United Nations

A/S-19/29


Asamblea General

 Distr. GENERAL
27 June 1997
ESPAN~OL
ORIGINAL: ENGLISH


         EXAMEN Y EVALUACIO'N GENERALES DE LA EJECUCIO'N DEL PROGRAMA 21

        Informe del Comite' Especial Plenario del decimonoveno peri'odo
                          extraordinario de sesiones


1.   La Asamblea General, en la primera sesio'n plenaria de su
decimonoveno peri'odo extraordinario de sesiones, celebrada el 23 de
junio de 1997, establecio' el Comite' Especial Plenario del
decimonoveno peri'odo extraordinario de sesiones y eligio' por
aclamacio'n Presidente al Sr. Mostafa Tolba (Egipto).

2.   El Comite' Especial Plenario celebro' tres sesiones, los di'as 23,
24 y 27 de junio de 1997 para escuchar a representantes de o'rganos de
las Naciones Unidas, organismos especializados y organizaciones
intergubernamentales y para considerar la cuestio'n del examen y
evaluacio'n generales de la ejecucio'n del Programa 21.  Tambie'n
celebro' varias sesiones oficiosas.

3.   En su primera sesio'n, celebrada el 23 de junio, el Comite'
Especial Plenario eligio' por aclamacio'n Vicepresidentes al Sr.
Bagher Asadi (Repu'blica Isla'mica del Ira'n), el Sr. John Ashe
(Antigua y Barbuda), la Sra. Idunn Eidheim (Noruega) y el Sr. Czeslaw
Wieckowski (Polonia).  El Comite' Especial Plenario decidio' que el
Sr. Wieckowski tambie'n cumpliera las funciones de Relator. 
Posteriormente se designo' a la Sra. Eidheim para que desempen~ara las
funciones de Relator, en sustitucio'n del Sr. Wieckowski.

4.   En relacio'n con la cuestio'n del examen y evaluacio'n generales
de la ejecucio'n del Programa 21, el Comite' Especial Plenario tuvo
ante si' el informe de la Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible
acerca de los preparativos del peri'odo extraordinario de sesiones de
la Asamblea General (A/S-19/14-E/1997/60).

5.   En su primera sesio'n, el Comite' Especial Plenario escucho'
declaraciones del Presidente de la Junta Consultiva de Alto Nivel
sobre el Desarrollo Sostenible; el Ministro de Medio Ambiente y
Turismo de Zimbabwe y Presidente de la Conferencia de las Partes en la
Convencio'n Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Clima'tico;
el Secretario Ejecutivo de la Convencio'n de las Naciones Unidas de
Lucha contra la Desertificacio'n en los pai'ses afectados por sequi'a
grave o desertificacio'n, en particular en A'frica; el Secretario
Ejecutivo de la Comisio'n Econo'mica para Europa (en nombre de las
comisiones regionales); el Director de Asuntos de las Naciones Unidas
y Relaciones Externas del Fondo de las Naciones Unidas para la
Infancia; la representante del Instituto Internacional de
Investigaciones y Capacitacio'n para la Promocio'n de la Mujer; y la
Directora Adjunta del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para
la Mujer.

6.   En la misma sesio'n, formularon declaraciones el Director General
Adjunto de la Organizacio'n Internacional del Trabajo y el Director
Adjunto de la Divisio'n de Finanzas Pu'blicas del Fondo Monetario
Internacional.

7.   Tambie'n en esa sesio'n, formularon declaraciones el Jefe de la
Divisio'n de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible del Banco Africano
de Desarrollo y el Secretario General Auxiliar de la Organizacio'n de
la Conferencia Isla'mica.

8.   En su segunda sesio'n, celebrada el 24 de junio, el Comite'
Especial Plenario escucho' una declaracio'n formulada por la
Secretaria de la Secretari'a de Recursos Naturales y Ambiente Humano
de la Argentina, en su calidad de Presidenta de la Conferencia de las
Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biolo'gica.

9.   En la misma sesio'n, el Rector de la Universidad de las Naciones
Unidas formulo' una declaracio'n.

10.  Tambie'n en esa sesio'n, formularon declaraciones el Director
General de la Organizacio'n Internacional para las Migraciones; el
Secretario General del Organismo de Cooperacio'n Cultural y Te'cnica;
el Secretario General de la Secretari'a del Commonwealth; el
Secretario General de la Organizacio'n Mundial de Turismo y el
Secretario General de la Organizacio'n de Cooperacio'n y Desarrollo
Econo'micos.

11.  El Director Ejecutivo del Organismo Internacional de Energi'a
Ato'mica tambie'n formulo' una declaracio'n.

12.  En la tercera sesio'n, celebrada el 27 de junio, el Comite'
Especial Plenario examino' su proyecto de informe (A/S-19/AC.1/L.1 y
Add.1 a 33) y un proyecto de resolucio'n (A/S-19/AC.1/L.2), titulado
"Plan para la ulterior ejecucio'n del Programa 21", presentado por el
Presidente.

13.  Formularon declaraciones los representantes del Li'bano, los
Pai'ses Bajos (en nombre de la Unio'n Europea), Samoa, el Reino Unido
de Gran Bretan~a e Irlanda del Norte, el Japo'n, la Arabia Saudita,
Noruega, la Federacio'n de Rusia, los Estados Unidos de Ame'rica,
Australia, el Canada', Antigua y Barbuda, Indonesia, la India y
Colombia.

14.  El Director de la Divisio'n de Desarrollo Sostenible de la
Secretari'a de las Naciones Unidas tambie'n formulo' una declaracio'n.

15.  Los representantes de Turqui'a y Etiopi'a expresaron reservas
acerca de los pa'rrafos 29 y 30 del documento A/S-19/14-E/1997/60 en
la forma en que fue enmendado por el documento A/S-19/AC.1/L.1/Add.15.

16.  A continuacio'n el Comite' Especial procedio' a aprobar su
informe, en la forma revisada y enmendada durante las deliberaciones,
y recomendo' que la Asamblea General aprobara el proyecto de
resolucio'n A/S-19/AC.1/L.2, al que se anexaba el Plan para la
ulterior ejecucio'n del Programa 21, en su forma oralmente revisada
(ve'ase el pa'rrafo 17 infra).


RECOMENDACIO'N DEL COMITE' ESPECIAL PLENARIO DEL DECIMONOVENO
PERI'ODO EXTRAORDINARIO DE SESIONES

17.  El Comite' Especial Plenario recomienda a la Asamblea General la
aprobacio'n del siguiente proyecto de resolucio'n:

               Plan para la ulterior ejecucio'n del Programa 21

     La Asamblea General

     Aprueba el Plan para la ulterior ejecucio'n del Programa 21 anexo
a la presente resolucio'n.


                                     ANEXO

               Plan para la ulterior ejecucio'n del Programa 21

         Aprobado por la Asamblea General en su decimonoveno peri'odo
                          extraordinario de sesiones

                          (23 a 28 de junio de 1997)


                                    I'NDICE


                                                         Pa'rrafos  Pa'gina

  I.  DECLARACIO'N DE COMPROMISO . . . . . . . . . . . . .1 - 6        5

 II.  EVALUACIO'N DE LOS PROGRESOS REALIZADOS DESDE
      LA CELEBRACIO'N DE LA CONFERENCIA DE LAS
      NACIONES UNIDAS SOBRE EL MEDIO AMBIENTE Y EL
      DESARROLLO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  7 - 21       6

III.  EJECUCIO'N DEL PROGRAMA 21 EN ESFERAS QUE
      EXIGEN LA ADOPCIO'N DE MEDIDAS URGENTES. . . . . . 22 - 115     11

      A. Integracio'n de objetivos econo'micos,
         sociales y ambientales . . . . . . . . . .      23 - 32      11

      B. Sectores y problemas . . . . . . . . . . .      33 - 75      21

      C. Medios de ejecucio'n . . . . . . . . . . .      76 - 115     40

 IV.  ARREGLOS INSTITUCIONALES INTERNACIONALES  . .     116 - 137     51

      A. Mayor coherencia entre distintos
         procesos y organizaciones 
         intergubernamentales . . . . . . . . . . .     117 - 121     51

      B. Papel de las organizaciones e
         instituciones competentes del sistema
         de las Naciones Unidas . . . . . . . . . .     122 - 129     52

      C. Papel y programas de trabajo futuros
         de la Comisio'n sobre el Desarrollo
         Sostenible . . . . . . . . . . . . . . . .     130 - 132     54

      D. Me'todos de trabajo de la Comisio'n
         sobre el Desarrollo Sostenible . . . . . .     133 - 137     54

Ape'ndice.

      Programa de trabajo multianual de la Comisio'n sobre
      el Desarrollo Sostenible, 1998-2002. . . . . . . . .            60


                          I.  DECLARACIO'N DE COMPROMISO

1.   Nosotros, los Jefes de Estado y de Gobierno y otros jefes de
delegacio'n, junto con nuestros asociados de instituciones
internacionales y organizaciones no gubernamentales, nos hemos reunido en
el decimonoveno peri'odo extraordinario de sesiones de la Asamblea
General de las Naciones Unidas para pasar revista a los progresos
alcanzados en los cinco an~os transcurridos desde la celebracio'n de la
Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el
Desarrollo y renovar nuestro compromiso de proseguir la accio'n para
lograr las metas y los objetivos enunciados en la Cumbre para la Tierra.

2.   La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el
Desarrollo fue un hito histo'rico.  En esa Conferencia iniciamos una
nueva alianza mundial para alcanzar el desarrollo sostenible, una alianza
que respeta la indivisibilidad de la proteccio'n ambiental y el proceso
de desarrollo.  Este esfuerzo mancomunado se funda en un consenso mundial
y un compromiso poli'tico del ma's alto nivel.  El Programa 21 1/,
aprobado en Ri'o, encara los acuciantes problemas ambientales y de
desarrollo de la actualidad y apunta tambie'n a preparar al mundo para la
tarea de alcanzar en el siglo venidero los objetivos a largo plazo del
desarrollo sostenible.

3.   En este peri'odo extraordinario de sesiones hemos centrado la
atencio'n en la necesidad de acelerar la ejecucio'n del Programa 21 de
manera amplia, sin volver a negociar sus disposiciones o proceder de
manera selectiva respecto de su ejecucio'n.  Reafirmamos que el Programa
21 sigue constituyendo el plan de accio'n fundamental para alcanzar el
desarrollo sostenible.  Reafirmamos todos los principios enunciados en la
Declaracio'n de Ri'o sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo 2/ y, en
particular, los Principios relativos a los bosques 3/.  Estamos
convencidos de que la consecucio'n del desarrollo sostenible exige la
integracio'n de sus componentes econo'mico, ambiental y social.  Nos
comprometemos nuevamente a colaborar - con espi'ritu de solidaridad
mundial - a fin de redoblar nuestros esfuerzos mancomunados para
satisfacer de manera equitativa las necesidades de la generacio'n
presente y las futuras.

4.   Reconocemos que se han alcanzado varios resultados positivos, pero
estamos profundamente preocupados por el hecho de que las tendencias
generales del desarrollo sostenible sean hoy peores que en 1992. 
Subrayamos que la ejecucio'n del Programa 21 de manera amplia sigue
constituyendo una tarea de importancia vital y ma's urgente que nunca.

5.   El factor tiempo es cri'tico para hacer frente a los retos del
desarrollo sostenible tal como se enuncian en la Declaracio'n de Ri'o y
en el Programa 21.  Para tal fin volvemos a comprometernos con la alianza
mundial establecida en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el
Medio Ambiente y el Desarrollo, y con un dia'logo y una accio'n
constantes inspirados por la necesidad de lograr una economi'a mundial
ma's eficiente y equitativa, como medio de proporcionar un clima
internacional propicio para la consecucio'n de los objetivos ambientales
y de desarrollo.  Nos comprometemos, por tanto, a seguir colaborando de
buena fe y en el espi'ritu de solidaridad, a acelerar la ejecucio'n del
Programa 21.  Invitamos a los ciudadanos del mundo a hacer causa comu'n
con nosotros.

6.   Nos comprometemos a asegurar que el nuevo examen amplio del
Programa 21 en el an~o 2002 revele mayores progresos tangibles en la
marcha hacia el desarrollo sostenible.  El presente Plan para la ulterior
ejecucio'n del Programa 21 es el instrumento para alcanzar ese objetivo. 
Nos comprometemos plenamente a dar cumplimiento a este Plan.


II.  EVALUACIO'N DE LOS PROGRESOS REALIZADOS DESDE LA CELEBRACIO'N
      DE LA CONFERENCIA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE EL MEDIO     
     AMBIENTE Y EL DESARROLLO                                   

7.   Los cinco an~os transcurridos desde la celebracio'n de la
Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el
Desarrollo 4/ se han caracterizado por la mundializacio'n acelerada de
las relaciones entre los pai'ses en las esferas del comercio mundial, la
inversio'n extranjera directa y los mercados de capital.  La
mundializacio'n ofrece nuevas oportunidades y presenta nuevos problemas. 
Es importante que se ejecuten y se refuercen las poli'ticas ambientales y
sociales nacionales e internacionales para procurar que la evolucio'n de
la mundializacio'n tenga efectos positivos en el desarrollo sostenible,
sobre todo en los pai'ses en desarrollo.  Los efectos de la evolucio'n
reciente de la mundializacio'n en los pai'ses en desarrollo han sido
desiguales.  Un nu'mero reducido de pai'ses en desarrollo han podido
aprovechar esta evolucio'n y han atrai'do grandes corrientes de capital
privado externo, han experimentado un importante crecimiento impulsado
por las exportaciones y han visto acelerarse el crecimiento del producto
interno bruto (PIB) per ca'pita.  Sin embargo, muchos otros pai'ses, en
particular los de A'frica y los menos adelantados, han experimentado un
crecimiento lento o negativo y siguen estando marginados.  Como
consecuencia de ello, por lo general su PIB per ca'pita se estanco' o
disminuyo' hasta 1995.  A estos y a otros pai'ses en desarrollo, los
problemas de la pobreza, el escaso nivel de desarrollo social, la
insuficiencia de las infraestructuras y la falta de capital les han
impedido beneficiarse de la mundializacio'n.  Si bien continu'an con sus
esfuerzos por lograr el desarrollo sostenible y atraer nuevas
inversiones, estos pai'ses siguen necesitando asistencia internacional en
dichos esfuerzos.  Los pai'ses menos adelantados, en particular, siguen
dependiendo en gran medida de la asistencia oficial para el desarrollo
(AOD), cuyo volumen va disminuyendo, para las actividades de aumento de
la capacidad y de desarrollo de infraestructuras que resultan necesarias
a fin de satisfacer las necesidades ba'sicas y lograr una participacio'n
ma's eficaz en la economi'a mundial, que se encuentra en proceso de
mundializacio'n.  En una economi'a mundial cada vez ma's
interdependiente, la aplicacio'n responsable de la poli'tica monetaria y
otras poli'ticas macroecono'micas requiere que se tengan en cuenta sus
posibles efectos en otros pai'ses.  Desde que se celebro' la Conferencia
de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, los
pai'ses con economi'a en transicio'n han hecho progresos considerables en
la aplicacio'n de los principios del desarrollo sostenible.  Sin embargo,
la necesidad que tienen estos pai'ses de incorporarse plenamente a la
economi'a mundial sigue siendo uno de los problemas decisivos que
afrontan en su aspiracio'n al desarrollo sostenible.  La comunidad
internacional deberi'a seguir apoyando a estos pai'ses en sus esfuerzos
por acelerar la transicio'n a una economi'a de mercado y lograr el
desarrollo sostenible.

8.   Aunque el crecimiento econo'mico, reforzado por la mundializacio'n
ha permitido que en algunos pai'ses se reduzca la proporcio'n de la
poblacio'n que vive en la pobreza, la marginacio'n ha aumentado en otros;
hay demasiados pai'ses cuyas condiciones econo'micas han empeorado y
cuyos servicios pu'blicos se han degradado, y en el mundo ha aumentado la
poblacio'n del mundo que vive en la pobreza.  La desigualdad de los
ingresos se ha incrementado entre los pai'ses y dentro de ellos, el
desempleo se ha agudizado en muchos pai'ses y la diferencia entre los
pai'ses menos adelantados y los dema's ha aumentado ra'pidamente en los
u'ltimos an~os.  Desde un punto de vista ma's positivo, las tasas de
crecimiento de la poblacio'n han ido disminuyendo en todo el mundo, en
gran medida como consecuencia de la ampliacio'n de los sistemas de
educacio'n ba'sica y de atencio'n de la salud.  Se preve' que esa
tendencia culmine en la estabilizacio'n de la poblacio'n mundial a
mediados del siglo XXI.  Tambie'n se han realizado progresos en los
servicios sociales, con el incremento del acceso a la educacio'n, la
disminucio'n de la tasa de mortalidad infantil y el aumento de la
esperanza de vida en la mayor parte de los pai'ses.  Sin embargo, muchas
personas, especialmente en los pai'ses menos adelantados, siguen sin
tener acceso a alimentos suficientes y a servicios sociales ba'sicos o a
servicios de agua no contaminada y saneamiento.  La reduccio'n de las
desigualdades actuales en la distribucio'n de la riqueza y el acceso a
los recursos, dentro de los pai'ses y entre estos, es una de las tareas
ma's urgentes que afronta la humanidad.

9.   Cinco an~os despue's de la celebracio'n de la Conferencia de las
Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, el estado del
medio ambiente  ha continuado empeorando a nivel mundial, cuestio'n de la
que se toma nota en la publicacio'n Global Environment Outlook 5/ del
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y hay
enormes problemas ambientales que siguen profundamente arraigados en la
trama socioecono'mica de los pai'ses de todas las regiones.  Se ha
avanzado algo en lo que respecta al desarrollo de instituciones, la
creacio'n de un consenso a nivel internacional, la participacio'n del
sector pu'blico y las actividades del sector privado y, como consecuencia
de ello, algunos pai'ses han podido poner freno a la contaminacio'n y
disminuir el ritmo de la degradacio'n de los recursos.  Sin embargo, en
general, la situacio'n tiende a empeorar.  Las emisiones de muchos
contaminantes, en particular sustancias to'xicas, los gases de efecto
invernadero y el volumen de los desechos continu'an aumentando, aunque en
algunos pai'ses industrializados son menores.  Se ha avanzado poco en lo
que respecta a las modalidades de produccio'n y consumo insostenibles. 
Tampoco se ha avanzado suficientemente en cuanto a la gestio'n
ecolo'gicamente racional de los desechos radiactivos y los desechos
peligrosos y al control del movimiento transfronterizo de estos desechos. 
Muchos pai'ses que experimentan un ra'pido proceso de crecimiento
econo'mico y urbanizacio'n registran tambie'n un aumento del nivel de la
contaminacio'n del aire y del agua, lo que repercute cada vez ma's en la
salud.  La lluvia a'cida y la contaminacio'n atmosfe'rica
transfronteriza, consideradas anteriormente problemas exclusivos del
mundo industrializado, se esta'n convirtiendo, cada vez en mayor medida,
en problemas de muchas regiones en desarrollo.  En muchas de las regiones
ma's pobres del mundo, la pobreza persistente contribuye a acelerar la
degradacio'n de los recursos naturales y se ha extendido el proceso de
desertificacio'n.  En los pai'ses gravemente afectados por la sequi'a o
la desertificacio'n, en especial los de A'frica, la productividad
agri'cola, entre otros factores, es irregular y sigue disminuyendo, con
lo que dificulta sus esfuerzos por lograr el desarrollo sostenible.  El
abastecimiento insuficiente de agua y el agua no apta para el consumo
afectan a un nu'mero cada vez mayor de personas en todo el mundo, lo que
agrava los problemas de mala salud y de inseguridad alimentaria entre los
pobres.  Las condiciones de los ha'bitat naturales y de los ecosistemas
fra'giles, sobre todo los ecosistemas de montan~a, siguen empeorando en
todas las regiones del mundo, lo que tiene como consecuencia la
disminucio'n de la diversidad biolo'gica.  A escala mundial, los recursos
renovables, en particular el agua dulce, los bosques, la tierra
cultivable y las poblaciones de peces de mar continu'an utiliza'ndose a
un ritmo superior al natural de regeneracio'n; si no se mejora la
ordenacio'n de estos recursos, la situacio'n se volvera' decididamente
insostenible.

10.  Si bien se ha avanzado en lo que respecta al uso eficiente de
materiales y energi'a, sobre todo de los recursos no renovables, la
tendencia general sigue siendo insostenible.  Como consecuencia de ello,
los crecientes niveles de contaminacio'n amenazan con superar la
capacidad de absorcio'n del medio ambiente mundial, con lo que
aumentara'n los obsta'culos que se puedan oponer al desarrollo econo'mico
y social de los pai'ses en desarrollo.

11.  Desde la celebracio'n de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre
el Medio Ambiente y el Desarrollo, gobiernos y las organizaciones
internacionales han desarrollado amplias actividades para integrar los
objetivos ambientales, econo'micos y sociales en el proceso de adopcio'n
de decisiones elaborando nuevas poli'ticas y estrategias para el logro
del desarrollo sostenible o adaptando las poli'ticas y los planes
existentes.  Ciento cincuenta pai'ses han cumplido los compromisos que
contrajeron en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio
Ambiente y el Desarrollo creando a nivel nacional comisiones o mecanismos
de coordinacio'n con objeto de elaborar un enfoque integrado del
desarrollo sostenible.

12.  Los principales grupos han demostrado lo que puede lograrse mediante
la accio'n resuelta, el uso compartido de los recursos y el fomento del
consenso, la consideracio'n de los intereses de las comunidades de base y
la participacio'n de e'stas.  La labor de las autoridades permite llevar
a la pra'ctica el Programa 21 y el desarrollo sostenible en el plano
local mediante la aplicacio'n de "programas 21 locales" y otros programas
de desarrollo sostenible.  Gracias a las organizaciones no
gubernamentales, las instituciones educativas, el sector cienti'fico y
los medios de difusio'n, la poblacio'n es consciente de las relaciones
que existen entre el medio ambiente y el desarrollo en todos los pai'ses
y las tiene en cuenta.  La participacio'n, el papel y las
responsabilidades del comercio y la industria, incluidas las empresas
transnacionales, son importantes.  Centenares de empresas pequen~as y
medianas han hecho de la "industria ecolo'gica" una nueva forma de
actividad empresarial.  Los trabajadores y los sindicatos han creado
asociaciones con los empleadores y las comunidades para alentar el
desarrollo sostenible en el lugar de trabajo.  Las iniciativas surgidas
de los propios agricultores han dado por resultado mejores pra'cticas
agri'colas, que han contribuido a la ordenacio'n racional de los
recursos.  Las poblaciones indi'genas han tenido una participacio'n cada
vez ma's importante en el contacto de las cuestiones que afectan a sus
propios intereses y en particular a sus conocimientos y costumbres
tradicionales.  Los jo'venes y las mujeres de todo el mundo han
desempen~ado una importante funcio'n al impulsar a sus comunidades a
reconocer su responsabilidad respecto de las generaciones futuras.  No
obstante, habri'a que ofrecer a la mujer mayor oportunidad de participar
efectivamente en el desarrollo econo'mico, social y poli'tico en igualdad
de condiciones en todos los sectores de la economi'a.

13.  Entre los logros posteriores a la celebracio'n de la Conferencia de
las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, cabe citar
los siguientes:  la entrada en vigor de la Convencio'n Marco de las
Naciones Unidas sobre el Cambio Clima'tico (A/AC.237/18 (Parte II)/Add.1
y Corr.1, anexo I), el Convenio sobre la Diversidad Biolo'gica 6/ y la
Convencio'n de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificacio'n en
los pai'ses afectados por sequi'a grave o desertificacio'n, en particular
en A'frica (A/49/84/Add.2, anexo, ape'ndice II); la concertacio'n de un
acuerdo sobre la conservacio'n y ordenacio'n de las poblaciones de peces
transzonales y las poblaciones de peces altamente migratorios (A/50/550,
anexo I); la aprobacio'n del Programa de Accio'n para el desarrollo
sostenible de los pequen~os Estados insulares en desarrollo 7/; la
elaboracio'n del Programa de Accio'n Mundial para la proteccio'n del
medio marino frente a las actividades realizadas en tierra (A/51/116,
anexo II); y la entrada en vigor de la Convencio'n de las Naciones Unidas
sobre el Derecho del Mar 8/.  Sin embargo, todavi'a no se han llevado a
la pra'ctica e'stos y otros importantes instrumentos aprobados antes de
la celebracio'n de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio
Ambiente y el Desarrollo por todas las partes en ellos y, en muchos
casos, sera' necesario reforzar ma's sus disposiciones, asi' como los
mecanismos para llevarlos a efecto.  La creacio'n, la reestructuracio'n y
la financiacio'n del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), asi'
como la reposicio'n de sus recursos fueron logros importantes.  Sin
embargo, sus niveles de financiacio'n y de reposicio'n no han sido
suficientes para que cumpla plenamente sus objetivos.

14.  Se ha logrado avanzar en la incorporacio'n en diversos instrumentos
juri'dicos nacionales e internacionales de los principios que figuran en
la Declaracio'n de Ri'o sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo 2/,
especialmente el principio de la responsabilidad comu'n pero
diferenciada, que encarna el importante concepto de la solidaridad
internacional y constituye la base de e'ste; el principio de precaucio'n;
el principio de quien contamina paga; y el principio de la evaluacio'n
del impacto ambiental.  Aunque se ha avanzado algo en el cumplimiento de
los compromisos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio
Ambiente y el Desarrollo mediante diversos instrumentos juri'dicos
internacionales, au'n queda mucho por hacer para incorporar ma's
decididamente los principios de Ri'o al derecho y a la pra'ctica
juri'dica.

