1981 La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados

«En opinión del Comité [del Premio Nobel] la Oficina del Alto Comisionado para los Refugiados ha llevado a cabo una labor crucial de asistencia a los refugiados, a pesar de las numerosas dificultades políticas a que ha tenido que hacer frente… las actividades de la Oficina del Alto Comisionado velan por los intereses de la humanidad y de la paz». En su discurso de aceptación del Premio Nobel, el Alto Comisionado, Poul Hartling, manifestó: «Hago un llamamiento a todos y cada uno de nosotros. Que nunca dejemos de sentir compasión por los necesitados. Que nunca nos cansemos de ayudar a las víctimas de la injusticia y la opresión. Quienes creen firmemente en la restauración de la dignidad humana no pueden estar equivocados».

(En la foto un miembro del personal del ACNUR preparando material de ayuda).

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados