United Nations

E/1997/27


Commission on the Status of Women

 Distr. GENERAL



E/1997/27 CSW - Informe sobre el 41~ peri'odo de sesiones

          C.  Cuestiones que se sen~alan a la atencio'n del Consejo

3.   Se sen~ala a la atencio'n del Consejo el texto presentado por la
Presidenta de la Comisio'n sobre el seguimiento de las conclusiones
convenidas 1996/1 del Consejo Econo'mico y Social (ve'ase pa'rr. 178, cap.
II).


                         1.  Conclusiones convenidas

4.   Tambie'n se sen~alan a la atencio'n del Consejo las siguientes
conclusiones convenidas adoptadas por la Comisio'n.


         Conclusiones convenidas 1997/3.  La mujer y la economi'a*

     Los gobiernos, las organizaciones internacionales y el sector privado
deben reconocer las contribuciones que hacen las mujeres al crecimiento
econo'mico mediante su trabajo remunerado y no remunerado como empleadoras,
empleadas y empresarias.  Deben aprobar las siguientes conclusiones:

1.   Los gobiernos, las organizaciones internacionales, el sector privado,
las organizaciones no gubernamentales y los interlocutores sociales (las
organizaciones de empleadores y los sindicatos) deben adoptar un criterio
sistema'tico y poliface'tico para acelerar la plena participacio'n de la
mujer en la adopcio'n de decisiones econo'micas a todos los niveles y
asegurar la incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero en la aplicacio'n
de las poli'ticas econo'micas, incluidas las poli'ticas de desarrollo
econo'mico y los programas de erradicacio'n de la pobreza.  Con ese fin se
exhorta a los gobiernos a mejorar la capacidad de la mujer para influir y
participar en la adopcio'n de decisiones econo'micas como trabajadoras
asalariadas, administradoras, empleadoras, funcionarias elegidas, miembros
de organizaciones no gubernamentales y sindicatos, productoras,
administradoras del hogar y consumidoras.  Se alienta a los gobiernos a
realizar un ana'lisis de las poli'ticas y programas con una perspectiva de
ge'nero que incorpore informacio'n sobre toda la gama de actividades
econo'micas remuneradas y no remuneradas de las mujeres y los hombres.  Los
gobiernos, las organizaciones internacionales, en particular la
Organizacio'n Internacional del Trabajo (OIT), el sector privado y las
organizaciones no gubernamentales deben elaborar e intercambiar estudios
monogra'ficos y las mejores pra'cticas de ana'lisis con perspectiva de
ge'nero en esferas normativas que afecten a la situacio'n econo'mica de las
mujeres.


*     El examen figura en los pa'rrafos 169 a 171 del capi'tulo II.



2.   A fin de lograr la potenciacio'n y el adelanto de la mujer en el plano
econo'mico, se necesitara' tambie'n una adecuada movilizacio'n de recursos
a escala nacional e internacional, asi' como dirigir hacia los pai'ses en
desarrollo una corriente de recursos nuevos y adicionales destinados al
adelanto de la mujer que provengan de todos los mecanismos de financiacio'n
disponibles, incluidas fuentes multilaterales, bilaterales y privadas.

3.   Los gobiernos deben promover y apoyar la eliminacio'n de los
prejuicios en los sistemas de ensen~anza a fin de contrarrestar la
segregacio'n por motivos de ge'nero en el mercado laboral, incrementar las
posibilidades de empleo de las mujeres y mejorar eficazmente las
capacidades de las mujeres y ampliar su acceso a las opciones de carrera,
en particular en ciencia, nuevas tecnologi'as y otras esferas posibles e
innovadoras de expansio'n en materia de empleo.

4.   Las poli'ticas econo'micas y las poli'ticas de ajuste estructural,
incluidas las poli'ticas de liberalizacio'n, que a su vez incluyen la
privatizacio'n y las poli'ticas financieras y comerciales, deben formularse
y vigilarse teniendo en cuenta el ge'nero y contribuciones de las mujeres
ma's afectadas por ellas, de manera que surtan efectos positivos para la
mujer y el hombre, y basarse en la investigacio'n de los efectos de las
poli'ticas macro y microecono'micas desde una perspectiva de ge'nero.  Los
gobiernos deben garantizar, entre otras cosas, que las poli'ticas
macroecono'micas, incluidas las reformas financieras y del sector pu'blico,
y la generacio'n de empleos tengan en cuenta el ge'nero y faciliten el
desarrollo de empresas medianas y de pequen~a escala.  Los reglamentos y
las disposiciones administrativas de cara'cter local deben propiciar que la
mujer se convierta en empresaria.  Los gobiernos tienen la responsabilidad
de velar por que no se discrimine en contra de las mujeres al producirse
cambios estructurales o una recesio'n econo'mica.