15.  En algunas de las grandes conferencias de las Naciones Unidas se ha
puesto de manifiesto el compromiso internacional de lograr las metas y
los objetivos a largo plazo en materia de desarrollo sostenible.

16.  Las organizaciones y los programas del sistema de las Naciones
Unidas han contribuido de manera importante al progreso en la ejecucio'n
del Programa 21.  La Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible fue creada
para examinar los progresos alcanzados en la ejecucio'n del Programa 21,
fomentar el dia'logo a nivel mundial y promover la solidaridad en pro del
desarrollo sostenible.  La Comisio'n ha sido tambie'n un agente
catali'tico de nuevas medidas y compromisos y ha contribuido al debate
sobre el desarrollo sostenible entre una gran variedad de colaboradores
dentro y fuera del sistema de las Naciones Unidas.  Aunque queda mucho
por hacer, tambie'n se han logrado progresos en los planos nacional,
regional e internacional respecto de la aplicacio'n de los Principios
relativos a los bosques 3/ aprobados por la Conferencia de las Naciones
Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, tarea en la que
participo' el Grupo Intergubernamental ad hoc sobre los bosques de la
Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible.

17.  La provisio'n de recursos financieros suficientes y previsibles y la
transferencia de tecnologi'as ecolo'gicamente racionales a los pai'ses en
desarrollo son elementos decisivos para ejecutar el Programa 21.  Sin
embargo, aunque se han hecho algunos progresos, queda mucho por hacer
para poner a punto los medios de ejecucio'n establecidos en el Programa
21, en especial en las esferas de la financiacio'n y la transferencia de
tecnologi'a, la asistencia te'cnica y el aumento de la capacidad.

18.  La mayori'a de los pai'ses desarrollados todavi'a no ha alcanzado la
meta establecida por las Naciones Unidas y reafirmada por la mayor parte
de los pai'ses en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio
Ambiente y el Desarrollo de destinar el 0,7% de su producto nacional
bruto (PNB) a la AOD, ni la meta convenida de las Naciones Unidas de
destinar el 0,15% del PNB a los pai'ses menos adelantados por concepto de
AOD.  Lamentablemente, en promedio, el porcentaje del PNB destinado a AOD
por los pai'ses desarrollados ha disminuido acusadamente en el peri'odo
posterior a la celebracio'n de la Conferencia de las Naciones Unidas
sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, del 0,34% en 1992 al 0,27% en
1995; sin embargo, en la AOD se ha tenido ma's en cuenta la necesidad de
un enfoque integrado del desarrollo sostenible.

19.  En otros a'mbitos se han obtenido resultados alentadores despue's de
la celebracio'n de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio
Ambiente y el Desarrollo; han aumentado considerablemente las corrientes
de recursos financieros privados procedentes de los pai'ses desarrollados
con destino a un nu'mero reducido de pai'ses en desarrollo y en algunos
pai'ses se han tomado medidas para movilizar recursos nacionales, entre
ellas una mayor utilizacio'n de instrumentos econo'micos para promover el
desarrollo sostenible.

20.  En muchos pai'ses en desarrollo la situacio'n de la deuda sigue
siendo un importante obsta'culo para lograr el desarrollo sostenible.  Si
bien la situacio'n de la deuda de algunos pai'ses de ingresos medianos ha
mejorado, hay que seguir haciendo frente a los problemas de los pai'ses
pobres fuertemente endeudados, que continu'an afrontando la carga
insostenible de la deuda externa.  La reciente iniciativa del Banco
Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para los pai'ses pobres
fuertemente endeudados podri'a contribuir a resolver esa cuestio'n con la
cooperacio'n de todos los pai'ses acreedores.  La comunidad internacional
debe seguir tratando de que la deuda deje de ser un impedimento para el
desarrollo sostenible.

21.  De forma ana'loga, la transferencia de tecnologi'a y las inversiones
relacionadas con la tecnologi'a procedentes de los sectores pu'blico y
privado, que son particularmente importantes para los pai'ses en
desarrollo, no han cumplido las previsiones del Programa 21.  Aunque el
aumento de las corrientes de capital privado ha permitido hacer
inversiones en la industria y la tecnologi'a en algunos pai'ses en
desarrollo y con economi'as en transicio'n, muchos otros pai'ses han
quedado a la zaga.  En algunos de estos pai'ses ha habido condiciones
menos atractivas para las inversiones del sector privado y el cambio
tecnolo'gico ha sido ma's lento, lo que ha limitado su capacidad de
cumplir los compromisos contrai'dos en el marco del Programa 21 y otros
acuerdos internacionales.  Ha aumentado el desfase tecnolo'gico entre los
pai'ses desarrollados y, sobre todo, los pai'ses menos adelantados.


III.  EJECUCIO'N DEL PROGRAMA 21 EN ESFERAS QUE EXIGEN
      LA ADOPCIO'N DE MEDIDAS URGENTES                

22.  En el Programa 21 y en los principios contenidos en la Declaracio'n
de Ri'o sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo se establecio' un
criterio cabal para el logro del desarrollo sostenible.  Aunque la
responsabilidad primordial de conseguir los objetivos econo'micos,
sociales y ambientales del Programa 21 corresponda a los gobiernos, es
esencial reactivar e intensificar la cooperacio'n internacional,
reconociendo, entre otras cosas, el principio de la responsabilidad
comu'n pero diferenciada, que constituye el Principio 7 de la
Declaracio'n de Ri'o.  Para ello habra' que mostrar una voluntad
poli'tica ma's firme y promover una nueva solidaridad mundial aute'ntica,
teniendo en cuenta las necesidades y prioridades especiales de los
pai'ses en desarrollo.  Ese criterio sigue siendo tan pertinente y
urgentemente necesario como siempre.  De la evaluacio'n anterior se
desprende claramente que, si bien se han hecho progresos en algunas
esferas, hace falta una nueva iniciativa de gran envergadura para
alcanzar los objetivos establecidos por la Conferencia de las Naciones
Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, especialmente en lo
relativo a los asuntos intersectoriales, esfera en la que no se ha
iniciado todavi'a la ejecucio'n.  En las propuestas que figuran en las
secciones A a C infra se esbozan estrategias para acelerar el avance
hacia el logro del desarrollo sostenible.  Las tres secciones son
igualmente importantes y deben tenerse en cuenta y aplicarse de forma
equilibrada e integrada.


A.  Integracio'n de objetivos econo'micos, sociales
    y ambientales                                

23.  El desarrollo econo'mico y social y la proteccio'n del medio
ambiente son componentes del desarrollo sostenible interdependientes y se
refuerzan mutuamente.  El crecimiento econo'mico sostenido es esencial
para el desarrollo econo'mico y social de todos los pai'ses, en
particular los pai'ses en desarrollo.  Dicho crecimiento, que deberi'a
tener una base amplia para beneficiar a todos, permitira' a los pai'ses
elevar los niveles de vida de la poblacio'n mediante la erradicacio'n de
la pobreza, el hambre, las enfermedades y el analfabetismo, el suministro
de vivienda adecuada y empleo seguro para todos y la preservacio'n de la
integridad del medio ambiente.  El crecimiento so'lo puede favorecer el
desarrollo si sus beneficios son plenamente compartidos.  Debe
inspirarse, por tanto, en la equidad, en la justicia y en consideraciones
sociales y ambientales.  El desarrollo, a su vez, debe abarcar medidas
encaminadas a mejorar la condicio'n humana y la calidad misma de la vida. 
La democracia, el respeto de todos los derechos humanos y las libertades
fundamentales, incluido el derecho al desarrollo, la gestio'n
transparente y responsable de los asuntos pu'blicos en todos los sectores
de la sociedad, asi' como la participacio'n efectiva de la sociedad
civil, son todos elementos esenciales de los cimientos necesarios para la
realizacio'n del desarrollo sostenible social centrado en la poblacio'n.

24.  Las estrategias de desarrollo sostenible son mecanismos importantes
para mejorar y coordinar la capacidad nacional, a fin de armonizar las
prioridades en materia de poli'tica social, econo'mica y ambiental. 
Por consiguiente, hay que prestar especial atencio'n al cumplimiento de
los compromisos contrai'dos en las esferas que se citan ma's adelante, en
el marco de un enfoque integrado del proceso de desarrollo, que
entran~ara' la adopcio'n de medidas concertadas entre si' y destinadas a
mantener el crecimiento econo'mico, asi' como a promover el desarrollo
social y la proteccio'n ambiental.  No podra' conseguirse el desarrollo
sostenible sin una mayor integracio'n en todos los niveles de
formulacio'n de poli'ticas y en los niveles operacionales, incluidos los
niveles administrativos ma's bajos posibles.  Los sectores de la
economi'a, como el industrial, el agrario, el energe'tico, el del
transporte y el turi'stico, deben responsabilizarse de las consecuencias
que tengan sus actividades en el bienestar de los seres humanos y en el
entorno fi'sico.  En el contexto de la buena gestio'n de los asuntos
pu'blicos, las estrategias debidamente concebidas pueden aumentar las
perspectivas de crecimiento econo'mico y de empleo y, al mismo tiempo,
proteger el medio ambiente.  Todos los sectores de la sociedad deberi'an
participar en su elaboracio'n y aplicacio'n, de la forma siguiente:

     a)   Para el an~o 2002, todos los pai'ses deberi'an haber acabado de
formular y elaborar estrategias nacionales de desarrollo sostenible que
reflejaran las contribuciones y obligaciones de todas las partes
interesadas, para lo cual se les prestara' asistencia, segu'n proceda,
mediante la cooperacio'n internacional, teniendo en cuenta las
necesidades especiales de los pai'ses menos adelantados.  Habri'a que
apoyar la labor de los pai'ses en desarrollo destinada a aplicar
efectivamente sus estrategias nacionales.  Los pai'ses que ya cuentan con
estrategias, deberi'an seguir mejora'ndolas y aplica'ndolas
efectivamente.  Habri'a que promover la evaluacio'n de los progresos
logrados y el intercambio de experiencias entre los gobiernos.  Tambie'n
habri'a que alentar activamente la elaboracio'n de programas 21 locales y
otros programas locales de desarrollo sostenible, con inclusio'n de
actividades para los jo'venes;

     b)   Al integrar los objetivos econo'micos, sociales y ambientales,
es importante elaborar un amplio conjunto de instrumentos normativos,
especialmente reglamentos, instrumentos econo'micos, internalizacio'n de
los costos ambientales en los precios de mercado, ana'lisis de los
efectos ambientales y sociales y difusio'n de informacio'n, segu'n las
condiciones propias de cada pai's, con objeto de velar por que los
enfoques integrados resulten efectivos y econo'micos.  A tal fin, habra'
que promover procesos transparentes y participativos.  Esto requerira' la
participacio'n de las Asambleas Legislativas nacionales, asi' como de
todos los agentes de la sociedad civil, incluidos los jo'venes y las
poblaciones indi'genas y sus comunidades, para que complementen la
accio'n de los gobiernos en pro del desarrollo sostenible.  En
particular, sera' esencial para ese desarrollo dar a la mujer un mayor
papel y plena participacio'n en pie de igualdad en todos los sectores de
la sociedad y sobre todo en el proceso de adopcio'n de decisiones;

     c)   La aplicacio'n de poli'ticas orientadas hacia el desarrollo
sostenible, incluidas las contenidas en el capi'tulo 3 (Lucha contra la
pobreza) y en el capi'tulo 29 (Fortalecimiento del papel de los
trabajadores y sus sindicatos) del Programa 21, puede aumentar las
oportunidades de creacio'n de empleo, con lo que se contribuira' a lograr
la meta fundamental de erradicar la pobreza.

Entorno econo'mico internacional propicio

25.  Para lograr el desarrollo sostenible se requiere un equilibrio en
que el entorno internacional y el nacional se apoyen entre si'. 
A consecuencia de la mundializacio'n, los factores externos han pasado a
determinar de manera decisiva si las medidas adoptadas en el plano
nacional por los pai'ses en desarrollo han de arrojar o no resultados. 
Del desfase que hay entre los pai'ses desarrollados y los pai'ses en
desarrollo se desprende que sigue siendo necesario crear condiciones
econo'micas internacionales propicias y dina'micas que favorezcan la
cooperacio'n internacional, sobre todo en los campos de las finanzas, la
transferencia de tecnologi'a, la deuda y el comercio, con objeto de
mantener e incrementar el impulso para avanzar en todo mundo hacia el
desarrollo sostenible.

26.  El fomento de un entorno econo'mico internacional dina'mico y
propicio que sea favorable para la totalidad de los pai'ses reviste
intere's para todos ellos.  Adema's, las cuestiones que tienen relacio'n
con el entorno econo'mico internacional, las ambientales entre ellas, no
pueden abordarse de manera efectiva sino mediante un dia'logo
constructivo y una solidaridad verdadera basados en la comunidad de
intereses y beneficios teniendo en cuenta el hecho de que, en vista de
las diferentes contribuciones a la degradacio'n del medio ambiente
mundial, los Estados tienen responsabilidades comunes pero diferenciadas.

Erradicacio'n de la pobreza

27.  Habida cuenta de la gravedad de la pobreza, sobre todo en los
pai'ses en desarrollo, su erradicacio'n es una de las metas fundamentales
de la comunidad internacional y de todo el sistema de las Naciones
Unidas, tal como se enuncia en el Compromiso 2 de la Declaracio'n de
Copenhague sobre el Desarrollo Social 9/, y es esencial para el
desarrollo sostenible.  Por consiguiente, la erradicacio'n de la pobreza
sera' uno de los temas primordiales del desarrollo sostenible en los
pro'ximos an~os.  La magnitud y la complejidad del problema de la pobreza
podri'an, muy probablemente, poner en peligro el tejido social,
menoscabar el desarrollo econo'mico y el medio ambiente y amenazar la
estabilidad poli'tica de muchos pai'ses.  A fin de erradicar la pobreza,
habri'a que coordinar de manera complementaria las actividades de los
gobiernos y las de cooperacio'n y asistencia internacionales.  La
erradicacio'n de la pobreza depende de que los grupos de poblacio'n que
viven en la pobreza se integren plenamente en la vida econo'mica, social
y poli'tica.  La realizacio'n del potencial de la mujer es un factor
decisivo para erradicar la pobreza.  La poli'tica que promueve esa
integracio'n para luchar contra la pobreza y, en particular, la destinada
a proporcionar servicios sociales ba'sicos y a fomentar un desarrollo
socioecono'mico ma's amplio, tambie'n es eficaz, dado que el incremento
de la capacidad de produccio'n de los pobres aumenta tanto su bienestar
propio como el de sus comunidades y sociedades y facilita su
participacio'n en la conservacio'n de recursos y en la proteccio'n
ambiental.  Para esos efectos es necesario proporcionar servicios
sociales ba'sicos y seguridad alimentaria en condiciones de equidad.  La
iniciativa 20/20, que se enuncia en el Programa de Accio'n de la Cumbre
Mundial para el Desarrollo Social 10/, es, entre otras cosas, un medio
u'til de lograr dicha integracio'n.  Sin embargo, en los cinco an~os
transcurridos desde la celebracio'n de la Conferencia de Ri'o ha
aumentado el nu'mero de personas que viven en la pobreza absoluta, sobre
todo en los pai'ses en desarrollo.  En este sentido, es urgente que se
cumplan puntual y plenamente todos los compromisos, acuerdos y objetivos
en la materia convenidos a partir de la Conferencia de Ri'o por la
comunidad internacional, incluidos el sistema de las Naciones Unidas y
las instituciones financieras internacionales.  Es indispensable que se
aplique i'ntegramente el Programa de Accio'n de la Cumbre Mundial sobre
Desarrollo Social.  Las medidas prioritarias comprenden lo siguiente:

     a)   Mejorar el acceso a medios de subsistencia sostenibles, a
oportunidades empresariales y recursos productivos, especialmente la
tierra, el agua, el cre'dito, la capacitacio'n en la esfera te'cnica y
administrativa y la tecnologi'a apropiada, tratando en particular de
ampliar la base de capital humano y social de las sociedades para atender
a los pobres de las zonas rurales y al sector no estructurado de las
zonas urbanas;

     b)   Proporcionar acceso universal a los servicios sociales ba'sicos,
especialmente la educacio'n ba'sica, la atencio'n de la salud, la
nutricio'n, los servicios de abastecimiento de agua no contaminada y
saneamiento;

     c)   Desarrollar de manera progresiva, de conformidad con la
capacidad financiera y administrativa de cada sociedad, sistemas de
proteccio'n social para prestar apoyo a quienes no pueden mantenerse,
temporal o permanentemente; el fin de la integracio'n social es crear una
"sociedad para todos";

     d)   Dar plena participacio'n a quienes viven en la pobreza y a sus
organizaciones en la formulacio'n, la ejecucio'n y la evaluacio'n de las
estrategias y los programas de erradicacio'n de la pobreza y de
desarrollo comunitario y velar por que estos programas reflejen sus
prioridades;

     e)   Tener en cuenta el efecto de la pobreza sobre la mujer, a la que
afecta de forma desproporcionada, en especial eliminando los obsta'culos
de orden legislativo, normativo, administrativo y consuetudinario que se
oponen a que la mujer tenga acceso por igual a los servicios y recursos
productivos, sobre todo acceso, a la tierra y otras formas de propiedad,
y control sobre ellas; al cre'dito, incluido el microcre'dito; a la
herencia; a la educacio'n; a la informacio'n; a la atencio'n de la salud;
y a la tecnologi'a.  En este sentido, es indispensable que se aplique
i'ntegramente la Plataforma de Accio'n de Beijing 11/;

     f)   Los donantes y los receptores interesados deberi'an colaborar
para destinar porcentajes mayores de la AOD a la erradicacio'n de la
pobreza.  La iniciativa 20/20 es un principio importante a este respecto,
ya que se basa en el compromiso mutuo de los donantes y los receptores de
aumentar los recursos destinados a servicios sociales ba'sicos;

     g)   Intensificar la cooperacio'n internacional para apoyar las
medidas que se esta'n adoptando en los pai'ses en desarrollo para
erradicar la pobreza, prestar proteccio'n y servicios sociales ba'sicos y
aplicar un enfoque integrado y multidimensional a la erradicacio'n de la
pobreza.

Modificacio'n de las modalidades de consumo y produccio'n

28.  Segu'n el Programa 21, las modalidades no sostenibles de consumo y
produccio'n, especialmente en los pai'ses industrializados, son la causa
principal de que continu'e el deterioro del medio ambiente mundial.  A la
vez que las modalidades no sostenibles de los pai'ses industrializados
siguen siendo una amenaza cada vez ma's seria para el medio ambiente, los
pai'ses en desarrollo siguen teniendo grandes dificultades para
satisfacer necesidades ba'sicas tales como alimentacio'n, atencio'n de la
salud, vivienda y educacio'n.  Todos los pai'ses deberi'an procurar
promover modalidades de consumo sostenibles; los pai'ses desarrollados
deberi'an tomar la iniciativa para tratar de lograr modalidades de
consumo sostenibles; los pai'ses en desarrollo deberi'an tratar de
establecer en sus procesos de desarrollo modalidades de consumo
sostenibles que garantizaran la satisfaccio'n de las necesidades ba'sicas
de los pobres, evitando las modalidades de consumo insostenibles, sobre
todo las de pai'ses industrializados que por lo general se consideran
particularmente perjudiciales para el medio ambiente, ineficaces y
dispendiosas.  Ello requiere el incremento de la asistencia tecnolo'gica
y de otra i'ndole de los pai'ses industrializados.  Al supervisarse la
ejecucio'n del Programa 21 deberi'a darse alta prioridad al examen de los
progresos alcanzados en el logro de las modalidades de consumo
sostenibles 12/.  De conformidad con el Programa 21, es necesario
elaborar y posteriormente formular poli'ticas y estrategias nacionales,
en particular en pai'ses industrializados, con miras a alentar la
modificacio'n de modalidades de consumo y produccio'n, reforzando a su
vez, cuando corresponda, los me'todos y las poli'ticas internacionales en
que se promuevan modalidades sostenibles de consumo sobre la base del
principio de la responsabilidad comu'n pero diferenciada, aplicando el
principio de quien contamina paga, alentando al productor a que actu'e
con un mayor sentido de responsabilidad y creando una mayor conciencia
entre los consumidores.  La eficiencia ecolo'gica, la internalizacio'n de
los costos y las poli'ticas sobre productos son tambie'n mecanismos
importantes para hacer ma's sostenibles las modalidades de consumo y
produccio'n.  La accio'n en este campo deberi'a centrarse en lo
siguiente:

     a)   Promover la adopcio'n de medidas para internalizar los costos y
beneficios ambientales en el precio de los bienes y servicios, a la vez
que se procure evitar las consecuencias adversas que puedan sufrir los
pai'ses en desarrollo en el acceso al mercado, especialmente con miras a
alentar la utilizacio'n de arti'culos y productos ba'sicos preferibles
desde el punto de vista ambiental.  Los gobiernos deberi'an considerar la
posibilidad de que la carga de la tributacio'n recayera sobre las
modalidades no sostenibles de consumo y produccio'n; es de vital
importancia lograr dicha internalizacio'n de los costos ambientales. 
Entre las reformas tributarias deberi'a incluirse un proceso socialmente
responsable de reduccio'n y eliminacio'n de subsidios a actividades
perjudiciales para el medio ambiente;

     b)   Promover el papel de la empresa en la configuracio'n de
modalidades ma's sostenibles de consumo alentando, segu'n proceda, la
publicacio'n voluntaria de evaluaciones ecolo'gicas y sociales de sus
propias actividades, teniendo en cuenta las condiciones particulares de
cada pai's, y los efectos de su funcio'n de agente del cambio en el
mercado y como principal consumidor de bienes y servicios;

     c)   Elaborar indicadores ba'sicos para supervisar las tendencias
cri'ticas en las modalidades de consumo y produccio'n, y que los pai'ses
industrializados tomen la iniciativa a ese respecto;

     d)   Determinar las mejores pra'cticas mediante la evaluacio'n de las
medidas normativas, con respecto a la eficacia y la eficiencia de esas
medidas en lo que se refiere al medio ambiente y las consecuencias para
la equidad social, y difundir los resultados de esas evaluaciones;

     e)   Tener en cuenta los vi'nculos que existen entre la urbanizacio'n
y los efectos sobre el medio ambiente y el desarrollo de las pra'cticas
de consumo y produccio'n en las ciudades, promoviendo asi' modalidades
ma's sostenibles de urbanizacio'n;

     f)   Promover programas en los planos nacional e internacional
respecto del uso eficiente de energi'a y materiales, con plazos para su
aplicacio'n cuando corresponda.  A ese respecto, deberi'a prestarse
atencio'n a los estudios en que se propone mejorar el uso eficiente de
recursos y considerar la posibilidad de multiplicar por diez la
productividad de los recursos en los pai'ses industrializados a largo
plazo y la posibilidad de multiplicar por cuatro esa productividad en los
pro'ximos dos o tres decenios.  Es necesario seguir realizando
investigaciones para estudiar la viabilidad de dichos objetivos y las
medidas pra'cticas necesarias para su aplicacio'n.  Los pai'ses
industrializados tendra'n una responsabilidad especial y debera'n tomar
la iniciativa a ese respecto.  La Comisio'n sobre el Desarrollo
Sostenible deberi'a examinar esa iniciativa en los pro'ximos an~os para
estudiar las poli'ticas y las medidas necesarias para lograr la
eficiencia ecolo'gica y, para tal fin, alentar a los o'rganos pertinentes
a que adopten medidas destinadas a ayudar a los pai'ses en desarrollo a
lograr un uso ma's eficiente de la energi'a y los materiales mediante la
promocio'n de su capacidad endo'gena y del desarrollo econo'mico con un
apoyo internacional efectivo y mayor;

     g)   Alentar a los gobiernos a que tomen la iniciativa en la
modificacio'n de las modalidades de consumo mejorando su propia accio'n
en el campo del medio ambiente mediante una poli'tica y objetivos
orientados a la accio'n en materia de adquisiciones, gestio'n de los
servicios pu'blicos y mayor integracio'n de las cuestiones relativas al
medio ambiente en el proceso de formulacio'n de la poli'tica nacional. 
Los gobiernos de los pai'ses desarrollados, en particular, deberi'an
tomar la iniciativa a ese respecto;

     h)   Alentar a los medios de difusio'n, de publicidad y de
comercializacio'n a que ayuden a determinar modalidades de consumo
sostenibles;

     i)   Mejorar la calidad de la informacio'n relativa al impacto
ambiental de productos y servicios y, para tal fin, alentar la
utilizacio'n voluntaria y transparente del etiquetado ecolo'gico;

     j)   Fomentar la adopcio'n de medidas que promuevan la eficiencia
ecolo'gica; no obstante, los pai'ses desarrollados deberi'an prestar
especial atencio'n a las necesidades de los pai'ses en desarrollo, en
particular alentando los efectos positivos, y a la necesidad de evitar
los efectos negativos para las oportunidades de exportacio'n y el acceso
a los mercados de los pai'ses en desarrollo y, cuando corresponda, de los
pai'ses con economi'a en transicio'n;

     k)   Alentar la elaboracio'n y el fortalecimiento de programas
educacionales para promover modalidades sostenibles de consumo y
produccio'n; 

     l)   Alentar al comercio y la industria a elaborar y aplicar
tecnologi'as ecolo'gicamente racionales que no este'n destinadas
u'nicamente a aumentar la competitividad, sino tambie'n a reducir los
efectos nocivos sobre el medio ambiente;

     m)   Tener en cuenta en forma equilibrada los aspectos de la
economi'a relativos tanto a la demanda como a la oferta al contrastar los
problemas ecolo'gicos con los factores econo'micos, lo cual podri'a
animar a cambiar el comportamiento de consumidores y productores. 
Deberi'a examinarse una serie de opciones de poli'tica relacionadas entre
otras cosas con instrumentos de regulacio'n, incentivos y desincentivos
econo'micos y sociales, servicios e infraestructura, informacio'n,
educacio'n, desarrollo y difusio'n de tecnologi'a.

