Proteger los derechos de las personas de edad

UN-Photo-Mark-Garten

La tercera sesión del Grupo de Trabajo de Composición Abierta sobre el Envejecimiento, que se propone fortalecer la protección de los derechos humanos de las personas de edad, comenzó el día jueves y centró firmemente la atención en el problema de la discriminación por edad durante el primer panel. El Grupo de Trabajo está destinado a considerar el marco internacional vigente de derechos para las personas de edad, a identificar posibles deficiencias y cómo tratarlas de la mejor manera.

El Grupo de Trabajo inició con un panel de discusión sobre discriminación que incluyó a los expertos: el Sr. Charles Radcliffe, Director de Cuestiones Mundiales en la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, como moderador; el Sr. Alejandro Morlachetti, Profesor de Derecho de la Universidad de La Plata, Argentina; la Sra. Louise Richardson, Vicepresidenta de la Plataforma Europea por la Edad y la Sra. Susan Ryan, Comisionada contra la Discriminación por Edad de Australia.

Delineando el ámbito del debate, el Sr. Radcliffe expresó: “En realidad, el grupo de trabajo es en esencia una invitación a observar los desafíos de derechos humanos que enfrentan las personas de edad hoy en día y a pensar qué se puede hacer para asegurarse de que todos, sin importar la edad, puedan disfrutar de los mismos derechos en igualdad de condiciones. El derecho a ser libre de discriminación es un principio fundamental de la ley internacional de derechos humanos, no solo para las personas de edad, sino también para personas de todas las edades. Los Estados tienen la obligación legal de proteger a los ciudadanos contra la discriminación”.

El Reporte del Secretario General a cerca del seguimiento de la Segunda Asamblea Mundial sobre Envejecimiento destaca que demasiado a menudo las personas de edad sufren diferentes tipos de discriminación relacionados con la exclusión laboral, social, financiera y asociada a la atención médica. Además, frecuentemente corren peligro de caer en la pobreza o viven en ella.  

Las personas de edad son más propensas a sufrir despidos en tiempos económicos difíciles. Habitualmente no se benefician de las oportunidades de capacitación y se enfrentan a duras barreras para reinsertarse en la población activa. Con frecuencia padecen largos períodos de desempleo y tensión financiera.

La atención médica fue identificada como un área cargada de prácticas discriminatorias. Las personas de edad son vulnerables a los excesivos costos relacionados con los seguros médicos complementarios, los copagos o la falta de seguro médico y, en muchos casos, tienen dificultades para acceder a los servicios de salud debido a prácticas de discriminación por edad en la asignación de la salud. La falta de acceso a la tecnología o su conocimiento limitado puede llevar a la exclusión. Por ejemplo, ahora que existe tanta información sobre beneficios disponible en Internet, las personas de edad pueden tener dificultades para navegar y perderse información sobre beneficios y servicios clave.  Se destacó la discriminación múltiple como un problema importante para las personas de edad, ya sea debido al género, el origen étnico, la discapacidad o la orientación sexual.

Además, las personas de edad pueden enfrentarse a la exclusión financiera cuando las instituciones financieras no están dispuestas a ofrecerles créditos y ciertos productos financieros. El Sr. Richardson manifestó: “Cuando se trata de bienes y servicios no existe ninguna legislación vinculante sobre discriminación. Recientemente la Plataforma Europea por la Edad ha demostrado la persistencia de límites de edad para acceder a seguros de viaje, seguros médicos complementarios, hipotecas y préstamos bancarios. En muchos Estados miembros a las personas de edad se les cobran sumas excesivamente altas o se les niega el acceso al seguro”.

Susan Ryan, la dedicada Comisionada por la Edad de Australia, hablo sobre la experiencia australiana en el manejo de la discriminación por edad. “El gobierno australiano creó el rol de Comisionado por la Edad a causa de los cambios demográficos, el envejecimiento de la población y el hecho de que las personas están viviendo más tiempo con mejor salud. La combinación de estos factores convenció al gobierno de que debían existir protecciones específicas para las personas de edad contra la discriminación por edad en la sociedad y particularmente en el lugar de trabajo”.

En los próximos días, el Grupo de Trabajo de Composición Abierta sobre el Envejecimiento también debatirá cuestiones relacionadas con la autonomía, la vida independiente y la atención médica; la vida digna, la seguridad social y el acceso a los recursos; el abuso y la violencia contra las personas de edad y el acceso a la justicia.

Bookmark and Share