ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Internacional de la Beneficencia
5 de septiembre

Mensaje del Secretario General

5 de septiembre de 2013

La beneficencia tiene un papel importante en la defensa de los valores y la promoción de la labor de las Naciones Unidas. Las donaciones de tiempo o dinero, el voluntariado de las personas en sus propias comunidades o en el otro lado del mundo, los actos de bondad y generosidad que no esperan recompensa, y otras expresiones de solidaridad mundial nos ayudan en nuestro objetivo común de vivir juntos en armonía y construir un futuro en el que reine la paz para todos.

Acojo con beneplácito la celebración del primer Día Internacional de la Beneficencia, que el año pasado proclamó la Asamblea General de las Naciones Unidas y que coincide con el aniversario de la muerte de la Madre Teresa, cuya vida y buenas obras dedicadas a algunos de los miembros más pobres y vulnerables de la familia humana inspiraron a otros a emularlas en todo el mundo.

Curiosamente, a veces la beneficencia se desestima porque se considera ineficaz, o incluso de alguna manera inapropiada o degradante para los que la reciben. «Esto no es beneficencia», claman algunos donantes, «es una inversión». Reconozcamos la beneficencia como lo que verdaderamente es: una noble empresa encaminada a mejorar la condición humana.

En un momento en que procuramos acelerar nuestros esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y definir un programa audaz para después de 2015, el papel de la beneficencia puede y debe aumentar.

Algunos órganos como el Programa de Voluntarios de las Naciones Unidas y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ofrecen medios para la participación de personas de todo el mundo. Al proclamar el Día, la Asamblea General pidió que la beneficencia se alentara mediante actividades de educación y concienciación. Las iniciativas como la Iniciativa Impacto Académico de las Naciones Unidas – Acción de los Estudiantes para Promover la Innovación y la Reforma por medio de la Educación (ASPIRE) han alentado a mujeres y hombres jóvenes a asumir la responsabilidad de asegurar que sus compañeros menos afortunados tengan la oportunidad de ir a la escuela. Los organismos humanitarios de las Naciones Unidas dependen de las donaciones del público y de la generosidad de los gobiernos para proseguir su labor de salvar vidas en respuesta a desastres naturales, conflictos armados y otras situaciones de emergencia.

Con ocasión de este nuevo Día Internacional, pido a todas las personas, de todas las edades, que actúen impulsadas por el sentimiento de generosidad que reside en cada ser humano.

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas