La migración de jóvenes tiene un efecto positivo en los países de acogida

El flujo migratorio ha aumentado de forma progresiva en los últimos años y en 2013 se alcanzó la cifra de 232 millones de personas que fueron a otros países en busca de mejores condiciones de vida. Un 30 por ciento de ellos tienen menos de 29 años, según un informe divulgado hoy.

Los jóvenes emigran por razones económicas y en busca de una mejor educación y de empleo, entre otros motivos, y una cuarta parte de ese colectivo tiene que marcharse por razones políticas en sus países de origen, indica el informe del Departamento de Asuntos Sociales y Económicos de la ONU (DESA).

El estudio detalla que en el pasado año un número reducido de migrantes jóvenes tuvo que cambiar de residencia a causa de desastres naturales y 15 millones de jóvenes se convirtieron en refugiados.

La publicación señala que los efectos de la migración de jóvenes son diversos. Entre ellos, tiende a mejorar su propia situación financiera y la de sus familias y a beneficiar a la economía de los países de acogida.

No obstante advierte que en las naciones de origen ese éxodo de capital humano tiene un impacto negativo, especialmente por la huida de profesionales de la salud y en el terreno educativo.

La ONU instó a los gobiernos a reconocer el valor y las capacidades de los jóvenes afectados por la migración y a incluirlos en el desarrollo de estrategias y planes nacionales en la materia.

 

Fuente: Centro de Noticias ONU

Bookmark and Share