ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Oficina de Ética

 

Asesoramiento y orientación éticos

Conflictos de intereses

Pueden surgir riesgos de conflicto de interés en dos niveles:

Un conflicto de interés institucional surge cuando, como resultado de otras actividades o relaciones, una organización no puede prestar servicios imparciales, la objetividad de la organización para realizar la labor correspondiente al mandato se ve o puede verse afectada, o la organización tiene una ventaja competitiva injusta. Un conflicto de interés personal es una situación en que los intereses privados de una persona —como relaciones profesionales externas o activos financieros personales— interfieren o puede entenderse que interfieren con el cumplimiento de sus funciones oficiales.

En tanto funcionarios debemos tratar siempre de evitar las situaciones en que nos beneficiemos personalmente o permitamos que otros se beneficien personalmente con las decisiones que adoptemos en nombre de las Naciones Unidas. Es necesario que tengamos conciencia de lo que nuestras acciones, a falta de una explicación, pueden parecer a otros o ser interpretadas por ellos. En ocasiones la percepción de un conflicto de interés plantea tanta preocupación ética como un conflicto efectivo de interés. Las situaciones de conflicto de interés no implican necesariamente una actuación errada. No obstante, si no se determinan o gestionan de manera apropiada, pueden comprometer nuestra labor y la integridad de la Organización. Cuando cada uno de nosotros evita la percepción y la realidad de un conflicto de interés podemos ayudar a preservar nuestra independencia e imparcialidad. Uno de los pasos clave para evitar o resolver un conflicto de interés consiste en velar por los intereses de las Naciones Unidas por encima de los nuestros.

Las Naciones Unidas están muy atentas a que los asuntos financieros privados de un funcionario puedan crear posibles conflictos de intereses. Los funcionarios deben abstenerse de gestionar o tener intereses financieros en negocio alguno si un individuo o una empresa tiene la oportunidad de beneficiarse de una asociación de ese tipo como resultado del cargo del funcionario en las Naciones Unidas.

El Programa de declaración financiera de las Naciones Unidas ayuda a los funcionarios interesados a reconocer, declarar y mitigar posibles conflictos de intereses personal. Los funcionarios de categoría D-1 y superior deben presentar declaraciones financieras respecto de sí mismos, sus cónyuges y los hijos a su cargo. Esas declaraciones incluyen una certificación de que los activos y pasivos personales no plantean un conflicto de interés entre las funciones oficiales del funcionario y los intereses de las Naciones Unidas.

Referencia: ST/SGB/2011/1 Documento PDF

Para ponerse en contacto con nosotros sírvase llamar a nuestro teléfono: 1-917-367-9858 o dirigirse a nuestro correo electrónico: ethicsoffice@un.org.