United Nations

E/1997/27


Commission on the Status of Women

 Distr. GENERAL



E/1997/27 CSW - Informe sobre el 41~ peri'odo de sesiones

          C.  Cuestiones que se sen~alan a la atencio'n del Consejo

3.   Se sen~ala a la atencio'n del Consejo el texto presentado por la
Presidenta de la Comisio'n sobre el seguimiento de las conclusiones
convenidas 1996/1 del Consejo Econo'mico y Social (ve'ase pa'rr. 178, cap.
II).


                         1.  Conclusiones convenidas

4.   Tambie'n se sen~alan a la atencio'n del Consejo las siguientes
conclusiones convenidas adoptadas por la Comisio'n.


       Conclusiones convenidas 1997/1.  La mujer y el medio ambiente*

1.   Las conferencias y cumbres de las Naciones Unidas celebradas en los
u'ltimos tiempos, especialmente la Cuarta Conferencia Mundial sobre la
Mujer y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el
Desarrollo, han puesto de relieve que se debe reconocer y apoyar la
contribucio'n de la mujer al desarrollo econo'mico, al desarrollo social y
a la proteccio'n del medio ambiente, que son componentes del desarrollo
sostenible que se refuerzan mutuamente, y que se necesita una clara
perspectiva de ge'nero en la ordenacio'n ambiental.  Adema's, mientras la
contribucio'n de la mujer no reciba reconocimiento y apoyo, el desarrollo
sostenible sera' un objetivo difi'cil de alcanzar.

2.   En el examen y evaluacio'n quinquenal de los resultados de la
Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo,
yendo ma's alla' del concepto de la mujer como grupo principal, se debe
prestar atencio'n especial a la incorporacio'n de una perspectiva de
ge'nero en la elaboracio'n y aplicacio'n de todas las leyes, las poli'ticas
y los programas con miras a alcanzar la igualdad de ge'nero, teniendo en
cuenta la Plataforma de Accio'n de Beijing13/ y los resultados de otras
conferencias mundiales.


*     El examen figura en los pa'rrafos 152 a 161 del capi'tulo II.


3.   Al elaborar y aplicar poli'ticas y programas ambientales, incluidos
los que se relacionan con la ejecucio'n del Programa 21 14/ y la
aplicacio'n de la Plataforma de Accio'n de Beijing a escala nacional y
local, todos los agentes responsables deben garantizar que se integre
plenamente en ellos una perspectiva de ge'nero mediante la elaboracio'n y
aplicacio'n de instrumentos anali'ticos y metodologi'as para el ana'lisis
basado en el ge'nero.  Deben establecerse mecanismos de vigilancia y
rendicio'n de cuentas para evaluar la integracio'n de la perspectiva de
ge'nero y sus efectos.

4.   La Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible debe integrar la
perspectiva de ge'nero en sus actividades futuras y velar por que se
entiendan cabalmente y se aborden con eficacia los efectos distintos de las
poli'ticas y los programas de desarrollo sostenible sobre la mujer y el
hombre.  

5.   Se pide a todos los agentes responsables que adopten un criterio
integral, coordinado y de colaboracio'n para incorporar la perspectiva de
ge'nero al desarrollo sostenible en ministerios y departamentos
gubernamentales y, a escala internacional, en los organismos, fondos y
o'rganos de las Naciones Unidas y otras entidades internacionales.

6.   Todos los agentes responsables deben apoyar la participacio'n activa
de la mujer en pie de igualdad con el hombre en el desarrollo sostenible a
todos los niveles, incluida la participacio'n en la adopcio'n de decisiones
de i'ndole financiera y te'cnica mediante el establecimiento de la
legislacio'n apropiada o de disposiciones administrativas.

7.   Los gobiernos deben garantizar que las poli'ticas de liberalizacio'n
del comercio y las inversiones se complementen con poli'ticas sociales y
ambientales eficaces en las que se integre plenamente la perspectiva de
ge'nero, a fin de garantizar una cabal distribucio'n de los beneficios del
crecimiento entre todos los sectores de la sociedad y evitar la
degradacio'n del medio ambiente.

8.   Como consumidores, tanto el hombre como la mujer deben tomar mayor
conciencia de su capacidad para conducirse de una manera ecolo'gicamente
inocua mediante medidas tales como el etiquetado ecolo'gico, que los
consumidores comprenden independientemente de su edad o nivel de
instruccio'n, y mediante programas locales de reciclado.

9.   Las investigaciones realizadas desde una perspectiva de ge'nero sobre
los efectos de los contaminantes ambientales y otras sustancias
perjudiciales, incluidos los efectos sobre la salud reproductiva del hombre
y la mujer deben ampliarse, y vincularse con la incidencia del ca'ncer en
la mujer.  Las conclusiones deben difundirse ampliamente, teniendo en
cuenta los resultados de investigaciones sobre la aplicacio'n de poli'ticas
y programas nacionales.  Sin embargo, la escasez de datos cienti'ficos
completos no debe ser una razo'n para aplazar la adopcio'n de medidas que
puedan evitar perjuicios a la salud humana.

