Antecedentes sobre las Naciones Unidas y el Premio Nobel de la Paz

El sistema de las Naciones Unidas ya ha recibido el Premio Nobel de la Paz en cinco oportunidades:

  • En 1988 se otorgó el premio a las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas;
  • La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) recibió el premio en 1954 y 1981;
  • El premio fue otorgado al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en 1965;
  • La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lo recibió en 1969.

    Kofi Annan es el segundo Secretario General que recibe el Premio Nobel de la Paz. El segundo Secretario General de la Organización, Dag Hammarskjöld recibió el premio en forma póstuma en 1961 por su contribución al fortalecimiento de las Naciones Unidas.

    El premio de Hammarskjöld se otorgó unos pocos meses después de que muriera en un accidente de avión cerca de Ndola (actualmente in Zambia), mientras participaba en una misión de paz en el Congo.

    En varias otras oportunidades, se concedió el Premio Nobel de la Paz a otras personas por una labor meritoria directamente relacionada con las Naciones Unidas:

  • El Secretario de Estado de los Estados Unidos de América, Cordell Hull recibió el premio de 1945 principalmente por el firme impulso que él personalmente y los Estados Unidos dieron a la creación de las Naciones Unidas

  • Lord John Boyd Orr de Brechin fue honrado en 1949 como Director General fundador de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) por la forma en que sus descubrimientos científicos se emplearon para "promover la cooperación entre naciones."

  • Ralph Bunche, el mediador interino de las Naciones Unidas en Palestina, recibió el premio en 1950 por su mediación del armisticio de 1949 entre las partes beligerantes

  • Lester Pearson recibió el premio en 1957, principalmente por sus iniciativas para tratar de poner fin al conflicto de Suez y resolver la cuestión del Oriente Medio a través de las Naciones Unidas. En su calidad de Ministro de Relaciones Exteriores del Canadá era uno de los grandes estadistas de las Naciones Unidas de su época.

    Motivos por los que se concedieron los premios a las Naciones Unidas

    En su testamento, el creador de los premios, Alfred Nobel, dijo que éstos debían darse a quienes el año anterior hubieran aportado "los mayores beneficios a la humanidad" y que uno de los premios debía darse a quien más hubiera hecho por promover la fraternidad entre las naciones y abolir o reducir los ejércitos regulares, y por celebrar y promover congresos en pro de la paz.

     Al conceder el premio de 1988, el Comité Nobel de Noruega declaró que "las Fuerzas de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas habían contribuido, en condiciones extremadamente difíciles, a reducir las tensiones en circunstancias en que se habían negociado armisticios pero no se había concertado aún un acuerdo de paz. En situaciones de este tipo, las fuerzas de las Naciones Unidas representan la voluntad manifiesta de la comunidad de naciones de lograr la paz mediante negociaciones y, mediante su presencia, han hecho una contribución decisiva a la iniciación de negociaciones de paz efectivas."

     En el discurso de recepción del Premio Nobel de la Paz de 1988, el Secretario General Javier Pérez de Cuéllar dijo que esperaba que el premio, y la atención que generaba, no sólo fortalecieran la capacidad de las Naciones Unidas de conducir los asuntos de las naciones en una forma más pacífica y justa, sino que también estimularan un mayor esfuerzo por encontrar los nuevos medios y las nuevas instituciones que se necesitarían para garantizar nuestro futuro común.

     Al conceder por segunda vez el premio al ACNUR en 1981, el Comité Nobel de Noruega dijo que el mundo se encontraba frente a "un número tremendo y cada vez mayor de refugiados" y que estábamos ante un "verdadero aluvión de catástrofes y sufrimientos humanos, tanto físicos como psicológicos". En este contexto, el ACNUR "ha realizado una labor de suma importancia para ayudar a los refugiados, pese a las muchas dificultades políticas con las que ha debido luchar".

    Al conceder el Premio de 1969 a la OIT en ocasión de su cincuentenario, la Presidenta del Comité Nobel, Sra. Aase Lionaes, dijo que la OIT había logrado como pocas organizaciones traducir en actos la idea moral fundamental en que estaba basada: "si deseas la paz, cultiva la justicia". Agregó que la exigencia de justicia social había recibido "un enorme impulso al crearse la FAO 50 años atrás".

    El UNICEF recibió el premio en 1965. En el discurso de presentación, la Sra. Aase Lionaes dijo que el UNICEF era "un factor de paz de gran importancia. El UNICEF ha comprendido que los niños son la clave del futuro: los niños de hoy harán la historia del mañana. El UNICEF está forjando un vínculo de solidaridad entre los países ricos y los países pobres".

    En 1961 se concedió póstumamente el premio a Dag Hammarskjöld "en reconocimiento por todo lo que hizo, lo que logró, aquello por lo que luchó: promover la paz y la buena voluntad entre las naciones y los hombres", dijo el Presidente del Comité Nobel, Gunnar Jahn en su discurso de presentación. Dijo además que Dag Hammarskjöld "nunca se apartó del camino que había elegido desde el primer momento: el camino que llevaría a las Naciones Unidas a convertirse en una organización internacional eficaz y constructiva, capaz de hacer realidad los principios y objetivos expresados en su Carta, administrada por una Secretaría sólida constituida por hombres que sentían y actuaban internacionalmente. El objetivo que siempre procuró alcanzar fue hacer de la Carta de las Naciones Unidas la norma por la que se rigieran todos los países".
     

  •     *    *    *