Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Consejo de Seguridad 2010: Recapitulación

Oriente Medio

La cuestión de Palestina

En una región que el Secretario General describió en un informe de mitad de año como compleja, frágil y peligrosa, todavía existían oportunidades para la reconciliación a las que asirse. A pesar del extendido reconocimiento de que la profunda desconfianza entre los palestinos e israelíes había impedido un auténtico proceso de paz, enfatizó que había que presionar para conseguir una solución biestatal que permitiera a ambas partes vivir en paz. Por esta razón, los miembros del Consejo sopesaron la situación en el atribulado Oriente Medio, incluida la cuestión de Palestina, en exposiciones informativas mensuales de los altos funcionarios de las Naciones Unidas.

Las exposiciones informativas abrieron las puertas a intensificar los esfuerzos diplomáticos fuera del Consejo para llegar a una solución, aprovechando el impulso que había surgido a principios de 2010 para reanudar las negociaciones y alcanzar un acuerdo en temas fundamentales en un periodo de un año. Los últimos meses se dedicaron a rescatar las una vez más desviadas perspectivas de lograr la paz, al tiempo que las conversaciones directas —desenterradas en septiembre por primera vez desde diciembre de 2008— fueron interrumpidas por una serie de sucesos sobre el terreno, que incluyen la reanudación por parte de Israel de la construcción de asentamientos, tras la expiración en septiembre de la moratoria parcial. A pesar de los contratiempos, la última exposición informativa del Consejo en 2010 incluyó una fuerte llamada para obrar un cambio en la estrategia diplomática y una nueva petición a los líderes israelíes y palestinos para que el próximo año se centren urgentemente en la paz en lugar de hacerlo en el perpetuo conflicto.

Las crecientes tensiones y las frecuentes protestas en Jerusalén Oriental respaldaban las observaciones hechas por el Sr. Oscar Fernandez-Taranco, Subsecretario General de Asuntos Políticos, en la primera exposición informativa regular del año, el 27 de enero (Véase el Comunicado de Prensa SC/9854 Disponible en inglés). Advirtió, cuando señaló la actual privación en la Franja de Gaza y un aumento del lanzamiento de cohetes por parte de los militantes hacia Israel, de que el esfuerzo para forjar una paz viable estaba en grave peligro. Enfatizó, con profunda preocupación por el actual punto muerto, que si no se podía avanzar de forma decisiva hacia un acuerdo sobre el estatuto definitivo, se estarían arriesgando a un retroceso que tendría implicaciones potencialmente profundas y negativas.

El 18 de febrero, el Sr. B. Lynn Pascoe, Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos, expresó de forma similar su preocupación por el estancamiento e instó a ambas partes a adoptar una propuesta para comenzar las conversaciones indirectas mediadas por los Estados Unidos (Véase el Comunicado de Prensa SC/9864 Disponible en inglés). Hizo un llamamiento para que se retomaran las conversaciones sobre las cuestiones relacionadas con el estatuto definitivo, la puesta en marcha de los compromisos establecidos en la hoja de ruta, los esfuerzos continuos para mejorar las condiciones económicas y de seguridad y un enfoque diferente y más positivo hacia Gaza. Instó a Israel a ampliar su congelación de 10 meses sobre la construcción de asentamientos en la Ribera Occidental hacia una congelación total en esa zona y en Jerusalén Oriental, con la esperanza de que el Sr. Mahmoud Abbas, Presidente de la Autoridad Palestina, también avanzara con arreglo a la propuesta práctica para compensar las conversaciones. Recordó a los miembros el compromiso declarado del Sr. Benjamin Netanyahu, Primer Ministro israelí, para lograr una solución de dos Estados, pero dijo que la confusión en lo que respecta a las intenciones del Gobierno surge de las declaraciones de varios funcionarios gubernamentales.

