ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Todo lo que siempre has querido saber sobre las Naciones Unidas

Derechos humanos

Un grupo de niñas

Algunos datos sobre los derechos humanos

  • En 2007, 113 millones de niños en edad escolar -97% de los cuales residían en países en desarrollo- no estaban matriculados en la escuela. De los 854 millones de adultos analfabetos que se estima que existen en el mundo, 544 millones son mujeres.
  • Se estima que 171 millones de niños -73 millones de los cuales tienen menos de 10 años de edad- trabajan en la agricultura con sustancias químicas y pesticidas peligrosos, con maquinaria peligrosa o en minas.
  • Aproximadamente 8,4 millones de niños se ven obligados a trabajar en condiciones de servidumbre, en la prostitución, la pornografía, los conflictos armados o en otras actividades ilícitas.
  • Las Naciones Unidas han logrado negociar con éxito dos Protocolos Facultativos de la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989, por medio de los cuales los Estados Partes acuerdan prohibir la participación de niños menores de 18 años en los conflictos armados, así como la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía. Ambos Protocolos entraron en vigor a comienzos de 2002.
  • Las mujeres tienden a enfrentar tasas más altas de violencia que el resto de la población porque la discriminación por motivos de género con frecuencia las convierte en los miembros más débiles de la sociedad. La discriminación racial muchas veces se traduce en violencia. Por lo tanto, las mujeres que son discriminadas tanto por su raza como por su género están doblemente expuestas al riesgo de sufrir violencia.

¿Qué se entiende por derechos humanos?

La Sra. Eleanor Roosevelt, viuda del presidente de Estados Unidos Franklin D. Roosevelt, sostiene un cartel con el texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En 1948, fue una de los autores de la Declaración.
La Sra. Eleanor Roosevelt, viuda del presidente de Estados Unidos Franklin D. Roosevelt, sostiene un cartel con el texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En 1948, fue una de los autores de la Declaración.

Los derechos humanos son aquellos derechos que son esenciales para que podamos vivir como seres humanos. Sin derechos humanos, no podemos desarrollarnos plenamente ni hacer uso de nuestras cualidades humanas, nuestra inteligencia, nuestro talento y nuestra espiritualidad.

Las Naciones Unidas fijaron un estándar común sobre derechos humanos para todas las naciones al aprobar en 1948 la Declaración Universal de Derechos Humanos. Por medio de esta Declaración, los Gobiernos aceptaron la obligación de asegurar que todos los seres humanos, ricos y pobres, fuertes y débiles, hombres y mujeres, de todas las razas y religiones, fueran tratados en forma igualitaria. La Declaración no es parte del derecho internacional vinculante, pero gracias a su aceptación generalizada por países de todo el mundo, ha adquirido un gran peso moral.

Las Naciones Unidas también han aprobado muchos tratados internacionales de derechos humanos, que obligan jurídicamente a las naciones a garantizar los derechos sociales, económicos y políticos de sus ciudadanos. Los tratados más importantes de este tipo son dos Pactos Internacionales, uno sobre derechos económicos, sociales y culturales, y el otro sobre derechos civiles y políticos. Estos tratados, junto con los Protocolos Facultativos, se conocen como la Carta Internacional de Derechos Humanos.

¿Qué órgano de las Naciones Unidas se ocupa de los derechos humanos?

La primera sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, 19 de junio de 2006.
La primera sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, 19 de junio de 2006.

En junio de 2006 se estableció el Consejo de Derechos Humanos para reemplazar a la Comisión de Derechos Humanos que funcionó entre 1946 y 2006. A diferencia de la Comisión, el Consejo es un órgano subsidiario de la Asamblea General. Esto hace que rinda cuentas directamente a todos los Miembros de las Naciones Unidas. El Consejo es el foro principal de las Naciones Unidas para el diálogo y la cooperación sobre derechos humanos. Es administrado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.



Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad

Todos los niños tienen derecho:

  • A un nombre y una nacionalidad;
  • A protección frente a todas las formas de violencia, incluida la explotación sexual;
  • A la educación;
  • A la libertad de pensamiento.

¿Tienen derechos humanos los niños?

Los niños gozan de los mismos derechos que los adultos. Sin embargo, por ser menores, necesitan protección especial. La Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada en 1989, establece los derechos individuales que toda persona menor de 18 años debe disfrutar para poder desarrollar su pleno potencial, liberada del hambre y la miseria, del abandono y el maltrato. La Convención ha sido ratificada por más países que cualquier otro tratado sobre derechos humanos en la historia: para mayo de 2010 193 Estados son partes en la Convención.

¿Qué otras leyes y acuerdos sobre derechos humanos han negociado las Naciones Unidas?

Las Naciones Unidas han contribuido a negociar más de 80 tratados y declaraciones sobre derechos humanos, que se ocupan de los derechos de las mujeres, los niños, las personas con discapacidad, las minorías, los pueblos indígenas y otros grupos vulnerables. Todos estos acuerdos juntos han ayudado a crear una «cultura de los derechos humanos» en el mundo entero, y han demostrado ser un poderoso instrumento para poner un freno a los abusos.

Algunas convenciones sobre derechos humanos:

Si no es aprobando leyes internacionales, ¿de qué forma protegen los derechos humanos las Naciones Unidas?

Las Naciones Unidas promueven el respeto por los derechos humanos de varias maneras, entre otras:

  • Haciendo un seguimiento de los antecedentes de los Estados en materia de derechos humanos. Han establecido el Consejo de Derechos Humanos, con autoridad para recomendar a la Asamblea General que se suspendan los derechos y privilegios de cualquier miembro del Consejo sobre el que se ha decidido que ha cometido violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos. Este proceso de suspensión requiere el voto de una mayoría de dos tercios de la Asamblea General;
  • Por medio de sus seis comités, que pueden hacer llamamientos a los Gobiernos para que respondan a las denuncias; pueden también aprobar decisiones, al igual que críticas o recomendaciones, y hacerlas públicas;
  • Nombrando expertos, denominados relatores o representantes especiales, que reúnen datos, visitan cárceles, entrevistan a las víctimas y hacen recomendaciones sobre cómo aumentar el respeto por los derechos humanos;
  • Estableciendo grupos de trabajo para investigar temas tales como las detenciones arbitrarias. Cuando los informes de estos grupos ponen de manifiesto violaciones a los derechos humanos, ayudan a movilizar la atención internacional;
  • Proporcionando asistencia técnica para reforzar las instituciones nacionales y regionales, tales como los tribunales o los sistemas escolares;
  • Organizando conferencias internacionales para discutir temas de derechos humanos y para pedir a los Gobiernos que se comprometan públicamente con ellos.

¿Quiénes son y qué hacen los relatores especiales y los grupos de trabajo?

Los relatores especiales y los grupos de trabajo sobre derechos humanos están a la vanguardia en la protección de estos derechos. Investigan sus violaciones e intervienen en casos individuales y situaciones de emergencia, en lo que se denominan «procedimientos especiales». Los expertos en derechos humanos son independientes. Prestan sus servicios a título personal por un máximo de seis años. El número de expertos de este tipo ha aumentado en forma sostenida a lo largo del tiempo: en este momento son más de 30 los mandatos de procedimientos especiales.

Al preparar sus informes para el Consejo de Derechos Humanos y la Asamblea General, estos expertos usan todas las fuentes confiables de que disponen, incluidas las denuncias individuales (pág. 56) e información proporcionada por organizaciones no gubernamentales (ONGs). Una parte importante de sus investigaciones se realiza a nivel local, donde se reúnen tanto con las autoridades como con las víctimas y recogen pruebas sobre el terreno. Sus informes se hacen públicos para poner de relieve la responsabilidad de los Gobiernos en la protección de los derechos humanos.

