United Nations

E/1997/27


Commission on the Status of Women

 Distr. GENERAL



E/1997/27 CSW - Informe sobre el 41~ peri'odo de sesiones
                                Capi'tulo II

         SEGUIMIENTO DE LA CUARTA CONFERENCIA MUNDIAL SOBRE LA MUJER

1.   La Comisio'n examino' el tema 3 de su programa en las sesiones 1~ a
12~ y 14~ a 16~, celebradas los di'as 10 a 14, 17, 20 y 21 de marzo de
1997. Tuvo ante si' los siguientes documentos:

     a)   Informe del Secretario General sobre los progresos realizados en
relacio'n con el seguimiento de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la
Mujer y el examen de la incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero en las
organizaciones del sistema de las Naciones Unidas (E/CN.6/1997/2);

     b)   Informe del Secretario General sobre las cuestiones tema'ticas
que tiene ante si' la Comisio'n sobre la situacio'n de la mujer
(E/CN.6/1997/3);

     c)   Nota del Secretario General sobre las conclusiones convenidas
1996/1 aprobadas por el Consejo Econo'mico y Social en su serie de sesiones
de coordinacio'n de 1996 sobre la coordinacio'n de las actividades del
sistema de las Naciones Unidas para la erradicacio'n de la pobreza
(E/CN.6/1997/6);

     d)   Informe del Secretario General sobre el mejoramiento de la
situacio'n de la mujer en la Secretari'a (E/CN.6/1997/7);

     e)   Nota del Secretario General sobre la aplicacio'n de la
resolucio'n 50/166 de la Asamblea General, relativa al papel del Fondo de
Desarrollo de las Naciones Unidas para la mujer en la eliminacio'n de la
violencia contra la mujer (E/CN.6/1997/8);

     f)   Nota del Secretario General por la que se transmiten los
resultados del 16~ peri'odo de sesiones del Comite' para la Eliminacio'n de
la Discriminacio'n contra la Mujer (E/CN.6/1997/CRP.1);

     g)   Nota del Secretario General sobre el proyecto de programa de
trabajo de la Divisio'n para el Adelanto de la Mujer de la Secretari'a de
las Naciones Unidas para el bienio 1998-1999 (E/CN.6/1997/CRP.2).

2.   En la primera sesio'n, celebrada el 10 de marzo, la Comisio'n escucho'
una declaracio'n introductoria de la Asesora Especial en Cuestiones de
Ge'nero y Adelanto de la Mujer.

3.   En la misma sesio'n, el Secretario General Adjunto de Coordinacio'n de
Poli'ticas y de Desarrollo Sostenible formulo' una declaracio'n.

4.   El observador de la Repu'blica Unida de Tanzani'a formulo' una
declaracio'n en nombre de los Estados Miembros de las Naciones Unidas que
son miembros del Grupo de los 77 y China.

5.   En la segunda sesio'n, celebrada el 10 de marzo, formularon
declaraciones los representantes de los Estados Unidos de Ame'rica, Namibia
(en nombre de los Estados Miembros de las Naciones Unidas que son miembros
de la Comunidad del A'frica Meridional para el Desarrollo), Chile, la
Repu'blica Dominicana, la Repu'blica de Corea, Ghana, Paraguay, Indonesia,
Brasil, China, la Federacio'n de Rusia, Ecuador y Polonia y los
observadores de los Pai'ses Bajos (en nombre de los Estados Miembros de las
Naciones Unidas que son miembros de la Unio'n Europea, Bulgaria, Chipre,
Estonia, Hungri'a, Letonia, Lituania, Polonia, Rumania, Eslovaquia,
Eslovenia, Islandia, Liechtenstein y Noruega), Argentina, Malta, Israel,
Espan~a y Kirguista'n.

6.   En la misma sesio'n, formularon declaraciones el representante de la
Comisio'n Econo'mica para Ame'rica Latina y el Caribe (en nombre de las
comisiones regionales) y el representante del Alto Comisionado de las
Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

7.   Formularon tambie'n declaraciones las observadoras de la Federacio'n
Internacional de Mujeres Universitarias y el Consejo Internacional de
Mujeres, organizaciones no gubernamentales reconocidas como entidades
consultivas por el Consejo Econo'mico y Social.