5.   Los gobiernos deben garantizar la promocio'n y el ejercicio de los
derechos de las mujeres, sobre todo de las mujeres rurales y de las mujeres
que viven en la pobreza, mediante su acceso en pie de igualdad a los
recursos econo'micos, incluidos la tierra, los derechos de propiedad, el
derecho a la herencia, el cre'dito y los planes de ahorro tradicionales,
como son los bancos y cooperativas de mujeres. 

6.   La comunidad internacional debe apoyar activamente los esfuerzos
nacionales para la promocio'n de planes de microcre'dito que garanticen el
acceso de las mujeres al cre'dito, el empleo por cuenta propia y la
integracio'n a la economi'a.

7.   Los planes de microcre'dito deben apoyarse y supervisarse a fin de
evaluar su eficacia en relacio'n con sus efectos en el aumento de la 
potenciacio'n y el bienestar econo'micos de la mujer, su capacidad de
obtencio'n de ingresos y su integracio'n en la economi'a.

8.   Los gobiernos, el sector privado y las organizaciones de la sociedad
civil que presten servicios de capacitacio'n destinados a promover el
equilibrio, de los ge'neros respecto de la educacio'n y la participacio'n
en actividades econo'micas, deben concentrarse en el fortalecimiento de las
instituciones y el fomento de un mayor grado de conciencia, asi' como en el
mejoramiento y perfeccionamiento de los conocimientos te'cnicos, incluso
los conocimientos comerciales y de gestio'n, y el uso de nuevas
tecnologi'as.  Tambie'n se deben apoyar y promover las tecnologi'as y los
productos locales y tradicionales que se apoyan en los conocimientos de la
mujer.

9.   Las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones de mujeres
deberi'an crear incentivos para las empresarias destacadas.  Es importante
que los gobiernos, las instituciones financieras, las organizaciones no
gubernamentales, la sociedad civil, las organizaciones de mujeres y otros
agentes pertinentes promuevan las actividades empresariales y de empleo por
cuenta propia de las mujeres mediante servicios o programas de asistencia
te'cnica; informacio'n sobre los mercados; capacitacio'n; creacio'n de
redes, incluso a los niveles regional e internacional; apoyo financiero
adecuado; y, cuando proceda, mediante la creacio'n de incentivos.  A fin de
reforzar el vi'nculo entre el desarrollo sostenible y la erradicacio'n de
la pobreza, ese incentivo y ese apoyo deben extenderse a las empresas de
las industrias ecolo'gicas, las que se basan en recursos y las orientadas a
las exportaciones cuyos propietarios sean mujeres.

10.  Para garantizar que un nu'mero significativo de mujeres participe en
puestos de adopcio'n de decisiones de alto nivel, los gobiernos deben
aplicar y supervisar leyes contra la discriminacio'n.  La administracio'n
pu'blica y el sector privado deben cumplir esas leyes e introducir cambios
en las estructuras empresariales.  La accio'n positiva o afirmativa puede
ser un instrumento eficaz de poli'tica para mejorar la situacio'n de la
mujer en sectores e instancias de la economi'a en que esta'n
subrepresentadas.  Los gobiernos deben alentar a los empleadores a
introducir procedimientos objetivos y transparentes para la contratacio'n,
la planificacio'n de carreras con perspectiva de ge'nero y los sistemas de
vigilancia y rendicio'n de cuentas.

11.  Las instituciones sociales, (los sindicatos y las organizaciones de
empleadores) y las organizaciones no gubernamentales, deben considerar la
posibilidad de seguir de cerca y dar publicidad a las empresas y
organizaciones que adopten iniciativas en favor del adelanto de la mujer y
dar a conocer informacio'n sobre las empresas que violen las leyes contra
la discriminacio'n.

12.  Los gobiernos deben intensificar sus esfuerzos para poner en pra'ctica
las medidas establecidas en la Plataforma de Accio'n de Beijing15 para la
eliminacio'n de la segregacio'n ocupacional y todas las formas de
discriminacio'n en el empleo.  En ese sentido, la seguridad de la mujer en
el empleo y las condiciones para su reintegracio'n en el mercado de trabajo
deben ser objeto de atencio'n especial.  Tambie'n se debe prestar la debida
atencio'n a las mujeres en el sector no estructurado y en empleos
ati'picos.