Para más información: Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos.

¿Pueden los particulares denunciar las violaciones de sus derechos?

Sí. Los Protocolos Facultativos de algunos tratados de las Naciones Unidas permiten a los particulares presentar reclamaciones ante un Gobierno si éste ha ratificado esos protocolos. Según el procedimiento de comunicaciones confidenciales, también pueden presentarse denuncias de violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos ante las Naciones Unidas si se han agotado previamente todos los recursos de la jurisdicción interna.

Este es el sitio web al que referirse si una persona tiene denuncias o preguntas respecto de los derechos humanos. La dirección de correo electrónico es:CP@ohchr.org.

¿Quién creó la Corte Penal Internacional? ¿Para qué sirve?

Logotipo de la Corte Penal Internacional
Logotipo de la Corte Penal Internacional

En 1998, en una conferencia que se realizó en Roma, 120 naciones acordaron establecer una Corte Penal Internacionalpermanente. La Corte tiene jurisdicción para enjuiciar a personas que hayan cometido algunos delitos considerados muy graves, tales como genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad. Al 1º de junio de 2008, 106 países eran parte en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

Existen motivos reales para tener una Corte de este tipo. En algunos países, en épocas de conflicto, tal vez no haya tribunales capaces de juzgar debidamente los crímenes de guerra. También puede suceder que el Gobierno no tenga la voluntad de enjuiciar a sus propios ciudadanos, especialmente si son funcionarios de alto rango. En estos casos, la Corte Penal Internacional proporciona una alternativa justa.

Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas.

El 13 de diciembre de 2007, la Asamblea General aprobó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas Documento PDF, un triunfo para la justicia y la dignidad humanas luego de más de dos décadas de negociaciones entre los gobiernos y los representantes de los pueblos indígenas.

La Declaración establece un marco universal de normas mínimas para la supervivencia, la dignidad, el bienestar y los derechos de los pueblos indígenas del mundo. Aborda tanto los derechos individuales como los colectivos, los derechos culturales y la identidad, el derecho a la educación, la salud, el empleo, el idioma, entre otros. Prohíbe la discriminación contra los pueblos indígenas y promueve su participación plena y efectiva en todos los asuntos de su interés. La Declaración también les asegura el derecho a conservar su individualidad y a determinar sus propias prioridades para el desarrollo económico, social y cultural. Alienta explícitamente las relaciones armoniosas y de cooperación entre los Estados y los pueblos indígenas.

¿Sabías que.?

La escolarización de las niñas

En todas partes del mundo, las niñas enfrentan discriminación. Con frecuencia reciben menos comida que los niños, y en muchos países trabajan muchas horas, incluso a la edad de 5 ó 6 años. Ochenta millones de niñas entre los 6 y los 11 años no asisten a la escuela. Las Naciones Unidas han aprobado un tratado, la Convención sobre los Derechos del Niño (1989), que pide a los gobiernos que inviertan más dinero en la educación de las niñas. Hoy en día, gracias en parte a las Naciones Unidas, el 77% de los niños en edad de asistir a la escuela primaria están matriculados, un gran salto en comparación con menos del 50% en 1960. Esto representa un avance, pero todavía queda mucho por hacer.

 

En detalle

Niños que trabajan

Hasta hace poco, Leandra Cristina Da Silva, de 12 años de edad, tenía que trabajar muy duro para vivir. En lugar de jugar en el patio de su casa o ir a la escuela, trabajaba siete días a la semana, cubierta de polvo y suciedad entre los desperdicios del vertedero de basura de Olinda en las afueras de la ciudad costera de Recife, en el norte del Brasil. A pesar de vivir cerca del mar con su madre, Marcia, su hermano y su hermana, Leandra nunca había visto el Océano Atlántico. Todos los días eran iguales para Leandra: todas las mañanas, después de terminar las tareas de la casa, salía a trabajar con su madre 10 horas o más por día, recogiendo latas y botellas para vender. Luego de un día agotador en el basural, volvía a una casa sin agua corriente y se metía en una cama que compartía con su madre y sus dos hermanos.