Lograr que el comercio y el medio ambiente se apoyen mutuamente

29.  A fin de acelerar el crecimiento econo'mico, la erradicacio'n de la
pobreza y la proteccio'n del medio ambiente, en particular en los pai'ses
en desarrollo, es necesario establecer condiciones macroecono'micas tanto
en los pai'ses desarrollados como en los pai'ses en desarrollo que
propicien la creacio'n de instrumentos y estructuras que permitan a todos
los pai'ses, en particular los pai'ses en desarrollo, sacar provecho de
la mundializacio'n.  Deberi'an fortalecerse la cooperacio'n y el apoyo
internacionales con miras a aumentar la capacidad en materia de comercio,
medio ambiente y desarrollo y, a esos efectos, deberi'an emprenderse
nuevas iniciativas a nivel de todo el sistema y, atendiendo en mayor
medida a los objetivos de desarrollo sostenible, en las Naciones Unidas,
la Organizacio'n Mundial del Comercio, las instituciones de Bretton Woods
y los gobiernos.  En lo que respecta al comercio y el desarrollo
sostenible, deberi'a aplicarse un enfoque equilibrado e integrado, en que
se combinen la liberalizacio'n del comercio, el desarrollo econo'mico y
la proteccio'n del medio ambiente.  Habri'a que levantar las barreras
comerciales a fin de lograr un aprovechamiento ma's eficaz de los
recursos naturales del planeta, tanto desde el punto de vista econo'mico
como del ambiental.  La liberalizacio'n del comercio deberi'a ir
acompan~ada de una poli'tica de ordenacio'n del medio ambiente y de los
recursos a fin de aprovechar al ma'ximo las posibilidades que ofrece para
mejorar la proteccio'n del medio ambiente y promover el desarrollo
sostenible mediante la asignacio'n y el uso ma's eficientes de los
recursos.  El sistema de comercio multilateral deberi'a estar en
condiciones de seguir integrando consideraciones ambientales y mantener
su contribucio'n al desarrollo sostenible, sin perjuicio de su cara'cter
abierto, equitativo y no discriminatorio.  El tratamiento especial y
diferenciado de los pai'ses en desarrollo, especialmente los pai'ses
menos adelantados, y los dema's compromisos de la Ronda Uruguay de
negociaciones comerciales multilaterales deberi'an aplicarse cabalmente a
fin de que esos pai'ses pudieran beneficiarse del sistema de comercio
internacional a la vez que preservaran el medio ambiente.  Es necesario
seguir eliminando las pra'cticas discriminatorias y proteccionistas de
las relaciones de comercio internacional, gracias a lo cual mejorara el
acceso a los mercados de las exportaciones de los pai'ses en desarrollo. 
Ello tambie'n facilitara' la plena integracio'n de los pai'ses con
economi'a en transicio'n en la economi'a mundial.  A fin de que el
comercio, el medio ambiente y el desarrollo se apoyen mutuamente, es
necesario hacer lo posible para que las medidas comerciales relacionadas
con el medio ambiente se apliquen con transparencia, tengan en cuenta las
causas fundamentales de la degradacio'n del medio ambiente y no resulten
ser obsta'culos encubiertos al comercio.  Deberi'a tenerse en cuenta el
hecho de que las normas relativas al medio ambiente que son va'lidas para
los pai'ses desarrollados pueden tener un costo econo'mico y social
injustificado en otros pai'ses, en particular los pai'ses en desarrollo. 
Es necesario fomentar la cooperacio'n internacional y evitar el
unilateralismo.  En ese sentido, es preciso adoptar las siguientes
medidas:

     a)   Se deberi'an aplicar de manera oportuna y cabal los resultados
de la Ronda Uruguay de negociaciones comerciales multilaterales 13/ y
se deberi'a aplicar i'ntegramente el Plan de Accio'n amplio e integrado
de la Organizacio'n Mundial del Comercio para los pai'ses menos
adelantados 14/;

     b)   Deberi'a promoverse un sistema de comercio multilateral abierto,
no discriminatorio, reglamentado, equitativo, seguro, transparente y
previsible.  En ese contexto, es necesario tomar medidas efectivas para
lograr la integracio'n completa de los pai'ses en desarrollo y los
pai'ses con economi'a en transicio'n en la economi'a mundial y en el
nuevo sistema de comercio internacional.  A ese respecto, es necesario
promover la universalidad de la Organizacio'n Mundial del Comercio y
facilitar la admisio'n como miembros de la organizacio'n de forma
mutuamente beneficiosa de los pai'ses en desarrollo y los pai'ses con
economi'a en transicio'n que la pidan.  Habri'a que tomar medidas para
aprovechar al ma'ximo las oportunidades y reducir al mi'nimo los
problemas de los pai'ses en desarrollo, incluidos los importadores netos
de alimentos, especialmente los pai'ses menos adelantados, y los pai'ses
con economi'a en transicio'n, al aplicar los cambios introducidos por la
Ronda Uruguay.  Las decisiones relativas a la mayor liberalizacio'n del
comercio deberi'an tener en cuenta los efectos sobre el desarrollo
sostenible y estar en consonancia con un sistema multilateral de comercio
abierto, reglamentado, no discriminatorio, equitativo, seguro y
transparente.  Deberi'a aclararse la relacio'n entre los acuerdos
multilaterales relativos al medio ambiente y las normas de la
Organizacio'n Mundial del Comercio;

     c)   Aplicar medidas relativas al medio ambiente que no resulten ser
obsta'culos encubiertos al comercio;

     d)   Lograr la interaccio'n armoniosa de las normas de comercio y los
principios relativos al medio ambiente en el marco del Programa 21;

     e)   Seguir analizando las consecuencias para el medio ambiente del
transporte internacional de productos;

     f)   Habri'a que reforzar la cooperacio'n y la coordinacio'n entre la
Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD),
la Organizacio'n de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial
(ONUDI), la Organizacio'n Mundial del Comercio, el Programa de las
Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y otras instituciones
competentes en diversas cuestiones tales como:  i) la funcio'n de las
medidas, positivas contenidas en los acuerdos multilaterales relativos al
medio ambiente como parte de una serie de medidas incluidas, en algunos
casos, las medidas comerciales; ii) las condiciones y necesidades
especiales de la pequen~a y mediana empresa respecto de la interaccio'n
entre comercio y medio ambiente; y iii) las cuestiones relativas al
comercio y el medio ambiente en los planos regional y subregional,
incluso en el contexto de los acuerdos econo'micos y comerciales y los
acuerdos relativos al medio ambiente;

     g)   Habri'a que mejorar la cooperacio'n y la coordinacio'n entre la
UNCTAD y otros o'rganos pertinentes, en el marco de sus mandatos
respectivos, entre otras cosas, respecto de las cuestiones relacionadas
con el medio ambiente y el desarrollo sostenible.  Sin perjuicio de un
claro entendimiento en la Organizacio'n Mundial del Comercio de que las
negociaciones futuras, si las hubiere, respecto de un acuerdo
multilateral sobre inversiones se celebrara'n u'nicamente despue's de que
se haya adoptado una decisio'n de consenso expli'cita, los futuros
acuerdos sobre inversiones deberi'an tener en cuenta los objetivos del
desarrollo sostenible y, cuando los pai'ses en desarrollo sean partes en
dichos acuerdos, deberi'a prestarse especial atencio'n a sus necesidades
de inversio'n;

     h)   Los gobiernos deberi'an hacer todo lo posible por coordinar las
poli'ticas relativas al comercio, el medio ambiente y el desarrollo en el
plano nacional en apoyo del desarrollo sostenible;

     i)   Es necesario que la Organizacio'n Mundial del Comercio, el PNUMA
y la UNCTAD examinen los medios de lograr que el comercio y el medio
ambiente se apoyen mutuamente, incluso mediante la debida observancia de
los objetivos y principios del sistema multilateral de comercio y de las
disposiciones de los acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente. 
Dichas consideraciones deberi'an estar en consonancia con un sistema
multilateral de comercio abierto, reglamentado, no discriminatorio,
equitativo, seguro y transparente.

Poblacio'n

30.  Las consecuencias de la relacio'n entre crecimiento econo'mico,
pobreza, empleo, medio ambiente y desarrollo sostenible se han convertido
en un problema importante.  Es necesario reconocer los vi'nculos
fundamentales entre tendencias y factores demogra'ficos y desarrollo
sostenible.  Hay que seguir promoviendo la tendencia actual hacia un
menor crecimiento demogra'fico mediante la aplicacio'n de una poli'tica
nacional e internacional en que se promuevan el desarrollo econo'mico, el
desarrollo social, la proteccio'n del medio ambiente y la erradicacio'n
de la pobreza, en particular, la ampliacio'n de la ensen~anza ba'sica, en
condiciones de plena igualdad de acceso para nin~as y mujeres, y de la
atencio'n de salud, incluidos los servicios de salud reproductiva, que
abarca tanto la planificacio'n de la familia como la salud sexual, en
consonancia con el informe de la Conferencia Internacional sobre la
Poblacio'n y el Desarrollo 15/.

Salud

31.  Los objetivos de desarrollo sostenible no pueden lograrse si una
proporcio'n elevada de la poblacio'n padece enfermedades debilitantes. 
Uno de los objetivos primordiales para el futuro es llevar a la pra'ctica
la estrategia de salud para todos 16/ y para que todas las personas,
en particular los pobres del mundo, logren mejores condiciones de salud y
bienestar, adema's de mejorar su productividad econo'mica y su potencial
social.  Es preciso adoptar con particular urgencia medidas para proteger
la salud de los nin~os de las amenazas que pueden representar los
problemas ambientales, asi' como de las enfermedades infecciosas, puesto
que los nin~os son ma's vulnerables que los adultos a esos peligros. 
Habra' que asignar la ma'xima prioridad a apoyar las medidas que apliquen
los pai'ses, en particular los pai'ses en desarrollo, y las
organizaciones internacionales con objeto de erradicar las principales
enfermedades infecciosas, en particular el paludismo, que va en aumento,
asi' como a mejorar y ampliar los servicios ba'sicos de saneamiento y
atencio'n de salud y el suministro de agua apta para el consumo. 
Tambie'n es importante reducir el nu'mero de enfermedades prevenibles
mediante vacunacio'n que contraen las poblaciones indi'genas promoviendo
programas de vacunacio'n generalizada.  Adema's, hay que promover la
investigacio'n y elaboracio'n aceleradas de vacunas y reducir la
transmisio'n de otras enfermedades infecciosas importantes, como la
fiebre del dengue, la tuberculosis y el virus de inmunodeficiencia
humana/si'ndrome de inmunodeficiencia adquirida (VIH/SIDA).  Dadas las
consecuencias graves e irreversibles que tiene la intoxicacio'n por plomo
para la salud, sobre todo en los nin~os, es importante acelerar el
proceso de eliminacio'n del uso del plomo en condiciones de riesgo,
incluido el uso de gasolina con plomo en todo el mundo, teniendo en
cuenta las condiciones propias de cada pai's y aumentando el apoyo y la
asistencia internacionales a los pai'ses en desarrollo, en particular
mediante la prestacio'n oportuna de asistencia te'cnica y financiera y el
fomento del aumento de la capacidad endo'gena.  Habri'a que elaborar
estrategias en los planos regional, nacional y local para reducir los
posibles peligros debidos a la contaminacio'n atmosfe'rica y la
contaminacio'n del aire en locales cerrados, teniendo en cuenta las
graves consecuencias que pueden tener para la salud del ser humano,
incluidas estrategias destinadas a que padres, familias y comunidades
cobren conciencia de que el tabaco tiene efectos nocivos para la salud. 
Es necesario destacar la clara relacio'n que existe entre la salud y el
medio ambiente y solucionar el problema de la falta de informacio'n sobre
las consecuencias para la salud que tiene la contaminacio'n del medio
ambiente.  Las cuestiones relativas a la salud deberi'an integrarse
plenamente en los planes nacionales y subnacionales de desarrollo
sostenible, e incluirse en la formulacio'n de proyectos y programas como
un componente de las evaluaciones del impacto ambiental.  La cooperacio'n
internacional en materia de prevencio'n de enfermedades, alerta temprana,
vigilancia, elaboracio'n de informes, capacitacio'n e investigacio'n y
tratamiento es importante para las actividades que se realizan en el
plano nacional.

Asentamientos humanos sostenibles

32.  El establecimiento de asentamientos humanos sostenibles es
fundamental para el desarrollo sostenible.  La necesidad de incrementar
los esfuerzos y la cooperacio'n para mejorar las condiciones de vida de
las ciudades, pueblos, aldeas y zonas rurales de todo el mundo es un
hecho reconocido.  Aproximadamente la mitad de la poblacio'n mundial ya
vive en asentamientos urbanos y, a ma's tardar a comienzos del pro'ximo
siglo, la mayori'a (ma's de 5.000 millones de personas) residira' en
zonas urbanas.  Los problemas derivados de las concentraciones urbanas
preocupan tanto a los pai'ses desarrollados como a los pai'ses en
desarrollo, aunque la urbanizacio'n es ma's ra'pida en estos u'ltimos. 
La urbanizacio'n crea tanto problemas como oportunidades; la
urbanizacio'n del planeta es un feno'meno intersectorial que repercute
sobre todos los aspectos del desarrollo sostenible.  Es preciso adoptar
medidas urgentes a fin de aplicar plenamente los compromisos contrai'dos
en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Asentamientos Humanos
(Ha'bitat II), en consonancia con su informe 17/, y el Programa 21. 
Es necesario obtener recursos financieros nuevos y adicionales de
diversas fuentes a fin de lograr los objetivos de una vivienda adecuada
para todos y el desarrollo de asentamientos humanos sostenibles en un
mundo en proceso de urbanizacio'n.  Habri'a que acelerar los procesos de
transferencia de tecnologi'a y conocimientos especializados, aumento de
la capacidad y descentralizacio'n de la autoridad mediante, entre otras
cosas, el fortalecimiento de la capacidad local y el establecimiento de
asociaciones entre el sector pu'blico y el sector privado para mejorar la
creacio'n y la gestio'n ecolo'gicamente racional de la infraestructura y
de los servicios sociales, a fin de lograr asentamientos humanos ma's
sostenibles.  Tambie'n deberi'a alentarse la elaboracio'n de programas 21
locales.  La Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible podri'a establecer
objetivos mundiales para promover campan~as en pro de la elaboracio'n de
programas 21 locales y eliminar los obsta'culos que se oponen a esas
iniciativas.


                             B.  Sectores y problemas

33.  En la presente seccio'n se sen~alan algunas cuestiones concretas que
suscitan amplia preocupacio'n puesto que, de no poderse cambiar el rumbo
de las tendencias actuales en ellas, especialmente en lo que respecta a
la degradacio'n de los recursos, se produciri'an consecuencias que
podri'an ser desastrosas para el desarrollo social y econo'mico, la salud
del ser humano y la proteccio'n del medio ambiente de todos los pai'ses,
en particular de los pai'ses en desarrollo.  Todos los sectores que se
abarcan en el Programa 21 tienen la misma importancia, por lo que merecen
la misma atencio'n de la comunidad internacional.  La necesidad de
integracio'n es importante en todos los sectores, incluidos los de la
energi'a y el transporte, por los efectos nocivos que los acontecimientos
que tienen lugar en ellos pueden tener para la salud del ser humano y los
ecosistemas; los de la agricultura y la utilizacio'n del agua, en los que
una planificacio'n inadecuada del uso de la tierra, la mala ordenacio'n
de las aguas y la utilizacio'n de tecnologi'a inadecuada pueden dar lugar
a la degradacio'n de los recursos naturales y el empobrecimiento de la
poblacio'n, asi' como causar sequi'a y desertificacio'n, lo que da lugar
a la degradacio'n de la tierra y la pe'rdida de suelos; y el de la
ordenacio'n de recursos marinos, donde la sobreexplotacio'n competitiva
puede dan~ar la base de recursos, el abastecimiento de alimentos y la
subsistencia de comunidades pesqueras, asi' como el medio ambiente.  En
las recomendaciones que se formulan respecto de cada uno de los sectores
se tiene en cuenta la necesidad de que se coopere en el plano
internacional para apoyar las medidas que se tomen a nivel nacional, en
el contexto de los principios de la Conferencia de las Naciones Unidas
sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD), incluido, entre otros,
el principio de la responsabilidad comu'n pero diferenciada.  Asimismo se
entiende que tales recomendaciones no menoscabara'n en modo alguno la
labor realizada en virtud de las convenciones con fuerza juri'dica
obligatoria que existan respecto de esos sectores.

Agua dulce

34.  Los recursos hi'dricos son esenciales para satisfacer necesidades
humanas ba'sicas, para la salud y la produccio'n de alimentos y para
preservar los ecosistemas, asi' como para el desarrollo econo'mico y
social en general.  Suscita preocupacio'n el hecho de que ma's de una
quinta parte de la poblacio'n mundial au'n no tenga acceso a agua apta
para el consumo y que ma's de la mitad de la humanidad carezca de
saneamiento adecuado.  Desde la perspectiva de los pai'ses en desarrollo,
el agua dulce es una prioridad y una necesidad ba'sica, especialmente si
se considera que en muchos pai'ses en desarrollo no todos los sectores de
la poblacio'n tienen acceso inmediato al agua dulce, debido entre otras
cosas, a la falta de infraestructura y capacidad adecuadas, a la escasez
de agua y a problemas financieros y te'cnicos.  El agua dulce tambie'n es
fundamental para los pai'ses en desarrollo pues satisface las necesidades
ba'sicas de su poblacio'n en las esferas de los riegos agri'colas, el
desarrollo industrial, la generacio'n de energi'a hidroele'ctrica, etc. 
Habida cuenta de la demanda cada vez mayor de agua y de que es un recurso
agotable, el agua se convertira' en un factor importante de limitacio'n
del desarrollo socioecono'mico a menos que se adopten medidas
inmediatamente.  Suscita creciente preocupacio'n la cada vez mayor
presio'n que significa para el abastecimiento de agua las pra'cticas no
sostenibles de consumo que afectan tanto a su calidad como a su cantidad,
asi' como la falta generalizada de acceso al suministro de agua apta para
el consumo y de saneamiento adecuado en muchos pai'ses en desarrollo. 
Dado que no se han cumplido plenamente los compromisos contrai'dos en el
Decenio Internacional del Agua Potable y del Saneamiento Ambiental que se
celebro' en el decenio de 1980, au'n es necesario utilizar y proteger en
forma o'ptima todos los recursos de agua dulce, a fin de que puedan
atenderse las necesidades de todos los habitantes del planeta, incluidos
el acceso al agua apta para el consumo y al saneamiento.  Habida cuenta
de ello, es fundamental asignar la ma'xima prioridad a los graves
problemas que padecen muchas regiones en materia de agua dulce,
especialmente en el mundo en desarrollo.  Es necesario adoptar con
urgencia las siguientes medidas:

     a)   Asignar alta prioridad, con arreglo a las necesidades y
condiciones propias de cada pai's, a la formulacio'n y ejecucio'n de
poli'ticas y programas orientados a la ordenacio'n integrada de las
cuencas hidrogra'ficas, incluidas las cuestiones relacionadas con la
contaminacio'n y los residuos, la relacio'n existente entre el agua y la
tierra, incluidas las montan~as, los bosques, los usuarios que se
encuentran aguas arriba y aguas abajo, el medio ambiente de los
estuarios, la diversidad biolo'gica y la preservacio'n de los ecosistemas
acua'ticos, las zonas pantanosas, el clima y la degradacio'n y
desertificacio'n de las tierras, reconociendo que los enfoques adoptados
en los planos subnacional, nacional y regional para la proteccio'n del
agua dulce y su consumo con arreglo a un me'todo orientado a las cuencas
fluviales o de captacio'n sirven de modelo u'til para la proteccio'n del
suministro de agua dulce; 

     b)   Fortalecer la cooperacio'n regional e internacional en el campo
de la transferencia de tecnologi'a y la financiacio'n de programas y
proyectos integrados de aprovechamiento de los recursos hi'dricos, en
particular los que este'n destinados a mejorar el acceso al agua apta
para el consumo y el saneamiento;

     c)   Velar por que las comunidades locales, y las mujeres en
particular, sigan participando en la ordenacio'n del aprovechamiento y el
uso de los recursos hi'dricos;

     d)   Crear un entorno propicio a nivel nacional e internacional en
que se alienten las inversiones procedentes de fuentes pu'blicas y
privadas a fin de mejorar el suministro de agua y los servicios de
saneamiento, especialmente en zonas urbanas y periurbanas de ra'pido
crecimiento, asi' como en comunidades pobres del medio rural de los
pai'ses en desarrollo; la comunidad internacional deberi'a contraer y
cumplir el compromiso de prestar asistencia a los pai'ses en desarrollo a
fin de que tengan un abastecimiento de agua apta para el consumo y
servicios de saneamiento para todos;

     e)   Reconocer que el agua es un bien econo'mico y social que
desempen~a una funcio'n fundamental en la satisfaccio'n de las
necesidades humanas ba'sicas, la seguridad alimentaria, la mitigacio'n de
la pobreza y la proteccio'n de ecosistemas.  La valoracio'n econo'mica
del agua deberi'a enfocarse en el contexto de sus consecuencias
econo'micas y sociales como trasunto de la importancia de satisfacer las
necesidades ba'sicas.  Habri'a que considerar la posibilidad de aplicar
gradualmente en pai'ses desarrollados una poli'tica de precios orientada
a recuperar el costo y a asignar equitativa y eficientemente el agua,
incluida la promocio'n del ahorro de agua; tambie'n habri'a que
considerar la posibilidad de aplicar una poli'tica de esa i'ndole en
pai'ses en desarrollo cuando alcancen una fase adecuada de su desarrollo,
a fin de promover la gestio'n y la ordenacio'n armoniosas de los escasos
recursos hi'dricos y generar recursos financieros que puedan invertirse
en nuevas instalaciones de suministro y tratamiento de agua.  Esas
estrategias tambie'n deberi'an incluir programas destinados a reducir al
mi'nimo el consumo antiecono'mico de agua;

     f)   Fortalecer la capacidad de los gobiernos y las instituciones
internacionales para reunir y utilizar informacio'n, incluidos datos
cienti'ficos, sociales y ambientales, a fin de facilitar la evaluacio'n y
ordenacio'n integradas de los recursos hi'dricos, y fomentar la
cooperacio'n regional e internacional en materia de difusio'n e
intercambio de informacio'n mediante me'todos de cooperacio'n entre
instituciones de las Naciones Unidas, incluidos el PNUMA y centros de
proteccio'n del medio ambiente.  A ese respecto, la asistencia te'cnica a
pai'ses en desarrollo seguira' siendo un factor importante;

     g)   Para que la comunidad internacional apoye las actividades de los
pai'ses en desarrollo, que tienen recursos limitados, adoptar te'cnicas
ma's rentables de produccio'n agri'cola e industrial que utilicen menos
agua y crear la infraestructura de educacio'n e informacio'n adecuada
para mejorar las aptitudes de la fuerza de trabajo necesarias a fin de
lograr transformar la economi'a de forma que los recursos de agua dulce
se utilicen de manera sostenible.  Tambie'n es necesario contar con el
apoyo internacional para lograr el ordenamiento integrado de los recursos
hi'dricos de los pai'ses en desarrollo y con iniciativas y enfoques
innovadores adecuados y en los planos bilateral y regional;

     h)   Alentar a los Estados de cursos de agua a que desarrollen cursos
de agua internacionales con miras a lograr su utilizacio'n sostenible y
proteccio'n adecuada y obtener los beneficios correspondientes, teniendo
en cuenta los intereses de los Estados del curso de agua de que se trate.

35.  Teniendo en cuenta la necesidad urgente de adoptar medidas respecto
de los recursos de agua dulce, y basa'ndose en los principios e
instrumentos vigentes, acuerdos, programas de accio'n y los usos
consuetudinarios del agua, los gobiernos instan a que se entable un
dia'logo bajo los auspicios de la Comisio'n sobre el Desarrollo
Sostenible, que se inicie en su sexto peri'odo de sesiones, a fin de
lograr el consenso respecto de las medidas que es necesario adoptar y, en
particular, de los medios de ejecucio'n y los resultados tangibles.  De
esta forma se podri'a considerar la posibilidad de instituir un me'todo
estrate'gico para llevar a la pra'ctica todos los aspectos relacionados
con el uso sostenible del agua dulce con fines sociales y econo'micos,
incluidos, entre otros, el agua apta para el consumo y los servicios de
saneamiento, el agua para el riego, el reciclamiento, la ordenacio'n de
aguas residuales y la funcio'n importante que cabe al agua dulce en los
ecosistemas naturales.  Tal proceso intergubernamental so'lo podra' ser
fructi'fero si la comunidad internacional da muestras de estar realmente
empen~ada en proporcionar recursos financieros nuevos y adicionales a fin
de lograr los objetivos de dicha iniciativa.