10.  La participacio'n activa de la mujer a escala nacional e internacional
es fundamental para la elaboracio'n y aplicacio'n de poli'ticas orientadas
a promover y proteger los aspectos ambientales de la salud humana, en
particular, en relacio'n con el establecimiento de normas para el agua
potable, ya que todas las personas tienen derecho a tener acceso al agua
potable con la calidad necesaria y en cantidades que satisfagan sus
necesidades ba'sicas.  Debe incluirse una perspectiva de ge'nero en la
ordenacio'n de los recursos hi'dricos, que, entre otras cosas, valore y
refuerce el importante papel que la mujer desempen~a en la adquisicio'n, la
conservacio'n y la utilizacio'n del agua.  La mujer debe incluirse en la
adopcio'n de decisiones relacionadas con la eliminacio'n de los desechos,
el mejoramiento de los sistemas de abastecimiento de agua y saneamiento y
los proyectos industriales, agri'colas y de aprovechamiento de tierras que
afectan a la cantidad de agua y su calidad.  La mujer debe tener acceso al
agua limpia y econo'micamente asequible para satisfacer sus necesidades
humanas y econo'micas.  Un requisito previo es la garanti'a del acceso
universal al agua apta para el consumo y al saneamiento y, con ese fin, se
debe estimular la cooperacio'n a nivel nacional e internacional.

11.  Los gobiernos deben combatir la exportacio'n ilegal de productos
qui'micos nocivos, incluidos los productos agroqui'micos y los plaguicidas,
de conformidad con los acuerdos internacionales y regionales pertinentes. 
Los gobiernos deben apoyar la negociacio'n de un instrumento internacional
con fuerza obligatoria para la aplicacio'n de procedimientos sobre el
consentimiento fundamentado previo respecto de determinados productos
qui'micos nocivos y plaguicidas en el comercio internacional.

12.  Los gobiernos, la comunidad internacional y las organizaciones
internacionales deben velar por que se adopte un criterio de participacio'n
respecto de la proteccio'n y la conservacio'n del medio ambiente a todos
los niveles y, al formular poli'ticas y programas, deben reconocer que el
desarrollo sostenible es una responsabilidad compartida por el hombre y la
mujer y tomar en consideracio'n el papel que cada cual desempen~a en la
produccio'n y la reproduccio'n.

13.  Todos los gobiernos deben cumplir los compromisos contrai'dos en el
Programa 21 y en la Plataforma de Accio'n de Beijing, incluidos los
relativos a la asistencia financiera y te'cnica y la transferencia de
tecnologi'as ecolo'gicamente racionales a los pai'ses en desarrollo, y
deben garantizar la incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero en todas
las actividades de prestacio'n de asistencia y transferencia de
tecnologi'a.

14.  La comunidad internacional y los organismos de las Naciones Unidas
deben seguir prestando asistencia a los pai'ses en desarrollo en el fomento
de la capacidad para realizar evaluaciones de los efectos segu'n el ge'nero
y en la elaboracio'n de instrumentos anali'ticos y directrices que reflejen
la problema'tica del ge'nero.  Debe incorporarse una perspectiva de ge'nero
en todas las evaluaciones del impacto ambiental.  Los gobiernos, el sector
privado y las instituciones financieras internacionales deben acelerar sus
esfuerzos encaminados a realizar evaluaciones de los efectos de las
decisiones en materia de inversiones segu'n el ge'nero.

15.  Los gobiernos, la sociedad civil, los organismos y o'rganos de las
Naciones Unidas, y otras organizaciones internacionales deben reunir,
analizar y difundir datos desglosados por sexo e informacio'n relacionada
con la mujer y el medio ambiente a fin de garantizar la integracio'n de las
consideraciones de ge'nero en la elaboracio'n y aplicacio'n de poli'ticas y
programas de desarrollo sostenible.

16.  Agentes tales como las Naciones Unidas, las instituciones financieras
internacionales, los gobiernos y la sociedad civil deben aplicar una
perspectiva de ge'nero en todos los programas de financiacio'n del
desarrollo sostenible, sin dejar de reconocer la importancia de seguir
elaborando programas orientados a la mujer.  Debe procederse a una
distribucio'n multisectorial de los fondos.

17.  Los donantes multilaterales y bilaterales, los gobiernos y el sector
privado deben aumentar el apoyo a las organizaciones no gubernamentales,
especialmente a las organizaciones de mujeres, en el desempen~o de un papel
activo en la promocio'n de la ejecucio'n del Programa 21 a escala
internacional y nacional, especialmente en lo que respecta al apoyo de las
poli'ticas y los programas nacionales de desarrollo sostenible en los
pai'ses en desarrollo.

18.  Tambie'n debe prestarse ese tipo de asistencia a los pai'ses con
economi'as en transicio'n a nivel bilateral y multilateral.

19.  Los gobiernos, las instituciones educacionales y las organizaciones no
gubernamentales, incluidas las organizaciones de mujeres, deben trabajar
mancomunadamente con miras a suministrar informacio'n sobre pra'cticas
ecolo'gicas adecuadas, apoyar la educacio'n en que se analice la
problema'tica del ge'nero y elaborar programas concretos de capacitacio'n
que reflejen dicha problema'tica en esta esfera.

