El modelo chino de éxito económico

El modelo chino de éxito económico (Christopher Herwig)

El Dr. Vladimir Popov mencionó ayer con ocasión de un acto celebrado en ONU DAES: “Se deduce que el éxito del desarrollo convergente de China, de continuar así, se traducirá en un punto de inflexión para la economía mundial no solo a causa del tamaño del país, sino también porque es la primera vez en la historia que un desarrollo económico con éxito a gran escala se basa en un modelo económico autóctono, no occidental”.

El Seminario sobre Políticas de Desarrollo “Por qué Occidente se enriqueció antes que China y por qué China lleva desde 1949 convergiendo con Occidente” fue organizado por la División de Políticas y Análisis del Desarrollo y su presidencia corrió a cargo de su Director, Rob Vos. Ofreció una interpretación no técnica de las teorías de la “Gran Divergencia” y la “Gran Convergencia”.

Tras revisar las explicaciones existentes en la literatura, el Dr. Popov ofreció diversas interpretaciones. Los países occidentales abandonaron la trampa malthusiana destruyendo instituciones tradicionales, lo cual se asoció a un incremento de la desigualdad de ingresos e incluso a un descenso de la esperanza de vida, si bien permitió la redistribución de los ingresos a favor de ahorros e inversiones a costa del consumo, lo que aceleró el crecimiento económico.

Cuando este mismo modelo se impuso a determinados países en desarrollo del África subsahariana, Latinoamérica y la antigua Unión Soviética se produjo la destrucción de instituciones tradicionales, un incremento en la desigualdad de ingresos y un deterioro de las posiciones de partida para un desarrollo convergente debido al debilitamiento de la capacidad de las instituciones del estado.

Otros países en desarrollo (Asia oriental, sur de Asia y Oriente Medio y norte de África) que se vieron menos afectados por el colonialismo y fueron capaces de mantener instituciones tradicionales se encontraron al término del siglo XX en una posición de partida más favorable para promover un crecimiento económico moderno. La lentitud del progreso técnico les permitió finalmente encontrar otra salida a la trampa malthusiana: un incremento de los ingresos que permitió aumentar la proporción del PIB dedicada a inversiones sin que se produjera un ascenso notable de la desigualdad de ingresos ni un descenso en la esperanza de vida y sin un deterioro de la calidad de las instituciones del estado.

¿Por qué la liberalización económica funcionó en Europa central (a partir de finales de la década de 1980) pero fracasó en otras regiones como el África subsahariana (SSA), Latinoamérica (LA) y la antigua Unión Soviética (FSU)? De acuerdo con la interpretación presentada, la respuesta es que el ingrediente que faltaba en Europa central era la liberalización económica, mientras que en SSA y LA existía una falta de capacidad por parte del estado y no una falta de liberalización del mercado. ¿Por qué la liberalización ha funcionado en China (a partir de 1979) y en Europa central, pero no en la FSU? Porque en la FSU se llevó a cabo con la intención de socavar la capacidad del estado, la valiosa herencia del pasado socialista, mientras que en Europa central y más aún en China, la capacidad del estado no disminuyó de manera sustancial durante la transición.

China nunca se ha alejado realmente de las instituciones colectivas que permitieron mantener bajos los niveles de desigualdad de ingresos y riqueza; el breve intento de occidentalización (década de 1840 – 1949) se vio interrumpido. Por otra parte, los países que de forma voluntaria e involuntaria (colonialismo) adoptaron instituciones occidentales y duplicaron la salida occidental a la trampa malthusiana acabaron experimentando grandes diferencias de ingresos y una aparente falta de capacidad institucional.

El Dr. Popov concluyó: “Si esta interpretación es correcta, las próximas regiones en las cuales se producirá un desarrollo convergente serán los países islámicos de Oriente Medio y el norte de África (Turquía, Irán, Egipto, etc.) y el sur de Asia (India), mientras que Latinoamérica, el África subsahariana y Rusia se quedarán atrás”.

Bookmark and Share