoración de la seguridad nuclear y de las condiciones ambientales, y el diagnóstico de las distintas condiciones médicas derivadas del accidente. De igual manera, las Naciones Unidas se preocuparon de que los habitantes de la zona tuvieran un mayor conocimiento de la situación, para lo que se les enseñó cómo protegerse de los radionucleidos que se encontraban en el entorno y en los productos agrícolas.

El año 1990 es considerado por muchos como un momento decisivo en la participación de las Naciones Unidas en la recuperación de Chernobyl. El Gobierno de la Unión Soviética reconoció que necesitaban asistencia internacional. A raíz de ello, la Asamblea General aprobó la resolución 45/190, en la que se pedía «la cooperación internacional para abordar y mitigar las consecuencias del accidente en la central de energía nuclear de Chernobyl». Esta resolución también encomendaba a un Secretario General Adjunto Disponible en inglés la tarea de coordinar la cooperación de Chernobyl e instaba a que se formara un Equipo de Tareas Interinstitucional. El Comité Cuatripartito de Coordinación, compuesto por ministros de Belarús, Ucrania, Rusia, así como por el Coordinador de Chernobyl de las Naciones Unidas, entró a formar parte del mecanismo de coordinación en el ámbito ministerial. En 1992, un año después de que se estableciera el Equipo de Tareas, el Departamento de Asuntos Humanitarios, que en 1997 pasó a llamarse Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios Disponible en inglés, comenzó a coordinar la cooperación internacional sobre Chernobyl. En 1991, con la intención de agilizar las contribuciones económicas, se estableció el Fondo Fiduciario para Chernobyl bajo la dirección de la OCAH. La OCAH empezó a llevar a cabo diversas tareas y responsabilidades, entre las que se incluían formular estrategias y promover la movilización de recursos, así como impulsar y administrar las contribuciones de los donantes. Desde 1986, las organizaciones de las Naciones Unidas, al igual que diversas organizaciones no gubernamentales y fundaciones, han creado más de 230 proyectos distintos de investigación y asistencia en los siguientes campos: salud, seguridad nuclear (incluida la construcción del refugio Disponible en inglés), rehabilitación sociopsicológica, rehabilitación económica, medio ambiente y producción de alimentos sanos e información.

Con el tiempo se ha visto claro que la tarea de la recuperación ambiental y de la salud no puede separarse de la tarde del desarrollo. En 2001, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), junto con su director regional de los tres países afectados (Rusia, Ucrania y Belarús), entró a formar parte del mecanismo de coordinación para la cooperación de Chernobyl. El siguiente año, las Naciones Unidas anunciaron un cambio en la estrategia para centrarse en un planteamiento a largo plazo del desarrollo, en vez de centrarse en la asistencia humanitaria de emergencia.

En 2004, Secretario General de las Naciones Unidas anunció la decisión de trasferir de responsabilidad de la coordinación de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH) al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) como parte un cambio en la estrategia sobre la base de estudio de 2002 «Las consecuencias humanas del accidente nuclear de Chernobyl: Una estrategia para la recuperación». En el curso de asumir responsabilidades de coordinación, el PNUD identifica tres áreas prioritarias a seguir para Chernobyl:

  1. El suministro de información, incluida la promoción de estilos de vida saludables
  2. Desarrollo social y económico basado en la comunidad
  3. Asesoramiento normativo dirigido a ayudar a los gobiernos a racionalizar el gasto de Chernobyl

A fin de aclarar las cuestiones pendientes y mantener la atención mundial sobre Chernobyl, las Naciones Unidas emprende una serie de nuevas iniciativas. El sitio web Chernobyl.info Disponible en inglés, financiado por Suiza, sirve como un foro independiente sobre Chernobyl. El Foro sobre Chernobyl, iniciado por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), está destinado a generar un consenso sobre una serie de cuestiones en discusión y revisar toda la evidencia científica sobre el impacto del accidente de Chernobyl en la salud humana y el medio ambiente. GreenFacts Disponible en inglés resume los resultados del informe sobre el legado de Chernobyl, presentando un mensaje tranquilizador sobre los efectos de las radiaciones de dosis bajas, utilizados por el PNUD como material de información en los esfuerzos para aliviar los temores de las poblaciones afectadas y ofrecer consejos útiles sobre cómo vivir y trabajar con seguridad en la región. La Red Internacional de Investigación e Información sobre Chernobyl, iniciativa lanzada por la OCAH y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), que lleva a cabo el PNUD, se centra en la difusión de información a las comunidades afectadas por el accidente y la divulgación de estilos de vida saludables. La primera fase de la Red Internacional de Investigación e Información sobre Chernobyl Disponible en inglés, Información sobre evaluaciones de las necesidades ya se ha finalizado por las oficinas regionales del PNUD en Belarús, Federación de Rusia y Ucrania.