ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Consejo de Seguridad 2004: Recapitulación

Consejo de Seguridad

«El terrorismo, El Iraq, el Oriente Medio y el Sudán entre los temas principales del Consejo de Seguridad 2004».

En una amplia serie de debates y acciones llevados a cabo para luchar contra las nuevas y persistentes amenazas de la paz y seguridad internacionales, el Consejo de Seguridad se mantuvo firme en 2004 a la hora de tratar complicados retos como la supresión de las amenazas terroristas globales, la protección de civiles en los conflictos armados y la construcción de la paz en las sociedades afectadas por la guerra a través de actividades como el desarme de antiguos combatientes, la finalización de las culturas de impunidad de posguerra y la aportación de asistencia electoral.

El Consejo celebró 189 sesiones formales, aprobó 59 resoluciones y emitió 48 declaraciones del Presidente. El derecho a veto se ejerció tres veces, una vez por parte de la Federación de Rusia en relación con la cuestión de Chipre y dos veces por parte de los Estados Unidos en relación con el Oriente Medio.

Las actuales crisis del Oriente Medio, incluyen el Iraq, los brotes de hostilidades en la República Democrática del Congo, Côte d’Ivoire y Darfur, así como también los persistentes focos de resistencia en Afganistán y las renovadas tensiones étnicas en Kosovo. Estas crisis fueron puntos centrales del programa del Consejo, institución que se esforzó por reafirmar su importancia en los turbulentos tiempos que corren. Las acciones respondieron a la oleada de peticiones por el mantenimiento de la paz mientras millones de civiles se sumían en conflictos violentos internos que involucraban a los países vecinos y suponían una creciente amenaza a la paz y seguridad internacionales.

Con la autorización de misiones en Burundi, Haití, Côte d’Ivoire y el Sudán, el Consejo aumenta a 16 el número total de operaciones de paz de las Naciones Unidas en todo el mundo. Para tratar los problemas a los que se enfrentan los países en crisis y para evitar la recaída en el conflicto, se crearon misiones de naturaleza multidimensional que trataron todos los aspectos del mantenimiento de la paz y de la construcción de naciones; desde el cumplimiento de la cesación del fuego y el desarme de antiguos combatientes hasta la reconstrucción económica y la restauración del estado de derecho.

La cuestión del Oriente Medio fue una de las cuestiones más preocupantes y uno de los retos diplomáticos más prolongados de los últimos cincuenta años. Las evaluaciones de la situación israelo-palestina variaron muy poco durante el año. Varios altos funcionarios de la Secretaría declararon ante el Consejo que ninguna de las partes estaba llevando a cabo su trabajo para acabar con el derramamiento de sangre y para acelerar así el proceso de paz. Las sesiones informativas se vieron afectadas por la muerte de Yasser Arafat en noviembre y por el anuncio en diciembre de 2003 del Primer Ministro de Israel sobre su intención de retirar las tropas y los asentamientos de la Franja de Gaza. Hacia finales de año, la llamada era post-Arafat y la anticipación de las elecciones presidenciales a la Autoridad Palestina de enero de 2005 apuntaron a nuevos análisis de la situación.

El creciente descontento en el Iraq y la avalancha de brutales ataques a Bagdad y a las ciudades colindantes desde comienzos de abril fueron el complicado telón de fondo de los avances políticos. Estos avances incluyeron el establecimiento del Gobierno Interino y una Comisión Electoral Nacional Independiente así como también el traspaso de la soberanía el 30 de junio. Un año después del establecimiento de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para el Iraq (UNAMI), el Consejo prorrogó su mandato en Agosto siguiendo la recomendación del Secretario General de implementar el mandato «según las circunstancias lo permitan».

El Secretario General recalcó en sus notas al Consejo que la seguridad de los funcionarios sigue siendo una prioridad en todas las actividades de las Naciones Unidas en el Iraq y que en el futuro inmediato, la Organización permanecería como un objetivo de gran valor e impacto para los ataques. Ya que el entorno de seguridad no había mejorado desde diciembre de 2003, la UNAMI se había establecido temporalmente en Chipre, Jordania y Kuwait. Sin embargo, las Naciones Unidas mantuvieron su total compromiso con la transición política del Iraq y a finales de año, con las elecciones a tan solo unas semanas, el Secretario General expresó su intención de proceder a una expansión de la presencia de la UNAMI en el Iraq para aplicar el mandato otorgado por el Consejo en la resolución 1546 (2004) del 8 de junio.