8.   En la 11~ sesio'n, celebrada el 17 de marzo, hicieron declaraciones
los representantes del Japo'n, la Repu'blica Isla'mica del Ira'n, la India,
Filipinas, el Peru', Tu'nez, Kenya, Eslovaquia, Malasia, Marruecos, Costa
Rica, Mali', el Congo y Guinea, y los observadores de Bangladesh, la
Repu'blica A'rabe Siria, Antigua y Barbuda (en nombre de los Estados
Miembros de las Naciones Unidas que son miembros de la Comunidad del
Caribe), Co^te d'Ivoire, Canada', Nigeria, Argelia, Liechtenstein, Bahrein
y Cuba.

9.   Tambie'n formulo' una declaracio'n la observadora de Palestina.

10.  Formularon declaraciones la Directora Ejecutiva del Fondo de
Poblacio'n de las Naciones Unidas y la Directora del Fondo de Desarrollo de
las Naciones Unidas para la Mujer.

11.  La Presidenta del Comite' para la Eliminacio'n de la Discriminacio'n
contra la Mujer tambie'n formulo' una declaracio'n.

12.  El observador de la organizacio'n intergubernamental Federacio'n
Internacional de las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja
formulo' una declaracio'n.

13.  En la 12~ sesio'n celebrada el 17 de marzo, hicieron uso de la palabra
los representantes del Instituto Internacional de Investigaciones y
Capacitacio'n para la Promocio'n de la Mujer y el Fondo de las Naciones
Unidas para la Infancia.

14.  Tambie'n hizo uso de la palabra el representante de la Organizacio'n
de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentacio'n.

15.  Formularon declaraciones los representantes de dos grupos de
organizaciones no gubernamentales y los observadores de las siguientes
organizaciones no gubernamentales reconocidas como entidades consultivas
por el Consejo Econo'mico y Social:  Federacio'n Internacional de Mujeres
Profesionales y de Negocios, Confederacio'n Internacional de Organizaciones
Sindicales Libres, Asociacio'n Internacional Soroptimista y Asociacio'n
Mundial Isla'mica de Beneficencia.

Puesta en pra'ctica de objetivos estrate'gicos y medidas en las esferas de
especial preocupacio'n:  la mujer y el medio ambiente (tema 3 c) i) del
programa)

16.  En su tercera sesio'n, celebrada el 11 de marzo, la Comisio'n
organizo' un debate de mesa redonda sobre la mujer y el medio ambiente en
el que participaron los siguientes expertos:  Christina Amoako-Nuama,
Ministra de Medio Ambiente, Ciencia y Tecnologi'a de Ghana; Sirpa
Peitika"inen, Economista y ex Ministra de Medio Ambiente de Finlandia;
Nitin Desai, Secretario General Adjunto de Coordinacio'n de Poli'ticas y de
Desarrollo Sostenible; Khawar Mumtaz, Coordinadora, Shirkat Gah - Centro de
Informacio'n sobre la Mujer; y Rachel Kyte, de la Unio'n Mundial para la
Naturaleza.

17.  En la misma sesio'n, la Comisio'n organizo' un dia'logo entre los
gobiernos en el que participaron delegaciones de los siguientes pai'ses: 
Ecuador, Israel, Argentina, Costa Rica, Zambia, Repu'blica Dominicana,
Me'xico, Estados Unidos de Ame'rica, Chile, China, Ghana, Espan~a y
Malasia.

18.  Tambie'n intervinieron en la sesio'n la observadora de la
Organizacio'n de Mujeres para el Medio Ambiente y el Desarrollo, una
organizacio'n no gubernamental reconocida como entidad consultiva por el
Consejo Econo'mico y Social, y dos observadoras de un grupo de
organizaciones no gubernamentales relacionadas con el medio ambiente.

19.  Los participantes respondieron a las preguntas que se les formularon.

20.  En la cuarta sesio'n, celebrada el 11 de marzo, la Comisio'n organizo'
un dia'logo entre los gobiernos en el que participaron las delegaciones de
los siguientes pai'ses:  Turqui'a, Nueva Zelandia, Viet Nam, Finlandia,
Japo'n, Canada', Estados Unidos de Ame'rica, Zimbabwe, Repu'blica de Corea,
Argentina, Costa Rica, Suecia, Portugal, Francia, Mali', Repu'blica
Isla'mica del Ira'n, Kirguista'n, Reino Unido de Gran Bretan~a e Irlanda
del Norte, Polonia, Namibia, Brasil, Me'xico, Zambia, Ecuador, Kenya,
Tu'nez, Bahamas e Indonesia.

