Solidaridad intergeneracional vital para la erradicación de la pobreza

UN Photo

El Día Internacional de la Solidaridad Humana, que se celebra el 20 de diciembre, pone en relieve la importancia de acción colectiva para abordar los desafíos mundiales y alcanzar los objetivos mundiales de desarrollo. Está marcado como una oportunidad para celebrar nuestra unidad en la diversidad, recordar a los gobiernos a que respeten sus compromisos con los acuerdos internacionales, y aumentar la conciencia pública sobre la importancia de la solidaridad.

En la Declaración del Milenio los líderes mundiales reconocieron la solidaridad como uno de los pilares fundamentales para las relaciones internacionales en el siglo XXI. Por otra parte, el Informe sobre Desarrollo Humano 2005 recalca que la solidaridad humana es un imperativo moral, ya sea motivado por los derechos humanos, valores religiosos o éticos. Cumple un importante papel en en la eliminación de la pobreza, el hambre y las muertes infantiles.

De la mano con el Año Internacional de la Juventud, el tema de este año fue enfocado a explorar el valor de la solidaridad intergeneracional como una herramienta para el desarrollo social.

En una rueda de prensa el Excmo, Sr. Ghazi Jomaa, Embajador de la Misión Permanente de Túnez ante las Naciones Unidas declaró que “el diálogo intergeneracional es fundamental para aumentar la inclusión.” Y añadió que el diálogo y el entendimiento mutuo son la clave para lograr el desarrollo, la prosperidad y la paz. Expresó que uno de los desafíos que enfrentamos al considerar enfoques intergeneracionales es valorar a “la juventud como igual pensadores.”

La Sra. Jessica Frank, Presidente del Comité de las Naciones Unidas de ONGs sobre Envejecimiento, también agregó que personas de la tercera edad deben incluirse en la discusión con el fin de alcanzar uno de los objetivos de la ONU, que consiste en “construir una sociedad para todas las edades.” Ella subrayó que los recursos destinados para el envejecimiento de las personas no son comparables a los ofrecidos a otros segmentos de la sociedad.

Esta generación tiene un papel vital en la generación de ingresos, la educación y la prestación de cuidados. Sin la integración de las personas de edad como agentes clave para la erradicación de la pobreza, el logro de los objetivos será más difícil, la Sra. Frank explicó. Cerró su intervención afirmando que “un país que no cuida de sus jóvenes y viejos es un país sin alma.”

El Día Internacional de la Solidaridad Humana sirve para recordar a las naciones la importancia de la solidaridad para el logro de los acuerdos internacionales, incluidos los programas de acción de las conferencias internacionales y acuerdos multilaterales. Sólo la comunidad internacional, guiada por el espíritu de solidaridad humana y con un sentido compartido de justicia y equidad podrá lograr un desarrollo social y económico sostenible para todos.

Bookmark and Share