ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Todo lo que siempre has querido saber sobre las Naciones Unidas

Los objetivos de desarrollo del Milenio

¿Qué relación hay entre el medio ambiente y el desarrollo?

El medio ambiente es todo lo que nos rodea. Es el aire que respiramos, el agua que bebemos, la tierra que nutre nuestros alimentos y a todos los seres vivos. El desarrollo es lo que hacemos con esos recursos para mejorar nuestra vida. En todo el mundo hacemos cosas que creemos que mejorarán nuestra vida, pero todo lo que hacemos la altera y altera nuestro entorno.

A veces no nos damos cuenta de cómo estamos vinculados con la Tierra y con las demás personas, pero esos vínculos existen. Los medicamentos que salvan vidas en Alemania pueden depender de las plantas que crecen en los bosques de Costa Rica. La contaminación de los automóviles en Londres o México, D.F., puede afectar al clima en Rabat o Tokio. Sabemos ya que el dióxido de carbono y otros gases emitidos por las fábricas y los vehículos calientan la atmósfera. Ese aumento de la temperatura puede cambiar el clima en el mundo. Los bosques ayudan a eliminar el dióxido de carbono del aire, pero se están talando para obtener madera o hacer sitio para sembrados.

¿Qué es el desarrollo sostenible?

Significa que el desarrollo debería satisfacer nuestras necesidades actuales sin mermar las posibilidades de que las generaciones futuras satisfagan las suyas. Dicho de otro modo, debemos utilizar nuestros recursos de manera racional. El desarrollo sostenible requiere que conservemos más y desperdiciemos menos. En los países industrializados, muchas personas consumen más recursos de los que la naturaleza produce. Por ejemplo, una persona en un país muy rico utiliza la misma cantidad de energía que 80 personas en un país muy pobre. El consumo excesivo conduce a la producción de residuos, que contaminan el medio ambiente y agotan los recursos.

La pobreza abrumadora y el aumento de la población suponen, asimismo, una gran presión para el medio ambiente. Cuando se agotan las tierras y los bosques, que proporcionan alimentos, recursos naturales y empleo, la supervivencia de la población resulta más difícil o incluso imposible. Muchas personas emigran a las ciudades y acaban hacinándose en tugurios insalubres y peligrosos.

Si los pobres se ven obligados a destruir el medio ambiente para sobrevivir, todos los países sufrirán las consecuencias.

¿Qué hacen las Naciones Unidas para proteger nuestro entorno?

El mundo natural que nos rodea es frágil y todas las personas, en todas las naciones, deben cuidarlo, respetarlo y conocerlo. La contaminación del aire, las enfermedades transmitidas por el agua, las sustancias químicas nocivas y las catástrofes naturales son sólo algunos de los retos que plantea el medio ambiente para la humanidad.

Las Naciones Unidas desempeñan un papel primordial en la elaboración de medidas internacionales para proteger nuestro entorno y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) lidera esos esfuerzos. Las Naciones Unidas llevan a cabo investigaciones, vigilan la situación del medio ambiente y asesoran a los gobiernos sobre el modo de preservar sus recursos naturales. Y lo que es más importante aún, congregan a los gobiernos para preparar normas internacionales tendientes a resolver algunos problemas ambientales concretos.

Algunas medidas de las Naciones Unidas para proteger el medio ambiente

  • El Protocolo de Kyoto de la Convención sobre el Cambio Climático (1997) tiene por objetivo frenar el calentamiento del planeta. Comenzó a ser jurídicamente obligatorio en 2004. En él se pide a los países que reduzcan los gases de efecto invernadero nocivos en un 5,2% para el año 2012.
  • En la Declaración y el Programa de Acción para el desarrollo sostenible de los pequeños Estados insulares en desarrollo (1994) se solicita a los países que tomen medidas especiales para fomentar el desarrollo socioeconómico de 40 pequeños Estados insulares en desarrollo. Muchas de esas pequeñas islas disponen de recursos muy limitados y no han podido beneficiarse de la globalización.
  • La Convención de lucha contra la desertificación (1994) aspira a resolver los problemas de sobrecultivo, deforestación, pastoreo excesivo y sistemas de riego deficientes. Una cuarta parte de la tierra del planeta está amenazada por la desertificación. Peligra la subsistencia de más de 1.000 millones de personas en más de un centenar de países, ya que está disminuyendo el rendimiento de las tierras para la agricultura y el pastoreo.
  • El Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (1992) trata de proteger y conservar la gran diversidad de la flora y la fauna, imprescindible para la supervivencia del hombre.