Oce'anos y mares

36.  Desde que se celebro' la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el
Medio Ambiente y el Desarrollo se ha logrado avanzar en la negociacio'n
de acuerdos e instrumentos de cumplimiento voluntario destinados a
mejorar la conservacio'n y ordenacio'n de los recursos pesqueros y la
proteccio'n del medio marino.  Adema's, se han logrado avances en la
conservacio'n y ordenacio'n de determinadas poblaciones de peces a fin de
asegurar la utilizacio'n sostenible de esos recursos.  A pesar de eso,
muchas poblaciones de peces siguen disminuyendo, los niveles de descartes
siguen siendo elevados y la contaminacio'n del mar sigue aumentando.  Los
gobiernos deberi'an aprovechar plenamente las posibilidades y
oportunidades que brinda la celebracio'n en 1998 del An~o Internacional
del Oce'ano.  Es preciso seguir mejorando el proceso de adopcio'n de
decisiones en los planos nacional, regional y mundial.  Para mejorar en
el plano mundial el proceso de adopcio'n de decisiones relativas al medio
marino, los gobiernos deben aplicar urgentemente la decisio'n 4/15 de la
Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible 18/ en la que, entre otras
cosas, se recomendo' que e'sta llevara a cabo un ana'lisis perio'dico
global de todos los aspectos del medio marino y dema's cuestiones conexas
que figuran en el capi'tulo 17 del Programa 21 y cuyo marco juri'dico
general esta' establecido en la Convencio'n de las Naciones Unidas sobre
el Derecho del Mar.  Es necesario que todos los pai'ses adopten medidas
concertadas y mejoren la cooperacio'n para prestar asistencia a los
pai'ses en desarrollo en la aplicacio'n de los acuerdos e instrumentos
pertinentes a fin de que participen efectivamente en la utilizacio'n,
conservacio'n y ordenacio'n sostenibles de sus recursos pesqueros, en la
forma dispuesta en la Convencio'n de las Naciones Unidas sobre el Derecho
del Mar y otros instrumentos juri'dicos internacionales, y de que logren
una ordenacio'n integrada de las zonas costeras.  En ese contexto, es
urgente adoptar las siguientes medidas:

     a)   Todos los gobiernos deberi'an ratificar los acuerdos
correspondientes o adherirse a ellos lo antes posible y aplicarlos
efectivamente, asi' como los instrumentos de cumplimiento voluntario en
la materia;

     b)   Todos los gobiernos deberi'an aplicar la resolucio'n 51/189 de
la Asamblea General, de 16 de diciembre de 1996, incluido el
fortalecimiento de los vi'nculos institucionales que deben establecerse
entre los mecanismos intergubernamentales que participan en el desarrollo
y aplicacio'n de la ordenacio'n integrada de zonas costeras.  Con arreglo
a los logros alcanzados en la Convencio'n de las Naciones Unidas sobre el
Derecho del Mar, y teniendo en cuenta el principio 13 de la Declaracio'n
de Ri'o de Janeiro sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, es necesario
reforzar la aplicacio'n de los acuerdos internacionales y regionales
vigentes en relacio'n con la contaminacio'n marina, con miras, en
particular, a mejorar la planificacio'n para casos de emergencia, las
medidas que corresponda tomar en esos casos, y los mecanismos de
responsabilidad e indemnizacio'n;

     c)   Determinar mejor las prioridades para la adopcio'n de decisiones
en el plano mundial, a fin de promover la conservacio'n y la utilizacio'n
sostenible del medio marino, asi' como mejores medios para integrar tales
medidas;

     d)   Proseguir la cooperacio'n internacional a fin de apoyar el
fortalecimiento, cuando sea necesario, de los acuerdos regionales y
subregionales relativos a la proteccio'n y la utilizacio'n sostenible de
los oce'anos y los mares;

     e)   Los gobiernos deberi'an evitar o eliminar la pesca excesiva y el
exceso de capacidad de las flotas pesqueras adoptando medidas y
mecanismos de gestio'n con que se garanticen la ordenacio'n y la
utilizacio'n sostenibles de los recursos pesqueros, asi' como llevar a
cabo programas de trabajo para reducir y eliminar pra'cticas de pesca
antiecono'micas, dondequiera que se produzcan, especialmente en relacio'n
con la pesca industrializada a gran escala.  En el cuarto peri'odo de
sesiones de la Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible se destaco' la
importancia de la conservacio'n y ordenacio'n efectivas de las
poblaciones de peces, en particular en relacio'n con la eliminacio'n de
la pesca excesiva, a fin de determinar las medidas concretas que deben
adoptarse en los planos nacional o regional para limitar o eliminar dicha
capacidad excesiva, cuestio'n que sera' necesario plantear en todos los
foros internacionales y en particular en el Comite' de Pesqueri'as de la
Organizacio'n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la
Alimentacio'n (FAO); 

     f)   Los gobiernos deberi'an examinar, por conducto de organizaciones
nacionales, regionales e internacionales, las consecuencias positivas y
negativas para la conservacio'n y ordenacio'n de pesqueri'as que tienen
los subsidios y, sobre la base de dichos ana'lisis, considerar la
adopcio'n de las correspondientes medidas;

     g)   Los gobiernos deberi'an tomar medidas, individualmente o
participando en los foros mundiales o regionales competentes, con el
propo'sito de mejorar la calidad y cantidad de la informacio'n
cienti'fica como base para adoptar decisiones efectivas relacionadas con
la proteccio'n del medio marino y la conservacio'n y ordenacio'n de los
recursos marinos vivos; a ese respecto, es necesario lograr una mayor
cooperacio'n internacional para ayudar a los pai'ses en desarrollo, en
particular a los pequen~os Estados insulares en desarrollo, a poner en
funcionamiento redes de datos y centros de intercambio para compartir
informacio'n relativa a los oce'anos.  En este contexto, debe hacerse
especial hincapie' en la recopilacio'n de informacio'n biolo'gica y de
otro tipo de informacio'n relacionada con las pesqueri'as y en los
recursos para recopilarla, analizarla y difundirla.

Bosques

37.  La ordenacio'n, la conservacio'n y el desarrollo sostenible de los
bosques de todo tipo son fundamentales para el desarrollo econo'mico y
social, la proteccio'n del medio ambiente y los sistemas sustentadores de
la vida en el planeta.  Los bosques, una de las principales reservas de
diversidad biolo'gica, son sumideros y depo'sitos de carbono que
constituyen una importante fuente de energi'a renovable, en particular en
los pai'ses menos adelantados.  Los bosques son parte integrante del
desarrollo sostenible y son esenciales para muchas poblaciones indi'genas
y otras poblaciones que dependen de los bosques y mantienen estilos de
vida tradicionales, para los propietarios de los bosques y para las
comunidades locales, muchas de las cuales poseen un acervo importante de
conocimientos tradicionales sobre los bosques.

38.  Desde que se adoptaron en la Conferencia de Ri'o los Principios
relativos a los bosques, se han registrado progresos tangibles en cuanto
a la ordenacio'n sostenible de los bosques en los planos nacional,
subregional, regional e internacional y a la promocio'n de la
cooperacio'n internacional en materia de bosques.  Las propuestas de
accio'n contenidas en el informe del Grupo Intergubernamental ad hoc
sobre los bosques relativo a su cuarto peri'odo de sesiones
(E/CN.17/1997/12), que la Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible hizo
suyas en su quinto peri'odo de sesiones 19/, constituyen un importante
avance con respecto a toda una serie de cuestiones en materia de bosques
y dan muestras de consenso.

39.  Para mantener el impulso dado por el proceso del Grupo
Intergubernamental ad hoc sobre los bosques y propiciar y alentar en el
futuro un dia'logo intergubernamental de poli'tica global, integrado y
equilibrado sobre los bosques de todo tipo, que sigue siendo un proceso
abierto transparente y de participacio'n, es necesario que se asuman
compromisos poli'ticos a largo plazo con respecto a la ordenacio'n
sostenible de los bosques en el mundo entero.  De ahi' la necesidad
urgente de que:

     a)   Los pai'ses y las organizaciones e instituciones internacionales
ejecuten las propuestas de accio'n acordadas por el Grupo con rapidez y
eficacia, colaborando y estableciendo asociaciones fructi'feras con todas
las partes interesadas, incluidos los grupos principales, en particular
las poblaciones indi'genas y las comunidades locales;

     b)   Los pai'ses establezcan programas nacionales sobre bosques de
conformidad con sus condiciones, objetivos y prioridades;

     c)   Se intensifique la cooperacio'n internacional para poner en
pra'ctica las propuestas de accio'n del Grupo relativas a la ordenacio'n,
la conservacio'n y el desarrollo sostenible de los bosques de todo tipo,
que se refieren entre otras cosas a la obtencio'n de recursos
financieros, el aumento de la capacidad, las actividades de
investigacio'n y la transferencia de tecnologi'a;

     d)   Se aclaren ma's todas las cuestiones relacionadas con los
elementos de programa del proceso del Grupo; 

     e)   Las instituciones y organizaciones internacionales prosigan su
labor, y coordinen mejor sus actividades y busquen medios para colaborar
en el marco del Equipo de Tareas Interinstitucional sobre los Bosques,
equipo de cara'cter oficioso y de alto nivel, centra'ndose en la
aplicacio'n de las propuestas de accio'n del Grupo, de conformidad con
sus respectivos mandatos y ventajas comparativas;

     f)   Los pai'ses impartan directrices coherentes a los o'rganos
rectores de las instituciones e instrumentos internacionales
correspondientes para que tomen medidas eficaces y efectivas y coordinen
las tareas relacionadas con los bosques en todos los planos, cuando
incorporen las propuestas de accio'n del Grupo en sus programas de
trabajo de conformidad con los acuerdos y los arreglos en vigor.

40.  Para contribuir al logro de esos objetivos, se decide continuar el
dia'logo intergubernamental de poli'ticas sobre bosques mediante el
establecimiento de un Foro Intergubernamental especial y de composicio'n
abierta sobre los bosques, bajo los auspicios de la Comisio'n sobre el
Desarrollo Sostenible, que ha de realizar su labor de manera abierta,
transparente y participatoria, con un mandato preciso y de duracio'n
limitada, con el cometido, entre otras cosas, de:

     a)   Promover y facilitar la aplicacio'n de las propuestas de accio'n
del Grupo;

     b)   Examinar, supervisar los progresos en materia de ordenacio'n,
conservacio'n y desarrollo sostenible de los bosques de todo tipo y
presentar informes al respecto;

     c)   Examinar las cuestiones pendientes relacionadas con los
elementos de programa del Grupo Intergubernamental, en particular el
comercio y el medio ambiente y su relacio'n con los productos y servicios
forestales, la transferencia de tecnologi'a y la necesidad de recursos
financieros.

El Foro deberi'a tambie'n determinar los posibles elementos de un
consenso respecto de los arreglos y mecanismos internacionales, como, por
ejemplo, un instrumento juri'dicamente vinculante, y promover ese
consenso.  El Foro informara' de su labor a la Comisio'n sobre el
Desarrollo Sostenible en 1999. Sobre la base de ese informe y segu'n la
decisio'n que se adopte en el octavo peri'odo de sesiones de la Comisio'n
sobre el Desarrollo Sostenible, el Foro adoptara' nuevas medidas respecto
del establecimiento de un proceso de negociacio'n intergubernamental
sobre nuevos arreglos y mecanismos o sobre un instrumento juri'dicamente
vinculante relativo a los bosques de todo tipo.

41.  El Foro deberi'a reunirse lo antes posible para seguir precisando su
mandato y adoptar decisiones sobre cuestiones de organizacio'n.  El Foro
deberi'a contar con los servicios de una pequen~a secretari'a dentro del
Departamento de Coordinacio'n de Poli'ticas y Desarrollo Sostenible de la
Secretari'a de las Naciones Unidas que recibiera el apoyo de los
gobiernos y las organizaciones internacionales en forma de contribuciones
voluntarias extrapresupuestarias.

Energi'a

42.  La energi'a es esencial para el desarrollo econo'mico y social y
para una mejor calidad de la vida.  Sin embargo, tambie'n es fundamental
que las modalidades de produccio'n, distribucio'n y utilizacio'n de la
energi'a sean sostenibles.  Los combustibles fo'siles (carbo'n, petro'leo
y gas natural) seguira'n siendo durante muchos an~os las principales
fuentes de energi'a en la mayori'a de los pai'ses desarrollados y en
desarrollo.  Asi' pues, es necesario mitigar las consecuencias que su
continuo aprovechamiento tiene para el medio ambiente y reducir los
peligros para la salud y la contaminacio'n ambiental en el plano local,
intensificando la cooperacio'n internacional, sobre todo por lo que se
refiere a la financiacio'n en condiciones de favor del desarrollo de la
capacidad y la transferencia de la tecnologi'a correspondiente, y
mediante medidas nacionales apropiadas.

43.  En los pai'ses en desarrollo tiene que haber una importante
expansio'n de los servicios de energi'a para que mejore el nivel de vida
de sus poblaciones, en constante crecimiento.  La expansio'n de los
servicios de energi'a contribuiri'a a la erradicacio'n de la pobreza, en
la medida en que aumentari'an las oportunidades de empleo y mejorari'an
los transportes, la salud y la educacio'n.  Muchos pai'ses en desarrollo,
en particular los menos adelantados, se hallan ante la necesidad
apremiante de prestar servicios de energi'a modernos y suficientes, en
particular a los miles de millones de personas que viven en zonas
rurales.  Para ello se precisan importantes recursos financieros, humanos
y te'cnicos y una amplia combinacio'n de fuentes de energi'a.

44.  Los objetivos previstos en esta seccio'n deberi'an ser trasunto de
la necesidad de suministro de energi'a suficiente y del mayor consumo de
energi'a en los pai'ses en desarrollo y tener en cuenta la situacio'n de
los pai'ses que dependen en gran medida de los ingresos generados por la
produccio'n, la elaboracio'n, la exportacio'n y el consumo de
combustibles fo'siles, que tienen gran dificultad en cambiar a fuentes
alternativas de energi'a, asi' como la situacio'n de los pai'ses
sumamente vulnerables a los efectos adversos del cambio clima'tico.

45.  Se esta'n logrando progresos en cuanto a la utilizacio'n sostenible
de la energi'a y todas las partes pueden aprovechar los avances
registrados en otros pai'ses.  Tambie'n es necesaria la cooperacio'n
internacional para promover la conservacio'n de la energi'a y el aumento
de la eficacia de e'sta, el uso de energi'a renovable y la
investigacio'n, el desarrollo y la divulgacio'n de tecnologi'a innovadora
en el contexto de la energi'a.

46.  Por consiguiente, es necesario:

     a)   Avanzar hacia modalidades sostenibles de produccio'n,
distribucio'n y utilizacio'n de la energi'a.  Para promover esa labor a
nivel intergubernamental, la Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible
examinara' cuestiones sobre la energi'a en su noveno peri'odo de
sesiones.  Habida cuenta de la funcio'n vital de la energi'a como
complemento de un crecimiento econo'mico sostenido, en particular para
los pai'ses en desarrollo, ya sean importadores o proveedores de
energi'a, y reconociendo los aspectos complejos y los elementos
interdependientes inherentes al examen de las cuestiones de energi'a en
el marco del desarrollo sostenible, los preparativos para ese peri'odo de
sesiones deberi'an iniciarse en el se'ptimo peri'odo de sesiones mediante
un grupo intergubernamental de composicio'n abierta de expertos en
energi'a y desarrollo sostenible, que se reuniri'a al mismo tiempo que la
Comisio'n celebrara sus reuniones entre los peri'odos de sesiones octavo
y noveno.  De conformidad con los objetivos establecidos en el Programa
21, las sesiones de la Comisio'n deberi'an contribuir al objetivo de
energi'a sostenible para todos en el futuro;

     b)   Formular medidas concretas para reforzar la cooperacio'n
internacional y ayudar a los pai'ses en desarrollo en las medidas que
adopten en el plano nacional para ofrecer, de forma ambientalmente
racional, servicios de energi'a modernos y suficientes, en particular de
electricidad, a todos los sectores de la poblacio'n, sobre todo de las
zonas rurales;

     c)   Promover poli'ticas y planes en los que los pai'ses, teniendo en
cuenta las necesidades y prioridades concretas de los pai'ses en
desarrollo, consideren los aspectos econo'micos, sociales y ambientales
de la produccio'n, distribucio'n y utilizacio'n de la energi'a, en
particular la utilizacio'n de fuentes de energi'a menos contaminantes,
como el gas natural;

     d)   Proceder gradualmente a comprometerse a transferir la
tecnologi'a correspondiente, incluso mediante compromisos a plazos
prefijados, segu'n proceda, a los pai'ses en desarrollo y los pai'ses con
economi'a en transicio'n, para que puedan aumentar la utilizacio'n de
fuentes de energi'a renovables y combustibles fo'siles menos
contaminantes y hacer ma's eficiente la produccio'n, la distribucio'n y
el uso de energi'a.  Es preciso que los pai'ses utilicen
sistema'ticamente ma's fuentes de energi'a renovables acordes con su
situacio'n social, econo'mica, natural, geogra'fica y clima'tica concreta
y te'cnicas que permitan una utilizacio'n menos contaminante de los
combustibles, incluidos los combustibles fo'siles, y para mejorar la
eficiencia de la produccio'n, la distribucio'n y el uso de energi'a y de
otros procesos de produccio'n industrial en los que se utilizan grandes
cantidades de energi'a; 

     e)   Promover las actividades de investigacio'n, desarrollo y
utilizacio'n de te'cnicas de energi'a renovables en los planos
internacional y nacional;

     f)   En relacio'n con los combustibles fo'siles, fomentar la
continuacio'n de las actividades de investigacio'n, desarrollo,
aplicacio'n y transferencia de tecnologi'as menos contaminantes y ma's
eficaces, con un apoyo internacional eficaz;

     g)   Alentar a los gobiernos y al sector privado a examinar medios
apropiados de promover gradualmente la internalizacio'n de los costos
ambientales a fin de lograr un uso ma's sostenible de la energi'a,
teniendo plenamente en cuenta las condiciones econo'micas, sociales y
ambientales de todos los pai'ses, en particular de los pai'ses en
desarrollo.  A esos efectos, la comunidad internacional deberi'a prestar
su cooperacio'n a fin de reducir al mi'nimo los posibles efectos
desfavorables en el proceso de desarrollo de los pai'ses en desarrollo
que se deriven de la aplicacio'n de esas poli'ticas y medidas.  Es
necesario, adema's, alentar la reduccio'n y la eliminacio'n gradual de
los subsidios a la produccio'n y el consumo de energi'a que obstan al
desarrollo sostenible.  Esas poli'ticas deberi'an tener plenamente en
cuenta las necesidades y las condiciones particulares de los pai'ses en
desarrollo, especialmente de los pai'ses menos adelantados, como se
refleja en el trato especial y diferenciado que se les da en el acuerdo
de la Ronda Uruguay de negociaciones comerciales multilaterales relativo
a los subsidios y las medidas compensatorias 20/;

     h)   Alentar una mejor coordinacio'n de la cuestio'n de la energi'a
en el sistema de las Naciones Unidas, con la orientacio'n de la Asamblea
General y teniendo en cuenta la funcio'n coordinadora del Consejo
Econo'mico y Social.

Transporte

47.  El sector de los transportes y la movilidad en general tienen un
papel esencial y positivo que desempen~ar en el desarrollo econo'mico y
social; adema's, no cabe duda de que las necesidades de transporte ira'n
en aumento.  Esta' previsto que en los pro'ximos 20 an~os el transporte
sea la principal causa de la creciente demanda mundial de energi'a.  El
sector de los transportes es el mayor usuario final de energi'a en los
pai'ses desarrollados y el que esta' creciendo con mayor rapidez en la
mayori'a de los pai'ses en desarrollo.  Las modalidades de transporte
actuales, con sus modalidades predominantes de utilizacio'n de la
energi'a, no son sostenibles y, habida cuenta de las tendencias actuales,
pueden hacer que se agraven los problemas ambientales a que se halla
enfrentado el mundo y las consecuencias para la salud mencionadas en el
pa'rrafo 31 supra.  Asi' pues, es necesario:

     a)   Promover una poli'tica integrada en materia de transporte, en
que se considere la posibilidad de utilizar otros medios para satisfacer
las necesidades de movilidad comerciales e individuales y aumentar la
eficacia del sector de los transportes en los planos nacional, regional y
mundial y, en particular, para fomentar la cooperacio'n internacional en
el a'mbito de la transferencia de tecnologi'as ambientalmente racionales
en el sector de los transportes y la ejecucio'n de programas de
capacitacio'n adecuados, de conformidad con los programas y las
prioridades nacionales;

     b)   Integrar la planificacio'n del transporte en las zonas urbanas,
periurbanas y rurales en la planificacio'n del uso de la tierra, teniendo
en cuenta la necesidad de preservar los ecosistemas;

     c)   Adoptar y promover medidas, segu'n proceda, para mitigar las
consecuencias negativas de los transportes para el medio ambiente,
incluso medidas para mejorar la eficiencia del sector de los transportes;

     d)   Utilizar una amplia variedad de instrumentos normativos
orientados a mejorar la eficiencia de la energi'a y las normas de
eficiencia en el sector de los transportes y sectores conexos;

     e)   Proseguir los estudios en los foros pertinentes, incluida la
Organizacio'n de Aviacio'n Civil Internacional (OACI), sobre la
utilizacio'n de instrumentos econo'micos para mitigar los efectos
negativos para el medio ambiente de la aviacio'n en el contexto del
desarrollo sostenible;

     f)   Acelerar lo antes posible la eliminacio'n gradual del uso de
gasolina con plomo para alcanzar el objetivo de reducir los graves
efectos que tiene para la salud la exposicio'n al plomo.  A ese respecto,
se debe seguir prestando apoyo tecnolo'gico y econo'mico a los pai'ses en
desarrollo para permitirles llevar a cabo la transicio'n necesaria;

     g)   Promover la elaboracio'n de directrices voluntarias para el uso
de medios de transporte inocuos para el medio ambiente y medidas para
reducir lo antes posible las emisiones de dio'xido de carbono, mono'xido
de carbono, o'xidos de nitro'geno, parti'culas y compuestos orga'nicos
vola'tiles de los vehi'culos;

     h)   Establecer asociaciones nacionales, en las que participen el
gobierno, autoridades locales, organizaciones no gubernamentales y el
sector privado, para reforzar la infraestructura de los transportes y
formular planes innovadores en materia de transporte colectivo.

Atmo'sfera

ram  Para evitar que el clima mundial y la atmo'sfera sigan sufriendo
consecuencias irreversibles para las generaciones futuras, es necesario
que la comunidad internacional de' muestras de voluntad poli'tica y au'ne
sus esfuerzos, de conformidad con los principios consagrados en la
Convencio'n Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Clima'tico.  Con
esa Convencio'n se han tomado las primeras medidas para hacer frente al
problema mundial del cambio clima'tico.  Pese a la adopcio'n de la
Convencio'n, las emisiones y la concentracio'n de gases de efecto
invernadero continu'an en aumento, al tiempo que las pruebas cienti'ficas
reunidas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambios
Clima'ticos (IPCC) y otros o'rganos competentes continu'an despejando de
forma determinante las dudas e indican cada vez con mayor claridad el
grave riesgo que entran~a el cambio clima'tico mundial.  Hasta la fecha,
no se han registrado suficientes progresos en muchos pai'ses
desarrollados para alcanzar su objetivo de que en el an~o 2000 las
emisiones de gases de efecto invernadero vuelvan a situarse en los
niveles registrados en 1990.  En el Mandato de Berli'n 21/ se reconoce
como uno de los elementos decisivos que los compromisos previstos en los
incisos a) y b) del pa'rrafo 2 del arti'culo 4 de la Convencio'n no son
suficientes y, por consiguiente, es necesario reforzarlos.  Es sumamente
importante que la Conferencia de las Partes en la Convencio'n, en su
tercer peri'odo de sesiones, que se celebrara' en Kyoto (Japo'n) en
diciembre de 1997, adopte un protocolo u otro instrumento juri'dico que
se ajuste plenamente al Mandato de Berli'n.  En la Declaracio'n
Ministerial de Ginebra 22/, de la que se tomo' nota, sin ser
oficialmente aprobada, pero que conto' con el apoyo de la mayori'a de los
ministros y otros jefes de delegacio'n que asistieron al segundo peri'odo
de sesiones de la Conferencia de las Partes, se insto' tambie'n, entre
otras cosas, a que se aceleraran las negociaciones sobre el texto de un
protocolo con fuerza juri'dica obligatoria, u otro instrumento juri'dico.

49.  En el decimonoveno peri'odo extraordinario de sesiones de la
Asamblea General, la comunidad internacional confirmo' su reconocimiento
del problema del cambio clima'tico como uno de los retos ma's formidables
al que hara' frente el mundo en el pro'ximo siglo.  Los dirigentes de
muchos pai'ses pusieron de relieve la gravedad del problema en sus
declaraciones ante la Asamblea y esbozaron las medidas que teni'an a su
disposicio'n, tanto en sus propios pai'ses como en el plano
internacional, para atenderlo.

50.  La meta u'ltima que comparten todos los pai'ses es lograr la
estabilizacio'n de las concentraciones de los gases de efecto invernadero
en la atmo'sfera a un nivel que no tenga una peligrosa influencia
antropo'gena en el re'gimen clima'tico.  Esto exige adoptar poli'ticas y
medidas eficientes y econo'micas capaces de producir una reduccio'n
significativa de las emisiones.  En el actual peri'odo de sesiones los
pai'ses examinaron el estado de los preparativos para el tercer peri'odo
de sesiones de la Conferencia de las Partes en la Convencio'n Marco de
las Naciones Unidas sobre el Cambio Clima'tico.  Existe el acuerdo
una'nime de que es vital que se logre un resultado satisfactorio.

51.  La posicio'n de muchos pai'ses respecto de esas negociaciones se
halla todavi'a en evolucio'n, y se convino en que no seri'a apropiado
tratar de predeterminar los resultados; no obstante, hubo u'tiles
intercambios sobre las posiciones en evolucio'n.