En la exposición informativa del 24 de marzo, tras un viaje a Israel y el Territorio Palestino Ocupado, el Sr. Ban Ki-moon, Secretario General, reafirmó que no había alternativa a las negociaciones y enfatizó la necesidad de evitar provocaciones (Véase el Comunicado de Prensa SC/9891 Disponible en inglés). Dijo al Consejo que sin duda se harían pruebas, pero que los partidos por sí solos tenían que tomar acciones para cumplir con las obligaciones y generar confianza. Los extremistas y saboteadores tenían que ver que los partidos están resueltos a ejercer influencia. Dijo que se habían creado demasiados hechos negativos sobre el terreno y era necesario ponerles fin. Instando a la calma y a la compostura, la reconstrucción en Gaza y el cambio transformativo en la Ribera Occidental, hizo hincapié en la urgente necesidad de apoyo regional para las renovadas iniciativas de paz del Oriente Medio.

El Sr. Pascoe dijo al Consejo el 14 de abril que no había alternativa a que se reanudaran urgentemente las negociaciones en todas las cuestiones fundamentales (Véase el Comunicado de Prensa SC/9906 Disponible en inglés). Consideraba que, mientras la paz estuviera en manos de las propias partes, la comunidad internacional debía seguir desempeñando un papel crítico, y advirtió de que la situación sobre el terreno seguía siendo incierta y de que una crisis de confianza entre las partes había impedido hasta el momento la reanudación de las conversaciones. La relajación del bloqueo de Israel sobre Gaza no alcanzó los requisitos para hacer frente a la inmensa reconstrucción del enclave y las necesidades de desarrollo, dijo, reiterando también que, aunque hubo una buena acogida para la restricción parcial de la construcción de asentamientos, fue insuficiente y alimentó una crisis de confianza que impidió la reanudación de las conversaciones. Por otra parte, la política no cubrió la obligación de la hoja de ruta de Israel de paralizar por completo las actividades de asentamiento, añadió.

Tras la exposición informativa, el Observador Permanente por Palestina dijo que las políticas ilegales de Israel ponían en tela de juicio su credibilidad como asociado en el proceso de paz, su compromiso con la solución basada en dos Estados y su posición como un miembro de la Organización a la cual debía toda su existencia. Era hora, añadió, de que la comunidad internacional actuara de forma decisiva para poder acabar por fin con la ocupación israelí y permitir al pueblo palestino ejercer su inalienable derecho a la libre determinación.

El representante de Israel dijo, sin embargo, que el intento de lograr la paz en Oriente Medio requería que todas las partes se dieran cuenta de que no sólo tenían derechos, sino también obligaciones. Las naciones árabes y los palestinos debían adoptar medidas concretas para combatir el terrorismo, poner fin a la incitación, entablar negociaciones directas y comenzar un proceso de normalización con Israel. El Gobierno esperaba que las conversaciones indirectas sirvieran como piedra angular de una reanudación de las negociaciones de paz directas, bilaterales, concluyó el delegado.

El Sr. Robert Serry, Coordinador Especial para el Proceso de Paz del Oriente Medio, explicó al Consejo el 18 de mayo que las conversaciones indirectas entre Israel y Palestina habían comenzado de manera oficial bajo una mediación de los Estados Unidos, pero se enfrentaban a sectores poderosos que tratarían de hacer descarrilar el progreso (Véase el Comunicado de Prensa SC/9929 Disponible en inglés). Al enfatizar que no podía permitirse que el progreso sobre las cuestiones básicas se estancara, dijo que el valor mostrado tanto por líderes israelíes como palestinos se probaría en la mesa de negociación. El Sr. Serry, quien también es Representante Personal del Secretario General ante la Organización de Liberación de Palestina y la Autoridad Palestina y su Enviado Especial del Cuarteto, advirtió que debemos tener en cuenta que no nos sobra tiempo.

Apenas dos semanas más tarde, el 31 de mayo, el Consejo se reunió en una sesión urgente posterior al golpe militar israelí del Mavi Marmara, una embarcación que había formado parte de la «flotilla de ayuda a Gaza» (Véase el Comunicado de Prensa SC/9940 Disponible en inglés). Esta acción tuvo como resultado las muertes de nueve civiles y al menos otros 30 heridos, incluidos siete miembros del personal militar israelí. Tras haber pronunciado el Sr. Fernandez-Taranco una exposición informativa sobre el incidente, el Consejo solicitó una declaración de la presidencia para una investigación rápida, imparcial, fiable y transparente, conforme a los estándares internacionales (documento S/PRST/2010/9). Recalcó que la situación en Gaza era insostenible.