El Consejo dedicó más de un tercio de sus sesiones a la situación de África y se esforzó por seguir el ritmo de los conflictos que se desarrollan allí e intentar mitigar sus efectos. En primavera, una rebelión armada en Darfur, en el Sudán occidental y la respuesta del Gobierno hicieron que la zona se sumiera en una situación de gran emergencia, lo que requirió toda la atención del Consejo. Frustrado por los intentos iniciales para reducir las atrocidades que cometían las fuerzas progubernamentales contra los civiles, el Consejo adoptó el 30 de julio la resolución 1556 (2004). En ella se pedía que el Gobierno cumpliese sus compromisos para desarmar las milicias Janjaweed y procesar a todos los que hubiesen perpetrado tales atrocidades.

Teniendo en cuenta que el Gobierno no había cumplido enteramente sus obligaciones para proteger a los civiles de Darfur, el Consejo declaró en septiembre que consideraría sancionar al sector petrolero de Sudán. También se pidió al Secretario General que investigase inmediatamente los informes sobre las violaciones de los derechos humanos en Darfur y que determinase si se habían perpetrado actos de genocidio. Se le pidió a una Comisión compuesta por cinco miembros y designada por el Secretario General que informase en un plazo de 90 días desde el comienzo de sus actividades o a comienzos de 2005 (el equipo llegó al Sudán el 8 de noviembre).

Al informar al Consejo sobre la situación de Afganistán se dijo que las primeras elecciones presidenciales del país se celebrarían el 9 de octubre. A pesar del telón de fondo compuesto por amenazas de extremistas, terrenos difíciles y condiciones climáticas adversas, el Sr. Hamid Karzai fue elegido Presidente. Unos días más tarde, el Consejo consideró que las elecciones habían sido un hecho de gran importancia histórica y felicitó a los millones de votantes de Afganistán por mostrar su compromiso con la democracia al participar en las primeras elecciones populares a Jefe de Estado. Las elecciones parlamentarias se fijaron en abril de 2005.

Debido a los ataques terroristas de Madrid (España) y de Beslan (Federación de Rusia) en marzo y septiembre respectivamente, el 8 de octubre el Consejo aprobó unánimemente la resolución 1566 (2004), que condena todos los ataques terroristas de la forma más rotunda y como una de las amenazas más serias para la paz. El Consejo consideró estos crímenes injustificables tanto por motivos políticos, filosóficos, ideológicos, raciales, étnicos como por motivos religiosos. Además el Consejo estableció un grupo de trabajo para elaborar medidas prácticas que se impongan a cualquier persona involucrada o asociada con actividades terroristas diferentes a las designadas al Comité de Sanciones contra Al-Qaida y los talibanes o al Comité 1267. El equipo de vigilancia que guía el trabajo del Comité 1267, formalmente conocido como Comité del Consejo de Seguridad establecido en virtud de la resolución 1267 (1999) Documento PDF relativa a Al-Qaida y los talibanes y personas y entidades asociadas, presentó su primer informe en septiembre. En él se concluía que la amenaza de Al-Qaida sigue siendo grande y se ha convertido en una red mundial de grupos que carecen de unión estructural y organizativa pero que sí están unidos por los mismos objetivos. El equipo sugirió que las sanciones del Consejo orientadas a reducir el terrorismo taliban y de Al-Qaida habían conseguido «menos de lo que se esperaba» y recomendó que el Consejo mejorase las medidas que abordan esta amenaza cambiante. El Consejo se reunió en diciembre para escuchar el plan de trabajo del Comité. También se produjo un amplio debate sobre la amenaza del terrorismo global.

Como parte central de los esfuerzos de la Organización para eliminar el terrorismo internacional, el Comité Contra el Terrorismo del Consejo se reforzó con la creación de la Dirección Ejecutiva del Comité contra el Terrorismo. En funcionamiento desde junio, esta Dirección Ejecutiva busca redoblar los esfuerzos y ayudar a los Estados Miembro con las herramientas legales y administrativas necesarias para enfrentarse a la amenaza del terrorismo. El 19 de octubre se produjo un debate público en el que participaron 40 oradores y que concluyó con la lectura de una declaración del Consejo que apoyaba el trabajo del Comité Contra el Terrorismo y reafirmaba que los actos terroristas son criminales e injustificables, independientemente de su motivación, de cuándo se hayan cometido y de quiénes sean los perpetradores.

A continuación se presentan unos resúmenes de las principales actividades del Consejo en 2004:

_____________

Este documento informativo ha sido publicado por la Dependencia de Información al Público del Departamento de Información Pública, Naciones Unidas. Esto no es un documento oficial. Únicamente tiene fines informativos. La información fue obtenida del comunicado de prensa SC/8301 Disponible en inglés, de 31 de enero de 2005.


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.