Resumen del moderador del debate y el dia'logo sobre la mujer y el medio
ambiente celebrados por el grupo de expertos

21.  En la Plataforma de Accio'n de Beijing se subrayo' que mientras la
contribucio'n de la mujer a la ordenacio'n del medio ambiente no recibiera
reconocimiento y apoyo, el desarrollo sostenible seguiri'a siendo un
objetivo difi'cil de alcanzar.  Se pidio' a los gobiernos y a otros agentes
que propiciaran la integracio'n activa y visible de una perspectiva de
ge'nero en todas las poli'ticas y programas y que velaran por la necesaria
habilitacio'n poli'tica y econo'mica de la mujer de manera que pudiera
participar plenamente con el hombre en la proteccio'n del medio ambiente y
la conservacio'n de los recursos naturales.

     Integracio'n de una perspectiva de ge'nero en las poli'ticas y
     programas de desarrollo sostenible y en la ejecucio'n del Programa 21

22.  Es decisivo que se aplique un criterio integral del desarrollo
sostenible, objetivo que no se podra' alcanzar si no se resuelven los
problemas del medio ambiente.  Estos problemas tendra'n que abordarse en el
contexto de las cuestiones ma's generales de los derechos humanos, la
igualdad social y de los ge'neros, la distribucio'n justa de los recursos y
la habilitacio'n poli'tica de la poblacio'n.

23.  Los acuerdos alcanzados en las conferencias y cumbres de las Naciones
Unidas celebradas en los u'ltimos tiempos representan una evolucio'n en la
comprensio'n de los vi'nculos que existen entre el ge'nero, el medio
ambiente, la poblacio'n y el desarrollo econo'mico y social.  Es vital
aplicar un criterio intersectorial a fin de abordar interrelaciones
decisivas para el desarrollo sostenible.  Otra de las cuestiones decisivas
es incorporar una perspectiva de los derechos humanos en el programa de
desarrollo.

24.  La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el
Desarrollo represento' un adelanto en la sensibilizacio'n respecto del
medio ambiente e incluso sen~alo' a la atencio'n la importante funcio'n que
desempen~aba la mujer en el desarrollo sostenible.  Sin embargo, habra' que
volver sobre el tema de la inclusio'n de la mujer como grupo principal en
el Programa 21 teniendo en cuenta acuerdos internacionales adoptados
posteriormente.  El concepto de la mujer como grupo especial fue rechazado
en Viena, El Cairo y Beijing en favor de la incorporacio'n de una
perspectiva de ge'nero en todos los aspectos del desarrollo.  La serie de
conferencias mundiales de las Naciones Unidas celebradas despue's de la
Conferencia de Ri'o puso de manifiesto este importante cambio de criterio: 
la mujer ya no se considerara' un grupo especial sino un factor principal
en todos los sectores del desarrollo sostenible.

25.  El peri'odo extraordinario de sesiones de la Asamblea General
encargado de examinar el Programa 21 debera' tener en cuenta plenamente los
resultados de las dema's conferencias y aplicar una perspectiva de ge'nero
al evaluar la ejecucio'n del Programa 21 en todos los sectores.

26.  Se hizo hincapie' en la importancia de integrar una perspectiva de
ge'nero en todas las poli'ticas y programas, incluso en la creacio'n de
conciencia respecto de los efectos para la mujer y el hombre de diversas
medidas de poli'tica y programas de desarrollo sostenible.

27.  El objetivo de la habilitacio'n poli'tica y la participacio'n de la
mujer en la adopcio'n de decisiones sobre desarrollo sostenible no deberi'a
desviar la atencio'n de la importancia de que el hombre y la mujer
compartan responsabilidades, tampoco se deberi'a considerar que la
inclusio'n de la mujer en la adopcio'n de decisiones es respuesta
suficiente a la necesidad de incorporar una perspectiva de ge'nero en las
poli'ticas y programas.

28.  Se hizo mencio'n de la importancia de fomentar la capacidad a nivel
tanto internacional como nacional para la incorporacio'n de una perspectiva
de ge'nero en el desarrollo sostenible.  En relacio'n con esto se hizo
referencia a la capacitacio'n y a las campan~as de promocio'n como
instrumentos eficaces en el aumento de la sensibilizacio'n respecto de las
cuestiones de ge'nero y del medio ambiente.  La capacitacio'n en
sensibilidad respecto del ge'nero deberi'a introducirse en todos los
organismos que trabajaran en la planificacio'n del desarrollo sostenible.