Trabajar en el vertedero de Olinda es peligroso y embrutecedor. Cuando aparece el camión del supermercado, hombres, mujeres y niños compiten por conseguir la mejor basura. Y sin embargo, luego de todo el sacrificio y el peligro, Leandra apenas ganaba el equivalente a 3 dólares por día por venderle las botellas que había recogido a un intermediario, que hace dinero explotando a niños trabajadores. En Brasil es ilegal que los niños trabajen en condiciones tan peligrosas, pero las exigencias de la pobreza fuerzan a los padres a arriesgarse para alimentar a sus familias.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Internacional del Trabajo de las Naciones Unidas reconocen que la educación es la mejor manera de combatir la pobreza, por lo que han unido fuerzas con el Gobierno del Brasil para abrir nuevas oportunidades para los niños devolviéndolos a las escuelas, que es donde deben estar. El programa Bolsa Escola (becas escolares) hace entregas en dinero y en especie a las familias para reemplazar el ingreso que los niños aportan a sus hogares.

Aunque Leandra estaba orgullosa de poder ayudar a su familia, deseaba mucho ir a la escuela. Marcia, su madre, había trabajado toda la vida y no había recibido ninguna educación. No comprendía muy bien el sistema de la beca, y no creía que pudiese sustituir el dinero que su hija ganaba en el vertedero para ayudar a mantener a la familia. Pero un buen día, la fortuna le sonrió a Leandra. Con la ayuda de la oficial de proyectos del UNICEF Ana María Azevedo y la Embajadora de Buena Voluntad del UNICEF Susan Sarandon, Leandra recibió una beca. Quedó encantada de poder recomenzar su vida.



Las Naciones Unidas contra el apartheid, un crimen de lesa humanidad

Nelson Mandela
Nelson Mandela

Apartheid, en el idioma afrikaans de Sudáfrica, significa separación. A pesar de que el 80% de su población es negra, Sudáfrica fue gobernada durante mucho tiempo por la pequeña minoría blanca del país. Esta minoría impuso la política del apartheid, que segregó racialmente al país y privó a la población negra de los derechos humanos más básicos. Las Naciones Unidas condenaron la política del apartheid y la calificaron como «crimen de lesa humanidad», y durante más de tres décadas condujeron una campaña sostenida en su contra. El apartheid terminó por fin en abril de 1994, luego de que las Naciones Unidas proporcionaran asistencia y supervisión para la realización de las primeras elecciones libres y multirraciales en la historia del país. Nelson Mandela (hablando ante las Naciones Unidas, izquierda), a quien el régimen del apartheid mantuvo en la cárcel durante décadas, se convirtió en el primer Presidente de una Sudáfrica nueva e integrada racialmente.

Ayudando a las víctimas de la tortura

La policía llegó en mitad de la noche. Lanzó gases lacrimógenos, tiró la puerta a puntapiés y comenzó a agredir a las personas que estaban en la casa en ese momento. Un pequeño grupo de personas se había reunido para llorar la muerte de un muchacho de 15 años que había fallecido mientras se encontraba bajo custodia policial. Todos, incluidos dos muchachos entre los 11 y los 15 años, fueron obligados a subirse a las camionetas de la polícia.

El hecho que acabamos de describir es nada más y nada menos que un ejemplo de tortura practicada por el Estado, todavía común en muchos países. Las Naciones Unidas quieren detener esta práctica.

En 1984 las Naciones Unidas aprobaron la Convención contra la Tortura. Un Comité contra la Tortura de 10 miembros examina periódicamente informes de los países que han ratificado la Convención. Las Naciones Unidas también han establecido un fondo de contribuciones voluntarias para las víctimas de la tortura. Éste proporciona asistencia humanitaria, jurídica y financiera a las víctimas de la tortura y a sus hijos.

Siguiente >>