52.  Existe ya un acuerdo amplio pero no universal de que sera' necesario
considerar la adopcio'n de objetivos juri'dicamente vinculantes,
significativos, realistas y equitativos para los pai'ses enumerados en el
anexo I de la Convencio'n que permitan lograr reducciones significativas
de las emisiones de gases de efecto invernadero dentro de plazos
determinados, por ejemplo, los an~os 2005, 2010 y 2020.  Adema's de la
necesidad de establecer objetivos, tambie'n hay amplio acuerdo sobre la
necesidad de considerar los medios y arbitrios para alcanzarlos y de
tener en cuenta los efectos econo'micos, perjudiciales para el medio
ambiente y de otra i'ndole, de tales medidas correctivas en todos los
pai'ses y, en particular, en los pai'ses en desarrollo.

53.  La cooperacio'n internacional en la aplicacio'n del capi'tulo 9 del
Programa 21, en particular por lo que se refiere a la transferencia de
tecnologi'a y al aumento de la capacidad en los pai'ses en desarrollo,
tambie'n es fundamental para promover la aplicacio'n efectiva de la
Convencio'n Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Clima'tico.

54.  Tambie'n es necesario reforzar las redes de observacio'n
sistema'tica para determinar el posible comienzo y la distribucio'n del
cambio clima'tico y evaluar las consecuencias que puede tener,
especialmente en el plano regional.

55.  La capa de ozono sigue en un estado de grave deterioro y es preciso
reforzar el Protocolo de Montreal 23/.  Tambie'n es preciso que se
ratifiquen las enmiendas de Copenhague.  Cabe expresar benepla'cito por
la conclusio'n satisfactoria de las negociaciones sobre la reposicio'n de
recursos del fondo multilateral del Protocolo de Montreal, que permite
disponer de fondos para, entre otras cosas, conseguir antes la
eliminacio'n gradual de las sustancias que agotan el ozono, en particular
el bromuro de metilo, en los pai'ses en desarrollo.  Las futuras
reposiciones de recursos debera'n ser tambie'n suficientes a los efectos
de la aplicacio'n oportuna del Protocolo de Montreal.  Adema's es preciso
prestar mayor atencio'n a los programas de aumento de la capacidad en los
pai'ses en desarrollo en el marco de los fondos multilaterales, asi' como
a la aplicacio'n de medidas eficaces contra el comercio ilegal de
sustancias que agotan el ozono.

56.  Los crecientes niveles de contaminacio'n atmosfe'rica
transfronteriza deberi'an contrarrestarse, entre otras cosas, mediante
una cooperacio'n regional adecuada para reducir los niveles de
contaminacio'n.

Productos qui'micos to'xicos

57.  La gestio'n racional de los productos qui'micos es esencial para el
desarrollo sostenible y constituye la base de la salud humana y la
proteccio'n del medio ambiente.  Todos los encargados de los productos
qui'micos son responsables de alcanzar ese objetivo durante el ciclo de
vida completo de esos productos.  Desde la celebracio'n de la Conferencia
de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo se han
hecho importantes progresos en cuanto a la gestio'n racional de los
productos qui'micos, en particular mediante el establecimiento del Foro
Intergubernamental sobre Seguridad Qui'mica y el Programa
Interinstitucional de gestio'n racional de los productos qui'micos. 
Adema's, las reglamentaciones nacionales se han completado con el Co'digo
deontolo'gico para el comercio internacional de productos qui'micos y con
iniciativas voluntarias de industrias, como Responsible Care.  Pese a los
importantes progresos que se han registrado, algunos productos qui'micos
siguen suponiendo una grave amenaza en los planos local, regional y
mundial para los ecosistemas y la salud.  Desde la celebracio'n de la
Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el
Desarrollo, se ha tomado mayor conciencia de lo dan~ino que pueden ser
algunos productos qui'micos to'xicos para la salud y el medio ambiente. 
Todavi'a queda mucho por hacer, por lo que la gestio'n ambientalmente
racional de los productos qui'micos deberi'a seguir teniendo importancia
mucho despue's del an~o 2000.  Tambie'n se deberi'a prestar especial
atencio'n a la cooperacio'n para desarrollar y transferir la tecnologi'a
de suceda'neos inocuos y para desarrollar la capacidad de producirlos. 
La decisio'n adoptada por el Consejo de Administracio'n del PNUMA en su
19~ peri'odo de sesiones sobre la gestio'n racional de los productos
qui'micos 24/ deberi'a aplicarse de conformidad con los calendarios
acordados para las negociaciones sobre las convenciones relativas al
consentimiento fundamentado previo y los contaminantes orga'nicos
persistentes.  Cabe sen~alar que los productos qui'micos inorga'nicos
tienen funciones y comportamientos distintos de los productos qui'micos
orga'nicos.

Desechos peligrosos

58.  Se ha avanzado considerablemente en la aplicacio'n del Convenio de
Basilea 25/, la Convencio'n de Bamako 26/, la cuarta Convencio'n de
Lome' 27/ y otras convenciones regionales, aunque todavi'a queda mucho
por hacer.  Entre importantes iniciativas destinadas a promover la
gestio'n ambientalmente racional de los desechos peligrosos de acuerdo
con el Convenio de Basilea se incluyen:  a) las actividades para prevenir
el tra'fico ili'cito de desechos peligrosos; b) el establecimiento de
centros regionales de capacitacio'n y de transferencia de tecnologi'a en
relacio'n con la gestio'n de los desechos peligrosos y su reduccio'n al
mi'nimo; y c) el tratamiento y la eliminacio'n de los desechos peligrosos
lo ma's cerca posible de su lugar de origen.  Es necesario continuar
desarrollando esas iniciativas.  Tambie'n es importante y urgente que se
concluya la labor relacionada con el Convenio de Basilea para determinar
que' desechos peligrosos se controlan en virtud del Convenio y negociar,
adoptar y aplicar un protocolo sobre responsabilidades e indemnizaciones
por los dan~os derivados del movimiento transfronterizo de desechos
peligrosos y su eliminacio'n.  Es necesario determinar que' tierras
esta'n contaminadas por la eliminacio'n de desechos peligrosos y poner en
pra'ctica medidas paliativas.  Tambie'n se necesitan soluciones
integradas de gestio'n para reducir al mi'nimo la produccio'n de desechos
urbanos e industriales y promover el reciclamiento y la reutilizacio'n.

Desechos radiactivos

59.  Los desechos radiactivos pueden tener consecuencias muy graves para
el medio ambiente y la salud durante peri'odos muy prolongados.  Por
consiguiente, es fundamental que su gestio'n se lleve a cabo de forma
segura y responsable.  El almacenamiento, el transporte, el movimiento
transfronterizo de desechos radiactivos y su eliminacio'n deberi'an
guiarse por todos los principios de la Declaracio'n de Ri'o sobre el
Medio Ambiente y el Desarrollo y por el Programa 21.  A los Estados que
generan desechos radiactivos incumbe la responsabilidad de almacenar y
eliminar esos desechos en condiciones seguras.  En general, los desechos
radiactivos se deberi'an eliminar en el territorio del Estado en que se
hubiesen generado, siempre que ello fuera compatible con una gestio'n
segura de ese material.  Cada pai's tiene la responsabilidad de velar por
que los desechos radiactivos que entran dentro de su jurisdiccio'n
reciban el tratamiento adecuado, de conformidad con los principios
aceptados internacionalmente, teniendo plenamente en cuenta todos los
efectos transfronterizos.  La comunidad internacional deberi'a hacer todo
lo posible por prohibir la exportacio'n de desechos radiactivos a los
pai'ses que no disponen de instalaciones adecuadas para el tratamiento y
el almacenamiento de desechos.  La comunidad internacional reconoce que
los arreglos regionales o la utilizacio'n conjunta de las instalaciones
podri'an ser procedimientos apropiados para la eliminacio'n de esos
desechos en ciertas circunstancias.  La gestio'n 28/ de los desechos
radiactivos se deberi'a llevar a cabo de manera compatible con el derecho
internacional y con las disposiciones de las convenciones internacionales
y regionales pertinentes y las normas aceptadas internacionalmente.  Es
importante intensificar las medidas de seguridad con respecto a los
desechos radiactivos.  Los Estados, en cooperacio'n con las
organizaciones internacionales pertinentes, cuando proceda, no deberi'an
promover ni permitir el almacenamiento o la eliminacio'n de desechos de
alta, intermedia o baja radiactividad cerca del medio marino, a menos que
determinaran que existen pruebas cienti'ficas, conformes a los principios
y directrices aplicables y acordados internacionalmente, de que ese
almacenamiento o esa eliminacio'n no entran~an peligros inaceptables para
las personas o el medio marino ni interfieren con otros usos legi'timos
del mar.  Cuando se examinaran esas pruebas, deberi'a aplicarse
debidamente el enfoque basado en el principio de precaucio'n.  Es preciso
que la comunidad internacional tome nuevas medidas para que se cobre ma's
conciencia acerca de la importancia de la gestio'n segura de los desechos
radiactivos y para prevenir incidentes y accidentes que puedan dar lugar
a la descarga incontrolada de ese tipo de desechos.

60.  Una de las principales recomendaciones del Programa 21 y del segundo
peri'odo de sesiones de la Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible en
esta materia se refiere a la prestacio'n de apoyo a la labor en curso del
Organismo Internacional de Energi'a Ato'mica (OIEA), la Organizacio'n
Mari'tima Internacional (OMI) y otras organizaciones internacionales
competentes.  La Convencio'n mixta sobre seguridad en la gestio'n de
combustible gastado y sobre seguridad en la gestio'n de desechos
radiactivos, que se esta' negociando actualmente bajo los auspicios del
OIEA, esta' casi terminada.  Esa Convencio'n mixta servira' de una
codificacio'n global del derecho internacional y de gui'a de las mejores
pra'cticas en la materia.  Estara' basada en todos los principios de las
mejores pra'cticas al respecto que haya seguido la comunidad
internacional, incluido el principio de que, en general, los desechos
radiactivos se deberi'an eliminar en el Estado en que se hubiesen
generado, siempre que ello fuera compatible con una gestio'n segura de
ese material.  Los gobiernos deberi'an concluir ese texto y se les insta
a que lo ratifiquen y lo apliquen lo antes posible para seguir mejorando
las pra'cticas y reforzando la seguridad en la materia.  Para el
transporte de combustible nuclear irradiado y desechos de alta
radiactividad por mar se deberi'a seguir el Co'digo para la seguridad del
transporte de combustible nuclear irradiado, plutonio y desechos de alta
radiactividad en cofres a bordo de los buques (co'digo CNI), cuya
adopcio'n como instrumento vinculante se deberi'a estudiar.  Tambie'n
deberi'a seguir examina'ndose en los foros adecuados la cuestio'n de las
posibles consecuencias transfronterizas para el medio ambiente de las
actividades relacionadas con la gestio'n 28/ de los desechos radiactivos y
la cuestio'n de que previamente se notifiquen esas actividades, se
ofrezca informacio'n al respecto y se consulte con los Estados que
podri'an verse afectados.

61.  Es necesario intensificar la cooperacio'n mundial y regional, en
particular por lo que se refiere al intercambio de informacio'n,
experiencia y transferencia de tecnologi'as apropiadas, a fin de mejorar
la gestio'n de los desechos radiactivos.  Hay que prestar apoyo a la
limpieza de los lugares contaminados como resultado de todo tipo de
actividad nuclear y realizar estudios de la salud en las regiones
aledan~as a esos lugares, segu'n proceda, a fin de determinar en que'
lugares hay necesidad de tratamientos de salud y do'nde se deberi'an
proporcionar esos tratamientos.  Se deberi'a prestar asistencia te'cnica
a los pai'ses en desarrollo, reconociendo en particular las necesidades
especiales de los pequen~os Estados insulares en desarrollo, para que
pudieran establecer o perfeccionar procedimientos para la gestio'n y la
eliminacio'n en condiciones seguras de desechos radiactivos derivados de
la utilizacio'n de radionucleidos en actividades me'dicas, de
investigacio'n y en la industria.

La tierra y la agricultura sostenible

62.  La degradacio'n de tierras y la pe'rdida de suelos amenazan los
medios de vida de millones de personas y la seguridad alimentaria futura,
adema's de producir efectos negativos en los recursos hi'dricos y la
conservacio'n de la diversidad biolo'gica.  Es necesario definir con
urgencia los medios para luchar contra la aceleracio'n de la degradacio'n
de los suelos en todo el mundo o cambiar el rumbo de esa tendencia
utilizando un criterio basado en el ecosistema, teniendo en cuenta las
necesidades de las poblaciones que viven en los ecosistemas de montan~a y
reconociendo las mu'ltiples funciones de la agricultura.  La gran tarea a
la que ha de hacer frente la humanidad es la de asegurar la proteccio'n y
ordenacio'n sostenible de la base de recursos naturales de la que depende
la produccio'n de alimentos y fibras, procurando al mismo tiempo
alimentacio'n y vivienda a una poblacio'n que sigue en aumento.  Como se
indica en la decisio'n III/11 de la Conferencia de las Partes en el
Convenio sobre la Diversidad Biolo'gica 29/, la comunidad
internacional ha reconocido la necesidad de aplicar un enfoque integrado
a la proteccio'n y a la ordenacio'n sostenible de la tierra y de los
recursos del suelo, incluida la deteccio'n de los procesos de
degradacio'n del suelo, en el que participen todas las partes interesadas
en los planos local y nacional, como los agricultores, los productores de
alimentos en pequen~a escala, las poblaciones indi'genas y las
organizaciones no gubernamentales, y en especial las mujeres, que
desempen~an una funcio'n esencial en las comunidades rurales.  En la
aplicacio'n de ese enfoque deberi'an incluirse medidas que aseguraran la
tenencia de la tierra y el acceso a ella, los cre'ditos y la
capacitacio'n, y la eliminacio'n de los obsta'culos que desalientan a los
agricultores, especialmente a los pequen~os agricultores y a los
campesinos, que desean invertir en sus tierras y sus granjas y
mejorarlas.

63.  Sigue siendo fundamental que prosigan los esfuerzos por erradicar la
pobreza, entre otras cosas, aumentando la capacidad de reforzar los
sistemas alimentarios locales, mejorando la seguridad alimentaria y
proporcionando una alimentacio'n adecuada a los ma's de 800 millones de
personas desnutridas que existen en el mundo y que viven en su mayor
parte en los pai'ses en desarrollo.  Los gobiernos deberi'an formular
poli'ticas que promoviesen la agricultura sostenible, asi' como la
productividad y la rentabilidad.  Es preciso adoptar poli'ticas
integrales para las zonas rurales a fin de mejorar el acceso a la tierra,
combatir la pobreza, crear empleo y reducir la emigracio'n rural.  De
conformidad con los compromisos convenidos en la Declaracio'n de Roma
sobre la seguridad alimentaria mundial y en el Plan de Accio'n de la
Cumbre Mundial sobre la Alimentacio'n, aprobados en la Cumbre Mundial
sobre la Alimentacio'n (Roma, 13 a 17 de noviembre de 1996) 30/, la
seguridad alimentaria sostenible de los pobres de las zonas urbanas y
rurales deberi'a ser una de las poli'ticas prioritarias, y los pai'ses
desarrollados y la comunidad internacional deberi'an proporcionar
asistencia a los pai'ses en desarrollo con ese objeto.  Para alcanzar
esos objetivos, los gobiernos deberi'an conferir alta prioridad al
cumplimiento de los compromisos de la Declaracio'n de Roma y del Plan de
Accio'n, especialmente el llamamiento para cumplir la meta mi'nima de
reducir a la mitad el nu'mero de personas desnutridas en el mundo para el
an~o 2015.  Se alienta a los gobiernos y a las organizaciones
internacionales a que apliquen el Plan de Accio'n Mundial para la
conservacio'n y la utilizacio'n sostenible de los recursos fitogene'ticos
para la agricultura y la alimentacio'n aprobado en la Conferencia
Te'cnica Internacional sobre Recursos Fitogene'ticos (Leipzig (Alemania),
17 a 23 de junio de 1996).  En el sexto peri'odo de sesiones de la
Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible, que se celebrara' en 1998,
deberi'an examinarse las cuestiones de la agricultura sostenible y el uso
de la tierra en relacio'n con el agua dulce.  El desafi'o que enfrenta la
investigacio'n agri'cola es aumentar el rendimiento de todas las tierras
cultivables, protegiendo y conservando al mismo tiempo la base de
recursos naturales.  La comunidad internacional y los gobiernos deben
mantener o aumentar sus inversiones en la investigacio'n agri'cola, ya
que puede llevar varios an~os o decenios desarrollar nuevas li'neas de
investigacio'n y convertir sus resultados en procedimientos que sean
sostenibles en la pra'ctica.  Los pai'ses en desarrollo, especialmente
aque'llos cuya densidad de poblacio'n es elevada, necesitara'n de la
cooperacio'n internacional para acceder a los resultados de esas
investigaciones y a las tecnologi'as dirigidas a mejorar la productividad
agri'cola en espacios limitados.  En te'rminos ma's generales, la
cooperacio'n internacional sigue siendo necesaria para ayudar a los
pai'ses en desarrollo en muchos otros aspectos relacionados con los
requisitos ba'sicos de la agricultura.  Tambie'n es preciso que se siga
prestando apoyo al proceso de reformas iniciado con arreglo a los
acuerdos de la Ronda Uruguay, en particular el arti'culo 20 del acuerdo
sobre agricultura 31/, y aplicar plenamente la decisio'n de la
Organizacio'n Mundial del Comercio relativa a las medidas sobre los
posibles efectos negativos del programa de reformas en los pai'ses menos
adelantados y los pai'ses en desarrollo que son importadores netos de
alimentos 31/.

Desertificacio'n y sequi'a

64.  Se insta a los gobiernos a que suscriban (mediante la firma y la
ratificacio'n, la aceptacio'n, la aprobacio'n o la adhesio'n) y apliquen
cuanto antes, la Convencio'n de las Naciones Unidas de Lucha contra la
Desertificacio'n en los pai'ses afectados por sequi'a grave o
desertificacio'n, en particular en A'frica, que entro' en vigor el 26 de
diciembre de 1996, y a que den su apoyo al primer peri'odo de sesiones de
la Conferencia de las Partes en la Convencio'n, que se celebrara' en Roma
en septiembre de 1997, y participen activamente en e'l.

65.  Se insta a la comunidad internacional a que reconozca la importancia
y la necesidad primordiales de la cooperacio'n y la asociacio'n
internacionales para combatir la desertificacio'n y mitigar los efectos
de la sequi'a.  Con objeto de aumentar la eficacia y la eficiencia de los
mecanismos financieros existentes, la comunidad internacional y, en
particular, los pai'ses desarrollados, deberi'an, por consiguiente,
apoyar el mecanismo global que tendri'a la capacidad de promover medidas
encaminadas a movilizar y canalizar recursos sustanciales para avanzar la
aplicacio'n de la Convencio'n y sus anexos regionales y contribuir a la
erradicacio'n de la pobreza, que es una de las consecuencias principales
de la desertificacio'n y la sequi'a en la mayori'a de los pai'ses
afectados.  Segu'n otra opinio'n, la comunidad internacional y, en
particular, los pai'ses desarrollados, deberi'an proporcionar recursos
nuevos y adicionales con esos mismos fines.  Deberi'a iniciarse sin
demora y en condiciones mutuamente aceptadas la transferencia a los
pai'ses en desarrollo de tecnologi'as ecolo'gicamente racionales,
econo'micamente viables y socialmente aceptables relativas a la lucha
contra la desertificacio'n o a la mitigacio'n de los efectos de la
sequi'a, o a ambas cosas, con vistas a contribuir al logro de un
desarrollo sostenible en las regiones afectadas.

Diversidad biolo'gica

66.  Sigue siendo urgente que se adopten medidas de conservacio'n y
aprovechamiento sostenible de la diversidad biolo'gica y se repartan en
forma justa y equitativa los beneficios derivados de la utilizacio'n de
los componentes de los recursos gene'ticos.  La diversidad biolo'gica se
encuentra amenazada fundamentalmente por la destruccio'n de los ha'bitat,
el cultivo excesivo, la contaminacio'n y la introduccio'n inadecuada de
plantas y animales fora'neos.  Es urgente que los gobiernos y la
comunidad internacional, con el apoyo de las instituciones
internacionales pertinentes, segu'n proceda:

     a)   Tomen medidas decisivas para conservar y mantener los genes, las
especies y los ecosistemas con el objeto de promover la ordenacio'n
sostenible de la diversidad biolo'gica;

     b)   Ratifiquen el Convenio sobre la Diversidad Biolo'gica y lo
apliquen i'ntegra y eficazmente, asi' como las decisiones de la
Conferencia de las Partes, incluidas las recomendaciones sobre la
diversidad biolo'gica en la agricultura, y el Mandato de Yakarta sobre la
conservacio'n y el aprovechamiento sostenible de la diversidad biolo'gica
marina y costera, y prosigan urgentemente las dema's tareas definidas por
la Conferencia de las Partes en su tercera reunio'n en relacio'n con el
programa de trabajo sobre la diversidad biolo'gica terrestre 32/, en
el marco del criterio basado en el ecosistema aprobado por el Convenio; 

     c)   Emprendan actividades concretas para lograr la distribucio'n
justa y equitativa de los beneficios derivados del aprovechamiento de los
recursos gene'ticos, conforme a las disposiciones del Convenio y las
decisiones de la Conferencia de las Partes relativas a, entre otras
cosas, el acceso a los recursos gene'ticos y el manejo de la
biotecnologi'a y los beneficios que de ella se derivan;

     d)   Presten mayor atencio'n a la provisio'n de recursos financieros
nuevos y adicionales para la aplicacio'n del Convenio;

     e)   Faciliten la transferencia a los pai'ses en desarrollo de
tecnologi'as, con inclusio'n de la biotecnologi'a, de conformidad con las
disposiciones del Convenio;

     f)   Respeten, preserven y mantengan los conocimientos, las
innovaciones y las pra'cticas de las comunidades indi'genas y locales,
que entran~an estilos de vida tradicionales, a fin de proteger
adecuadamente y recompensar debidamente a esas comunidades, con arreglo a
las disposiciones del Convenio sobre la Diversidad Biolo'gica y de
conformidad con las decisiones de la Conferencia de las Partes;

     g)   Concluyan ra'pidamente el protocolo del Convenio sobre la
Diversidad Biolo'gica relativo a la seguridad de la biotecnologi'a, en el
entendimiento de que las directrices te'cnicas internacionales del PNUMA
sobre seguridad de la biotecnologi'a puedan utilizarse como mecanismo
provisional durante su desarrollo, y que lo complementen una vez
concluido, incluidas las recomendaciones relativas al aumento de la
capacidad en materia de seguridad de la biotecnologi'a;

     h)   Subrayen la importancia de que las Partes en el Convenio
establezcan un servicio de facilitacio'n, con arreglo a las disposiciones
del Convenio;

     i)   Reconozcan el papel de la mujer en la conservacio'n de la
diversidad biolo'gica y en el aprovechamiento sostenible de los recursos
biolo'gicos;

     j)   Presten el apoyo necesario para integrar en los planes de
desarrollo nacionales la conservacio'n de la diversidad biolo'gica y el
aprovechamiento sostenible de los recursos biolo'gicos;

     k)   Promuevan la cooperacio'n internacional a fin de desarrollar y
fortalecer el proceso de aumento de la capacidad nacional, con inclusio'n
del desarrollo de los recursos humanos y la creacio'n de instituciones; 

     l)   Proporcionen incentivos en los planos nacional, regional e
internacional a fin de promover la conservacio'n y el aprovechamiento
sostenible de la diversidad biolo'gica y examinen los medios de
fortalecer la capacidad de los pai'ses en desarrollo de competir en el
nuevo mercado de recursos biolo'gicos, mejorando al mismo tiempo el
funcionamiento de dicho mercado.

Turismo sostenible

67.  El turismo es hoy di'a una de las ma's importantes industrias del
mundo y uno de sus sectores econo'micos que crece ma's ra'pidamente.  Las
perspectivas de crecimiento del sector del turismo y la dependencia cada
vez mayor de este sector de muchos pai'ses en desarrollo, especialmente
los pequen~os Estados insulares en desarrollo, como principal fuente de
empleo y propulsor de las economi'as locales, nacionales, subregionales y
regionales, subrayan la necesidad de que se preste especial atencio'n a
la relacio'n existente entre la conservacio'n y la proteccio'n
ambientales y el turismo sostenible.  En este sentido, los esfuerzos que
realizan los pai'ses en desarrollo para ampliar el concepto tradicional
de turismo de forma que abarque actividades de tipo cultural y ecolo'gico
merecen especial consideracio'n y la asistencia de la comunidad
internacional, incluidas las instituciones financieras internacionales.

cuc  Es preciso seguir examinando la importancia del turismo en el
contexto del Programa 21.  El turismo, al igual que otros sectores,
utiliza recursos y genera desechos a la vez que crea costos y beneficios
ambientales, culturales y sociales.  Para lograr modalidades sostenibles
de consumo y produccio'n en el sector del turismo, es fundamental
fortalecer la elaboracio'n de normativas a nivel nacional y mejorar la
capacidad de planificacio'n fi'sica, evaluacio'n de los efectos y
utilizacio'n de instrumentos econo'micos y normativos, asi' como la
capacidad en las esferas de la informacio'n, la educacio'n y la
comercializacio'n.  Preocupa especialmente la degradacio'n de la
diversidad biolo'gica y de los ecosistemas fra'giles, como los arrecifes
coralinos, las montan~as, las regiones costeras y las zonas pantanosas.

