Comunicado de prensa Las Naciones Unidas

SC/7632
14 de enero de 2003


Consejo de Seguridad - Recapitulación sobre la labor en 2002

Iraq

Inspecciones de armas

En su discurso a la Asamblea General, el 12 de septiembre, el Presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, dijo que el Iraq era una amenaza para las Naciones Unidas y para la paz, ya que seguía desafiando las resoluciones de las Naciones Unidas en las que se pedía que destruyera sus armas de destrucción en masa, en particular la resolución 687 (1991). Dijo que la comunidad internacional debía defender su seguridad. "Los Estados Unidos la defenderán por tradición y por elección", dijo.

Poco después, el Secretario General recibió una carta del Ministerio de Relaciones Exteriores del Iraq en la que invitó a los inspectores, que habían abandonado el país en 1998, a que regresaran a fin de establecer si el Iraq había cumplido las resoluciones pertinentes. Los días 16 y17 de octubre el Consejo celebró cuatro sesiones de debate abierto, a solicitud del Movimiento de los Países No Alineados, para debatir la conveniencia de permitir a los inspectores que volvieran al Iraq. Durante el debate, los oradores pidieron el pronto regreso de los inspectores como primera medida de cumplimiento de las obligaciones del Iraq, a fin de poder levantar las sanciones. Muchos también advirtieron de las graves consecuencias que podría tener cualquier acción militar en la región.

El representante del Iraq negó que su país tuviera armas de destrucción en masa nucleares, químicas o biológicas. Dijo que el Gobierno estadounidense había manifestado "sin ambages" su intención de invadir su país y apoderarse de los recursos petrolíferos. El representante de la Liga de los Estados Árabes, rechazando que se declarara la guerra contra cualquier país árabe, pidió que se creara una región libre de armas de destrucción en masa en el Oriente Medio y preguntó por qué el Consejo no presionaba a Israel de la misma manera que al Iraq ni lo obligaba a cumplir las numerosas resoluciones relativas a ese país.

El representante de los Estados Unidos dijo que el Consejo debería aprobar una resolución que lograra que el Iraq cumpliera sus compromisos y dijo que habría consecuencias si el Iraq se negaba a cumplirlos. Si el Iraq no lo hacía, se buscaría el cumplimiento por otros medios. El representante de Francia propuso un enfoque en dos etapas, primero se debería aprobar una resolución en la que se especificaran las "reglas del juego". Si el Iraq se negaba a cooperar plenamente con los inspectores, el Consejo debía decidir inmediatamente las medidas apropiadas, sin desestimar ninguna alternativa. El representante de la Federación de Rusia dijo que no era necesario que el Consejo adoptara nuevas decisiones; los inspectores sólo necesitaban claridad. El Consejo no debería dar su consentimiento a una nueva resolución para utilizar la fuerza a fin de lograr un cambio de régimen.

El 8 de noviembre el Consejo aprobó por unanimidad la resolución 1441 (2002), en la que determinó que el Iraq había incurrido en "violación grave" de sus obligaciones con arreglo a las resoluciones anteriores, decidió concederle una "última oportunidad de cumplir" sus obligaciones en materia de desarme, e instauró un régimen de inspección reforzado. El Consejo decidió también que se reuniría inmediatamente si recibía cualquier informe de las autoridades de inspección en el sentido de que el Iraq estaba injiriendo en las actividades de inspección, y recordó que el Consejo había advertido reiteradamente al Iraq que de seguir infringiendo sus obligaciones se expondría a "graves consecuencias". La Comisión de las Naciones Unidas de Vigilancia, Verificación e Inspección (UNMOVIC) Disponible en inglés y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) Disponible en inglés debían tener acceso "inmediato, sin trabas, incondicional e irrestricto" a todos los sitios del Iraq, incluidos los sitios presidenciales.

El 25 de noviembre los primeros inspectores llegaron a Bagdad, y permanecen allí desde entonces. El 7 de diciembre, un día antes de la fecha límite establecida en la resolución 1441 (2002), el Iraq entregó a las Naciones Unidas la declaración requerida de "todos los aspectos de sus programas para el desarrollo de armas químicas, biológicas y nucleares, sistemas balísticos y otros sistemas vectores". El 19 de diciembre el Presidente Ejecutivo de la UNMOVIC, Hans Blix, y el Director General del OIEA, Mohamed ElBaradei, informaron al Consejo en consultas privadas sobre su evaluación inicial de la declaración y los progresos de las inspecciones.

Programa de petróleo por alimentos

Durante el año, el Consejo también se centró en las consecuencias humanitarias de las sanciones contra el Iraq mediante su programa de petróleo por alimentos, administrado por la Oficina del Programa para el Iraq, establecida en virtud de la resolución 986 (1995). De conformidad con ese programa, se permite al Iraq vender petróleo para financiar bienes y servicios humanitarios, bajo determinadas condiciones y con el control de las Naciones Unidas.

El 14 de mayo, en su resolución 1409 (2002), el Consejo prorrogó ese programa por otros 180 días, y aprobó la lista revisada de artículos sujetos a examen y los procedimientos revisados de aplicación como base del programa humanitario para el Iraq. El 25 de noviembre el programa se prorrogó hasta el 4 de diciembre mediante la aprobación de la resolución 1443 (2002). El 4 de diciembre el programa se prorrogó otros 180 días, pero en su resolución 1447 (2002), el Consejo decidió examinar los ajustes necesarios de la lista de artículos sujetos a examen y los procedimientos para su aplicación a más tardar el 3 de enero de 2003 y hacer posteriormente minuciosos exámenes periódicos.

El 30 de diciembre el Consejo aprobó la resolución 1454 (2002) por 13 votos a favor y 2 abstenciones (Federación de Rusia, Siria) por la que se hacían ajustes de la lista de artículos sujetos a examen y los procedimientos para su aplicación. En la resolución también se pedía al Secretario General que, en un plazo de 60 días, elaborara tasas de consumo y niveles de uso de algunos productos químicos y medicamentos. Después de la votación, los oradores expresaron su preocupación por el hecho de que en el texto no se mencionaba el levantamiento de sanciones, y criticaron los procedimientos de negociación.


Comunicado de prensa SC/7632 del 14 de enero de 2003.
Este no es un documento oficial de las Naciones Unidas.
Pulse aquĆ­ para el documento en formato Documento Word

Portada
Consejo de Seguridad
Las Naciones Unidas