ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Consejo de Seguridad 2009: Recapitulación

Debates temáticos

Terrorismo

Una serie de atentados terroristas mortales sucedidos en diferentes partes del mundo atrajo la atención del Consejo mientras éste intentaba enviar un mensaje de unidad y claridad, inmutable y basado en unos principios: el terrorismo es inaceplable, sea quien sea el autor o la causa. A través de esta consistente y sistemática condena, el Consejo intentaba acabar con el atractivo que el terrorismo pueda tener como táctica para cualquier grupo, y demostrar su inefectividad como herramienta de protesta.

En las reuniones del 3 de diciembre, 16 de noviembre, 29 de octubre y 17 de julio, el Consejo respondió específicamente a estos ataques a través de declaraciones presidenciales que condenaban fuertemente los atentados terroristas en, respectivamente: Mogadiscio, Somalia (Nota de prensa SC/9802); Bagdad, Iraq (Nota de prensa SC/9789); Kabul, Afganistán (Nota de prensa SC/9781); y Yakarta, Indonesia (Nota de prensa SC/9709).

El 8 de mayo, el Consejo condenó las nuevas incursiones militares en el este del Chad por parte de grupos armados chadianos de fuera. El 9 de julio, condenó los ataques al gobierno federal de transición y la población civil por parte de grupos armados y combatienes extranjeros que minaron la paz y la estabilidad en Somaila. (Ver comunicado de prensa SC/9654 y SC/9700).

En su última reunión formal de 2009 contra el terrorismo, el 17 de diciembre, el Consejo adoptó nuevas medidas para redefinir las antiguas sanciones del régimen contra Al-Qaida, Osama bin Laden y los talibanes. Éstas incluían la introducción de un defensor del pueblo para mediar las peticiones de los individuos, las organizaciones y las compañías para ser retirados de la lista de sanciones y renovandos por otros 18 meses, así como para mejorar el mandato del equipo de apoyo técnico y de vigilancia de las sanciones del Comité de 1267 (Al-Qaida y talibanes), nombrado por el Secretario General según lo acordado en el párrafo 20 de la resolución 1617 (2005).

El Consejo, al adoptar de manera unánime la resolución de ocho partes 1904 (2009), bajo el Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, intentó aclarar algunas cuestiones que se planteban desde la adopción de la resolución 1267 (1999) y otras posteriores que imponían la congelación de activos, prohibiciones de traslados y embargos de armas con respecto a Al- Qaida, Osama bin Laden y los talibanes, así como otros individuos, grupos, empresas y entidades asociadas con ellos, que habían sido colocadas en una "Lista Consolidada" agrupada por el Comité del Consejo de Seguridad establecido en esa resolución. (Véase el Comunicado de Prensa SC/9825.)

Los Presidentes de los comités de sanciones del Consejo de Seguridad, los comités contra el terrorismo y los grupos de trabajo informaron al órgano de 15 miembros en tres ocasiones en 2009, el 14 de diciembre, el 13 de noviembre y el 26 de mayo. (Ver nota de prensa SC/9814, SC/9788 y SC/9664).

En la presentación de información del 14 de diciembre que trataba el trabajo del Comité establecido según la resolución 1132 (1997) respecto a Sierra Leona, Le Luong Minh (Vietnam) dijo que el país se encontraba en una situación crítica de consolidación de la paz tras el conflicto y que las sanciones fijadas que se habían impuesto deberían respetarse estrictamente con el fin de evitar impactos adversos en hogares de civiles. Ya que todos los regímenes de sanciones deberían ser revisados y levantados cuando las razones subyacentes de su imposición ya no fuesen válidas, sugirió que el Consejo iniciara tal proceso tras el juicio de Charles Taylos, antiguo presidente de una comunidad de vecinos de Liberia.

Ranko Vilović (Croacia), Presidente del Comité establecido según la resolución 1373 (2001) que trataba la lucha contra el terrorismo y el grupo de trabajo establecido según la resolución 1566 (2004) dijo que hacer una evaluación del estado de la puesta en marcha era una tarea compleja, que requería tiempo, y que estaba poniendo a prueba los recursos de los órganos subsidiarios, así como los de la Dirección Ejecutiva. La cooperación de los Estados Miembros era imprescindible y estos deberían conservar su compromiso.

Michel Kafando (Burkina Faso), como presidente del Comité establecido según la resolución 1518 (2003), aseguró que se seguiría el Comité establecido según la resolución 661 (1990), que se centraba en Iraq y Kuwait. Dijo que el Comité estaba obligado a identificar a los individuos y entidades cuyos fondos tenían que ser congelados y transferidos al Fondo de Iraq para el Desarrollo; entidades e individuos asociados con el antiguo régimen iraquí; y los fondos del anterior Gobierno iraquí fuera del país. El mandato del Comité sería revisado respecto al embargo de armas contra Iraq, dijo.

También informó al Consejo, como Presidente del Comité establecido según la resolución 1636 (2005) sobre el Líbano, que se encarga de las prohibiciones de viajes y las congelaciones de activos impuestas a los individuos nombrados por la Comisión Internacional Independiente de Investigación o por el Gobierno del Líbano como sospechosos el 14 de febrero de 2005 del asesinato del antiguo Primer Ministros Rafik Hariri y otras 22 personas. Añadió también que en el caso de Hariri la administración de justicia era importante para consolidar la paz, y enfatizó que el intercambio de información confidencial entre el Comité, la Comisión y el Tribunal Especial para el Líbano desempeñaría un papel más importante en el futuro, particularmente cuando los procesos judiciales del ataque terrorista entrasen en una fase decisiva.

Jorge Urbina (Costa Rica), presidente del Comité establecido según la resolución 1540 (2004), dijo que el Consejo debería emplear más energía y recursos para poner en práctica la resolución si realmente quería prevenir, por parte de actores no estatales, la adquisición de armas de destrucción masiva. Mientras que se podrían haber alcanzado mejores resultados en los últimos cinco años, dijo, el Comité no necesita una estructura mucho más grande ni debería convertirse en un proveedor directo de ayuda. Más bien debería conseguir los medios para convertirse en el centro de una red que compartiese los propósitos generales de la resolución, remarcó.

Un poco antes, el 1267 de noviembre, el señor Vilović, en nombre de los Comités 00 y 154 contra el terrorismo, insistió en que la cooperación, también entre los tres cuerpos subsidiarios del Consejo y sus grupos de expertos, era imprescindible para esforzarse en la lucha contra el terrorismo y la proleferación de armas de destrucción masiva a actores no estatales.

En el consiguiente debate, los oradores enfatizaron que la coordinación y la cooperación entre los comités debía ampliarse, como requisito para mejorar la efectividad del Consejo contra las amenazas terroristas. Algunos oradores se refirieron a las tres mesas abiertas celebradas entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre sobre la puesta en marcha de la revisión de la resolución 1540 (2004). (Ver notas de prensa SC/9754, SC/9757 y SC/9758).

Thomas Mayr-Harting (Austria), hablando en nombre de los cuerpos subsidiaros contra el terrorismo, dijo al Consejo el 26 de mayo: "El terrorismo y la proliferación siguen siendo una realidad del día a día y una amenaza para la paz y la seguridad internacional, algo a lo que se enfrentan los estados y los individuos por igual". Señaló que el inventario regular de los métodos de trabajo de los cuerpos subsidiarios y el fuerte respaldo de los Estados Miembros eran clave para asegurar una efectiva y eficiente puesta en marcha de sus respectivos mandatos.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.