13.  Los gobiernos, los sindicatos y el sector privado deben elaborar y
emplear instrumentos anali'ticos para comparar los salarios en ocupaciones
donde predominen las mujeres y donde predominen los hombres, incluso
medidas e instrumentos que reflejen mejor el valor real de las capacidades,
los conocimientos y la experiencia que aportan las mujeres mediante el
trabajo remunerado y no remunerado, asi' como la totalidad de requisitos y
condiciones del trabajo remunerado, con el objetivo de lograr remuneracio'n
igual por trabajo de igual valor, centra'ndose particularmente en los
salarios mi'nimos de las industrias que paguen bajos salarios.  La
supervisio'n con perspectiva de ge'nero es decisiva para hacer cumplir el
principio de remuneracio'n igual por trabajo de igual valor.  La
formulacio'n de poli'ticas generales en esta esfera debe incluir:

     a)   El empleo de instrumentos anali'ticos;

     b)   Una legislacio'n eficaz;

     c)   La transparencia en cuanto a los salarios de las mujeres y los
hombres;

     d)   Cambios en la divisio'n del trabajo basada en el ge'nero y de las
opciones estereotipadas de los hombres y las mujeres;

     e)   La orientacio'n efectiva de los empleadores.

14.  Se exhorta a los gobiernos a que elaboren estrategias encaminadas a
aumentar el bienestar de los trabajadores que perciben salarios mi'nimos,
que incluyan el cumplimiento obligatorio de las leyes vigentes, sobre todo
en las industrias donde trabajen los obreros ma's vulnerables,
predominantemente mujeres.

15.  La plena integracio'n de la mujer en la economi'a estructurada y, en
particular, en la toma de decisiones econo'micas equivale a cambiar la
actual divisio'n del trabajo basada en el ge'nero por nuevas estructuras
econo'micas en que las mujeres y los hombres disfruten de igual trato,
salario y posibilidades.  A tal fin, se requiere una mejor distribucio'n
del trabajo remunerado y no remunerado entre el hombre y la mujer.  Los
gobiernos deben adoptar o fomentar, e incluso formular, promover y aplicar
cuando proceda, medidas juri'dicas y administrativas para facilitar la
conciliacio'n del trabajo con la vida personal o familiar, como la
atencio'n de los hijos y familiares a cargo, licencias de paternidad o
maternidad y horarios de trabajo flexibles para hombres y mujeres y, si
procediera, menos horas de trabajo.

16.  Los gobiernos deben considerar la posibilidad de ratificar el nuevo
convenio de la Organizacio'n Internacional del Trabajo sobre el trabajo a
domicilio.

17.  Los gobiernos y los empleadores deben garantizar la proteccio'n de los
derechos de las trabajadoras migratorias creando mejores oportunidades de
educacio'n y empleo, impidiendo y combatiendo la trata de mujeres y nin~os,
y eliminando la discriminacio'n contra la mujer en el mercado laboral.

18.  Los gobiernos deben supervisar y aplicar poli'ticas de igualdad de
oportunidades y leyes laborales con respecto a las pra'cticas de todas las
empresas nacionales y transnacionales radicadas en sus pai'ses.

19.  Las mujeres y los hombres deben distinguir y apoyar a empresas que
promuevan los intereses de la mujer y las actividades comerciales
responsables desde el punto de vista social mediante inversiones y la
utilizacio'n de sus servicios o productos.

20.  El trabajo no remunerado de la mujer, por ejemplo, en la agricultura,
la produccio'n de alimentos, el trabajo voluntario, los negocios familiares
y la gestio'n de los recursos naturales asi' como en el hogar, hace una
notable contribucio'n a la economi'a.  Debe medirse y evaluarse el trabajo
no remunerado  empleando los me'todos actuales y otros mejorados, entre
ellos los siguientes:

     a)   Medicio'n cuantitativa del trabajo no remunerado que no esta'
comprendido en las cuentas nacionales y elaboracio'n de me'todos para
determinar su valor, que debe indicarse con exactitud en cuentas
subsidiarias u otras cuentas oficiales separadas de las cuentas nacionales
ba'sicas, pero que concuerden con ellas;

     b)   Realizacio'n de estudios sistema'ticos sobre utilizacio'n del
tiempo para medir el trabajo no remunerado en te'rminos cuantitativos;

     c)   Suministro de recursos y prestacio'n de asistencia te'cnica a los
pai'ses en desarrollo y los pai'ses con economi'as en transicio'n para sus
actividades encaminadas a valorar y destacar la labor no remunerada de la
mujer.

