El impuesto sobre el carbono de Sudáfrica: una medida con miras hacia un mundo más ecológico

El impuesto sobre el carbono de Sudáfrica: una medida con miras hacia un mundo más ecológico

En febrero de este año, Sudáfrica anunció que introducirá un impuesto sobre el carbono para reducir sus altos niveles de emisión de gases de efecto invernadero y colaborar en el esfuerzo mundial para frenar el cambio climático. Hasta ahora casi no se han visto políticas de mitigación sustantivas, especialmente en los países en desarrollo, y Sudáfrica es uno de los primeros países en introducir una. El 3 de abril de 2012 se llevó a cabo un Seminario de ONU DAES a cerca de las implicancias económicas de introducir impuestos sobre el carbono.

“Sudáfrica se ha comprometido a reducir en un 34% sus emisiones de CO2 para 2020 y en un 42% para 2025, sujeto a asistencia internacional. Hasta ahora, no recibimos ninguna ayuda… Planeamos una reducción del 90% de las emisiones en el sector eléctrico para 2025″, explicó durante el evento Konstantin Makrelov, de la Tesorería Nacional de Sudáfrica.

El seminario titulado “La economía (y la política) detrás del impuesto sobre el carbono de Sudáfrica” proporcionó un foro de debate sobre las implicaciones económicas de introducir impuestos sobre el carbono en el país, incluyendo su impacto en el PIB y en el empleo.

El orador principal, Konstantin Makrelov, de la Tesorería Nacional de Sudáfrica, trató varias cuestiones relacionadas con “Las implicaciones económicas de introducir impuestos al carbón en Sudáfrica”. Abrió la conferencia preguntándose si esta política de reducción del carbono era necesaria, dada la dependencia de Sudáfrica de la minería intensiva y la industria pesada que producen carbono y que se han beneficiado durante mucho tiempo de la producción barata de electricidad a base de carbón.

“La intensidad eléctrica de Sudáfrica se encuentra probablemente entre las más altas comparada con la de otros países”, remarcó Konstantin Makrelov. “La electricidad de Sudáfrica constituye el 55% de sus emisiones totales. Esto sucede porque la mayoría de las empresas de electricidad sudafricanas están utilizando carbón”.

Konstantin Makrelov también admitió que el impuesto sobre el carbono presionará a algunos sectores en el corto plazo. “Probablemente, el precio de la electricidad aumentará cerca de un 300% entre 2007 y 2015″. Sin embargo, no parecía tan preocupado: “El impacto en el PIB será bastante reducido. En 2025 habrá un mínimo descenso en el crecimiento del PIB y si tenemos un impuesto sobre el carbono en base al consumo, el impacto en el PIB será aún menor”.

Además admitió que algunas industrias en Sudáfrica perecen no estar dispuestas a cambiar. “Quieren un cambio a bajo costo”, explica Konstantin Makrelov. “¿Qué hacemos frente a eso? Por un lado, si avanzamos muy rápido, es probable que en algún momento perdamos el apoyo político debido al costo estructural o de reajuste que afectará a la economía en el corto plazo. Por otro lado, si avanzamos muy despacio, puede que no tengamos ningún impacto significativo en la economía”.

“Uno de los puntos más importantes al introducir un impuesto sobre el carbono es cómo reutilizar los ingresos. Si los ingresos son reutilizados eficientemente, es probable que el impacto del impuesto sobre el carbono en la economía sea mucho menos negativo y hasta positivo, en ciertos casos. Si son utilizados para impulsar la economía, la inversión, etc., se puede obtener un beneficio doble o triple”, concluyó. 

Channing Arndt, Profesor de Economía en la Universidad de Copenhague y líder del pilar contra el cambio climático en el Instituto Mundial de Investigaciones de Economía del Desarrollo de la Universidad de las Naciones Unidas concluyó que, en efecto, las opciones de reutilización de los ingresos tienen ventajas y desventajas en materia de crecimiento y equidad. Los impuestos más altos sobre el carbono provocan una mayor producción y una pérdida de empleos. Sostuvo que reutilizar mediante el IVA (ventas) parece ser la estrategia de menor impacto en la distribución del ingreso. 

Sudáfrica parece prever una tendencia: las políticas de mitigación podrían implementarse en más países en las próximas décadas. Las medidas preventivas, como introducir un impuesto sobre el carbono, permitirán a Sudáfrica convertirse en uno de los primeros países en comenzar su transformación hacia una economía más ecológica y, en el futuro, le permitirán evitar ser forzado a reducir las emisiones rápidamente. James Thurlow, un economista del Instituto Mundial de Investigaciones de Economía del Desarrollo de la Universidad de las Naciones Unidas, expresó la misma idea al concluir el seminario: “Realmente no sabemos hasta donde llegará la tarea de reducción en el futuro y si el mundo comenzará a liberarse del carbono. Quizás Sudáfrica deba comenzarla relativamente pronto para que no tenga un costo tan alto”.

Bookmark and Share
NOTICIAS POR AÑO

DAES ofrece boletines de noticias acerca de asuntos específicos. Inscríbase para recibir sus boletines personalizados.

LEER DESA NEWS