ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Consejo de Seguridad 2009: Recapitulación

Debates temáticos

Tribunales Penales Internacionales

Con el fin de convocar a aquellos que tienen más responsabilidad con respecto a las últimas atrocidades y reforzar los cimientos de las normas aprobadas en la resolución del conflicto y el desarrollo del postconflicto en todo el mundo, el Consejo se reunió cinco veces en 2009 para considerar el trabajo de los Tribunales penales internacionales para la ex Yugoslavia y Rwanda, tres de ellas para prolongar los mandatos de los respectivos jueces.

Hablando sobre el trabajo de los Tribunales del 3 de diciembre y el 4 de junio, siguendo las notas informativas semestrales de los directivos, nadie contradijo la importancia de las estrategias de conclusión, pero había un acuerdo general en cuanto al hecho de que combatir la impunidad reemplazaba las fechas límite y los mecanismos podrían necesitar abordar tareas judiciales residuales para concluir rápidamente los casos.

Los Presidentes y fiscales de los Tribunales Internacionales para la ex Yugoslavia y Rwanda, en su actualización semestral con el Consejo el 3 de diciembre, pidieron, respectivamente, ayuda prolongada de Serbia para deterner a los dos fugitivos de alto nivel acusados de las atrocidades de las guerras de los Balcanes en los 90, y presionaron a Kenya para cooperar en el caso de un sospechoso del genocidio de Rwanda en 1994 que sigue en libertad. Sin detenerlos ni procesarlos, dijo, el Tribunal no conseguirá ninguna de sus estrategias de conclusión. También señaló la necesidad de mantener al personal, renovar los contratos de los jueces ad litem y crear una comisión de reclamaciones para compensar a las víctimas. (Véase el Comunicado de Prensa SC/9801.)

Los oradores del Consejo el 4 de junio habían recurrido a los Tribunales para agilizar la conclusión de los casos. Al mismo tiempo enfatizaban la necesidad de mecanismos óptimos para llevar a cabo las tareas residuales según se iba aproximando su fecha límite. Thomas Mayr-Harting (Austria), presidente del Grupo de Trabajo oficioso del Consejo de Seguridad sobre los tribunales internacionales, dijo que había un acuerdo en cuanto a que los acusados desde hacía más tiempo debían ser procesados antes de que terminasen su trabajo.

Patrick Robinson, presidente del Tribunal Internacional para la ex Yugoslavia, consideró que todos los juicios, excepto tres, serían finalizados en 2010, pero advirtió que aún quedaba un serio obstáculo: la continua huida de la justicia de Ratko Mladić y Goran Hadžić. «Si no traemos a estos dos hombres ente la justicia, permanecerá una mancha en la histórica contribución del Consejo de Seguridad al mantenimiento de la paz en la ex Yugoslavia». Otros obstáculos para la conclusión eran los problemas de traducción, pérdida de personal e intimidación de los testigos, añadió.

Dennis Bryon, presidente del Tribunal Penal Internacional para Rwanda, pidió al Consejo que aprobara las prolongaciones del mandato para todos excepto dos jueces hasta el 31 de diciembre de 2010, añadiendo que el retraso del comienzo de algunos juicios requería un plan para prever un excedente durante los primeros meses de 2010. Remarcó que todavía quedaban tareas impotantes, señalando que 15 años después del genocidio todavía quedaban 13 fugitivos en libertad, cuatro de los cuales estaban destinados a juicios para acusados de alto nivel. No se podía aceptar que eludieran el juicio. (Véase el Comunicado de Prensa SC/9670.)

El 16 de diciembre, el Consejo presionó al Tribual de Rwanda para que acabase su trabajo, pero permitió a uno de sus jueces que trabajase cuando su contrato había expirado con el fin de que completara los casos. Adopatada de manera unánime la resolución 1901 (2009) de acuerdo al Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, el Consejo decidió que el juez Erik Møse de Noruega podía completar el caso de Setako, que estaba previsto para ser fianlizado en febrero de 2010. También decidió que el número total de jueces ad litem podía, temporalmente, exceder el máximo de 9, alcanzando un máximo de 12 en cualquier momento, pero volvería a 9 antes del 31 de diciembre de 2010. (Véase el Comunicado de Prensa SC/9819.)

El 7 de julio, el Consejo había prolongado el contrato de seis jueces permanentes del Tribunal de Rwnada hasta el 31 de diciembre de 2010, o hasta la conclusión de sus casos. Adoptada de manera unánime la resolución 1878 (2009) de acuerdo al Capítulo VII, también se prolongó el plazo de 11 jueces ad litem hasta la misma fecha. (Véase el Comunicado de Prensa SC/9698.)

También el 7 de julio, el Consejo prolongó el plazo de 11 jueces permanentes hasta el 31 de diciembre de 2010 o hasta la conclusión de los casos, según la resolución 1877 (2009) adoptada de manera unánime y también de acuerdo al Capítulo VII. Asimismo, prolongó el plazo de 19 jueces ad litem hasta la misma fecha. (Véase el Comunicado de Prensa SC/9697.)


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.