29.  La legislacio'n a nivel nacional deberi'a adaptarse a los compromisos
internacionales y las obligaciones contrai'dos en virtud de tratados,
incluida, por ejemplo, la Convencio'n sobre la eliminacio'n de todas las
formas de discriminacio'n contra la mujer.

30.  Con suma frecuencia se han obtenido recursos para incorporar una
perspectiva de ge'nero de los limitados fondos de que disponen los
ministerios u oficinas encargados de asuntos de la mujer.  Parte de esta
incorporacio'n seri'a garantizar que los recursos que propiciaran la
participacio'n de la mujer en el desarrollo sostenible se asignaran con
cargo a los presupuestos de otros sectores y velar por que esos recursos
contribuyeran a integrar los proyectos destinados a la mujer en esfuerzos
ma's amplios de desarrollo sostenible.

     Participacio'n de la mujer en la adopcio'n de decisiones sobre
     desarrollo sostenible

31.  La relacio'n entre la mujer y el medio ambiente deberi'a examinarse
teniendo presente que a la mujer ya no se le considera vi'ctima o
conservadora del medio ambiente sino que se le ha habilitado tanto
poli'tica como econo'micamente.  Dado que la mujer no constituye un grupo
homoge'neo, tambie'n se deberi'an tener en cuenta factores como la edad, la
situacio'n socioecono'mica y la raza.

32.  La participacio'n de la sociedad civil, la mujer y el hombre, ha
demostrado ser esencial para el desarrollo sostenible.  La dependencia de
estructuras de subordinacio'n y de mecanismos de adopcio'n de decisiones en
las instancias superiores y la creacio'n de megaestructuras han solido
impedir la participacio'n de las comunidades locales y de otros
protagonistas de la sociedad civil en la prevencio'n de los efectos
negativos para el medio ambiente.  Pese a que se advirtio' en el sentido de
que el simple aumento del nu'mero de mujeres en la adopcio'n de decisiones
no propiciaba necesariamente la incorporacio'n de una perspectiva de
ge'nero ni mejores poli'ticas de desarrollo sostenible, se sen~alaron a la
atencio'n algunos casos en que la participacio'n de la mujer y de los
grupos de mujeres a nivel de la comunidad surti'a efectos positivos.  La
creacio'n de un colectivo de mujeres en puestos de adopcio'n de decisiones
ha demostrado ser una estrategia eficaz para producir cambios en las
culturas y las poli'ticas de organizacio'n.  Tambie'n se han logrado
magni'ficos resultados con estructuras y me'todos que promueven una
cooperacio'n eficaz entre los sectores pu'blico y privado y entre la mujer
y el hombre en asociacio'n.

33.  El aumento de la participacio'n de la mujer en la adopcio'n de
decisiones sobre desarrollo sostenible se ha logrado, entre otras cosas,
dando acceso a la mujer a la educacio'n y capacita'ndola en ciencia y
tecnologi'a.

34.  Se destaco' la importancia de establecer alianzas y redes entre las
mujeres que ocupaban puestos de adopcio'n de decisiones.

35.  A nivel local, la mujer suele tener conocimientos especializados,
tradiciones e intereses que las convierten en administradoras eficientes de
los recursos naturales.  Sin embargo, esto no significa que
automa'ticamente este'n en condiciones de adoptar decisiones fundamentales
debido a que, por regla general, sigue estando subordinada en el hogar y la
comunidad.  Habra' que garantizar su contribucio'n a las decisiones sobre
ordenacio'n de los recursos de la comunidad mediante instrumentos
oficiales.  Se deberi'a prestar atencio'n especial a la mujer que trabaja
en el sector agri'cola, donde el acceso a la capacitacio'n, a la tierra y a
los recursos productivos facilitari'a su participacio'n en la adopcio'n de
decisiones sobre desarrollo sostenible.