Durante la habitual exposición informativa mensual al Consejo, el 15 de junio, el Sr. Serry dijo que la crisis de Gaza debe convertirse en una oportunidad para un cambio real en el terreno mientras se mantengan las conversaciones indirectas, con vista a mantener conversaciones directas tan pronto como sea posible (Véase el Comunicado de Prensa SC/9954 Disponible en inglés). Reiteró el punto de vista del Consejo de que la situación en Gaza no era sostenible y subrayó lo delicadas y urgentes que eran las conversaciones de proximidad, apuntando que la política de restricción de los asentamientos israelíes expiraría en tres meses, mientras que el apoyo de la Liga Árabe a las negociaciones continuas del Presidente Abbas tuvieron un periodo de tiempo similar.

El 21 de julio, el Sr. Pascoe suplicó a los israelíes y palestinos que acabaran con los obstáculos a las negociaciones y pidió una ampliación y expansión de la moratoria de 10 meses de Israel en las actividades de asentamiento, así como el fin de las demoliciones y expulsiones en Jerusalén, para fomentar las conversaciones en un momento crítico (Véase el Comunicado de Prensa SC/9990 Disponible en inglés). También instó a la reconciliación entre las facciones palestinas, a un intercambio de prisioneros en el que participarían el cabo israelí Gilad Shalit y algunos de los 9.000[nsbp] palestinos retenidos en cárceles israelíes, así como a una mejora en las condiciones de la Ribera Occidental. Informó de que el Secretario General continuó con sus intentos de llegar a un acuerdo sobre su propuesta de designar un grupo internacional de investigación acerca del ataque del 31 de mayo contra la flotilla que se dirigía a Gaza.

El Sr. Fernandez-Taranco dijo al Consejo el 17 de octubre que nos aproximamos a un momento decisivo en los esfuerzos para promover las negociaciones directas entre Israel y los palestinos (Véase el Comunicado de Prensa SC/10009 Disponible en inglés). Informó de que, desde mayo, las partes habían participado en siete rondas de conversaciones indirectas, en las que trazaron áreas de interés mutuo y configuraron sus respectivas prioridades. Las partes ahora estaban manteniendo discusiones internas con vistas a decidir si mantener o no conversaciones directas, dijo, instando a los líderes de ambas partes a aprovechar la oportunidad y comprometerse en la mesa de negociaciones a comenzar un camino hacia el progreso decisivo.

Tras las conversaciones directas en Washington D.C. del 1 y 2 de septiembre, el Sr. Serry instó al Consejo de Seguridad y a la comunidad internacional en su exposición informativa del 17 de septiembre a mantener su firme apoyo por ellas: «Nuestra obligación colectiva es respaldar estas negociaciones y maximizar las perspectivas de éxito». (Véase el Comunicado de Prensa SC/10034 Disponible en inglés). De igual manera, animó a que se tomaran medidas concretas de apoyo desde los países de la región, advirtió a Hamas de que la no violencia y la unidad eran la única vía hacia la consecución de las aspiraciones palestinas, y reiteró el llamamiento a la ampliación de la restricción a la construcción de asentamientos de Israel.

A pesar de las peticiones a Israel para que prorrogara la moratoria a la construcción en la Ribera Occidental, la congelación parcial expiró el 26 de septiembre. Después de esto, el Consejo celebró un debate público el 18 de octubre en el que escuchó a unos 40 oradores. (Véase el Comunicado de Prensa SC/10059 Disponible en inglés). Justo antes, el Sr. Fernández-Taranco informó a los miembros del Consejo de que el Secretario General había subrayado la ilegalidad de las actividades de asentamiento y de que había estado en contacto directo y frecuente con los dirigentes regionales, incluidos el Presidente Abbas y el Primer Ministro Netanyahu, a los cuales urgió a buscar una manera de avanzar. A pesar del estancamiento de las conversaciones de paz directas, dijo que la comunidad internacional debería permanecer comprometida con el objetivo del acuerdo en cuanto a las cuestiones básicas en el plazo de un año.

Durante las consiguientes deliberaciones, el Observador de Palestina dijo que las infracciones que comete Israel —mediante la colonización, agresión, los castigos colectivos y el desdén por la voluntad de la comunidad internacional— deben confrontarse y rechazarse con firmeza. Enfatizó que el final de las actividades de asentamiento no era una condición palestina, sino una cuestión de derecho internacional a la que Israel debe rendir cuentas.

