logo

Cuarto Foro Mundial de Medios Electrónicos

Ciudad de México, 12 de noviembre de 2009

Mensaje de Kiyo Akasaka, Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas
para Comunicaciones e Información Pública

Quiero felicitar a la World Broadcasting Union y a todos sus miembros por hacer de este evento una realidad.

También quiero agradecer a la Organización de Telecomunicaciones Iberoamericanas por haberme invitado a hablar en esta importante conferencia.

Estoy encantado de estar de vuelta en México. Ésta es mi segunda visita en dos meses.

Las Naciones Unidas tiene una larga historia de colaboración con la sociedad civil en México en temas de actualidad, desde el desarme hasta la capacitación de la mujer, pasando por asuntos como el SIDA.

Agradezco a nuestros anfitriones mexicanos por su calurosa bienvenida.

Esta reunión tiene lugar en el marco de dos importantes hitos.

El primero es el cuadragésimo aniversario de Internet. Internet, que no sólo transformó a las comunicaciones sino también a las actividades sociales humanas, ha alcanzado su madurez.

El segundo aniversario le pertenece a la Televisión de Naciones Unidas, UNTV (por sus siglas en inglés), y a su antecesor, Películas de Naciones Unidas. Este año marca el sexagésimo aniversario de UNTV, pionero en el intercambio de contenido y en la promoción de un público informado, al servicio de la humanidad.

Durante 60 años, UNTV ha distribuido sus materiales, libres de derechos, y en gran medida de forma gratuita, a difusoras en todas partes del mundo.

Menciono estos dos hitos pues nos orientan en la dirección de los difíciles temas que ustedes tratarán en los próximos días: cómo usar y guiar el futuro de la transmisiones, y de la banda ancha, para el beneficio de la humanidad.

Este es un reto de enormes proporciones que combina la tecnología, el contenido, la política y la motivación.

La tecnología nos proporciona medios de comunicación, herramientas y sistemas asombrosos y rápidos.

El contenido se enfrenta día con día al reto del aumento en el volumen y variedad de noticias y fuentes de al fenómenos como la publicación de bitácoras en Internet, los blogs, y al periodismo ciudadano.

Se requiere de política para encaminar las leyes y normas sobre cuestiones que van desde la promoción de la banda ancha, a la garantía de la libertad de información, hasta la protección de los trabajadores de los medios de comunicación, incluyendo los medios electrónicos.

Y la motivación nos incluye a todos, para usar esta revolución de la información con propósitos productivos y para fomentar la apertura, transparencia y responsabilidad.

Todos reconocemos que la tecnología de la información y de la comunicación es esencial para lograr los objetivos acordados de manera internacional, incluyendo los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Dichos objetivos, que todos los países se comprometieron a cumplir para el 2015, se enfocan en la cooperación, la política y los recursos contra la pobreza y el hambre, y a favor de la salud, la educación, el empoderamiento de la mujer y el medio ambiente.

El Objetivo de Desarrollo del Milenio 8 hace referencia a la necesidad de desarrollar una «alianza mundial para el desarrollo». Una meta crucial para lograr este objetivo es, y cito, que «En cooperación con el sector privado, poner a disposición de todos los beneficios de las nuevas tecnologías, en especial de la información y la comunicación.»

Afortunadamente, ha habido un progreso continuo hacia esta meta.

Ciertamente, la rápida difusión de las tecnologías de información y comunicación alrededor del mundo, en especial de los teléfonos celulares, está superando las expectativas de la mayoría de los expertos.

Al inicio de este año, existían alrededor de cuatro mil millones de suscripciones del teléfono celular alrededor del mundo. Se cree una de cada dos personas en los países en desarrollo cuenta con un teléfono celular, hecho que convierte a éste en uno de los aparatos de Tecnología de la Información y las Comunicaciones que se distribuye de manera más equitativa. Estas son buenas noticias.

Pero, si bien la «brecha digital» entre los ricos y los pobres está disminuyendo, ésta aún sigue siendo un tema de preocupación. En el caso del uso de Internet, más de la mitad de la población en los países desarrollados está en línea en este momento, mientras que sólo el 15% de las personas en los países en desarrollo cuenta con acceso a esta tecnología.

Además, existe una brecha cada vez más grande entre el mundo desarrollado y en desarrollo respecto a la disponibilidad del Internet de banda ancha o de «alta velocidad». Por ejemplo, Australia, un país con 21 millones de personas tiene más suscriptores de banda ancha que toda África.

Una persona en un país desarrollado tiene una probabilidad 200 veces más grande de disfrutar del acceso a Internet de alta velocidad que una de un país en desarrollo.