     Evaluacio'n de las relaciones entre la mujer y el medio ambiente y de
     los efectos de los factores ambientales para la mujer

36.  En la determinacio'n o elaboracio'n de soluciones tecnolo'gicas para
los problemas del medio ambiente se considero' esencial garantizar que esas
soluciones tuvieran en cuenta las necesidades y los intereses tanto del
hombre como de la mujer y que fueran compatibles con los conocimientos
auto'ctonos y las realidades locales.  Las tecnologi'as baratas, fa'ciles
de instalar y de poner en funcionamiento, que se ajustan a las necesidades
de las comunidades, incluso de las mujeres, han resultado sumamente
efectivas.  La energi'a solar es uno de los ejemplos de una tecnologi'a en
cuyo desarrollo la mujer podri'a desempen~ar una funcio'n precursora.  La
transferencia de tecnologi'a deberi'a promover el fomento de la capacidad
en favor tanto del hombre como de la mujer e incluir la capacitacio'n de
ambos.

37.  Se sugirio' que en todas las poli'ticas y los programas de desarrollo
se previera una evaluacio'n de los efectos desde el punto de vista del
ge'nero, asi' como una evaluacio'n de los efectos para el medio ambiente. 
Se considero' importante evaluar, de manera que se tuviera en cuenta el
ge'nero, los efectos de la globalizacio'n, la privatizacio'n y la
liberalizacio'n del comercio, la industrializacio'n y la produccio'n
orientada a las exportaciones en relacio'n con los intereses ecolo'gicos. 
Tambie'n deberi'an examinarse las consecuencias de los acuerdos
internacionales y regionales sobre comercio para la mujer.

38.  Se hizo notar la apremiante necesidad de investigar los efectos del
deterioro del medio ambiente para la salud de la mujer, incluido el ca'ncer
de mamas y otros tipos de ca'nceres.

39.  Se deberi'a difundir ampliamente, sobre todo a la mujer, la
informacio'n sobre tecnologi'as y contaminantes de manera de apoyar la
prevencio'n del dan~o ecolo'gico.

40.  Los programas de recuperacio'n econo'mica y ajuste estructural del
u'ltimo decenio han obligado a eliminar los subsidios de algunos productos,
como el gas licuado, que esta' vinculado definitivamente al deterioro del
medio ambiente.  Se expreso' preocupacio'n por la exportacio'n de
plaguicidas prohibidos de los pai'ses desarrollados a los pai'ses en
desarrollo y los efectos ecolo'gicos para el hombre y la mujer.

41.  Se sen~alo' la carencia de datos desglosados por sexo, de indicadores
cualitativos y cuantitativos y de investigaciones sobre los efectos de las
poli'ticas y programas sobre el medio ambiente tanto para el hombre como
para la mujer.  Habra' que realizar esfuerzos para reunir y mejorar los
datos desglosados por sexo a fin de poder comprender mejor los efectos de
las poli'ticas y programas relacionados con el medio ambiente para la
mujer.  Sin embargo, la falta de esos datos no deberi'a utilizarse como
pretexto para aplazar la incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero en
las poli'ticas y programas a todos los niveles.

42.  Se destacaron los importantes vi'nculos existentes entre los recursos
hi'dricos y la agricultura, la silvicultura y el desarrollo urbano.  Se
hizo notar la disminucio'n de la calidad del agua y el aumento de la
demanda de agua libre de impurezas.  Se deberi'a asignar a las comunidades
locales, y sobre todo a la mujer, una funcio'n ma's destacada en la
planificacio'n, el desarrollo y la ordenacio'n de los recursos hi'dricos.

Puesta en pra'ctica de objetivos estrate'gicos y medidas en las esferas
de especial preocupacio'n:  la mujer en el ejercicio del poder y
la adopcio'n de decisiones (tema 3 c) ii) del programa)

43.  En la quinta sesio'n, celebrada el 12 de marzo, la Presidenta formulo'
una declaracio'n.

44.  En la misma sesio'n, la Comisio'n organizo' un debate de mesa redonda
sobre la mujer en el ejercicio del poder y la adopcio'n de decisiones en el
que participaron los siguientes expertos:  Billie Miller, Viceprimer
Ministra y Ministra de Relaciones Exteriores, Turismo y Transporte
Internacional de Barbados; Zofia Kuratowska, Vicepresidenta del Senado de
Polonia; Paloma Dura'n y Lalaguna, Profesora de Derecho de la Facultad de
Ciencias Juri'dicas de la Universidad Jaime I, de Espan~a; Eugenia Piza
Lopez, Directora de Poli'ticas y Promocio'n de International Alert; y Faiza
Kefi, Miembro de la Asamblea Nacional de Tu'nez y Presidenta del Comite'
Coordinador de Mujeres Parlamentarias de la Unio'n Interparlamentaria.