20.  Se debe alentar a todos los agentes pertinentes para que trabajen en
asociacio'n con las adolescentes y los adolescentes, realizando actividades
de capacitacio'n y de educacio'n formal y no formal, entre otras cosas,
mediante el fomento de modalidades sostenibles de consumo y la utilizacio'n
responsable de los recursos naturales.

21.  Se debe alentar a los partidos poli'ticos para que incorporen
objetivos ambientales con una dimensio'n de ge'nero en sus plataformas
partidistas.

22.  Los gobiernos, en asociacio'n con el sector privado y otros agentes de
la sociedad civil, deben esforzarse por reducir la pobreza, especialmente
la feminizacio'n de la pobreza, modificar las modalidades de produccio'n y
consumo, y crear economi'as locales so'lidas y eficaces como base del
desarrollo sostenible, entre otras cosas, mediante la potenciacio'n del
papel de la poblacio'n local, especialmente la mujer.  Tambie'n es
importante que la mujer participe en la planificacio'n urbana, la
prestacio'n de servicios ba'sicos, las redes de comunicacio'n y transporte
y en poli'ticas relacionadas con la seguridad.  Para lograr este objetivo
debe fortalecerse la cooperacio'n internacional.

23.  La mujer tiene un papel fundamental que desempen~ar en el
establecimiento de modalidades sostenibles y ecolo'gicamente racionales de
produccio'n y consumo y en la elaboracio'n de criterios sostenibles y
ecolo'gicamente racionales de ordenacio'n de los recursos naturales.  En la
elaboracio'n y la aplicacio'n de poli'ticas y programas de ordenacio'n del
medio ambiente debe reconocerse, consolidarse, protegerse y utilizarse
plenamente el conocimiento y la experiencia de la mujer, especialmente de
la mujer rural y de la mujer indi'gena, en relacio'n con la utilizacio'n y
la proteccio'n de los recursos naturales.

24.  Se deben elaborar y revisar leyes orientadas a garantizar el acceso
equitativo de la mujer a la tierra y el control sobre ella, sin mediacio'n
de familiares masculinos, para poner fin a la discriminacio'n respecto de
los derechos a la tierra.  Se deben otorgar a la mujer derechos de uso
seguro, adema's, la mujer debe estar plenamente representada en los
o'rganos de adopcio'n de decisiones que asignan tierras y otras formas de
propiedad, cre'dito, informacio'n y nuevas tecnologi'as.  Con arreglo a la
Plataforma de Accio'n de Beijing, se deben otorgar a la mujer derechos
plenos e iguales a la posesio'n de tierras y otras propiedades, entre otras
cosas, mediante la herencia.  Los programas de reforma agraria deben
comenzar por reconocer la igualdad de los derechos de la mujer a la tierra
y adoptar otras medidas con miras a aumentar la disponibilidad de tierras
para las mujeres y los hombres pobres.

25.  Los gobiernos deben promover el desarrollo de iniciativas ecolo'gicas
en la esfera del turismo a fin de fomentar y facilitar las actividades
empresariales de la mujer en esa esfera.

26.  Se debe garantizar la educacio'n y la capacitacio'n de los jo'venes
respecto de los derechos humanos de la mujer y eliminar las pra'cticas
tradicionales y consuetudinarias que perjudican a la mujer o discriminan en
su contra.

27.  Los gobiernos, las instituciones de investigacio'n y el sector privado
deben apoyar la funcio'n de la mujer en el desarrollo de tecnologi'as
ecolo'gicamente racionales, como la energi'a solar, y en la influencia que
ejercen sobre el desarrollo de tecnologi'as nuevas y apropiadas, mediante
la educacio'n y la capacitacio'n en ciencia y tecnologi'a.

28.  Se exhorta a los gobiernos, al sector privado y a la comunidad
internacional a que concedan atencio'n prioritaria a los vi'nculos entre la
seguridad, los conflictos armados y el medio ambiente y sus efectos sobre
la poblacio'n civil, en particular sobre las mujeres y los nin~os.

29.  Reconociendo que la igualdad de ge'nero es fundamental para el logro
del desarrollo sostenible, la Presidenta de la Comisio'n de la Condicio'n
Juri'dica y Social de la Mujer debe sen~alar a la atencio'n del Presidente
de la Comisio'n sobre el Desarrollo Sostenible en su quinto peri'odo de
sesiones y a la Asamblea General en su peri'odo extraordinario de sesiones
dedicado al examen de la ejecucio'n del Programa 21, las conclusiones
convenidas de la Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer
sobre la mujer y el medio ambiente.


   	

 


This document has been posted online by the United Nations Department of Economic and Social Affairs (DESA). Reproduction and dissemination of the document - in electronic and/or printed format - is encouraged, provided acknowledgement is made of the role of the United Nations in making it available.

Date last updated: 06 December 1999 by DESA/DAW
Copyright 1999 United Nations