Una mejor conectividad de banda ancha puede ayudar a lograr los objetivos económicos y sociales, como un mejor acceso al cuidado médico y a la información para proteger la vida, mayores oportunidades para desarrollar habilidades y para la educación continua; así como la reducción de costos para los negocios.

La conectividad de banda ancha, por ejemplo, ha permitido la educación a distancia en las Islas Salomón y el manejo de desastres en China y en Myanmar.

Es evidente que los gobiernos tienen un enorme papel que desempeñar en términos del acceso a la banda ancha y a otras tecnologías de la información y la comunicación.

Es bien sabido, por ejemplo, que la República de Corea fue una de las primeras naciones, muy por delante incluso de Japón, en expandir el uso de la banda ancha en su país. Esto se debió en gran parte gracias a la previsión de los jóvenes encargados de la formulación de políticas en Coreas, quienes lograron convencer a su gobierno, un gobierno de mente abierta y flexible, de seguir sus consejos para avanzar.

Hoy, algunos ejemplos de países en desarrollo que han adoptado estrategias nacionales de banda ancha incluyen a Argentina, Chile, Egipto, Ghana, India, Jordania, Malasia, Pakistán, Qatar, Singapur, Sri Lanka y otros.

Sin embargo, aún queda por verse si los países en desarrollo podrán disfrutar de los beneficios de una llegada tardía a la banda ancha, del mismo modo que sucedió con los teléfonos celulares.

No obstante, el asombroso progreso tecnológico que hemos visto, también trajo consigo varios retos, incluyendo a los medios de comunicación, tanto electrónicos como los medios más tradicionales como los periódicos, la televisión y la radio.

El nuevo mundo en línea, de la mano con la recesión económica mundial, están dándole nueva forma a las redacciones del mundo, así como al tipo y calidad de la información que la gente está recibiendo. Esto es especialmente cierto en Los Estados Unidos y en Europa, pero también alrededor de todo el mundo.

La World Association of Newspapers (Asociación Mundial de Periódicos) informa que la circulación de los periódicos alrededor del mundo creció un 1.3 por ciento en el 2008. Esto se traduce a casi 540 millones de ventas diarias, y a aproximadamente 1900 millones de personas que leen un periódico pagado cada día.

Pero esto es poco consuelo para la prensa en países como el Reino Unido y Estados Unidos, donde varios periódicos y revistas de noticias tenido que cerrar definitivamente, o han luchado para sobrevivir entre los recortes profundos que afectan especialmente a las áreas internacionales de los medios.

Periódicos bien establecidos en Estados Unidos y en Europa están cerrando sus oficinas en las grandes capitales y ciudades, reemplazando a fotógrafos de noticias con camarógrafos de video y están desarrollando nuevos modelos de negocios para su contenido en línea.

Este problema tiene un impacto en el centro, no sólo de cómo nos comunicamos sino de qué comunicamos. También es un área en la cual ustedes pueden trabajar para ayudar a asegurar que la tecnología e información de hoy brinden servicios que vayan más allá del lucro.

Es esencial que los ciudadanos y el público alrededor del mundo tengan la información relevante para sus vidas y para la vida de otros, y que pueda guiarles en la toma de decisiones y la realización de acciones informadas. «No tener noticias es una mala noticias cuando se trata de emergencias humanitarias o de violaciones graves de los derechos humanos.

Otra área donde su contribución es crucial es el mejor desarrollo del ciberespacio multilingüe.

Desde el surgimiento de Internet, la única manera de acceder a los sitios web a través de nombres de dominios estuvo limitado al uso de caracteres latinos. Fue apenas el mes pasado, cuando el consejo de la Internet Cooperation for Assigned Names and Numbers (ICANN), logró progresar en un proyecto que le permitirá a las naciones y territorios solicitar nombres de dominios de Internet en sus propios idiomas. Este es un gran paso hacia la internacionalización de Internet.

La ciber delincuencia y el ciber odio son otras áreas que requieren de su atención. Conforme el Internet ha crecido hasta convertirse en uno de nuestros canales principales de comunicación, el predominio del ciber odio y el ciber acoso ha aumentado también.

Existen cientos de nuevos sitios dedicados al odio que son publicados cada hora. Un número creciente de ellos se enfoca en minorías religiosas y étnicas, que pueden resultar en amenazas o incitaciones directas a la violencia en contra de estos grupos.

Para la gente joven estos mensajes desorientados y llenos de odio representan un peligro especial.

