ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Consejo de Seguridad 2008: Recapitulación

Europa

Kosovo

La declaración unilateral de independencia del 17 de febrero por parte de la provincia de Serbia dominó el examen del cumplimiento de la resolución 1244(1999), la cual autorizaba una presencia internacional civil y militar en Kosovo y colocaba a la provincia Serbia bajo administración provisional de las Naciones Unidas. La declaración unilateral fue difundida por la Asamblea de Kosovo, una de las tres instituciones provisionales de autogobierno; las otras son el Gobierno de Kosovo y el sistema de justicia interna de la Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo (UNMIK). El 16 de enero, Boris Tadić, de Serbia, recurrió al Consejo para prevenir cualquier acción unilateral, advirtiendo que un reconocimiento unilateral precipitado de la independencia de Kosovo crearía un precedente (comunicado de prensa SC/9227).

Un día después de la declaración unilateral, el Secretario General Ban Ki-moon dijo al Consejo que a la espera de que el Consejo de Seguridad diese las directrices apropiadas, la Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo (UNMIK) continuaría aplicando su mandato, intentando asegurar que la situación en Kosovo y toda la región permaneciera estable. El Sr. Tadić solicitó que el Secretario General declarará nula e inválida la secesión. Los miembros del Consejo estaban muy divididos. La Federación de Rusia insistía en que la declaración era una flagrante violación de las normas y principios del derecho internacional, mientras que los miembros del Consejo Europeo que habían reconocido la independencia de Kosovo subrayaron que la Misión de la Unión Europea para la promoción del estado de derecho en Kosovo (EULEX) permitiría a la comunidad internacional supervisar el surgimiento de un Kosovo multiétnico y democrático (comunicado de prensa SC/9252).

El 20 de junio, el Secretario General presentó al Consejo una propuesta sobre la reestructuración de la presencia de las Naciones Unidas en Kosovo, que se referiría a la policía, los tribunales, las aduanas, el transporte y la infraestructura, los límites fronterizos y el patrimonio de Serbia. La propuesta reconocía la importancia de otorgar un mayor papel a la Unión Europea bajo la coordinación de las Naciones Unidas en los ámbitos relacionados con el estado de derecho (comunicado de prensa SC/9366).

El 25 de julio, los miembros del Consejo debatieron la decisión del Secretario General de reconfigurar la UNMIK, descrita en su informe del 15 de julio (documento S/2008/458), exponiendo opiniones divergentes. Mientras que el representante de la Federación de Rusia insistió que el Secretario General se había excedido en sus facultades e interferido con la prerrogativa del Consejo, el representante de los Estados Unidos acogió con beneplácito la decisión del Secretario General, ya que el Consejo seguía en un punto muerto y no había podido proporcionar orientaciones acerca del futuro de la UNMIK. El Ministro de Relaciones Exteriores de Serbia subrayó que cualquier reconfiguración estaba sujeta a la aprobación de Serbia y a la aprobación expresa del Consejo (comunicado de prensa SC/9407).

Al dirigirse al Consejo el 26 de noviembre, el Representante Especial Lamberto Zannier señaló que la Unión Europea estaba desplegando su misión de EULEX a un paso acelerado y que el papel de la UNMIK estaba adquiriendo un carácter mucho más político. Entre otras cosas, estaba proporcionando una interfaz para el proceso de diálogo entre Belgrado y Serbia. El Ministro de Relaciones Exteriores de Serbia indicó que se había iniciado un diálogo y se había llegado a un acuerdo con las Naciones Unidas, creando las condiciones para proteger el bienestar de los serbios y de otras comunidades de Kosovo que estaban en grave peligro, y agregó que remitir la cuestión del estatuto político a la Corte Internacional de Justicia permitiría abstenerse del uso de la fuerza en dicho asunto. En una declaración presidencial, el Consejo acogió con beneplácito las intenciones de Belgrado y Pristina de cooperar con la comunidad internacional, y encomió a la Unión Europea por continuar sus esfuerzos por hacer avanzar la perspectiva europea en todos los países de la región de los Balcanes occidentales (comunicado de prensa SC/9512).

Bosnia y Herzegovina

Observando que la firma el 16 de junio del Acuerdo de Estabilización y Asociación habrá sido un paso muy importante en las relaciones entre Bosnia y Herzegovina y la Unión Europea, el 20 de noviembre el Consejo autorizó la presencia de la fuerza militar dirigida por la Unión Europea (EUFOR) por un año más (comunicado de prensa SC/9507).

