Volver al inicio
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Portal de la labor del sistema de las Naciones Unidas sobre el cambio climático href="#"> 

Actúe con rapidez

Un hombre conduciendo un tractor

Necesidad de adoptar medidas inmediatas — La adopción de medidas inmediatas puede mejorar las predicciones del clima por temporadas, la seguridad alimentaria, el abastecimiento de agua dulce, la respuesta en casos de desastre y emergencia, mientras que los sistemas de alerta temprana sobre la hambruna y la cobertura de los seguros pueden minimizar los daños causados por el cambio climático en el futuro al tiempo que se obtienen muchos beneficios prácticos inmediatos. Si bien es importante la adaptación al cambio climático para todos los países, es especialmente importante para los países en desarrollo, cuyas economías dependen muchísimo de sectores vulnerables al clima, como la agricultura, y que tienen menos capacidad para adaptarse que los países industrializados.

Prevención de las pérdidas económicas — Si no se llevan a cabo esfuerzos de adaptación, probablemente un aumento de la temperatura de 2,5°C dé por resultado una disminución de entre 0,5 y 2% del producto interno bruto y se produzcan las mayores pérdidas en la mayoría de los países en desarrollo. A modo de ejemplo, Sierra Leona calculó que la protección total de todas sus costas vulnerables obligaría a utilizar unos 1.100 millones de dólares de los EE.UU., lo que representa cerca del 17% de su PIB. Previsiblemente, para que los proyectos de desarrollo puedan resistir más los efectos del clima, habrá que aumentar los costos de los proyectos entre 5 y 20%.

Es limitada la asistencia que se ha estado prestando a la planificación — Las estimaciones demuestran que sólo una pequeña parte de los proyectos financiados con cargo a la asistencia oficial para el desarrollo actualmente incorporan los riesgos climáticos en la planificación.

Calle inundada

Las demoras equivalen a mayores riesgos — Las demoras en la aplicación de las medidas de adaptación, incluso en la financiación y el apoyo a la adaptación de los países en desarrollo, a la larga equivalen a un aumento de los costos y a más peligros para más personas en el futuro. Fenómenos importantes, como las sequías, la insuficiencia de monzones o la pérdida del agua derretida de los glaciares, podrían desencadenar movimientos de población en gran escala y conflictos de envergadura debido a la competencia por los recursos cada vez más escasos como el agua, el alimento y la energía.

Las estrategias de adaptación son vitales — La adaptación a nivel nacional supone iniciar una estrategia de aplicación eficaz para la adaptación, que incluye el reforzamiento de la base científica para la adopción de decisiones; métodos e instrumentos para la evaluación de la adaptación; educación, capacitación y sensibilización del público sobre la adaptación, incluidos los jóvenes; creación de capacidad individual e institucional; desarrollo y transferencia de tecnología; y promoción de estrategias locales de respuesta. Además de eso, podrían ser actividades iniciales de adaptación la elaboración de una legislación y de marcos normativos apropiados que promuevan actividades que faciliten la adaptación. El uso del cambio climático como un motor impulsor para emprender actividades con múltiples beneficios puede en realidad encauzar el progreso en la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible del país y contribuir al mismo tiempo a los objetivos de la adaptación.

Financiación sostenida de la adaptación — Sin una financiación orientada a fines específicos, la adaptación corre el riesgo no contar con una orientación eficaz y la financiación puede verse limitada en gran medida a una financiación "reactiva", como el socorro de emergencia a corto plazo, que no apoyaría el desarrollo sostenible y sería sumamente costoso.

Los gobiernos que son miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático han establecido algunas oportunidades de financiación para proyectos de adaptación, entre ellos mediante el Fondo Fiduciario del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y los tres fondos especiales: el Fondo para los Países Menos Adelantados, el Fondo Especial sobre el Cambio Climático y el Fondo de Adaptación, establecidos en virtud del protocolo Kyoto.

Alianzas con las Naciones Unidas sobre el cambio climático