Por otra parte, el Representante de Israel afirmó que los asentamientos eran uno de los muchos temas que necesitaban ser resueltos en las negociaciones sobre el estatuto definitivo. La historia había demostrado que Israel no se interpuso en el camino de la paz, al igual que Egipto y Jordania. Sin embargo, dijo que su desmantelamiento de todos los asentamientos israelíes en la Franja de Gaza había sido recompensado con terrorismo y lanzamiento de cohetes. Subrayó que cualquier acuerdo de paz debe atender con claridad las preocupaciones de seguridad de Israel mediante sólidos acuerdos en el campo ya que las amenazas diversas y peligrosas a las que se enfrentó seguían siendo significativas.

El Sr. Pascoe dijo al Consejo el 23 de noviembre que estamos en medio de un delicado período que determinará si la reanudación de las conversaciones de paz israelo-palestinas es posible. (Véase el Comunicado de Prensa SC/10093 Disponible en inglés). Las partes deben trabajar para lograr retomar las conversaciones directas y apoyar una atmósfera propicia para un progreso rápido y concreto, que incluya la congelación de las actividades de asentamiento en el territorio palestino ocupado. Mientras tanto, informó sobre un aumento notable del número de asentamientos desde el fin de la moratoria, así como de los anuncios sobre planes para construir más de 1.500 unidades de asentamiento en partes de Jerusalén oriental , y otras 800 en el asentamiento de Ariel, territorio adentro de la Ribera Occidental. En cuanto a Gaza, se produjo un aumento en el número de camiones de mercancías que entraban al enclave cada semana, de 940 a 1.026, pero el número total todavía no alcanzó a los 2.800 que accedían a la zona también cada semana en junio de 2007.

El Sr. Serry instó a los dirigentes de ambas partes a centrarse urgentemente en los elementos esenciales de un final negociado que incluya a los dos Estados para el beneficio de ambos pueblos. El 14 de diciembre, en el último informe de 2010, afirmó que las partes se habían fijado plazos importantes, lo que había recibido un gran apoyo internacional, y 2011 era el año en el que habrían de cumplirse. Enfatizó que es vital que ambas partes estén en esencia más comunicativas en las conversaciones con los Estados Unidos y que se tomen más medidas sobre el terreno, sin demora, para reforzar y permitir el programa de construcción del Estado palestino. (Véase el comunicado de prensa SC/10115 Disponible en inglés).

El Líbano

Una vez más, el Consejo de Seguridad examinó la situación en el Líbano principalmente en base a sus informes mensuales sobre el Oriente Medio. El 30 de agosto adoptó por unanimidad la resolución 1937 (2010), y prorrogó el mandato de la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano (FPNUL) por un año. (Véase el Comunicado de Prensa SC/10017 Disponible en inglés).

A la FPNUL, creada en marzo de 1978 para confirmar la retirada de Israel del Líbano, restablecer la paz y seguridad internacionales, y ayudar al Gobierno del Líbano a restablecer su autoridad efectiva, se le ajustó su mandato dos veces debido a los acontecimientos de 1982 y de 2000. Tras la crisis entre julio y agosto de 2006, el Consejo mejoró la Fuerza y decidió que, entre otras cosas, supervisaría la cesación de las hostilidades, acompañaría y apoyaría a las Fuerzas Armadas Libanesas a medida que se desplegaran por el sur del Líbano, y ayudaría a garantizar el acceso a la asistencia humanitaria a las poblaciones civiles, así como el regreso voluntario y en condiciones de seguridad de las personas desplazadas.

