ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Consejo de Seguridad 2006: Recapitulación

Iraq

En una advertencia sobria y urgente, el Secretario General comunicó al Consejo de Seguridad en un informe el 5 de diciembre que el Iraq se encontraba al borde de la guerra civil y del caos. Las probabilidades de que una guerra civil o incluso un conflicto regional estallasen habían crecido durante los tres meses precedentes. En muchos lugares del país, numerosos iraquíes estaban siendo víctimas de violencia y de inseguridad crecientes. El aumento de la violencia sectaria, de los ataques de insurgentes y terroristas, así como las bajas civiles y los desplazamientos alimentaban a diario una sensación de inseguridad y de profundo pesimismo.

El Representante Especial para el Iraq, Ashraf Jehangir Qazi, se dirigió al Consejo en relación con el informe del 11 de diciembre, en una sesión de información conjunta con el Representante para los Estados Unidos, que habló en nombre de la fuerza multinacional formada por 25 países. El Sr.Qazi dijo que los esfuerzos realizados por el Gobierno iraquí y por la fuerza multinacional no habían sido suficientes para evitar el deterioro continuo de la situación en materia de seguridad y que ésta, de no mejorar, podría socavar las perspectivas políticas del Iraq. Advirtió, asimismo, que «la violencia parecía estar fuera de control», lo que había generado una preocupación generalizada en torno al futuro del Iraq.

El Consejo se reunió por primera vez para tratar la situación del Iraq el 14 de febrero para hacer pública una declaración que acogía con satisfacción el anuncio de los resultados finales de la elección del Consejo de Representantes del Iraq. El Consejo felicitó al pueblo iraquí por su compromiso de realizar un proceso político pacífico y democrático, y por haberse expuesto a condiciones difíciles y a la amenaza de violencia para ir a votar.

Sin embargo, el 22 de febrero, fue bombardeado un santuario chiíta en Samara. El Sr. Qazi informó posteriormente a los miembros de que la violencia que había seguido demostraba que la transición política en el Iraq estaba cada vez más amenazada por la violencia intersectaria. A pesar de que en 2005 se habían alcanzado todos los hitos de la transición política previstos en la resolución 1546 (2004) Documento PDF, los acontecimientos recientes habían complicado las negociaciones sobre la formación del gobierno y se había creado un vacío político peligroso y prolongado. El Sr. Qazi instó a que se hiciera un esfuerzo por impulsar el proceso político, con el objetivo de elaborar un pacto nacional que respondiera a las aspiraciones de todas las comunidades.

En una declaración el 24 de mayo, el Consejo felicitó al pueblo iraquí por la inauguración de su Gobierno elegido constitucionalmente el 20 de mayo, pero también condenó rotundamente los actos de terrorismo en el país, incluidos los terribles ataques a civiles y lugares religiosos, que tenían la cruel intención de provocar tensiones entre las comunidades. Instó a todos los iraquíes a participar en el proceso político de forma pacífica y pidió a todos aquellos que seguían haciendo uso de la violencia que depusieran las armas.

En una sesión de información sobre los progresos de la incipiente democracia, celebrada el 15 de junio, la Subsecretaria General de Asuntos Políticos, Angela Kane, acogió con beneplácito la conclusión de la transición política del Iraq, que había comenzado tres años atrás con el Consejo de Administración y había avanzado con éxito, pasando por un Gobierno Provisional y un Gobierno de transición, hasta llegar en diciembre de 2005 a la primera votación para obtener un Gobierno constitucionalmente elegido. No obstante, hizo hincapié en que la clave del éxito residía en encontrar soluciones amplias y duraderas para los retos más acuciantes del país, dentro del marco general de la reconciliación nacional.

El 10 de agosto, el Consejo actuó siguiendo las recomendaciones previas del Secretario General y prorrogó durante un año la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para el Iraq (UNAMI), mediante la aprobación por unanimidad de la resolución 1700. Con esta decisión, se reafirmaba el importante papel que las Naciones Unidas desempeñaban en la asistencia al pueblo y al Gobierno iraquíes para el fortalecimiento de las instituciones y en el fomento del diálogo y la unidad nacionales. El Secretario General había advertido al Consejo en su informe que el Iraq «seguía enfrentándose a grandes retos en materia de política, seguridad y economía» y aún necesitaba el apoyo de la comunidad internacional.

En una sesión de información celebrada el 14 de septiembre, el Sr. Qazi describió el país como una de las regiones de conflicto más violentas del mundo y manifestó que los retos habían adquirido una dimensión sin precedentes. Los ataques de insurgentes, terroristas y de las milicias, así como las graves violaciones de los derechos humanos, seguían causando muchos sufrimientos. El reto clave para el Gobierno consistía en desarrollar un verdadero programa nacional que respondiera a las necesidades y aspiraciones de todos los iraquíes. Dada la importancia y el potencial del Iraq, los países vecinos y la comunidad internacional tenían un interés crucial en ayudar a convertir el país en un colaborador pacífico, estable y próspero. Según el Sr. Qazi, el Pacto Internacional para Iraq, una iniciativa económica del Gobierno codirigida por las Naciones Unidas para crear una nueva alianza con la comunidad internacional, podría convertirse en un importante vehículo para alcanzar ese objetivo.

El 28 de noviembre, el Consejo prorrogó el mandato de la fuerza multinacional en el Iraq hasta finales de 2007 al aprobar por unanimidad la resolución 1723 en virtud del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, en respuesta a la petición del Primer Ministro iraquí.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.