45.  Tambie'n en esa sesio'n, la Comisio'n organizo' un dia'logo entre los
gobiernos en el que participaron las delegaciones de los siguientes
pai'ses:  India, Austria, Ghana, Tu'nez, Paraguay, Israel, Estados Unidos
de Ame'rica, Congo, Me'xico, Eslovaquia, Noruega y Chile.

46.  Tambie'n hizo uso de la palabra el representante de la Organizacio'n
de las Naciones Unidas para la Educacio'n, la Ciencia y la Cultura.

47.  Hicieron uso de la palabra los observadores de cuatro grupos de
organizaciones no gubernamentales.  Formulo' una declaracio'n el observador
de la Unio'n Interparlamentaria, organizacio'n no gubernamental reconocida
como entidad consultiva por el Consejo Econo'mico y Social.

48.  Los participantes respondieron a las preguntas que se les formularon.

49.  En la se'ptima sesio'n, celebrada el 13 de marzo, la Presidenta
formulo' una declaracio'n.

50.  En la misma sesio'n, la Comisio'n organizo' un dia'logo entre los
gobiernos en el que participaron las delegaciones de los siguientes
pai'ses:  Namibia, Costa Rica, Ecuador, Finlandia, Turqui'a, Filipinas,
Argentina, Togo, Italia, China, Mali', Repu'blica Dominicana, Japo'n,
Federacio'n de Rusia, Alemania, Brasil, Francia, Repu'blica de Corea,
Me'xico, Kirguista'n, Indonesia, Pai'ses Bajos, Malasia, Guinea, Nueva
Zelandia, Australia, Cuba, Canada', Repu'blica A'rabe Siria, Israel,
Li'bano, Repu'blica Isla'mica del Ira'n, Suecia y Estados Unidos de
Ame'rica.

51.  La observadora de Palestina tambie'n hizo uso de la palabra.

52.  Los participantes respondieron a las preguntas que se les formularon.

Resumen de las deliberaciones del grupo de expertos y del dia'logo sobre la
mujer en el ejercicio del poder y la adopcio'n de decisiones presentado
por la moderadora

53.  En la Plataforma de Accio'n de Beijing se subrayo' que era esencial un
enfoque global de amplia base sobre la potenciacio'n del papel de la mujer
si se queri'a que las mujeres participaran y estuvieran representadas
plenamente en la adopcio'n de decisiones a todos los niveles en la vida
poli'tica, econo'mica y social.  La participacio'n y la representacio'n
poli'tica de la mujer esta'n indisolublemente vinculadas a cuestiones ma's
amplias relativas a la potenciacio'n econo'mica, la educacio'n y
capacitacio'n, los derechos humanos, las actitudes sociales, los valores y
los sistemas sociales de apoyo.  Lograr la meta de la participacio'n
equitativa de mujeres y hombres en la adopcio'n de decisiones
proporcionari'a el equilibrio necesario para reforzar la democracia y
promover su buen funcionamiento.

     Medios de promover la participacio'n de las mujeres y su
     representacio'n equitativa en el ejercicio del poder y la adopcio'n de
     decisiones

54.  La ausencia de mujeres en los niveles clave de adopcio'n de decisiones
en el proceso poli'tico segui'a siendo una cuestio'n de intere's decisivo
en los pai'ses desarrollados y en desarrollo.  La representacio'n desigual
de las mujeres en la adopcio'n de decisiones privaba a los pai'ses de
talentos y conocimientos, asi' como de estilos diferentes de adoptar
decisiones.  Era motivo de particular preocupacio'n la persistente ausencia
de mujeres en la diplomacia preventiva y las negociaciones de paz.  Entre
las barreras que impedi'an la participacio'n de la mujer estaban los
estereotipos, las tradiciones y la competencia en los partidos poli'ticos y
con el cla'sico "ci'rculo masculino".  Se sen~alo' que a menudo no existi'a
la voluntad poli'tica de incrementar el nu'mero de mujeres en funciones
poli'ticas.  Se destaco' la situacio'n particular de las mujeres en los
pai'ses y regiones en proceso de transicio'n y de consolidacio'n de la
democracia.