Al aportar la última de tres evaluaciones exhaustivas sobre la aplicación de la resolución 1701 (2006), que contempla la cesación del fuego inmediata entre Israel y el Líbano, el Secretario General denunció el deterioro de la situación el 1 de noviembre. (Documento S/2010/565). Citó un intercambio de disparos entre las fuerzas libanesas y las israelíes el 3 de agosto en el que murieron personas de ambos bandos. Afirmó que, a pesar del nuevo entorno estratégico y de la relativa estabilidad que imperaba en el Líbano meridional, la situación seguía siendo inestable. Dijo que se necesitaron esfuerzos sostenidos y a largo plazo para asegurar que la zona situada entre la Línea Azul y el Río Litani se encontrase libre de personal armado, activos y armas que no fueran los del Gobierno del Líbano y la FPNUL. Instó a Israel a que retirara de inmediato sus fuerzas de la zona septentrional de Al-Gayar y de la zona adyacente al norte de la Línea Azul. Asimismo, urgió a Israel a que pusiera fin a los sobrevuelos casi diarios del territorio libanés puesto que exacerbaban las tensiones.

El Secretario General afirmó que, entre otras preocupaciones, se encontraban el marcado aumento de la tensión política en el Líbano y los desafíos recientes a la autoridad del Estado por parte de representantes de Hizbullah y algunos de sus aliados. En ese sentido, instó a los líderes libaneses a evitar una crisis política que algunos temían que pudiese degenerar en violencia. También manifestó su profunda preocupación por la gran proliferación de armas en el Líbano, y advirtió de que la presencia de grupos armados que operaban fuera del control del Estado ponía a prueba la capacidad del Gobierno para ejercer pleno control sobre su territorio y violaba la resolución 1701 (2006). Mientras animaba al Líbano a controlar sus fronteras, instó a todos los Estados Miembros a evitar las transferencias de armas a entidades o personas que se encontrasen en el país sin el consentimiento del Estado.

Al informar al Consejo el 24 de marzo, el Secretario General recordó que sus interlocutores israelíes habían expresado frustración en cuanto a la situación en el Líbano, donde creían que Hizbullah se estaba rearmando de manera alarmante. (Véase el Comunicado de Prensa SC/9891 Disponible en inglés). Reafirmó su propia creencia de que la clave para la estabilidad a largo plazo de la región era un proceso de paz auténtico y viable que condujera al final del conflicto árabe-israelí.

El año comenzó con un informe el 27 de enero del Sr. Óscar Fernández-Taranco, Subsecretario General de Asuntos Políticos, quien afirmó que la situación en la zona de operaciones de la FPNUL se mantenía tranquila pero delicada. (Véase el Comunicado de Prensa SC/9854 Disponible en inglés). Sin embargo, en las deliberaciones subsecuentes, el representante de Israel advirtió de que el suministro de armas a Hizbullah a través de la frontera sirio-libanesa constituía una grave violación del embargo de armas y de las resoluciones del Consejo de Seguridad. El representante del Líbano señaló que Israel continuaba atacando al Líbano y otros territorios ocupados por tierra, mar y aire, e instó al Consejo de Seguridad a cumplir sus obligaciones y sus propias resoluciones para asegurar una solución duradera.

Las exposiciones informativas mensuales que tuvieron lugar a lo largo del resto de 2010 presentaban un escenario de relativa calma en toda la zona de operaciones de la FPNUL, aunque se notificaron violaciones israelíes del espacio aéreo casi a diario. Durante los debates públicos del Consejo, Israel acusó a Hizbullah de rearme con armamento sofisticado, incluidos misiles de sus patronos iraníes y sirios. Estaba consolidando su infraestructura militar a lo largo de pueblos del Líbano meridional, al lado de escuelas, hospitales, lugares de culto y edificios residenciales, hecho demostrado por las explosiones de armas ocultas.

Durante la última parte del año, se informó al Consejo de un aumento de la tensión política vinculado a la especulación sobre posibles acusaciones del Tribunal Especial para el Líbano. Los oradores de un debate del 18 de octubre subrayaron la necesidad de evitar la politización del Tribunal, y dijeron que debe continuar sin interferencias hacia el fin de la impunidad. (Véase el Comunicado de Prensa SC/10059 Disponible en inglés). A medida que el año se acercaba a su fin, se instó a los donantes a ayudar con la reconstrucción del campamento de refugiados de Nahr al-Bared, ya que los primeros 2.000 refugiados debían haber vuelto para enero de 2011. Asimismo, se les urgió a contribuir con el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS).

[Además de los comunicados de prensa antes citados, los siguientes resúmenes de las exposiciones informativas también contienen referencias a la situación en el Líbano: (Véanse los Comunicados de Prensa SC/9864, SC/9929, SC/9954, SC/9990, SC/10009 y SC/10034 Disponible en inglés)].