69.  La formulacio'n y aplicacio'n de las poli'ticas deberi'a llevarse a
cabo con la cooperacio'n de todas las partes interesadas, en especial el
sector privado y las comunidades locales e indi'genas.  La Comisio'n
deberi'a desarrollar un programa de trabajo internacional sobre turismo
sostenible orientado a la adopcio'n de medidas, en cuya elaboracio'n
participaran la Organizacio'n Mundial del Turismo, la UNCTAD, el PNUMA,
la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad
Biolo'gica y otros o'rganos pertinentes.

70.  El desarrollo sostenible del turismo tiene importancia para todos
los pai'ses, en especial para los pequen~os Estados insulares en
desarrollo.  Es necesaria la cooperacio'n internacional para fomentar el
turismo en los pai'ses en desarrollo, entre otras cosas mediante el
desarrollo y la comercializacio'n del turismo ecolo'gico, teniendo en
cuenta la importancia que reviste la aplicacio'n de poli'ticas de
conservacio'n que aseguren que el desarrollo de este sector brinde
beneficios a largo plazo, especialmente en los pequen~os Estados
insulares en desarrollo' y en el marco del Programa de Accio'n para el
desarrollo sostenible de los pequen~os Estados insulares en desarrollo.

Pequen~os Estados insulares en desarrollo

71.  La comunidad internacional reafirma su compromiso con la aplicacio'n
del Programa de Accio'n para el desarrollo sostenible de los pequen~os
Estados insulares en desarrollo.  La Comisio'n sobre el Desarrollo
Sostenible, en su cuarto peri'odo de sesiones, celebrado en 1996,
realizo' un examen de mitad de peri'odo de determinadas a'reas de
programa del Programa de Accio'n.  En su sexto peri'odo de sesiones, que
se celebrara' en 1998, la Comisio'n realizara' un examen de todos los
capi'tulos y cuestiones pendientes del Programa de Accio'n.  Para 1999
esta' previsto un examen amplio e integral del Programa de Accio'n en
consonancia con el examen de otras conferencias mundiales de las Naciones
Unidas.  En su quinto peri'odo de sesiones la Comisio'n aprobo' una
resolucio'n sobre las modalidades que se adoptara'n para el examen amplio
e integral del Programa de Accio'n, en el que se recomienda que la
Asamblea General celebre un peri'odo extraordinario de sesiones de dos
di'as de duracio'n inmediatamente antes de su quincuage'simo cuarto
peri'odo de sesiones, a fin de realizar una evaluacio'n y un ana'lisis a
fondo de la aplicacio'n del Programa de Accio'n 33/.  La plena
aplicacio'n de esa resolucio'n representari'a una contribucio'n
importante al logro de los objetivos de la Conferencia Mundial sobre el
Desarrollo Sostenible de los Pequen~os Estados Insulares en Desarrollo.

72.  Se esta'n realizando esfuerzos importantes en los planos nacional y
regional para aplicar el Programa de Accio'n.  Es preciso complementar
dichos esfuerzos mediante un apoyo financiero efectivo de la comunidad
internacional.  A fin de lograr eficazmente los objetivos del Programa de
Accio'n, es fundamental que los pequen~os Estados insulares en desarrollo
cuenten con asistencia externa para que puedan crear la infraestructura
necesaria y aumentar la capacidad nacional, en especial, en materia
institucional y de recursos humanos, y que se les facilite el acceso a
informacio'n sobre pra'cticas de desarrollo sostenible y transferencia de
tecnologi'as ecolo'gicamente racionales, de conformidad con el inciso b)
del pa'rrafo 34.14 del Programa 21.  Para contribuir al aumento de la
capacidad nacional, deberi'an ponerse en funcionamiento lo antes posible
la red de informacio'n de los pequen~os Estados insulares en desarrollo y
el programa de asistencia te'cnica a los pequen~os Estados insulares en
desarrollo, con el apoyo de las instituciones regionales y subregionales
existentes.

Desastres naturales

73.  Los desastres naturales tienen consecuencias que afectan en forma
desproporcionada a los pai'ses en desarrollo, en particular a los
pequen~os Estados insulares en desarrollo y los pai'ses que tienen
ecosistemas sumamente delicados.  En los programas de desarrollo
sostenible deberi'a darse ma's importancia al cumplimiento de los
compromisos contrai'dos en la Conferencia Mundial sobre la Reduccio'n de
los Desastres Naturales, celebrada en Yokohama (Japo'n), del 23 al 27 de
mayo de 1994 (ve'ase el documento A/CONF.172/9 y Add.1).  En especial, es
necesario aumentar la capacidad de planificacio'n y gestio'n en materia
de desastres y promover y facilitar la transferencia de tecnologi'as de
alerta temprana a los pai'ses en desarrollo y a los pai'ses con economi'a
en transicio'n expuestos a los desastres naturales.

74.  Habida cuenta de que es preciso proseguir la labor en todo el mundo,
se necesita en particular prestar mayor asistencia a los pai'ses en
desarrollo para:

     a)   Fortalecer los mecanismos y poli'ticas destinados a mitigar los
efectos de los desastres naturales, mejorar la preparacio'n e integrar
las cuestiones vinculadas con los desastres naturales con la
planificacio'n del desarrollo mediante, entre otras cosas, el acceso a
los recursos necesarios para la preparacio'n para casos de desastre y la
accio'n paliativa, la adopcio'n de medidas y la recuperacio'n en casos de
desastre;

     b)   Mejorar el acceso a la tecnologi'a y la capacitacio'n
pertinentes en relacio'n con los sistemas de evaluacio'n de peligros y
riesgos y de alerta temprana y con la proteccio'n contra los desastres
naturales, en consonancia con las estrategias nacionales, subregionales y
regionales;

     c)   Proporcionar y facilitar apoyo te'cnico, cienti'fico y
financiero para la preparacio'n para casos de desastres, y la adopcio'n
de medidas en casos de desastre en el marco del Decenio Internacional
para la Reduccio'n de los Desastres Naturales.

Graves desastres tecnolo'gicos y de otro tipo con consecuencias
perjudiciales para el medio ambiente

75.  En muchos pai'ses, los graves desastres tecnolo'gicos y de otro tipo
con consecuencias perjudiciales para el medio ambiente se convierten en
un obsta'culo importante para el logro de los objetivos del desarrollo
sostenible.  La comunidad internacional deberi'a intensificar la
cooperacio'n para la prevencio'n y reduccio'n de esos desastres y para el
socorro en casos de desastre y la rehabilitacio'n despue's de los
desastres a fin de aumentar la capacidad de los pai'ses afectados de
hacer frente a esas situaciones.


                             C.  Medios de ejecucio'n

Recursos y mecanismos financieros

76.  Los recursos y mecanismos financieros cumplen un papel fundamental
en la ejecucio'n del Programa 21.  En te'rminos generales, la
financiacio'n de la ejecucio'n del Programa 21 provendra' de los sectores
pu'blico y privado del propio pai's.  Para los pai'ses en desarrollo, la
AOD es la principal fuente de financiacio'n externa y se requerira' una
financiacio'n nueva y adicional considerable para el desarrollo
sostenible y la ejecucio'n del Programa 21.  En consecuencia, es preciso
cumplir urgentemente todos los compromisos financieros del Programa 21,
especialmente los que figuran en el capi'tulo 33, y las disposiciones
sobre recursos financieros nuevos y adicionales en cantidad suficiente y
previsible.  Es fundamental renovar los esfuerzos para que todas las
fuentes de financiacio'n contribuyan al crecimiento econo'mico, el
desarrollo social y la proteccio'n ambiental, en el marco del desarrollo
sostenible y la ejecucio'n del Programa 21.

77.  Para los pai'ses en desarrollo, especialmente los de A'frica y los
pai'ses menos adelantados, la AOD, que sigue siendo la principal fuente
de financiacio'n externa y es fundamental para que puedan ejecutar
ra'pida y eficazmente el Programa 21, no puede reemplazarse, en la
mayori'a de los casos, por las corrientes de capital privado.  En
consecuencia, los pai'ses desarrollados deberi'an cumplir los compromisos
contrai'dos de alcanzar lo antes posible la meta aceptada de las Naciones
Unidas del 0,7% del PNB.  En este contexto, es motivo de preocupacio'n la
tendencia descendente del cociente entre la AOD y el PNB.  Sera' preciso
intensificar los esfuerzos para revertir esta tendencia, teniendo en
cuenta la necesidad de mejorar la calidad y la eficacia de la AOD.  Todos
los pai'ses, en un espi'ritu de solidaridad mundial, deberi'an tratar de
resolver los problemas subyacentes que han llevado a esta disminucio'n. 
Seri'a necesario elaborar estrategias para aumentar el apoyo de los
donantes a los programas de asistencia y revitalizar los compromisos
asumidos por los donantes en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre
el Medio Ambiente y el Desarrollo.  Algunos pai'ses ya han alcanzado o
excedido el objetivo convenido del 0,7%.  Las corrientes financieras
oficiales a los pai'ses en desarrollo, especialmente a los pai'ses menos
adelantados, siguen siendo un elemento esencial de la asociacio'n
consagrada en el Programa 21.  La AOD desempen~a un papel importante,
entre otras cosas, en el aumento de la capacidad, la infraestructura, la
lucha contra la pobreza y la proteccio'n del medio ambiente en los
pai'ses en desarrollo y una funcio'n decisiva en los pai'ses menos
adelantados.  La AOD puede desempen~ar un papel complementario y
catali'tico importante para promover el crecimiento econo'mico, y en
algunos casos, puede desempen~ar un papel catali'tico para alentar las
inversiones privadas y, cuando proceda, todos los aspectos relacionados
con el aumento y el fortalecimiento de la capacidad impulsados por los
propios pai'ses.

78.  La financiacio'n que proporcionan las instituciones financieras
multilaterales mediante los mecanismos preferenciales es fundamental
tambie'n para los pai'ses en desarrollo que se esfuerzan por aplicar en
forma integral los objetivos de desarrollo sostenible enunciados en el
programa 21.  Tales instituciones deberi'an continuar respondiendo a las
necesidades y prioridades en materia de desarrollo de esos pai'ses.  Los
pai'ses desarrollados deberi'an cumplir cuanto antes los compromisos
asumidos en relacio'n con la unde'cima reposicio'n de recursos de la
Asociacio'n Internacional de Fomento (AIF).

79.  Tambie'n es importante para los pai'ses en desarrollo el compromiso
pleno y continuo de los donantes de proporcionar financiacio'n adecuada,
sostenida y previsible para las operaciones del Fondo para el Medio
Ambiente Mundial (FMAM), a fin de que puedan lograrse beneficios
ulteriores de alcance mundial para el medio ambiente.  Se insta a los
pai'ses donantes a que se comprometan a proporcionar recursos nuevos y
adicionales con vistas a una distribucio'n equitativa de la carga
mediante una reposicio'n adecuada de los recursos del FMAM, que
proporciona donaciones y financiacio'n preferencial destinada a lograr
beneficios a nivel mundial para el medio ambiente y como resultado de
ello promueve el desarrollo sostenible.  Deberi'a examinarse la
posibilidad de profundizar el ana'lisis sobre la flexibilidad del mandato
actual del FMAM en materia de apoyo a las actividades dirigidas a lograr
beneficios ambientales a nivel mundial.  En cuanto al ciclo de proyectos,
seri'a necesario renovar los esfuerzos para continuar con la
racionalizacio'n del proceso de adopcio'n de decisiones a fin de mantener
un marco eficiente y eficaz y tambie'n transparente, participativo y
democra'tico.  En su condicio'n de entidad operativa del mecanismo
financiero del Convenio sobre la Diversidad Biolo'gica y la Convencio'n
Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Clima'tico, el FMAM deberi'a
seguir funcionando de conformidad con lo establecido en dichos
instrumentos y promover su aplicacio'n.  Los organismos de ejecucio'n del
FMAM, el Programa de las 
Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el PNUMA y el Banco Mundial
deberi'an fortalecer, segu'n proceda y de conformidad con sus mandatos
respectivos, la cooperacio'n a todos los niveles, incluso sobre el
terreno.

80.  Se debe aumentar la eficiencia, eficacia y repercusio'n de las
actividades operacionales del sistema de las Naciones Unidas mediante,
entre otras cosas, un incremento considerable de sus fondos de forma
previsible, continua y segura, en consonancia con las crecientes
necesidades de los pai'ses en desarrollo, asi' como mediante la plena
aplicacio'n de las resoluciones 47/199 y 48/162 de la Asamblea General. 
Es necesario incrementar considerablemente los recursos destinados a las
actividades operacionales para el desarrollo de forma previsible,
continua y segura, en consonancia con las crecientes necesidades de los
pai'ses en desarrollo.

81.  El capital privado es una herramienta fundamental para el logro del
crecimiento econo'mico en un nu'mero cada vez mayor de pai'ses en
desarrollo.  Dada su importancia creciente, deberi'a movilizarse una
mayor cantidad de inversiones privadas extranjeras.  A fin de alentar el
aumento de la inversio'n privada, los gobiernos deberi'an tratar de
lograr la estabilidad macroecono'mica, la aplicacio'n de poli'ticas
abiertas en materia de comercio e inversiones y un funcionamiento
adecuado de los sistemas juri'dico y financiero.  Deberi'an realizarse
ma's estudios, incluso sobre la creacio'n de un entorno apropiado, tanto
en el plano nacional como en el internacional, para facilitar la
inversio'n privada extranjera, especialmente las corrientes de
inversiones extranjeras directas a los pai'ses en desarrollo, y
acrecentar su contribucio'n al desarrollo sostenible.  Para que tales
inversiones favorezcan los objetivos del desarrollo sostenible, es
fundamental que tanto el gobierno del pai's inversor como el del pai's
receptor establezcan marcos normativos adecuados e incentivos para la
inversio'n privada.  En consecuencia, se deberi'a seguir tratando de
adoptar poli'ticas y medidas apropiadas que tengan por objeto promover
las corrientes de inversio'n a largo plazo hacia los pai'ses en
desarrollo en actividades que aumenten su capacidad de produccio'n y
reducir la inestabilidad de esas corrientes.  Se alienta a los donantes
de AOD y a los bancos de desarrollo multilaterales a hacer ma's firmes
sus compromisos de apoyar las inversiones en los pai'ses en desarrollo de
forma tal de que se promuevan simulta'neamente el crecimiento econo'mico,
el desarrollo social y la proteccio'n ambiental.

82.  El problema de la deuda externa sigue obstaculizando los esfuerzos
que realizan los pai'ses en desarrollo para lograr el desarrollo
sostenible.  A fin de resolver los problemas de la deuda que au'n
subsisten en los pai'ses pobres fuertemente endeudados, los pai'ses
acreedores, los pai'ses deudores y las instituciones financieras
internacionales deberi'an seguir intentando encontrar soluciones al
problema de la deuda que sean equitativas, orientadas hacia el desarrollo
y duraderas e incluyan medidas de alivio de la deuda mediante su
reprogramacio'n y reduccio'n, el uso de canjes de deuda y tambie'n de
subsidios y corrientes preferenciales que les ayuden a recuperar la
capacidad crediticia.  La iniciativa conjunta del Banco Mundial y el
Fondo Monetario Internacional (FMI) para la reduccio'n de la deuda de los
pai'ses pobres muy endeudados, apoyada por los pai'ses acreedores del
Club de Pari's, es una medida importante para reducir el problema de la
deuda multilateral.  Para aplicar la iniciativa se requieren recursos
financieros adicionales de acreedores bilaterales y multilaterales, sin
que ello afecte al apoyo necesario para las actividades de desarrollo de
los pai'ses en desarrollo.

83.  Es preciso lograr una mayor comprensio'n de los efectos de la deuda
sobre los esfuerzos que realizan los pai'ses en desarrollo para alcanzar
el desarrollo sostenible.  A tal fin, se invita a la Secretari'a de las
Naciones Unidas, al Banco Mundial y al FMI a colaborar con la UNCTAD para
examinar ma's detenidamente las interrelaciones existentes entre la deuda
y el desarrollo sostenible en los pai'ses en desarrollo.

84.  Si bien la cooperacio'n internacional es muy importante para ayudar
a los pai'ses en desarrollo en sus esfuerzos de desarrollo, en general,
los fondos para la ejecucio'n del Programa 21 procedera'n de los sectores
pu'blico y privado de los propios pai'ses; las poli'ticas encaminadas a
promover la movilizacio'n de los recursos internos, incluidos el
cre'dito, podri'an comprender reformas macroecono'micas estructurales,
como reformas fiscales y de la poli'tica monetaria, el examen y la
reforma de los subsidios existentes y la promocio'n del ahorro personal y
el acceso al cre'dito, especialmente al microcre'dito, sobre todo para la
mujer.  La decisio'n con respecto a tales poli'ticas deberi'a
corresponder a cada pai's, teniendo en cuenta sus propias
caracteri'sticas y capacidad y los distintos niveles de desarrollo, sobre
todo segu'n se reflejen en las estrategias nacionales de desarrollo
sostenible, en los casos en que e'stas existan.

85.  Es necesario que los subsidios existentes sean ma's transparentes a
fin de que el pu'blico adquiera mayor conciencia de sus repercusiones
econo'micas, sociales y ambientales y se adopten medidas para reformarlos
o, segu'n proceda, eliminarlos.  Se deberi'a fomentar la realizacio'n de
nuevos estudios nacionales e internacionales en esa esfera a fin de
ayudar a los gobiernos a individualizar los subsidios que distorsionan
los mercados y tienen repercusiones perjudiciales a nivel social y
ambiental y examinar la posibilidad de eliminarlos.  Las reducciones de
los subsidios deberi'an hacerse prestando la atencio'n debida a las
condiciones particulares y los diferentes niveles de desarrollo de cada
pai's y evaluando los riesgos de que se produzcan efectos regresivos,
especialmente en los pai'ses en desarrollo.  Adema's, seri'a deseable
utilizar la cooperacio'n y la coordinacio'n internacionales para promover
la reduccio'n de los subsidios cuando e'stos tengan consecuencias
importantes para la competitividad.

86.  A fin de reducir las barreras a un mayor uso de instrumentos
econo'micos, los gobiernos y las organizaciones internacionales deberi'an
reunir y compartir informacio'n sobre el uso de instrumentos econo'micos
e introducir programas experimentales que, entre otras cosas, demostrasen
co'mo aprovechar al ma'ximo tales instrumentos, evitando al mismo tiempo
cualquier efecto negativo sobre la capacidad de competir comercialmente y
las relaciones de intercambio de todos los pai'ses, especialmente los
pai'ses en desarrollo, y sobre los sectores marginados y vulnerables de
la sociedad.  Al introducir instrumentos econo'micos que aumenten el
costo de las actividades econo'micas de los hogares y de la pequen~a y
mediana empresa, los gobiernos deberi'an considerar su establecimiento
gradual, la ejecucio'n de programas de educacio'n pu'blica y la
prestacio'n de asistencia te'cnica bien orientada como estrategias
encaminadas a reducir los efectos distributivos.  Diversos estudios y
experiencias pra'cticas realizados en varios pai'ses, en particular en
pai'ses desarrollados, indican que la utilizacio'n adecuada de los
instrumentos econo'micos pertinentes puede contribuir a que se modifique
el comportamiento de los consumidores y los productores de esos pai'ses
en un sentido ma's sostenible.  Es preciso, sin embargo, realizar nuevos
estudios y considerar las experiencias pra'cticas de un mayor nu'mero de
pai'ses, teniendo en cuenta las condiciones particulares de cada pai's y
la aceptabilidad, legitimidad, equidad, eficiencia y eficacia de esos
instrumentos econo'micos.

87.  En foros internacionales y nacionales se esta'n examinando
mecanismos financieros innovadores, pero au'n no han alcanzado su pleno
desarrollo conceptual.  El Secretario General debe presentar un informe
sobre mecanismos financieros innovadores al Consejo Econo'mico y Social
en su peri'odo de sesiones sustantivo de 1997.  En vista del amplio
intere's que han despertado esos mecanismos, se invita a las
organizaciones pertinentes, incluidas la UNCTAD, el Banco Mundial y el
FMI, a que realicen estudios con miras al futuro sobre medidas
concertadas en relacio'n con ese tipo de mecanismos y que los compartan
con la Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible, otras organizaciones
intergubernamentales pertinentes y organizaciones no gubernamentales.  En
ese sentido, los me'todos de financiacio'n innovadora deberi'an
complementar y no reemplazar a la AOD.  Seri'a preciso seguir examinando
nuevas iniciativas de cooperacio'n para el logro de objetivos ambientales
y de desarrollo mediante estructuras de incentivos mutuamente
beneficiosas.

Transferencia de tecnologi'as ecolo'gicamente racionales

88e  La disponibilidad de informacio'n cienti'fica y te'cnica y el acceso
a la tecnologi'a ecolo'gicamente racional al igual que su transferencia
son requisitos esenciales para el desarrollo sostenible.  Es necesario
que los pai'ses en desarrollo logren con urgencia un mayor acceso a
tecnologi'as ecolo'gicamente racionales a fin de que puedan cumplir las
obligaciones contrai'das en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre
el Medio Ambiente y el Desarrollo y en las convenciones internacionales
pertinentes.  La capacidad de los pai'ses en desarrollo de participar en
los ra'pidos progresos en materia de ciencia y tecnologi'a, beneficiarse
de ellos y contribuir a que se produzcan puede influir decisivamente en
su desarrollo.  Para ello es urgente que se cumplan todos los compromisos
contrai'dos en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio
Ambiente y el Desarrollo relativos a la adopcio'n de medidas concretas
para transferir tecnologi'as ecolo'gicamente racionales a los pai'ses en
desarrollo.  La comunidad internacional deberi'a promover, facilitar y
financiar, segu'n proceda, el acceso a tecnologi'as ecolo'gicamente
racionales y los correspondientes conocimientos especializados, y su
transferencia, en particular a los pai'ses en desarrollo, en condiciones
favorables, incluso en condiciones de favor y preferenciales, segu'n lo
mutuamente acordado, teniendo en cuenta la necesidad de proteger los
derechos de propiedad intelectual, asi' como las necesidades especiales
de los pai'ses en desarrollo para la ejecucio'n del Programa 21.  Se
deberi'an aprovechar y ampliar las formas actuales de cooperacio'n entre
los sectores pu'blico y privado de los pai'ses en desarrollo y los
pai'ses desarrollados.  En ese sentido, es importante sen~alar que'
barreras y restricciones obstaculizan la transferencia de tecnologi'as
ecolo'gicamente racionales, pu'blicas y privadas, a fin de reducir esas
dificultades y crear a la vez incentivos concretos, fiscales y de otro
tipo, para la transferencia de dichas tecnologi'as.  La Comisio'n sobre
el Desarrollo Sostenible deberi'a pasar revista perio'dicamente, como
parte de su programa de trabajo multianual, a los progresos alcanzados en
el cumplimiento de todas las disposiciones del capi'tulo 34 del Programa
21.

89.  La transferencia de tecnologi'a y el desarrollo de la capacidad
humana e institucional de adaptar, absorber y difundir tecnologi'as, asi'
como de generar conocimientos e innovaciones te'cnicos, son partes del
mismo proceso y se les debe asignar igual importancia.  Cabe a los
gobiernos una importante funcio'n a los efectos de dar a las
instituciones de investigacio'n y desarrollo, entre otras cosas,
incentivos para fomentar el desarrollo de capacidad institucional y
humana y contribuir a e'l.

90.  Gran parte de la tecnologi'a ecolo'gicamente racional y avanzada se
desarrolla y mantiene en el sector privado.  La creacio'n de un entorno
propicio por parte de los pai'ses desarrollados y los pai'ses en
desarrollo, incluso la adopcio'n de medidas econo'micas y fiscales de
apoyo y un sistema pra'ctico de normas ambientales y de mecanismos de
aplicacio'n, puede ayudar a estimular las inversiones del sector privado
y a transferir tecnologi'as ecolo'gicamente racionales a los pai'ses en
desarrollo.  Se deberi'an examinar nuevos medios de intermediacio'n
financiera para la financiacio'n de tecnologi'as ecolo'gicamente
racionales, como las "li'neas de cre'dito ecolo'gicas".  Los gobiernos y
las instituciones internacionales de desarrollo deberi'an desplegar ma's
esfuerzos para facilitar la transferencia de tecnologi'a de propiedad
privada en condiciones favorables, segu'n lo acordado, a los pai'ses en
desarrollo, en particular a los pai'ses menos adelantados.

91.  Una parte de la tecnologi'a es de propiedad de los gobiernos y de
instituciones pu'blicas o ha sido el resultado de investigaciones y
actividades de desarrollo con financiacio'n pu'blica.  El control y la
influencia que los gobiernos ejercen sobre el conocimiento tecnolo'gico
adquirido en instituciones de investigacio'n y desarrollo con
financiacio'n pu'blica abre la posibilidad de crear tecnologi'as de
propiedad pu'blica que se hicieran accesibles a los pai'ses en desarrollo
y podri'a ser un importante instrumento de los gobiernos para catalizar
la transferencia de tecnologi'a del sector privado.  Se acogera'n con
benepla'cito las propuestas de seguir estudiando las opciones con
respecto a esas tecnologi'as y actividades de investigacio'n y desarrollo
financiadas por el sector pu'blico.

92.  Los gobiernos deberi'an crear un marco juri'dico y poli'tico
propicio a las inversiones en tecnologi'a del sector privado y a los
objetivos a largo plazo del desarrollo sostenible.  Los gobiernos y las
instituciones internacionales de desarrollo deberi'an seguir
desempen~ando una funcio'n fundamental en el establecimiento de
asociaciones del sector pu'blico y privado en los pai'ses desarrollados,
los pai'ses en desarrollo y los pai'ses con economi'a en transicio'n y
entre estos pai'ses.  Esas asociaciones son esenciales para vincular las
ventajas del sector privado (acceso a la financiacio'n y a la
tecnologi'a, eficiencia administrativa, experiencia empresarial y
conocimientos te'cnicos) a la capacidad de los gobiernos de crear un
medio normativo propicio a las inversiones en tecnologi'a del sector
privado y los objetivos a largo plazo del desarrollo sostenible.