55.  La pobreza, la falta de acceso a los recursos ba'sicos, la falta de
acceso a las listas de los partidos poli'ticos, los sueldos bajos y la
discriminacio'n en el lugar de trabajo fueron sen~aladas como causas
profundas de la representacio'n insuficiente de las mujeres en la adopcio'n
de decisiones poli'ticas.  Si las mujeres debi'an dedicar su atencio'n a la
supervivencia, quedaba poco tiempo para que asumieran posiciones directivas
y de poder poli'tico.  El reconocimiento del trabajo no remunerado de la
mujer y la distribucio'n de las responsabilidades familiares y del hogar,
asi' como la capacitacio'n en funciones no tradicionales, fueron
mencionados como requisitos previos para la activa participacio'n de las
mujeres en el ejercicio del poder y la adopcio'n de decisiones poli'ticas a
escala mundial.

  Se examinaron medios de promover una mayor participacio'n de las
mujeres en la adopcio'n de decisiones poli'ticas y la solucio'n de los
conflictos, y para lograr un equilibrio entre los ge'neros en los o'rganos
normativos a todos los niveles.  Se indico' que se necesitaba fijar cupos y
objetivos en los parlamentos y en los partidos poli'ticos para acelerar la
representacio'n equitativa de las mujeres en la poli'tica.  Sin embargo,
algunos sen~alaron la pole'mica que levantaban los cupos e insistieron en
que e'stos deberi'an utilizarse so'lo como solucio'n temporal.  Algunos
consideraron que el acceso de las mujeres a posiciones de poder deberi'a
seguir mantenie'ndose estrictamente sobre la base de la competencia.

57.  Tal vez la reforma electoral, especi'ficamente la adopcio'n de
sistemas de representacio'n proporcional en lugar de sistemas pluralistas,
fuera un medio para incrementar la proporcio'n de mujeres en los
parlamentos.  Una propuesta consisti'a en establecer un mi'nimo del 30% al
40% o un ma'ximo del 60% al 70% por uno u otro sexo en puestos de adopcio'n
de decisiones.  Tambie'n se mencionaron la elaboracio'n de listas de
mujeres calificadas, asi' como el establecimiento de objetivos nume'ricos y
de un orden de precedencia de los candidatos en las listas de los partidos
como medio para incrementar la participacio'n de las mujeres.  Habi'a que
seguir investigando los sistemas electorales y las formas de modificar la
pra'ctica de los partidos poli'ticos desde una perspectiva de ge'nero.

58.  Se destaco' la recomendacio'n general elaborada por el Comite' para la
Eliminacio'n de la Discriminacio'n contra la Mujer sobre los arti'culos 7 y
8 de la Convencio'n sobre la eliminacio'n de todas las formas de
discriminacio'n contra la mujer, relativos al papel de la mujer en la vida
pu'blica, asi' como la importancia de la Convencio'n en el fortalecimiento
general de los derechos de las mujeres.

59.  Se considero' que el derecho de las mujeres a votar era un derecho
humano fundamental que las mujeres debi'an ejercer universalmente.  El voto
de las mujeres servi'a cada vez ma's para influir en la actividad poli'tica
y conformar el sistema de valores poli'ticos, incluidas las estrategias de
consolidacio'n de la paz y establecimiento de la paz, pero quedaba mucho
por hacer en ese campo.  Se mencionaron las campan~as de educacio'n e
inscripcio'n de votantes como instrumentos para incrementar el voto de las
mujeres.

60.  La participacio'n de las mujeres en la diplomacia preventiva y en la
mesa de negociaciones de la paz se considero' esencial para lograr la paz y
el desarrollo y para transferir fondos dedicados a gastos militares hacia
fines paci'ficos.  Se sen~alo' que unos procesos de adopcio'n de decisiones
en que participaran tanto mujeres como hombres, incluso en situaciones de
conflicto intraestatales, podri'an ayudar a crear un enfoque ma's
paci'fico.

61.  Se sen~alo' la importancia decisiva de crear mecanismos nacionales,
o'rganos interministeriales, comite's nacionales y oficinas sobre la mujer
para garantizar la participacio'n equitativa de las mujeres en todos los
aspectos de la adopcio'n de decisiones, con niveles adecuados de personal y
fondos y ubicados en el centro del poder poli'tico.  Adema's, se sen~alo'
la incorporacio'n de las cuestiones de ge'nero en las instituciones como
otro medio de promover el adelanto de la mujer en la adopcio'n de
decisiones.  Se hizo hincapie' en la necesidad de mecanismos eficaces de
vigilancia, con plazos para alcanzar los objetivos y criterios
cuantitativos para evaluar los avances.