Israel y Siria

El Consejo renovó dos veces por unanimidad el mandato de la Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación (FNUOS); la primera fue el 30 de junio y la segunda el 22 de diciembre. Las resoluciones por las que se prorrogó el mandato aparecieron acompañadas por declaraciones presidenciales en las que el Consejo se identificaba con la opinión del Secretario General de que «la situación es muy tensa y probablemente lo seguirá siendo, a menos que se llegue a una solución general que abarque todos los aspectos del problema del Oriente Medio». (Véanse los Comunicados de Prensa SC/9971, SC/10140 Disponible en inglés).

Iraq

Al definir sus prioridades al frente de la Organización, el Secretario General dijo que Iraq sigue siendo problema del mundo entero. Afirmó que todos somos muy conscientes del camino que nos llevó a este punto, pero que las Naciones Unidas pueden ser fundamentales en el desarrollo de un proceso político inclusivo para promover la reconciliación nacional, en la construcción de un ambiente regional más estable y en la provisión de asistencia humanitaria a civiles inocentes -incluidos los casi 4 millones de refugiados y desplazados internos iraquíes-.

El Consejo de Seguridad cumplió su parte y celebró 10 sesiones oficiales sobre Iraq que culminaron en una reunión ministerial el 15 de diciembre, presidida por el Sr. Joseph Biden, Vicepresidente de los Estados Unidos, habida cuenta de que su país ejercía la presidencia del Consejo durante aquel mes. (Véase el Comunicado de Prensa SC/10118 Disponible en inglés). Entre los cambios radicales llevados a cabo ese día, el Consejo adoptó por unanimidad tres resoluciones —1956 (2010), 1957 (2010) y 1958 (2010)—, puso fin a los acuerdos con el Fondo de Desarrollo para el Iraq, levantó las restricciones impuestas en las resoluciones 687 (1991) y 707 (1991) relacionadas con las armas de destrucción masiva y las actividades nucleares de carácter civil, y puso fin a las actividades residuales del Programa «Petróleo por Alimentos».

En una declaración que leyó el Sr. Biden (documento S/PRST/2010/27), el Consejo celebraba el importante progreso del Iraq hacia la recuperación de la posición internacional que disfrutó antes de invadir Kuwait en 1990, y reconoció que la situación que prevalecía en el país era considerablemente distinta a la que existía en el momento en el que el Consejo adoptó la resolución 661 (1990).

En su calidad de representante de su país, el Sr. Biden dijo que Iraq estaba en la cúspide de algo notable y todos tenían interés en que se convirtiera en una nación estable y autosuficiente. Aunque el terrorismo y otros desafíos persistían, los mejores tiempos del país aún estaban por llegar, y los Estados Unidos continuarían forjando una asociación duradera con él en todos los sectores.

El Sr. Ban, Secretario General, dijo durante la misma sesión que, a día de hoy, reconocemos lo lejos que ha llegado el país en los aspectos clave de su trayectoria hacia la normalización de su estatus en la comunidad de naciones. Urgió a los dirigentes iraquíes a seguir adelante con sus acuerdos de distribución del poder, a realizar más progresos nacionales y a normalizar las relaciones internacionales.

Previamente a esas medidas tan esperadas, el Consejo había subrayado su disposición a considerar el levantamiento de las sanciones comerciales. En la declaración presidencial (documento S/PRST/2010/5) emitida el 26 de febrero, acogía con beneplácito los pasos que dio el Gobierno iraquí para apoyar el régimen internacional de no proliferación y adherirse a las normas mundiales de desarme. (Véase el Comunicado de Prensa SC/9871 Disponible en inglés).

El examen del Consejo sobre la situación comenzó el 16 de febrero con uno de las varias reuniones informativas del Sr. Ad Melkert, Representante Especial del Secretario General y Jefe de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Iraq (UNAMI). Advirtió contra el escepticismo y la impaciencia persistentes que caracterizaron la mayoría del discurso, y describió los preparativos en marcha para las elecciones legislativas de marzo. Afirmó que «la decisión de los iraquíes de resistir el regreso de los peligros del pasado es real y firme -más firme que las abominables fuerzas que están detrás de los ataques». (Véase el Comunicado de Prensa SC/9862 Disponible en inglés).

