Lucha contra el terrorismo, prevención del extremismo violento y el papel de la mujer

La Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres) ha hecho hincapié en el importante papel que tiene la mujer en la prevención del extremismo violento cuando conduzca al terrorismo. ONU Mujeres también apoya a las organizaciones y los agentes de la sociedad civil para reforzar las asociaciones con los Gobiernos y aumentar el empoderamiento económico de las mujeres y promover su participación en la creación y aplicación de estrategias y medidas para prevenir el extremismo violento que conduce al terrorismo.

El objetivo del programa "Empoderamiento de las mujeres, comunidades pacíficas" Disponible en inglés que ONU Mujeres desarrolla en Asia y el Pacífico es luchar contra el extremismo en Asia sudoriental y meridional, por ejemplo, mediante la difusión de un vídeo que sensibiliza sobre el reclutamiento de mujeres por los grupos terroristas. ONU Mujeres también está llevando a cabo proyectos de investigación para examinar los factores que hay detrás de la radicalización y movilización de las mujeres en África oriental, el Sahel, Asia central, los Balcanes y Asia meridional y sudoriental. Así, por ejemplo, se ha realizado un análisis de género de los mensajes del EIIL Disponible en inglés, un documento de política sobre el género y el extremismo violento en África central y occidental, un estudio y un programa sobre la mujer y el extremismo violento Disponible en inglés, y una investigación sobre la mujer y el extremismo violento en Europa y Asia central Disponible en inglés.

La Oficina de Lucha contra el Terrorismo (OLCT) y el Centro de las Naciones Unidas contra el Terrorismo (CNUCT) en colaboración con ONU Mujeres, tratan de aumentar la capacidad de los sectores de la seguridad en materia de derechos humanos e igualdad de género, por ejemplo, analizando cómo sus acciones pueden contribuir a los procesos de radicalización. La OLCT también dispone de materiales para el personal sobre cómo incorporar la perspectiva de género y ha adoptado un sistema de marcadores de género, una metodología utilizada por muchas entidades de las Naciones Unidas para evaluar el grado de respeto de las cuestiones de género en cada proyecto.

En diciembre de 2016, la Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia Sexual en los Conflictos publicó un informe en el que se hacía hincapié en cómo el EIIL utilizaba de manera sistemática y generalizada la violencia sexual como táctica de terrorismo. El documento presentaba información preliminar que puede servir de base para el examen de la designación de personas y para ahondar más en el uso sistemático de la violencia sexual como táctica de terrorismo y sus vínculos con la trata de personas.