93.  La creacio'n de centros para la transferencia de tecnologi'as a
distintos niveles, incluido el regional, podri'a contribuir en gran
medida al logro del objetivo de transferir tecnologi'as ecolo'gicamente
racionales a los pai'ses en desarrollo.  A tal fin deberi'an colaborar,
por conducto incluso de la cooperacio'n te'cnica entre los pai'ses en
desarrollo y la cooperacio'n econo'mica entre los pai'ses en desarrollo,
los o'rganos y mecanismos existentes de las Naciones Unidas, con
inclusio'n, segu'n sea el caso, de la Comisio'n de Ciencia y Tecnologi'a
para el Desarrollo, la UNCTAD, la Organizacio'n de las Naciones Unidas
para el Desarrollo Industrial (ONUDI), el PNUMA y las comisiones
regionales.

94.  Los gobiernos y las instituciones internacionales de desarrollo
tambie'n pueden desempen~ar la importante funcio'n de unir a empresas de
pai'ses desarrollados, pai'ses en desarrollo y pai'ses con economi'a en
transicio'n para que establezcan vi'nculos comerciales sostenibles y
mutuamente beneficiosos.  Se deberi'an proporcionar incentivos para
estimular la creacio'n de empresas mixtas entre empresas pequen~as y
medianas de pai'ses desarrollados, pai'ses en desarrollo y pai'ses con
economi'a en transicio'n y se deberi'a prestar apoyo a los programas de
produccio'n menos contaminante de las empresas pu'blicas y privadas.

95.  Los gobiernos de los pai'ses en desarrollo deberi'an tomar medidas
adecuadas para fortalecer la cooperacio'n Sur-Sur en materia de
transferencia de tecnologi'a y aumento de la capacidad.  Esas medidas
podri'an comprender la vinculacio'n de los sistemas y las fuentes de
informacio'n nacionales existentes sobre tecnologi'as ecolo'gicamente
racionales y de centros nacionales de produccio'n menos contaminante,
asi' como el establecimiento de centros regionales relacionados con
sectores concretos para la transferencia de tecnologi'a y el aumento de
la capacidad.  Los pai'ses donantes y las organizaciones internacionales
interesados deberi'an prestar ma's asistencia a los pai'ses en desarrollo
para llevar a cabo esas actividades mediante, entre otras cosas, la
prestacio'n de apoyo a los acuerdos trilaterales y la aportacio'n de
recursos al Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas de contribuciones
voluntarias para el fomento de la cooperacio'n Sur-Sur.

96.   Tambie'n, se debe prestar atencio'n a la evaluacio'n de las
necesidades tecnolo'gicas como instrumento de los gobiernos para
determinar los proyectos de transferencia de tecnologi'a y las
actividades de aumento de la capacidad que se han de realizar para
facilitar y acelerar el desarrollo, la adopcio'n y la difusio'n de
tecnologi'as ecolo'gicamente racionales en sectores determinados de la
economi'a nacional.  Es importante asimismo que los gobiernos promuevan
la integracio'n de la evaluacio'n de la tecnologi'a ambiental con la
evaluacio'n de las necesidades en materia de tecnologi'a como instrumento
importante para evaluar las tecnologi'as ecolo'gicamente racionales y los
sistemas de organizacio'n, gestio'n y recursos humanos relacionados con
la utilizacio'n apropiada de esas tecnologi'as.

97.  Es necesario estudiar y mejorar au'n ma's las posibilidades de las
redes electro'nicas mundiales de informacio'n y de telecomunicaciones, de
modo que los pai'ses puedan elegir entre las distintas opciones
tecnolo'gicas disponibles las que sean ma's adecuadas a sus necesidades. 
A ese respecto, la comunidad internacional deberi'a prestar asistencia a
los pai'ses en desarrollo para aumentar su capacidad.

Aumento de la capacidad

98.  Es esencial renovar el compromiso y el apoyo de la comunidad
internacional para respaldar los esfuerzos que realizan para aumentar su
capacidad los pai'ses en desarrollo y los pai'ses con economi'a en
transicio'n.

99.  El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, por medio de,
entre otras cosas, su programa Capacidad 21, deberi'a prestar atencio'n
prioritaria al aumento de la capacidad de elaboracio'n de estrategias de
desarrollo sostenible basadas en criterios de participacio'n.  A ese
respecto, se deberi'a prestar asistencia a los pai'ses en desarrollo,
especialmente en materia de formulacio'n, ejecucio'n y evaluacio'n de
programas y proyectos.

100.      En las actividades de aumento de la capacidad se deberi'a
prestar particular atencio'n a las necesidades de la mujer, a fin de
asegurar que se aprovechara al ma'ximo sus conocimientos y experiencias
en el proceso de adopcio'n de decisiones en todos los planos.  Se deben
reconocer las necesidades especiales, la cultura, tradiciones y
experiencia de las poblaciones indi'genas.  Las instituciones financieras
internacionales deberi'an seguir otorgando prioridad a la financiacio'n
del aumento de la capacidad para el desarrollo sostenible en los pai'ses
en desarrollo y los pai'ses con economi'a en transicio'n.  Asimismo, se
deberi'a prestar atencio'n al fortalecimiento de la capacidad de los
pai'ses en desarrollo de absorber y generar tecnologi'as.  Es necesario
fortalecer la cooperacio'n internacional para fomentar la capacidad
endo'gena de los pai'ses en desarrollo de utilizar los adelantos
cienti'ficos y tecnolo'gicos de otros pai'ses y adaptarlos a las
condiciones locales.  Deberi'a promoverse y ampliarse ma's el papel del
sector privado en el aumento de la capacidad.  Deberi'a prestarse ma's
apoyo a la cooperacio'n Sur-Sur para el aumento de la capacidad mediante
acuerdos de cooperacio'n "triangulares".  Los pai'ses desarrollados y los
pai'ses en desarrollo, en cooperacio'n con las instituciones
internacionales pertinentes, deben incrementar sus actividades de
elaboracio'n y aplicacio'n de estrategias que permitan un intercambio
ma's eficaz de conocimientos y datos relativos al medio ambiente.

Ciencia

101.      Se deberi'a aumentar en gran medida la inversio'n pu'blica y
privada en ciencia, educacio'n y capacitacio'n y en investigacio'n y
desarrollo, haciendo hincapie' en la necesidad de que las mujeres y las
nin~as tuviesen igualdad de oportunidades. 

102.      Se facilita el logro de un consenso a nivel internacional si se
dispone de datos cienti'ficos fidedignos.  Es necesaria una mayor
cooperacio'n cienti'fica, especialmente entre distintas disciplinas, a
fin de verificar y fortalecer los datos cienti'ficos y ponerlos a
disposicio'n de los pai'ses en desarrollo.  Estos datos son importantes
para evaluar las condiciones y los cambios ambientales.  Asimismo, los
gobiernos y las instituciones acade'micas y cienti'ficas deberi'an tomar
medidas para mejorar el acceso a la informacio'n cienti'fica relacionada
con el medio ambiente y el desarrollo sostenible.  La promocio'n de las
redes regionales y mundiales existentes puede ser u'til para ese fin. 

103.      La intensificacio'n de los esfuerzos encaminados a crear y
fortalecer la capacidad cienti'fica y tecnolo'gica de los pai'ses en
desarrollo es un objetivo extremadamente importante.  Los organismos
multilaterales y bilaterales de donantes y los gobiernos, asi' como los
mecanismos concretos de financiacio'n, deberi'an seguir aumentando el
apoyo que prestan a los pai'ses en desarrollo.  Asimismo, es preciso
prestar atencio'n a los pai'ses con economi'a en transicio'n.

104.      La comunidad internacional tambie'n deberi'a colaborar en la
promocio'n de las innovaciones en materia de tecnologi'a de la
informacio'n y la comunicacio'n con el propo'sito de reducir el impacto
ambiental valie'ndose de, entre otras cosas, me'todos de transferencia de
tecnologi'a y cooperacio'n basados en las necesidades de los usuarios. 

Educacio'n y concienciacio'n

105.      La educacio'n enriquece el bienestar y es un factor decisivo
para que las personas puedan llegar a ser miembros productivos y
responsables de la sociedad.  Un requisito fundamental del desarrollo
sostenible es contar con un sistema educativo adecuadamente financiado y
eficaz a todos los niveles, en particular el primario y el secundario,
accesible a todos y que aumente tanto la capacidad humana como el
bienestar.  Entre los temas ba'sicos de la educacio'n para el desarrollo
sostenible esta'n la formacio'n permanente, la educacio'n
interdisciplinaria, las asociaciones, la educacio'n multicultural y la
potenciacio'n de los miembros de la sociedad.  Se deberi'a garantizar con
cara'cter prioritario que las mujeres y las nin~as tuviesen pleno e igual
acceso a todos los niveles de educacio'n y capacitacio'n.  Asimismo, se
deberi'a prestar especial atencio'n a la formacio'n de los maestros, los
dirigentes de la juventud y otros educadores.  La educacio'n tambie'n
deberi'a considerarse un medio de potenciar a la juventud y a los grupos
vulnerables y marginados, incluidos los de las zonas rurales, por medio
de asociaciones intergeneracionales y educacio'n de pares.  Aun en los
pai'ses con buenos sistemas de ensen~anza es necesario reorientar la
educacio'n, la concienciacio'n y la capacitacio'n a fin de lograr una
mayor comprensio'n, ana'lisis cri'tico y apoyo pu'blicos con respecto al
desarrollo sostenible.  En la educacio'n para un futuro sostenible, que
comprenderi'a la preparacio'n de planes y programas de educacio'n para el
desarrollo sostenible, como se pone de relieve en el programa de trabajo
de la Comisio'n sobre el tema, aprobado en 1996 34/, deberi'a
participar una amplia gama de instituciones y sectores, como, por
ejemplo, el comercio y la industria, las organizaciones internacionales,
la juventud, las organizaciones profesionales, las organizaciones no
gubernamentales, las instituciones de ensen~anza superior, el gobierno,
los educadores y las fundaciones, a fin de examinar los conceptos y las
cuestiones del desarrollo sostenible incorporados al Programa 21.  El
concepto de la educacio'n para un futuro sostenible seguira' siendo
estudiado por la Organizacio'n de las Naciones Unidas para la Educacio'n,
la Ciencia y la Cultura en cooperacio'n con otros organismos.

106.      Es necesario apoyar y fortalecer las universidades y otros
centros acade'micos para promover la cooperacio'n entre ellos, en
particular entre los de los pai'ses en desarrollo y los de los pai'ses
desarrollados. 

Los instrumentos juri'dicos internacionales y la Declaracio'n de Ri'o
sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo

107.      La Secretari'a, en colaboracio'n principalmente con el PNUMA,
deberi'a evaluar perio'dicamente la aplicacio'n de los principios de
Ri'o, que figuran en la Declaracio'n de Ri'o sobre el Medio Ambiente y el
Desarrollo, y presentar informes al respecto a la Comisio'n sobre el
Desarrollo Sostenible. 

108.      El acceso a la informacio'n y la amplia participacio'n del
pu'blico en la adopcio'n de decisiones son fundamentales para el
desarrollo sostenible.  Hay que redoblar los esfuerzos para promover,
teniendo en cuenta las condiciones particulares de cada pai's, la
integracio'n de las poli'ticas ambientales y de desarrollo mediante
poli'ticas e instrumentos juri'dicos y reglamentarios apropiados, y los
consiguientes mecanismos de ejecucio'n, en los planos nacional, estatal,
provincial y local.  En el plano nacional, toda persona deberi'a tener
acceso adecuado a la informacio'n sobre el medio ambiente de que
dispusieran las autoridades pu'blicas, incluida la informacio'n sobre los
materiales y las actividades que encierran peligro en sus comunidades,
asi' como la oportunidad de participar en los procesos de adopcio'n de
decisiones.  Los gobiernos y legisladores, con el apoyo, cuando proceda,
de las organizaciones internacionales competentes, deberi'an establecer
procedimientos judiciales y administrativos para el resarcimiento de
dan~os y los recursos pertinentes respecto de actividades que afectaran
al medio ambiente y el desarrollo y fueran ilegales o violaran los
derechos, conforme a la ley, y deberi'an proporcionar acceso a los
particulares, grupos y organizaciones con un intere's juri'dico
reconocido.  Deberi'a proporcionarse acceso a instancias judiciales y
administrativas eficaces a las personas y grupos afectados a fin de que
todas las autoridades, tanto nacionales como locales, y otras
organizaciones civiles rindan cuentas de sus actos de conformidad con sus
obligaciones, a los niveles apropiados del pai's de que se trate,
teniendo en cuenta los sistemas judiciales y administrativos de ese
pai's.

109.      Teniendo en cuenta las disposiciones del capi'tulo 39, en
particular del pa'rrafo 39.1, del Programa 21, es necesario continuar el
desarrollo progresivo y, cuando proceda, la codificacio'n del derecho
internacional relacionado con el desarrollo sostenible.  Los o'rganos
competentes donde se emprendan esas tareas deberi'an cooperar entre si' y
coordinar su labor.

110.      La aplicacio'n y el cumplimiento de los compromisos contrai'dos
en virtud de tratados internacionales y otros instrumentos en la esfera
del medio ambiente siguen siendo objeto de prioridad.  Es posible
promover la aplicacio'n mediante un apoyo financiero seguro, sostenido y
previsible, una capacidad institucional suficiente, recursos humanos y un
acceso adecuado a la tecnologi'a.  La cooperacio'n respecto de la
aplicacio'n entre los Estados en condiciones mutuamente convenidas puede
contribuir a reducir las fuentes potenciales de conflicto entre ellos. 
En este contexto, los Estados deberi'an seguir estudiando y considerando
me'todos para ampliar y hacer ma's eficaz la gama de te'cnicas de que se
dispone en la actualidad, teniendo en cuenta la experiencia pertinente
adquirida en virtud de los acuerdos existentes y, cuando proceda, las
modalidades para evitar y resolver controversias, de conformidad con la
Carta de las Naciones Unidas.  Es importante tambie'n seguir mejorando
los sistemas de presentacio'n de informes y de reunio'n de datos y
continuar elaborando mecanismos y procedimientos de aplicacio'n
apropiados, sobre una base mutuamente convenida, a fin de ayudar y
estimular a los Estados a cumplir todas sus obligaciones, incluidos los
medios de aplicacio'n, con arreglo a los acuerdos ambientales
multilaterales.  Deberi'a prestarse asistencia a los pai'ses en
desarrollo en la elaboracio'n de estas herramientas teniendo en cuenta
las condiciones particulares de cada pai's.

Informacio'n e instrumentos para medir los progresos logrados

111.      Es imperioso seguir desarrollando, mediante una mejor reunio'n
de datos, instrumentos eficaces en funcio'n del costo para reunir y
difundir informacio'n destinada a los encargados de adoptar decisiones en
todos los niveles, incluidos, segu'n proceda, datos desglosados por sexo
e informacio'n que haga visible el trabajo no remunerado de la mujer,
para su utilizacio'n en la planificacio'n, la ejecucio'n, la compilacio'n
y el ana'lisis de programas.  En ese sentido, se hara' hincapie' en la
prestacio'n de apoyo a los centros nacionales e internacionales de datos
cienti'ficos y tecnolo'gicos por medio de enlaces apropiados de
comunicacio'n electro'nica entre esos centros.

112.      Es necesario crear un entorno propicio para aumentar la
capacidad nacional en materia de recopilacio'n, procesamiento y difusio'n
de informacio'n, sobre todo en los pai'ses en desarrollo, a fin de
facilitar el acceso del pu'blico a la informacio'n sobre las cuestiones
ambientales mundiales por los medios apropiados, incluida la
infraestructura de alta tecnologi'a informa'tica y de comunicaciones
relacionada con el medio ambiente mundial, teniendo en cuenta las
condiciones propias de cada pai's y utilizando, de contar con ellos,
instrumentos tales como los sistemas de informacio'n geogra'fica y la
tecnologi'a de transmisio'n por vi'deo, incluido el levantamiento
cartogra'fico mundial.  A ese respecto, la cooperacio'n internacional es
fundamental.

113.      Las evaluaciones del impacto ambiental son un instrumento
nacional importante para el desarrollo sostenible.  De conformidad con el
principio 17 de la Declaracio'n de Ri'o sobre el Medio Ambiente y el
Desarrollo, deberi'an realizarse estas evaluaciones respecto de cualquier
actividad propuesta que probablemente haya de producir un impacto
negativo considerable en el medio ambiente y que este' sujeta a la
decisio'n de una autoridad nacional competente; cuando proceda, se
deberi'a disponer de ellas al principio del ciclo del proyecto.

114.      El programa de trabajo de la Comisio'n sobre indicadores del
desarrollo sostenible deberi'a dar lugar a un conjunto practicable y
acordado de indicadores ajustados a las condiciones propias de cada
pai's, incluido un nu'mero limitado de indicadores agregados, que se
empleari'an con cara'cter voluntario en el plano nacional para el
an~o 2000.  Esos indicadores del desarrollo sostenible, incluidos, segu'n
proceda y teniendo en cuenta las condiciones propias de cada pai's, los
de sectores concretos deberi'an desempen~ar una funcio'n importante en lo
que se refiere a supervisar el progreso hacia el desarrollo sostenible en
el plano nacional y facilitar la presentacio'n de informes nacionales,
cuando corresponda.

115.      Los informes nacionales sobre la ejecucio'n del Programa 21 han
demostrado ser un medio valioso de compartir informacio'n en los planos
internacional y regional y, lo que es ma's importante au'n, de concentrar
la coordinacio'n de las cuestiones relativas al desarrollo sostenible en
el plano nacional en los distintos pai'ses.  Los informes nacionales
deberi'an seguirse presentando (ve'anse tambie'n los incisos b) y c) del
pa'rrafo 133 infra).


                   IV.  ARREGLOS INSTITUCIONALES INTERNACIONALES

116.      El logro del desarrollo sostenible exige el apoyo continuo de
las instituciones internacionales.  El marco institucional esbozado en el
capi'tulo 38 del Programa 21 y determinado por la Asamblea General en su
resolucio'n 47/191 y otras resoluciones sobre la materia, incluso las
funciones y los papeles concretos de distintos o'rganos, programas y
organizaciones de dentro y fuera del sistema de las Naciones Unidas,
seguira' siendo plenamente pertinente en el peri'odo posterior al
peri'odo extraordinario de sesiones de la Asamblea General.  Teniendo en
cuenta el debate en curso sobre la reforma de la Organizacio'n, los
arreglos institucionales internacionales en el a'mbito del desarrollo
sostenible tienen por objeto contribuir a alcanzar la meta de fortalecer
todo el sistema de las Naciones Unidas.  En este contexto, seri'a
particularmente importante el fortalecimiento de las instituciones
relacionadas con el desarrollo sostenible y el logro de los objetivos
establecidos a continuacio'n.


                   A.  Mayor coherencia entre distintos procesos
                       y organizaciones intergubernamentales

117.      Habida cuenta del nu'mero cada vez mayor de o'rganos que adoptan
decisiones en relacio'n con diversos aspectos del desarrollo sostenible,
incluso convenciones internacionales, es cada vez ma's necesario contar
con una mejor coordinacio'n de poli'ticas en el plano intergubernamental,
y que los intentos de aumentar la colaboracio'n entre las secretari'as de
esos o'rganos de adopcio'n de decisiones sean sostenidos y ma's
concertados.  Con la orientacio'n de la Asamblea General, el Consejo
Econo'mico y Social deberi'a cumplir un papel ma's importante en la
coordinacio'n de las actividades del sistema de las Naciones Unidas en
las esferas econo'mica y social y otras esferas conexas.

118.      Las conferencias de las partes en las convenciones firmadas en
la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el
Desarrollo o como consecuencia de e'sta, asi' como en otras convenciones
relacionadas con el desarrollo sostenible, deberi'an cooperar entre si'
para estudiar medios de colaborar en su labor encaminada a promover la
aplicacio'n efectiva de esas convenciones.  Tambie'n es necesario que las
convenciones relacionadas con el medio ambiente sigan persiguiendo
objetivos de desarrollo sostenible conforme a sus disposiciones y 
cumplan plenamente el Programa 21.  Con tal fin, entre otras cosas, las
conferencias de las partes o los o'rganos rectores de las convenciones
firmadas en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente
y el Desarrollo o como consecuencia de e'sta, asi' como de otras
convenciones y acuerdos sobre la materia, deberi'an estudiar la
posibilidad de situar sus secretari'as en el mismo lugar, cuando
corresponda, mejorar el calendario de reuniones, armonizar las normas
nacionales de presentacio'n de informes, equilibrar mejor los peri'odos
de sesiones de las conferencias de las partes y los de sus o'rganos
subsidiarios, y alentar y facilitar la participacio'n de los gobiernos,
en el nivel adecuado, en esos peri'odos de sesiones.

119.      Los arreglos institucionales relativos a las secretari'as de las
convenciones deberi'an proporcionar un apoyo eficaz y servicios
eficientes, teniendo en cuenta que para que sean eficientes en sus
respectivos emplazamientos es necesario que tengan autonomi'a suficiente. 
En los planos internacional y nacional se precisa, entre otras cosas, una
mejor evaluacio'n cienti'fica de los vi'nculos ecolo'gicos entre las
convenciones; tambie'n es necesario determinar que' programas tienen
beneficios mu'ltiples y fomentar la sensibilizacio'n de la opinio'n
pu'blica respecto de las convenciones.  El PNUMA deberi'a emprender esas
tareas de conformidad con las decisiones pertinentes de su Consejo de
Administracio'n y en cooperacio'n estrecha con las conferencias de las
partes y los o'rganos rectores de las convenciones sobre la materia.  Los
intentos de las secretari'as de las convenciones, efectuados en respuesta
a las peticiones de las conferencias de sus partes respectivas, de
estudiar, cuando corresponda, me'todos de enlace apropiados en Ginebra y
Nueva York para fortalecer los vi'nculos con las delegaciones y las
organizaciones en esos centros de las Naciones Unidas son bien recibidos
y cuentan con todo el apoyo posible.

120.      Es necesario fortalecer el Comite' Interinstitucional sobre
Desarrollo Sostenible del Comite' Administrativo de Coordinacio'n y su
sistema de entidades encargadas a fin de seguir mejorando la cooperacio'n
intersectorial en todo el sistema y la coordinacio'n en la ejecucio'n del
Programa 21 y en la promocio'n de un seguimiento coordinado e integrado
de las principales conferencias de las Naciones Unidas en la esfera del
desarrollo sostenible.

121.      La Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible deberi'a fomentar la
ejecucio'n del Programa 21 en el plano regional en cooperacio'n con las
organizaciones regionales y subregionales competentes y con las
comisiones regionales de las Naciones Unidas, de conformidad con las
prioridades fijadas y con vistas a fortalecer el papel que esos
organismos cumplen en el logro de los objetivos del desarrollo sostenible
convenidos en el plano internacional.  Las comisiones regionales podri'an
brindar el apoyo adecuado, acorde con sus programas de trabajo, a las
reuniones regionales de expertos relacionadas con la ejecucio'n del
Programa 21.


            B.  Papel de las organizaciones e instituciones competentes
                del sistema de las Naciones Unidas                 

122.      Con el fin de facilitar la ejecucio'n del Programa 21 en el
plano nacional, todas las organizaciones y los programas del sistema de
las Naciones Unidas, dentro de sus respectivos a'mbitos de competencia y
mandatos, deberi'an fortalecer, individual y conjuntamente, su apoyo a
las iniciativas nacionales encaminadas a ejecutar el Programa 21 y
adecuar sus iniciativas y medidas a los planes, poli'ticas y prioridades
nacionales de los Estados Miembros.  Se deberi'a continuar fortaleciendo
la coordinacio'n de las actividades de las Naciones Unidas sobre el
terreno mediante el sistema de coordinadores residentes, en constante
consulta con los gobiernos de los pai'ses. 

123.      Se deberi'a ampliar todavi'a ma's el papel del PNUMA en su
condicio'n de principal o'rgano de las Naciones Unidas en la esfera del
medio ambiente.  Teniendo en cuenta su funcio'n de agente catali'tico y
de conformidad con el Programa 21 y la Declaracio'n de Nairobi sobre el
papel y el mandato del PNUMA, aprobada el 7 de febrero de 1997 35/, el
Programa debe actuar como principal autoridad ambiental encargada de
establecer el programa mundial sobre el medio ambiente, promover la
aplicacio'n coherente de la dimensio'n ambiental del desarrollo
sostenible dentro del sistema de las Naciones Unidas y actuar como
promotor fidedigno del medio ambiente mundial.  La decisio'n 19/32 del
Consejo de Administracio'n del PNUMA de 4 de abril de 1997 sobre el
gobierno del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente 36/ 
y otras decisiones conexas del Consejo de Administracio'n se
inscriben en este contexto 36/.  Debe fortalecerse la funcio'n del
PNUMA en la ampliacio'n de la legislacio'n internacional relativa al
medio ambiente, incluido el establecimiento de vi'nculos coherentes entre
las convenciones ambientales en la materia en cooperacio'n con las
respectivas conferencias de las partes u o'rganos rectores.  En el
desempen~o de sus funciones relacionadas con las convenciones firmadas en
la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el
Desarrollo o como consecuencia de ella y con otras convenciones sobre la
materia, el PNUMA deberi'a tratar de promover la aplicacio'n eficaz de
esas convenciones de manera acorde con las disposiciones de e'stas y con
las decisiones de las conferencias de las partes.