El 19 de mayo, el Consejo escuchó la información presentada por el Alto Representante para la Aplicación del Acuerdo de Paz sobre Bosnia y Herzegovina, Miroslav Lajčák. Advirtió que el nacionalismo seguía siendo sólido en el país y que tras la declaración de independencia unilateral de Kosovo el 17 de febrero, los dirigentes del partido gobernante de la República Srpska habían vinculado su estatuto futuro con el de la provincia serbia escindida. El 5 de diciembre, Lajčák le dijo al Consejo que a pesar de los progresos, las políticas nacionalistas y étnicas prevalecían sobre la integración euroatlántica, realmente importante; el clima político negativo tampoco permitía el cierre de la Oficina del Alto Representante ni la transición a una mayor participación de la Unión Europea (comunicados de prensa SC/9332 y SC/9523).

Georgia

Aparte de una prórroga de seis meses (comunicado de prensa SC/9299) del mandato de la Misión de Observadores de las Naciones Unidas en Georgia (UNOMIG), la necesidad de seguir considerando la cuestión se vio perjudicada por el estallido de hostilidades el 7 de agosto. El 8 de agosto, el Consejo se reunió dos veces para debatir la cuestión con los representantes de Georgia y la Federación de Rusia, quienes daban opiniones contradictorias sobre la crisis.

Durante la segunda sesión, muchos miembros del Consejo pidieron una cesación del fuego inmediata y la reanudación de las conversaciones. El representante de los Estados Unidos hizo un llamamiento a la Federación de Rusia para que cesara los ataques contra Georgia y retirara sus fuerzas de combate del territorio georgiano. El representante de Francia, que en ese momento ocupaba la Presidencia de la Unión Europea, insistió en que debería encontrarse una solución pacífica dentro del territorio soberano y reconocido de Georgia y anunció que emisarios de la Unión Europea estaban en camino a Georgia (comunicados de prensa SC/9417 y SC/9418).

El 10 de agosto, las dos partes reiteraron su opinión mientras que los miembros del Consejo acordaron en que la prioridad era poner fin a las hostilidades. Algunas delegaciones condenaron tanto la decisión de Georgia de imponer su autoridad por medio de la fuerza en Ossetia meridional como el uso de la fuerza desproporcionado e ilegitimo por parte de la Federación de Rusia. El Subsecretario General de Operaciones de Mantenimiento de la Paz informó al Consejo que como resultado del aumento de los bombardeos en la zona de operaciones de la UNOMIG, la Misión habría tenido que reducir las operaciones (comunicado de prensa SC/9419).

El Consejo se reunió nuevamente el 19 de agosto para examinar un proyecto de resolución propuesto por Francia, exhortando al cumplimiento inmediato de lo establecido en el plan negociado el 12 de agosto por Francia, en nombre de la Unión Europea. El plan de seis puntos incluía el retiro de las fuerzas a las posiciones que ocupaban las partes antes del conflicto y a la vez se permitía a la Federación de Rusia implementar medidas se seguridad adicionales, una cesación inmediata de las hostilidades y la celebración de un debate internacional sobre disposiciones de seguridad para Abjasia y Ossetia meridional. Mientras que la mayoría de los oradores expresaron su apoyo al proyecto de resolución, el representante de la Federación de Rusia lo rechazó, denunciando que utilizaba el plan de paz de Moscú de seis puntos con fines de propaganda (comunicado de prensa SC/9429).

Tras el reconocimiento por parte de la Federación de Rusia de Ossetia meridional y Abjasia como Estados independientes el 26 de agosto, el Consejo convocó una sesión el 28 de agosto a petición de Georgia, cuyo representante expresó que las acciones de Rusia equivalían a una injerencia en la integridad territorial de los Estados. El representante de la Federación de Rusia expresó que su país había reconocido la independencia de ambas regiones a fin de asegurar la supervivencia de su población en vista de la represión de Georgia y su Presidente Mikheil Saakashvili, quien “había perdido el control” (comunicado de prensa SC/9438).

Finalmente, el 9 de octubre, el Consejo autorizó una prórroga de cuatro meses del mandato de la UNOMIG, hasta el 15 de febrero de 2009, con arreglo a las recomendaciones del Secretario General, quien observó que la esfera de responsabilidad de la UNOMIG era ambigua desde el conflicto ruso-georgiano (comunicado de prensa SC/9470).

Chipre

El Consejo de Seguridad acogió con beneplácito el inicio de negociaciones en toda regla el 4 de septiembre, encaminadas a la reunificación de la isla, entre dirigentes de ambas comunidades, griega y turca, de Chipre. Anteriormente, el 17 de abril, el Consejo había acogido con beneplácito el acuerdo del 21 de marzo entre dirigentes grecochipriotas y turcochipriotas para los preparativos de las negociaciones (comunicados de prensa SC/9303 y SC/9441).

El Consejo también prorrogó dos veces el mandato de la Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre (UNFICYP), en funciones desde hace 44 años (comunicados de prensa SC/9357 y SC/9532).