La industria de Internet, la sociedad civil y los gobiernos deben ayudar a asegurar que expresiones de odio no proliferen en línea. Las Naciones Unidas y sus agencias, desde la Unión Internacional de Telecomunicaciones hasta el UNICEF, están trabajando con sus socios para que el ciber espacio sea más seguro para la infancia.

Por supuesto que la columna vertebral de esta nueva era de la información es la libertad, la libertad de opinión y de expresión y el derecho de buscar, recibir e impartir información e ideas a través de cualquier medio de comunicación sin importar las fronteras.

La seguridad de los y las periodistas, en tiempos de paz y de guerra es también una preocupación fundamental. Por ello, me alegra que ustedes estarán abordando este problema durante el Cuarto Foro Mundial de Medios Electrónicos.

Su continua vigilancia en esta área, y la protección de las personas mientras se equilibran las libertades y derechos humanos fundamentales, es esencial para el futuro y para la expansión de una sociedad basada en la información.

Las Naciones Unidas, por su parte, usa cada vez más el Internet y las redes sociales para complementar nuestras comunicaciones y para crear estrategias para alcanzar a nuevas y más amplias audiencias, en especial la gente joven, e informarles sobre asuntos como el desarme nuclear y la no proliferación, los derechos humanos, el cambio climático y la paz y la seguridad.

Ahora contamos con un canal en YouTube y con presencia en Facebook, MySpace y Twitter.

Este mes de septiembre, el Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas lanzó su primera competencia de video en línea en YouTube en la que se invitó a los ciudadanos del mundo, en especial a la juventud, a crear un video que diera respuesta a la siguiente pregunta: «Si tuvieran la oportunidad de hablar con los líderes mundiales, ¿qué les dirían?»

Recibimos más de 400 respuestas en videos y seleccionamos a cinco ganadores. Invitamos a los ganadores, a quienes nombramos «Los embajadores ciudadanos ante las Naciones Unidas», a la sede de la ONU para que conocieran al Secretario General, Ban Ki-moon. Sabemos por sus testimonios que su encuentro con las Naciones Unidas los inspiró a actuar sobre asuntos que les interesan.

Mientras tanto, además usar los formatos tradicionales, enviar comunicados de prensa y demás, las Naciones Unidas distribuye videos con calidad de transmisión, fotos de alta resolución, audios y textos a través de Internet.

Con el avance de la tecnología en los medios de comunicación audiovisual por Internet (streaming), el Departamento de Información Pública comenzará a principios del próximo año a proporcionar videos en vivo de alta calidad de difusión por la red de banda ancha, incluyendo formatos que son más accesibles en los países en desarrollo.

También uniremos esfuerzos para transmitir video en vivo de manera directa a los teléfonos celulares y otros servicios portátiles.

Para finalizar, existe otra área importante en la cual, como ustedes, estamos esforzándonos. Me refiero el complejo problema de los archivos digitales. Me alegra que también estarán abordando el reto de los archivos digitales en este foro. Naciones Unidas está iniciando un proceso ambicioso de digitalizar sus materiales e historias audiovisuales, cientos de miles de cintas e imágenes, algunas que datan desde la Sociedad de Naciones.

Ésta es una enorme y costosa tarea, que requiere de tecnología, políticas firmes y conocimiento. Estamos buscando de manera activa el apoyo financiero y a los expertos para que nos ayuden a realizar este proyecto, para preservar la historia de la humanidad y para procurar un acceso universal futuro a esta información.

La conservación, organización y administración de los materiales históricos audiovisuales es justamente una prioridad activa para aquellos que encabezan la era digital.

Damas y caballeros,

Las comunicaciones son una de los más importantes recursos que tienen las Naciones Unidas para realizar sus objetivos a largo plazo dirigidos al desarrollo, la paz y seguridad y los derechos humanos.

Nuestra misión es proporcionar información exacta, oportuna, imparcial, integral, relevante y coherente sobre nuestros objetivos y nuestro trabajo. Esto es, sin duda, una tarea difícil a la luz del mundo de los medios de comunicación que cambia con rapidez, de las nuevas tecnologías y la persistente brecha digital.

Sus discusiones sobre los medios de comunicaciones electrónicos del mundo y sus perspectivas futuras serán de gran interés para las Naciones Unidas y sus Estados Miembros. Como pioneros, miramos hacia ustedes para que nos guíen en las maneras más efectivas y equitativas de lograr nuestros objetivos comunes.

Juntos, conoceremos este nuevo mundo de comunicaciones y lograremos hacer la diferencia para lograr un mundo mejor.

Muchas gracias.

Fotografías