De hecho, el Sr. Melkert dijo el 25 de mayo que las elecciones nacionales para el Consejo de Representantes se celebraron el 7 de marzo. (Véase el Comunicado de Prensa SC/9934 Disponible en inglés). Añadió que, a pesar de que aún amenazaban graves peligros a Iraq, el éxito de las elecciones era una oportunidad para fortalecer la soberanía del país y la reconciliación. Afirmó que es difícil exagerar la importancia de este hito, y lo describió como un firme rechazo de la gran mayoría del electorado iraquí a las fuerzas violentas y a sus objetivos.

El 4 de agosto, apenas dos semanas después, el Sr. Melkert instó a los dirigentes iraquíes a mostrar un mayor sentido de urgencia para formar un nuevo Gobierno tras la certificación, el 2 de junio, del resultado de las elecciones. (Véase el Comunicado de Prensa SC/10002 Disponible en inglés). Advirtió de que los desacuerdos sobre quién tenía el derecho de formar el próximo Gobierno planteaban una reto a la transición de Iraq hacia la democracia y al compromiso de los dirigentes iraquíes con acoger la Constitución del país.

El 5 de agosto, el Consejo prorrogó el mandato de la UNAMI, sin cambios, hasta el 31 de julio de 2011 mediante la adopción unánime de la resolución 1936 (2010). El Secretario General, en su informe ante el Consejo (documento S/2010/406), enfatizó la importancia que seguía teniendo la Misión en la supervisión del proceso político y en los esfuerzos de desarrollo, y reconoció que su entorno operacional era sumamente complejo. En ese contexto, dijo que la UNAMI debe abordar, inevitablemente, el impacto de la reducción planeada de las fuerzas de los Estados Unidos en el país. (Véase el Comunicado de Prensa SC/10004 Disponible en inglés).

El 12 de noviembre, el Consejo emitió una declaración presidencial (documento S/PRST/2010/23) en la que acogía con beneplácito el acuerdo del 11 de noviembre de formar un Gobierno nacional de colaboración en Iraq. (Véase el Comunicado de Prensa SC/10084 Disponible en inglés). Sin embargo, el 26 de noviembre, el Secretario General, en su informe al Consejo (documento S/2010/606), advirtió de que «la formación de un nuevo gobierno significará muy poco para los ciudadanos iraquíes a menos que empiecen a notar que se están produciendo cambios en sus vidas, particularmente en la prestación de servicios básicos y la creación de nuevas oportunidades de empleo».

Antes de las medidas del Consejo para el Fondo de Desarrollo para Iraq y el Programa «Petróleo por Alimentos», este ya había escuchado tres exposiciones informativas sobre el asunto por parte del Sr. Jun Yamazaki, Contralor de las Naciones Unidas, en las fechas 6 de abril (véase el comunicado de prensa SC/9901), 12 de julio (Véase el Comunicado de Prensa SC/9978 Disponible en inglés), y 10 de noviembre (Véase el Comunicado de Prensa SC/10080 Disponible en inglés).

En la última exposición informativa, el Sr. Yamazaki examinó cuestiones y opciones jurídicas relativas a la aplicación de nuevas disposiciones. Ya había expresado su preocupación por un sistema de medición del petróleo que estaba retrasado y que resultaría en la demora de la finalización de la cantidad total de petróleo sujeto a aportar una contribución del 5% al mecanismo previsto para sustituir al Fondo de Desarrollo para Iraq. Había instado firmemente a la aplicación completa y oportuna de un sistema exhaustivo de medición del petróleo que había previsto inicialmente el Gobierno iraquí. Señaló que estaría en pleno funcionamiento para finales de 2011 a excepción de una compañía estatal, cuya medición se completaría en 2012.

[El Consejo creó el Fondo en mayo de 2003 para canalizar los ingresos procedentes del petróleo del Iraq hacia las necesidades de desarrollo y las obligaciones internacionales. Sustituyó el Programa «Petróleo por Alimentos», que había permitido al anterior Gobierno del país, vinculado a sanciones, gastar algunos de dichos ingresos en la adquisición supervisada de suministros humanitarios].


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.