Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Consejo de Seguridad 2010: Recapitulación

América

Haití

Al reconocer las graves circunstancias, amenazas y desafíos humanitarios y de seguridad que han surgido del enorme terremoto que sacudió la capital de Haití, Puerto Príncipe, el pasado 12 de enero, el Consejo aumentó el nivel de efectivos en dos ocasiones para los componentes militares y de policía de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH). Al aprobar por unanimidad la resolución 1980 (2010) el 19 de enero, se amplió el límite para el componente militar de 6.940 a 8.940 tropas y el componente de policía de 2.211 a 3.711. Más adelante, el 4 de junio, por resolución 1927 (2010), se autorizó de forma unánime el despliegue de 680 policías más, principalmente para ayudar a las autoridades haitianas a lo largo de las elecciones presidenciales y legislativas de noviembre, y de la posterior transferencia de poder a principios de 2011 (Véanse los comunicados de prensa SC/9847 y SC/9944 Disponible en inglés).

El 19 de febrero, el Consejo escuchó las exposiciones informativas del Sr. John Holmes, Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas, y del Sr. Alain Le Roy, Secretario General Adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz, que reunió apoyo global para la recuperación a largo plazo del país (Véase el comunicado de prensa SC/9865 Disponible en inglés).

Nada más volver de Haití, el Sr. Holmes comunicó que la situación humanitaria estaba mejorando día a día, pero que era crucial que la comunidad internacional reforzara los esfuerzos del Gobierno para retirar montañas de escombros y proveer de refugio y servicios sanitarios suficientes a los 1,2 millones de personas que quedaron sin hogar debido al terremoto, antes de que comenzase la temporada de lluvias. Teniendo en cuenta que, como dijo, ya habían pasado la peor emergencia médica, añadió que cerca de 3 millones de personas, o un tercio de la población de Haití, habían recibido raciones de comida y que la mayoría de los necesitados había tenido acceso a agua potable. Más de 70 organizaciones humanitarias estaban en el terreno proporcionando asistencia de socorro.

El Sr. Le Roy explicó que el terremoto había cambiado sustancialmente el contexto en el que MINUSTAH estaba trabajando, hizo que la Misión se centrase en dar apoyo y ayudar en las operaciones de socorro, asegurando la seguridad y el orden público y restableciendo su propia capacidad. Para mediados de marzo, tendría 1.500 tropas adicionales y hasta 500 policías más. La situación de la seguridad era estable pero potencialmente frágil, dijo, sugiriendo que el Consejo debería considerar la formación de nuevos miembros de la Policía Nacional de Haití.

También dirigiéndose al Consejo, el Sr. Léo Mérorès (Haití) mencionó cifras del Gobierno que reflejaban que el terremoto había dejado más de 270.000 muertos, destruido cerca de 250.000 edificios, dejado a más de 1 millón de personas en la calle y liberado a unos 4.000 peligrosos delincuentes que deambulan por las calles.

En la exposición informativa al Consejo del 28 de abril, el Sr. Edmond Mulet, Representante Especial del Secretario General y Jefe de la MINUSTAH, dijo que, si se aporta el apoyo necesario para los riesgos meteorológicos, Haití podría reanudar el proceso de relativa estabilidad y crecimiento económico dentro de los próximos 18 meses, y la Organización podría entonces comenzar a planear la consolidación y la reducción gradual de la Misión (Véase el comunicado de prensa SC/9915 Disponible en inglés).

Durante esa misma sesión, el Sr. Jean-Max Bellerive, Primer Ministro de Haití, alentó a todos los Estados Miembros a emplear más ingenieros dados los grandes desafíos de reconstrucción y los de creación de campamentos para desplazados. La presencia de la Misión seguiría siendo necesaria, ya que Haití se enfrenta a nuevos riesgos durante el periodo de recuperación y su apoyo sería crucial para llevar a cabo unas elecciones libres y justas en noviembre, añadió.

En otra exposición informativa al Consejo el 13 de septiembre, el Sr. Mulet habló también de que la actual dotación de la MINUSTAH debería mantenerse, al menos durante las elecciones y la formación de un nuevo Gobierno a principios de 2011 (Véase el comunicado de prensa SC/10026 Disponible en inglés). La situación global seguía siendo frágil y el Estado haitiano se enfrentaba a numerosos retos, como mantener el orden en los campamentos, que todavía seguían asolados por la violencia sexual, gestionar la retirada de escombros y la reconstrucción y reasentar a cerca de 1,3 millones de desplazados. Añadió que, mientras que las necesidades humanitarias inmediatas estaban mayormente atendidas, la MINUSTAH estaba actualizando sus planes para imprevistos con el fin de estar preparados ante los riesgos de la temporada de huracanes. Sin embargo, muchos esfuerzos se han visto obstaculizados debido a la lenta distribución de los fondos prometidos.

El 14 de octubre, el Consejo prorrogó el mandato de la misión por un año, hasta el 15 de octubre de 2011, con la intención de una renovación posterior. Se mantuvo el nivel de efectivos de la MINUSTAH y se pidió al Secretario General que llevara a cabo una evaluación extensiva del entorno de la seguridad tras las elecciones y la transición de poder a un nuevo Gobierno (Véase el comunicado de prensa SC/10054 Disponible en inglés).


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.