21.  La comunidad internacional, y en particular los pai'ses acreedores y
las instituciones financieras internacionales, incluidas las instituciones
de Bretton Woods, deberi'an proseguir la bu'squeda de soluciones duraderas,
eficaces, equitativas y orientadas al desarrollo de los problemas de la
deuda externa y del servicio de la deuda de los pai'ses en desarrollo,
sobre la base de los actuales mecanismos de alivio y redaccio'n de la
deuda, incluidos los subsidios para ese fin y las corrientes de recursos
financieros en condiciones favorables, especialmente para los pai'ses menos
adelantados, teniendo en cuenta la negativa repercusio'n de estos problemas
sobre la mujer y sobre los programas dedicados a la mujer.

22.  Los fondos, los programas y los organismos especializados del sistema
de las Naciones Unidas, incluidas las instituciones de Bretton Woods y la
Organizacio'n Mundial del Comercio deben, en el marco de sus respectivos
mandatos, mejorar la coordinacio'n y el dia'logo a todos los niveles,
incluso sobre el terreno, a fin de garantizar la eficacia de sus programas
y poli'ticas para respaldar la igualdad de ge'nero.

23.  Las poli'ticas de desarrollo deben centrarse en la potenciacio'n
econo'mica de la mujer.  Debe existir un claro nexo entre las poli'ticas
nacionales a nivel macroecono'mico y las funciones y relaciones econo'micas
y sociales de los ge'neros a nivel microecono'mico de manera tal que las
poli'ticas sean ma's eficaces.  Debe evaluarse el efecto que tienen sobre
la mujer las poli'ticas de liberalizacio'n, incluidas la privatizacio'n y
las poli'ticas financiera y comercial.

24.  Los gobiernos deben comprometerse a lograr el objetivo del equilibrio
entre ge'neros, haciendo especial hincapie' en incorporar a un nu'mero
significativo de mujeres lo antes posible, al nombrar representantes en
o'rganos rectores de las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas
y los organismos intergubernamentales encargados de la formulacio'n de
poli'ticas en las esferas de las finanzas, el desarrollo econo'mico y el
comercio (por ejemplo, las Comisiones Quinta y Segunda de la Asamblea
General, el Consejo Econo'mico y Social, la Junta de Comercio y Desarrollo,
la Junta de Desarrollo Industrial y el Consejo General de la Organizacio'n
Mundial del Comercio).

25.  Debe promoverse la produccio'n y utilizacio'n de estadi'sticas
desglosadas por sexo como mecanismo fundamental para supervisar la
divisio'n basada en el ge'nero en el mercado laboral y la participacio'n de
la mujer en altos puestos administrativos, incluso de toma de decisiones
econo'micas, mostrando sus ventajas y las desventajas de la exclusio'n de
las mujeres.  Con respecto al sistema de las Naciones Unidas, en el informe
sino'ptico de 1998 y en el informe sobre la situacio'n de la mujer en el
mundo debe incluirse una seccio'n especial de datos sobre administradoras. 
Ello serviri'a de mecanismo especial de supervisio'n para conocer la forma
en que se esta'n logrando los objetivos de equilibrio entre ge'neros.

26.  Deben seguirse examinando cuestiones como el efecto que tienen sobre
la mujer el ajuste estructural y las poli'ticas de liberalizacio'n del
comercio, incluidas la privatizacio'n y las poli'ticas econo'mica y
financiera, y analizarlas en el contexto del informe del Secretario General
sobre la movilizacio'n e integracio'n eficaz de la mujer en el desarrollo,
que examinara' la Asamblea General en su quincuage'simo segundo peri'odo de
sesiones.

27.  La comunidad internacional, a la vez que fortalece la cooperacio'n
internacional, deberi'a destacar la importancia de un sistema comercial
multilateral abierto, equitativo, seguro, no discriminatorio, transparente
y previsible que tambie'n garantice el acceso igualitario de la mujer a los
mercados y a las tecnologi'as y recursos en los planos nacional e
internacional.




 


This document has been posted online by the United Nations Department of Economic and Social Affairs (DESA). Reproduction and dissemination of the document - in electronic and/or printed format - is encouraged, provided acknowledgement is made of the role of the United Nations in making it available.

Date last updated: 06 December 1999 by DESA/DAW
Copyright 1999 United Nations