En detalle

Tony pone aceite puro de coco en el motor de vehículo

Tony aprovecha el coco: una iniciativa positiva de desarrollo sostenible

En medio del Pacífico meridional, la nación insular de Vanuatu posee un valioso recurso que podría ayudar a superar las dificultades de este paradisíaco país. Tony Deamer, un mecánico oriundo de Australia, está llevando a cabo una iniciativa innovadora en el sector del medio ambiente. Considera que los cocos ofrecen un futuro prometedor a los ciudadanos de Vanuatu. Este fruto abunda en las 80 hermosas islas tropicales que componen Vanuatu, pero el precio mundial del coco fluctúa, de modo que los agricultores no disponen de una fuente constante de ingreso y la economía local se resiente.

Tony encontró la solución. Ha utilizado con éxito el aceite puro de coco como alternativa al petróleo en los motores diésel para vehículos. El resultado es inocuo para el medio ambiente y beneficioso para la economía local. Deamer opina que si Vanuatu adopta el aceite de coco como combustible, aumentará la demanda local de copra, o pulpa de coco seca, lo que estimulará la economía y generará empleo. La copra es un excelente pienso para animales, su fibra tiene numerosos usos y puede obtenerse carbón de la cáscara del coco.

El proyecto de Tony tiene la ventaja potencial de reducir la necesidad de importar combustible y aumentar los ingresos que tanto necesitan los productores locales de coco. En la actualidad, Vanuatu tiene que importar todo el combustible diésel que consume, lo que supone un gasto anual de 12 millones de dólares, una suma enorme para un Estado insular tan pequeño, con recursos y poder adquisitivo limitados. El Gobierno de Vanuatu ha reconocido el potencial de este proyecto y le ha brindado apoyo.

 

¿Sabías que?

Adiós a la viruela y a la poliomielitis

El sarampión, la tuberculosis, el tétanos, la difteria, la tos ferina y la poliomielitis son seis de las enfermedades más peligrosas que afectan a los niños de los países en desarrollo. En la actualidad, unos 3 millones de personas de los países en desarrollo que estarían paralíticas caminan porque han sido vacunadas contra la poliomielitis, gracias a los esfuerzos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La viruela, otra enfermedad mortal, ya ha sido erradicada del planeta. Ali Maalin, de Merka (Somalia), es el último caso conocido de viruela. En octubre de 1977, padeció una forma benigna de la enfermedad y se restableció rápidamente. Como no sabía a ciencia cierta si esto representaba el fin de la enfermedad, la OMS ofreció una recompensa de 1.000 dólares a la persona que informase de un caso de viruela. No se notificó ninguno. Dos años más tarde, en diciembre de 1979, la OMS declaró que se había erradicado la viruela del mundo.

Agua, agua...

Unos niños acarreando agua

El agua es una necesidad tan básica que a menudo la llaman la fuente de la vida. Cuando está contaminada, puede transmitir enfermedades graves y peligrosas. En muchos países, la población tiene acceso limitado a agua potable. Como consecuencia de ello, al menos 4 millones de niños mueren todos los años en los países en desarrollo a causa de enfermedades transmitidas por el agua. En 1980, las Naciones Unidas pusieron en marcha una campaña internacional cuyo objetivo era suministrar agua potable a todas las personas para el año 2000 Documento PDF. Dicha campaña ha permitido proporcionar agua apta para el consumo a más de 1.300 millones de personas en todo el mundo. Otros 1.900 millones de personas se han beneficiado de la construcción de sistemas de saneamiento.

Reacción ante una catástrofe

Daños ocasionados por el tsunami

Las Naciones Unidas se pusieron en acción para auxiliar a los supervivientes del tsunami de diciembre de 2004 en el Asia meridional. En un plazo de tres días, un equipo de las Naciones Unidas para la evaluación de catástrofes llegó a la zona más afectada, la provincia indonesa de Aceh, donde habían muerto unas 165.000 personas y 600.000 habían perdido su hogar. En los seis meses siguientes, las Naciones Unidas suministraron víveres a 2 millones de personas, vacunaron a más de 1,2 millones de niños y dieron empleo a más de 30.000 personas mediante programas de «dinero por trabajo» en Indonesia, Sri Lanka y otras zonas. Más de 561.000 niños estaban estudiando de nuevo gracias al material escolar de emergencia y los pescadores y agricultores recibían ayuda para restablecer sus actividades. Los organismos de las Naciones Unidas siguen esforzándose por fomentar la recuperación y la reconstrucción.

Siguiente >>