Aunque la lucha contra el terrorismo había formado parte de la agenda del sistema de las Naciones Unidas durante decenios, fueron los ataques perpetrados contra los Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001 los que impulsaron al Consejo de Seguridad a aprobar la resolución 1373, en la que se establecía la creación, por primera vez, de un Comité contra el Terrorismo (CCT)

Cinco años más tarde, la totalidad de los Estados Miembros de la Asamblea General alcanzó un acuerdo sin precedentes sobre el establecimiento de un marco estratégico común para combatir el flagelo del terrorismo: la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo. Dicha Estrategia constituye un instrumento único para intensificar las iniciativas de lucha contra el terrorismo de la comunidad internacional en torno a cuatro pilares:

  1. Hacer frente a las condiciones que propician la propagación del terrorismo;
  2. Prevenir y combatir el terrorismo;
  3. Desarrollar la capacidad de los Estados Miembros para prevenir y combatir el terrorismo y fortalecer el papel del sistema de las Naciones Unidas al respecto;
  4. Garantizar el respeto universal de los derechos humanos y del estado de derecho como pilar fundamental de la lucha contra el terrorismo.

En el momento de aprobar la Estrategia, la Asamblea General respaldó asimismo la labor del Equipo Especial sobre la Ejecución de la Lucha contra el Terrorismo, creado por el Secretario General en 2005. El Equipo Especial está formado por 38 entidades, entre las que se incluyen tanto organizaciones del sistema de las Naciones Unidas como organizaciones afiliadas, y su labor consiste en fomentar la coordinación y la coherencia de las actividades de lucha contra el terrorismo dentro del sistema de la Organización, así como en facilitar asistencia a los Estados Miembros.

El Centro de las Naciones Unidas contra el Terrorismo brinda asistencia a los Estados Miembros en materia de desarrollo de la capacidad y lleva a cabo proyectos de lucha contra el terrorismo en todo el mundo, en consonancia con los cuatro pilares de la Estrategia Global.

La labor del Consejo de Seguridad está orientada a mejorar la capacidad de los Estados Miembros para prevenir actos terroristas y hacer frente a ellos a través de la labor de sus órganos subsidiarios, entre los que se incluyen el Comité contra el Terrorismo, el Comité de Sanciones contra el EIIL (Daesh) y Al-Qaida 1267/1989/2253 y el Comité establecido en virtud de la resolución 1540 sobre la no proliferación de armas nucleares, químicas y biológicas. Dichos Comités reciben apoyo de diversas entidades en el desempeño de sus tareas: el Comité contra el Terrorismo cuenta con la ayuda de su Dirección Ejecutiva (DECT) para adoptar decisiones de política y llevar a cabo evaluaciones de expertos relativas a los Estados Miembros, mientras que el Comité 1267 basa su labor en las actividades de su Equipo de Vigilancia Documento PDF en inglés.