124.      En el desempen~o de sus funciones, el PNUMA deberi'a
concentrarse en las cuestiones ambientales vistas desde la perspectiva
del desarrollo.  Su revitalizacio'n depende de que cuente con
financiacio'n suficiente, estable y previsible.  El Programa deberi'a
continuar brindando un apoyo eficaz a la Comisio'n sobre el Desarrollo
Sostenible en forma, entre otras cosas, de informacio'n cienti'fica,
te'cnica y normativa, y ana'lisis y asesoramiento sobre cuestiones
ambientales de a'mbito mundial.

125.      El PNUD deberi'a aumentar su contribucio'n al desarrollo
sostenible y a la ejecucio'n del Programa 21, asi' como sus programas en
esta materia, en todos los niveles, en particular en la esfera de la
promocio'n del aumento de la capacidad (incluso por medio de su programa
Capacidad 21), en cooperacio'n con otras organizaciones, y en el a'mbito
de la erradicacio'n de la pobreza.

126.      De conformidad con la resolucio'n 51/167 de la Asamblea General
y las decisiones de la Junta de Comercio y Desarrollo sobre el programa
de trabajo, la UNCTAD deberi'a seguir cumpliendo un papel fundamental en
la ejecucio'n del Programa 21 mediante el examen integrado de las
vinculaciones existentes entre comercio, inversiones, tecnologi'a,
finanzas y desarrollo sostenible.

127.      El Comite' sobre Comercio y Medio Ambiente de la Organizacio'n
Mundial del Comercio, la UNCTAD y el PNUMA deberi'an seguir realizando su
labor coordinada sobre comercio y medio ambiente e incluir a otras
organizaciones internacionales y regionales pertinentes en sus
actividades de cooperacio'n y coordinacio'n.  En coordinacio'n con la
Organizacio'n Mundial del Comercio, la UNCTAD y el PNUMA deberi'an
continuar apoyando las medidas encaminadas a promover la integracio'n del
comercio, el medio ambiente y el desarrollo.  La Comisio'n sobre el
Desarrollo Sostenible deberi'a continuar desempen~ando su importante
funcio'n en las deliberaciones relativas al comercio y el medio ambiente
a fin de facilitar un examen integrado de todos los factores pertinentes
para el logro del desarrollo sostenible.

128.      Deberi'a ampliarse todavi'a ma's la puesta en pra'ctica del
compromiso de las instituciones financieras internacionales con respecto
al desarrollo sostenible.  El Banco Mundial debera' cumplir un papel
importante, habida cuenta de sus conocimientos y del volumen general de
recursos a su disposicio'n.

129.      Tambie'n es esencial hacer operativo el mecanismo mundial de la
Convencio'n de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificacio'n en
los pai'ses afectados por sequi'a grave o desertificacio'n, en particular
en A'frica. 


C.  Papel y programas de trabajo futuros de la Comisio'n
    sobre el Desarrollo Sostenible                     

130.      La Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible, dentro de los
li'mites de su mandato, que se especifica en la resolucio'n 47/191 de la
Asamblea General, seguira' constituyendo un foro central para examinar
los futuros progresos en la ejecucio'n del Programa 21 y otros
compromisos contrai'dos en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el
Medio Ambiente y el Desarrollo o como consecuencia de ella; para celebrar
debates de poli'tica y creacio'n de consenso en materia de desarrollo
sostenible; y para actuar como agente catali'tico de las medidas y los
compromisos a largo plazo en pro del desarrollo sostenible en todos los
planos.  La Comisio'n deberi'a continuar llevando a cabo las tareas de
complementar la labor de otros o'rganos, organizaciones y entidades de
las Naciones Unidas competentes en el a'mbito del desarrollo sostenible y
establecer vi'nculos entre sus actividades.  La Comisio'n deberi'a
determinar las dificultades que crea la mundializacio'n para el
desarrollo sostenible.  La Comisio'n deberi'a desempen~ar sus funciones
en coordinacio'n con otros organismos subsidiarios del Consejo Econo'mico
y Social y otras organizaciones e instituciones conexas, y, dentro de los
li'mites de su mandato, hacer recomendaciones al Consejo teniendo en
cuenta los resultados interrelacionados de las conferencias recientes de
las Naciones Unidas.

131.      La Comisio'n deberi'a centrar su atencio'n en las cuestiones
decisivas para el logro de los objetivos del desarrollo sostenible. 
Deberi'a promover las poli'ticas que integrasen las dimensiones
econo'mica, social y ambiental de la sostenibilidad y prever la
consideracio'n integrada de las relaciones existentes entre los sectores
y entre los aspectos sectoriales e intersectoriales del Programa 21.  A
este respecto, la Comisio'n deberi'a llevar a cabo su labor de manera que
se evitaran la duplicacio'n y la repeticio'n innecesarias de la labor
emprendida por otras entidades competentes.

132.      Habida cuenta de lo que antecede, se recomienda que la Comisio'n
sobre el Desarrollo Sostenible apruebe el programa de trabajo multianual
para el peri'odo 1998-2002 que figura en el ape'ndice infra.


      D.  Me'todos de trabajo de la Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible

133.      Sobre la base de la experiencia adquirida en el peri'odo 1993-
1997, la Comisio'n, con la orientacio'n del Consejo Econo'mico y Social,
deberi'a:

     a)   Tratar de lograr, de manera concertada, una mayor participacio'n
en su labor de ministros y altos funcionarios nacionales encargados de la
formulacio'n de poli'ticas atinentes a sectores econo'micos y sociales
concretos, a quienes, en particular, se alienta a participar en las
series de sesiones de alto nivel de la Comisio'n, junto con los ministros
y los encargados de las poli'ticas relativas al medio ambiente y el
desarrollo.  Las series de sesiones de alto nivel de la Comisio'n
deberi'an ser ma's interactivas y centrarse ma's en las cuestiones
prioritarias que se examinaran en el peri'odo de sesiones.  La Mesa de la
Comisio'n deberi'a celebrar consultas oportunas y de participacio'n
abierta con vistas a mejorar la organizacio'n de los trabajos de la serie
de sesiones de alto nivel;

     b)   Seguir constituyendo un foro para el intercambio de las
experiencias y las mejores pra'cticas nacionales en la esfera del
desarrollo sostenible, incluso por medio de comunicaciones o informes
nacionales que se presentaran voluntariamente.  Deberi'an examinarse los
resultados de la labor en curso de racionalizar las peticiones de
informacio'n nacional y la presentacio'n de informes y los resultados de
la "fase experimental" de los indicadores del desarrollo sostenible.  En
este contexto, la Comisio'n deberi'a estudiar modalidades ma's efectivas
de cumplimiento de los compromisos formulados en el Programa 21, haciendo
adecuado hincapie' en los medios de ejecucio'n.  Los pai'ses tal vez
deseen presentar a la Comisio'n, a ti'tulo voluntario, informacio'n
relativa a las iniciativas que han emprendido con el fin de incorporar
las recomendaciones pertinentes de otras conferencias de las Naciones
Unidas en las estrategias nacionales de desarrollo sostenible;

     c)   La Comisio'n deberi'a tener en cuenta los avances regionales en
la ejecucio'n de los resultados de la Conferencia de las Naciones Unidas
sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo y constituir un foro de
intercambio de experiencias relativas a iniciativas regionales y
subregionales y de colaboracio'n regional en pro del desarrollo
sostenible.  Ello podri'a incluir la promocio'n de intercambios
regionales voluntarios de experiencias nacionales en la ejecucio'n del
Programa 21 y, entre otras cosas, la elaboracio'n de procedimientos de
examen por y entre los pai'ses que voluntariamente deseen hacerlo dentro
de cada regio'n.  En este contexto, la Comisio'n deberi'a procurar que
hubiera fondos disponibles para llevar a cabo las iniciativas
relacionadas con esos exa'menes;

     d)   Establecer una relacio'n ma's estrecha con las instituciones
financieras internacionales, las instituciones de desarrollo y comercio y
otros o'rganos competentes de dentro y fuera del sistema de las Naciones
Unidas, entre ellos el Banco Mundial, el FMAM, el PNUD, la Organizacio'n
Mundial del Comercio, la UNCTAD y el PNUMA, a los cuales, a su vez, se
invita a tener plenamente en cuenta los resultados de las deliberaciones
sobre poli'ticas de la Comisio'n y a integrarlos en sus propios programas
de trabajo y actividades;

     e)   Fortalecer su relacio'n con los representantes de los
principales grupos, incluso por medio de un uso mayor y mejor de sesiones
de dia'logo y mesas redondas con temas especi'ficos.  Estos grupos son
importantes para llevar a la pra'ctica, gestionar y promover el
desarrollo sostenible y contribuyen a la ejecucio'n del Programa 21.  Se
alienta a los principales grupos a adoptar arreglos de coordinacio'n y de
intercambio para hacer aportaciones a la Comisio'n.  Teniendo en cuenta
el programa de trabajo de la Comisio'n, estas aportaciones podri'an
proceder de:

     i)   La comunidad cienti'fica y las instituciones de investigacio'n,
          con respecto al logro de una mayor comprensio'n de las
          relaciones entre las actividades humanas y los ecosistemas
          naturales y a la ordenacio'n sostenible de los sistemas
          mundiales;

    ii)   Mujeres, nin~os y jo'venes, poblaciones indi'genas y sus
          comunidades, organizaciones no gubernamentales, autoridades
          locales, trabajadores, sindicatos y agricultores, sobre la
          elaboracio'n, promocio'n e intercambio de estrategias,
          poli'ticas, pra'cticas y procesos eficaces para promover el
          desarrollo sostenible;

   iii)   Grupos empresariales e industriales, respecto de la
          elaboracio'n, promocio'n e intercambio de pra'cticas de
          desarrollo sostenible y el fomento entre las empresas de la
          responsabilidad y la rendicio'n de cuentas;

     f)   Organizar la aplicacio'n de su pro'ximo programa de trabajo
multianual de la manera ma's efectiva y productiva posible, incluso
mediante la reduccio'n de su peri'odo de sesiones anual a dos semanas. 
Los grupos de trabajo especiales entre peri'odos de sesiones deberi'an
contribuir a definir la labor de los peri'odos de sesiones de la
Comisio'n determinando elementos clave y problemas importantes que se
examinaran como parte de temas concretos del programa de trabajo de la
Comisio'n.  La Comisio'n continuara' valie'ndose de las aportaciones de
las reuniones de expertos organizadas y financiadas por los gobiernos.

134.      Se invita al Secretario General a examinar el funcionamiento de
la Junta Consultiva de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible y a
presentar propuestas sobre la manera de promover un intercambio ma's
directo entre la Junta y la Comisio'n con vistas a que la Junta
contribuya a las deliberaciones sobre temas concretos que la Comisio'n
examine de conformidad con su programa de trabajo.

135.      La labor del Comite' de Fuentes de Energi'a Nuevas y Renovables
y de Energi'a para el Desarrollo y del Comite' de Recursos Naturales
deberi'a ser ma's compatible con el programa de trabajo de la Comisio'n y
complementarlo.  Al desempen~ar sus funciones relacionadas con la
aplicacio'n de la resolucio'n 50/227 de la Asamblea General, el Consejo
Econo'mico y Social deberi'a examinar, en su peri'odo de sesiones
sustantivo de 1997, la manera ma's eficaz de lograr tal cosa.

136.      Deberi'an modificarse los arreglos para la eleccio'n de la Mesa
a fin de permitir a la misma Mesa prestar asesoramiento en los
preparativos de los peri'odos anuales de sesiones de la Comisio'n y
dirigir sus trabajos durante e'stos.  Este cambio beneficiari'a a la
Comisio'n.  El Consejo Econo'mico y Social, en su peri'odo de sesiones
sustantivo de 1997, deberi'a tomar las medidas necesarias para que se
aplicaran estos nuevos arreglos.

137.      El pro'ximo examen amplio de los progresos logrados en la
ejecucio'n del Programa 21 tendra' lugar en el an~o 2002.  El modo en que
se llevara' a cabo ese examen deberi'a determinarse en una etapa
posterior.


                                       Notas


1/  Informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio
Ambiente y el Desarrollo, Ri'o de Janeiro, 3 a 14 de junio de 1992, vol.
I, Resoluciones aprobadas por la Conferencia (publicacio'n de las
Naciones Unidas, nu'mero de venta:  S.93.I.8 y correccio'n), resolucio'n 1,
anexo II.

2/  Ibi'd., anexo I.

3/  Ibi'd., anexo III (Declaracio'n autorizada, sin fuerza juri'dica
obligatoria, de principios para un consenso mundial respecto de la
ordenacio'n, la conservacio'n y el desarrollo sostenible de los bosques
de todo tipo).

4/  En el presente documento se entendera', como se dispone en el
Programa 21, que el te'rmino "gobiernos" incluye la Comunidad Econo'mica
Europea, dentro de las esferas de su competencia.

5/  Global Environment Outlook, Oxford, Reino Unido, Oxford University
Press, 1997.

6/  Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Convenio
sobre la Diversidad Biolo'gica (Centro de Actividades del Programa de
Derecho e Instituciones relacionadas con el Medio Ambiente), junio de
1992.

7/  Informe de la Conferencia Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de
los Pequen~os Estados Insulares en Desarrollo, Bridgetown, Barbados, 25
de abril a 6 de junio de 1994 (publicacio'n de las Naciones Unidas, nu'mero
de venta:  S.94.I.18 y correccio'n), cap. I, resolucio'n 1, anexo II.

8/  Documentos Oficiales de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas
sobre el Derecho del Mar, vol. XVII (publicacio'n de las Naciones Unidas,
nu'mero de venta:  S.84.V.3), documento A/CONF.62/122.

9/  Informe de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Social, Copenhague,
6 a 12 de marzo de 1995 (publicacio'n de las Naciones Unidas, nu'mero de
venta:  S.96.IV.8), cap. I, resolucio'n 1, anexo I.

10/ Ibi'd., resolucio'n 1, anexo II.

11/ Informe de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, Beijing, 4 a
15 de septiembre de 1995 (publicacio'n de las Naciones Unidas, nu'mero de
venta:  S.96.IV.13), cap. I, resolucio'n 1, anexo II.  (Nota:  en el
presente informe, todas las referencias a las plataformas o los programas
de accio'n de las principales conferencias deben considerarse de manera
compatible con los informes de esas conferencias.)

12/ Ve'ase, entre otros documentos, "A shared vision - conclusions from
the Chairperson of the Brasilia Workshop on Sustainable Production and
Consumption Patterns and Policies, held from 25 to 28 November 1996"
(documento E/CN.17/1997/19, anexo, ape'ndice).

13/ Ve'ase Instrumentos juri'dicos que contienen los resultados de la
Ronda Uruguay de negociaciones comerciales multilaterales, hechos en Marrakech
el 15 de abril de 1995 (publicacio'n de la secretari'a del GATT, nu'mero
de venta:  GATT/1994-7), vol. I.

14/ Aprobado por la Conferencia Ministerial de la Organizacio'n Mundial
del Comercio celebrada en Singapur en diciembre de 1996 (WT/MIN (96)/14).

15/ Informe de la Conferencia Internacional sobre la Poblacio'n y el
Desarrollo, El Cairo, 5 a 13 de septiembre de 1994 (publicacio'n de las
Naciones Unidas, nu'mero de venta:  S.95.XIII.18).  (Nota:  en el
presente informe, todas las referencias a las plataformas o los programas de
accio'n de las principales conferencias deben considerarse de manera
compatible con los informes de esas conferencias.)

16/ Ve'ase Organizacio'n Mundial de la Salud, Atencio'n primaria de la
salud:  informe de la Conferencia Internacional sobre atencio'n primaria
de la salud, Alma-Ata, Unio'n de Repu'blicas Socialistas Sovie'ticas, 6 a
12 de septiembre de 1978 (Ginebra, 1978).

17/ Informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los
Asentamientos Humanos (Ha'bitat II), Estambul, 3 a 14 de junio de 1996
(A/CONF.165/14), cap. I, resolucio'n 1, anexos I y II.

18/ Ve'ase Documentos Oficiales del Consejo Econo'mico y Social, 1996,
Suplemento No. 8 (E/1996/28), cap. I, secc. C, decisio'n 4/15, pa'rr. 45 a)).

19/ Ibi'd., 1997 Suplemento No. 9 (E/1997/29).

20/ Ve'ase Instrumentos juri'dicos que contienen los resultados de la
Ronda Uruguay de negociaciones comerciales multilaterales, hechos en Marrakech
el 15 de abril de 1994 (publicacio'n de la secretari'a del GATT, nu'mero
de venta:  GATT 1994-7), vol. I.

21/ Mandato de Berli'n:  examen de la medida en que resulta adecuado
lo dispuesto en los incisos a) y b) del pa'rrafo 2 del arti'culo 4 de la
Convencio'n Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Clima'tico,
incluso las propuestas relativas a un protocolo y las decisiones sobre
seguimiento (FCCC/CP/1995/7/Add.1, secc. I, decisio'n 1/CP.1).

22/ Informe de la Conferencia de las Partes en la Convencio'n Marco de
las Naciones Unidas sobre el Cambio Clima'tico sobre su segundo peri'odo de
sesiones, Ginebra, 8 a 19 de julio de 1996 (FCCC/CP/1996/15/Add.1),
anexo.

23/ Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de
ozono, International Legal Materials, vol. 26, No. 6 (noviembre de 1987),
pa'g. 1550.

24/ Documentos Oficiales de la Asamblea General, quincuage'simo segundo
peri'odo de sesiones, Suplemento No. 25 (A/52/25), anexo, decisio'n
19/13. 

25/ Convenio de Basilea sobre el control de los movimientos
transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminacio'n
(UNEP/WG/190/4) (Naciones Unidas, Treaty Series, vol. 1673, No. 28911, se
publicara' en breve).

26/ Convencio'n de Bamako relativa a la prohibicio'n de la importacio'n
de desechos peligrosos a ~frica y la fiscalizacio'n de sus movimientos
transfronterizos dentro de ~frica, International Legal Materials, vol.
30, No. 3 (mayo de 1991), pa'g. 775, y vol. 31, No. 1 (enero de 1992),
pa'g. 164.

27/ Ve'ase The Courier Africa - Caribbean - Pacific - European Community,
No. 120 (marzo y abril de 1990).

28/ En la seccio'n sobre los desechos radioactivos, por "gestio'n" se
entendera' la manipulacio'n, el tratamiento, el almacenamiento, el
transporte, incluido el movimiento transfronterizo, y la eliminacio'n
definitiva de esos desechos.

29/ Informe de la tercera reunio'n de la Conferencia de las Partes en el
Convenio sobre la Diversidad Biolo'gica (UNEP/CBD/COP/3/38), anexo II.

30/ Organizacio'n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la
Alimentacio'n, Informe de la Cumbre Mundial sobre la Alimentacio'n, Roma,
13 a 17 de noviembre de 1996, primera parte (WFS 96/REP) (Roma, 1997),
ape'ndice.

31/ Ve'ase Instrumentos juri'dicos que contienen los resultados de la
Ronda Uruguay de negociaciones comerciales multilaterales, hechos en Marrakech
el 15 de abril de 1994 (publicacio'n de la secretari'a del GATT, nu'mero
de venta:  GATT/1994/7) vol. I. 

32/ Informe de la tercera reunio'n de la Conferencia de las Partes en el
Convenio sobre la Diversidad Biolo'gica (UNEP/CBD/COP/3/38), anexo II,
decisio'n III/12.

33/ Documentos Oficiales del Consejo Econo'mico y Social, 1997,
Suplemento No. 9 (E/1997/29), cap. I, resolucio'n 5/1, pa'rr. 6.

34/ Ve'ase Documentos Oficiales del Consejo Econo'mico y Social, 1997,
Suplemento No. 8 (E/1997/28), cap. I, secc. C, decisio'n 4/11.

35/ Documentos Oficiales de la Asamblea General, quincuage'simo segundo
peri'odo de sesiones, Suplemento No. 25 (A/52/25), anexo, decisio'n 19/1,
anexo.

36/ Ibi'd., anexo.


                                     APE'NDICE

              Programa de trabajo multianual de la Comisio'n sobre el
                         Desarrollo Sostenible, 1998-2002

------------------------------------------------------------------------
Peri'odo de sesiones de 1998:  Cuestiones primordiales:  pobreza,
modalidades de consumo y produccio'n
------------------------------------------------------------------------
Tema sectorial:          Tema intersectorial:     Sector econo'mico/
                                                  grupo principal:

ENFOQUES ESTRATE'GICOS   TRANSFERENCIA DE         INDUSTRIA
DE LA ORDENACIO'N        TECNOLOGI'A/ AUMENTO
INTEGRADA LOS RECURSOS   DE LA CAPACIDAD/
DE AGUA DULCE            EDUCACIO'N/ CIENCIA/
                         CONCIENCIACIO'N
------------------------------------------------------------------------
Examen de los            
capi'tulos pendientes    
del Programa de Accio'n  
para el Desarrollo       
Sostenible de los        
pequen~os Estados        
insulares en             
desarrollo a/            
------------------------------------------------------------------------
Principales cuestiones   Principales cuestiones   Principales cuestiones
para el examen           para el examen           para el examen
integrado del tema:      integrado del tema:      integrado del tema:

Programa 21, capi'tulos  Programa 21, capi'tulos  Programa 21, capi'tulos
2 a 8, 10 a 15,          2 a 4, 6, 16, 23 a 37    4, 6, 9, 16, 17,
18 a 21, 23 a 34, 36,    y 40.                    19 a 21, 23 a 35 y 40.
37 y 40.     
-------------------------------------------------------------------------


-------------------------------------------------------------------------
Peri'odo de sesiones de 1999:  Cuestiones primordiales:  pobreza,
modalidades de consumo y produccio'n
-------------------------------------------------------------------------
Examen amplio del Programa de Accio'n para el desarrollo sostenible de
los pequen~os Estados insulares en desarrollo
-------------------------------------------------------------------------
Tema sectorial:          Tema intersectorial:     Sector econo'mico/
                                                  grupo principal:

OCE'ANOS Y MARES         MODALIDADES DE CONSUMO   TURISMO
                         Y PRODUCCIO'N
-------------------------------------------------------------------------
Principales cuestiones   Principales cuestiones   Principales cuestiones
para el examen           para el examen           para el examen
integrado del tema:      integrado del tema:      integrado del tema:


Programa 21, capi'tulos  Programa 21, capi'tulos  Programa 21, capi'tulos
5 a 7, 9, 15, 17,        2 a 10, 14, 18 a 32,     2 a 7, 13, 15, 17,
19 a 32, 34 a 36,        34 a 36 y 40.            23 a 33 y 36.
39 y 40.     
-------------------------------------------------------------------------


-------------------------------------------------------------------------
Peri'odo de sesiones del an~o 2000:  Cuestiones primordiales: pobreza,
modalidades de consumo y produccio'n
-------------------------------------------------------------------------
Tema sectorial:          Tema intersectorial:     Sector econo'mico/
                                                  grupo principal:

PLANIFICACIO'N Y         RECURSOS FINANCIEROS/    AGRICULTURA b/
ORDENACIO'N INTEGRADAS   COMERCIO E INVERSIONES/  
DE LOS RECURSOS DE       CRECIMIENTO ECONO'MICO   Di'a Internacional de
TIERRAS                                           las Poblaciones
                                                  Indi'genas
-------------------------------------------------------------------------
Principales cuestiones   Principales cuestiones   Principales cuestiones
para el examen           para el examen           para el examen
integrado del tema:      integrado del tema:      integrado del tema

Programa 21, capi'tulos  Programa 21, capi'tulos  Programa 21, capi'tulos
2 a 8, 10 a 37 y 40.     2 a 4, 23 a 33, 36 a 38  2 a 7, 10 a 16, 18a 21,
                         y 40.                    23 a 34, 37 y 40.
-------------------------------------------------------------------------


-------------------------------------------------------------------------
Peri'odo de sesiones del an~o 2001:  Cuestiones primordiales:  pobreza,
modalidades de consumo y produccio'n
-------------------------------------------------------------------------
Tema sectorial:          Tema intersectorial:     Sector econo'mico/
                                                  grupo principal:

ATMO'SFERA/ENERGI'A      INFORMACIO'N PARA LA     ENERGI'A/TRANSPORTE
                         ADOPCIO'N DE DECISIONES  
                         Y PARTICIPACIO'N         

                         COOPERACIO'N 
                         INTERNACIONAL PARA 
                         CREAR UN MEDIO PROPICIO
-------------------------------------------------------------------------
Principales cuestiones   Principales cuestiones   Principales cuestiones
para el examen           para el examen           para el examen
integrado del tema:      integrado del tema:      integrado del tema:

Programa 21, capi'tulos  Programa 21, capi'tulos  Programa 21, capi'tulos
4, 6 a 9, 11 a 14, 17,   2, 4, 6, 8, 23 a 36,     2 a 5, 8, 9, 20,
23 a 37, 39 y 40.        38 a 40.                 23 a 37 y 40.
-------------------------------------------------------------------------


-------------------------------------------------------------------------
Peri'odo de sesiones del an~o 2002
-------------------------------------------------------------------------
Examen amplio
-------------------------------------------------------------------------

    a/ El examen incluira' los capi'tulos del Programa de Accio'n para el
desarrollo sostenible de los pequen~os Estados insulares en desarrollo no
tratados en el examen a fondo llevado a cabo por la Comisio'n sobre el
Desarrollo Sostenible en su cuarto peri'odo de sesiones.

    b/ Incluida la silvicultura.


                                       -----

 


This document has been posted online by the United Nations Department of Economic and Social Affairs (DESA). Reproduction and dissemination of the document - in electronic and/or printed format - is encouraged, provided acknowledgement is made of the role of the United Nations in making it available.

Date last posted: 15 January 2000 16:15:30
Comments and suggestions: esa@un.org