Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Consejo de Seguridad 2011: Recapitulación

Debates temáticos

Las mujeres, la paz y la seguridad

El 14 de abril, Margot Wallström, Representante Especial del Secretario General sobre la violencia sexual en los conflictos, informó al Consejo de que las iniciativas para proteger a los civiles, tales como las que se habían aplicado en Libia, no se aplicarían globalmente a menos que se incluyeran sistemáticamente iniciativas para poner fin a la violencia sexual antes de que esta comenzara. Dijo que debemos recordar a las mujeres, incluso en la tiranía de la urgencia, antes de que aparezcan pruebas evidentes y aunque pueda no ser obvio que el género tiene que ver con los embargos de armas o las zonas de exclusión de vuelos. (Véase el comunicado de prensa SC/10226 Disponible en inglés).

Afirmó que si se tiene en cuenta el modo en que la violencia sexual cruza la historia de la guerra, se debería incluir automática y sistemáticamente dentro de las medidas de protección. Por desgracia, las resoluciones 1970 (2011) y 1973 (2011) sobre la protección de los civiles en Libia no mencionaban el riesgo de violencia sexual, a pesar de que los informes recogían su existencia. También describió las actividades de su Oficina, incluyendo las visitas a la República Democrática del Congo, Angola y la India para debatir las contribuciones del personal de mantenimiento de la paz en los esfuerzos por poner fin a la violencia en los conflictos.

Transmitió optimismo, pero la resolución 1960 (2010), que hace un llamamiento para dichas medidas de protección y mecanismos de presentación de informes sobre la violencia sexual relacionada con los conflictos en situaciones recogidas en el programa del Consejo, desplazó los términos del debate de la reacción a la prevención. Instó al Consejo a que se sirviera de su influencia para garantizar que cualquier acuerdo de cesación del fuego en relación con Libia o Côte d'Ivoire también estipularía la cesación de la violencia sexual como una táctica de guerra.

El 28 de octubre, el Consejo revisó el progreso que se había logrado con la aplicación de su resolución 1325 (2000) sobre las mujeres, la paz y seguridad, que marcó un hito. Para ello emitió una declaración presidencial que resaltaba la importancia de promover y proteger los derechos humanos de las mujeres y niñas y de incrementar la participación de las mujeres en la prevención y resolución de los conflictos, así como en la consolidación de la paz. Al mismo tiempo, el Consejo dio voz a la preocupación por las brechas persistentes y los retos que obstaculizan seriamente la aplicación de la resolución, incluyendo los reducidos números de mujeres en la prevención formal de los conflictos, sobre todo en la diplomacia preventiva y las iniciativas de mediación. No solo resaltó la necesidad de potenciar el papel de las mujeres en ese sentido, sino también de incorporar la perspectiva de género a las misiones de las Naciones Unidas. (Véase el comunicado de prensa SC/10426 Disponible en inglés).


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.