62.  Se consideraron de extrema importancia los medios para mantener a las
mujeres en cargos pu'blicos una vez elegidas o nombradas.  Se mencionaron
los grupos de presio'n sensibles a las cuestiones de ge'nero como
instrumentos importantes para mantener a las mujeres en cargos pu'blicos. 
Se considero' que para mantener a las mujeres en el ejercicio del poder era
esencial lograr una mayor armonizacio'n entre las tareas profesionales y
las responsabilidades familiares de los hombres y las mujeres.  Los padres
eran cada vez ma's renuentes a renunciar al tiempo que dedicaban a sus
familias.  Se considero' fundamental que los hombres y las mujeres
compartieran mejor responsabilidades como familiares y como padres. 
Tambie'n se atribuyo' importancia al reconocimiento del trabajo no
remunerado de las mujeres, a la necesidad de horarios de trabajo ma's
flexibles y de compartir las responsabilidades familiares con los hombres,
asi' como a la necesidad de que las mujeres participaran en la adopcio'n de
decisiones a nivel del hogar.

63.  Se subrayo' la importancia de la educacio'n y capacitacio'n para que
las mujeres pudieran tener mayor control de sus vidas.  Se habi'a
demostrado que impartir capacitacio'n a las mujeres para hacer campan~as
electorales y recaudar fondos era importante para lograr su eleccio'n a
cargos pu'blicos.  Una vez en sus cargos, a menudo las mujeres necesitaban
capacitacio'n en procedimientos parlamentarios y cuestiones
presupuestarias.  Se considero' que la capacitacio'n para el liderazgo era
esencial para las mujeres en todos los niveles, incluido el nivel
comunitario, aun en las zonas rurales.

64.  Se hizo hincapie' en la educacio'n de los nin~os y las nin~as como
medio de romper los estereotipos tradicionales y promover la aceptacio'n de
la diversidad y los derechos de las mujeres a participar en la adopcio'n de
decisiones.  La revisio'n de los programas de estudio y libros de texto
segui'a siendo un medio importante para eliminar los estereotipos basados
en el ge'nero.  Se considero' que los cambios de las actitudes eran
especialmente importantes en las primeras etapas de la vida, cuando los
nin~os y las nin~as au'n no habi'an interiorizado los estereotipos
sexuales.

65.  Se sen~alo' la funcio'n de los medios de comunicacio'n en la
perpetracio'n de los estereotipos sexuales, asi' como la necesidad de dar
una imagen positiva de las mujeres y de representar a las nin~as en
funciones no tradicionales.  La constante representacio'n estereotipada y
negativa de las mujeres como objetos sexuales en la televisio'n y los
filmes debilitaba la lucha por la igualdad de las mujeres.  Se hizo
hincapie' en el valor de fomentar debates pu'blicos sobre las diversas
funciones de las mujeres, particularmente en la vida pu'blica y en la
familia.  Pese a la creciente presencia de mujeres profesionales en los
medios de comunicacio'n, las decisiones sobre el contenido editorial y las
cuestiones de produccio'n segui'an controladas ba'sicamente por los
hombres.

66.  Se reconocio' la necesidad urgente de estudios monogra'ficos sobre
"mujeres que efectu'an aportaciones decisivas" y de crear una base de datos
para el seguimiento de la participacio'n de las mujeres en el gobierno, las
empresas, los partidos poli'ticos, los sindicatos, las organizaciones
internacionales y el eje'rcito.  Se sen~alo' que la Internet era un nuevo
medio para divulgar y compartir estadi'sticas basadas en el ge'nero e
informacio'n sobre las estrategias de liderazgo de las mujeres, las
actividades de los mecanismos nacionales para el adelanto de la mujer, las
medidas de accio'n afirmativa y otros medios para modificar las
percepciones sobre las funciones de las mujeres en la vida pu'blica.

     Establecimiento de redes y creacio'n de asociaciones

67.  Era necesario que las mujeres buscaran mayor asociacio'n con los
hombres y establecieran coaliciones y reforzaran alianzas para promover la
potenciacio'n y representacio'n poli'tica de las mujeres.  Se sen~alo' la
importancia del asesoramiento, incluido el asesoramiento de mujeres por
mujeres.  Las mujeres dirigentes y las mujeres y los hombres mayores,
representaban un recurso valioso para el asesoramiento de las jo'venes como
futuras dirigentes.  Las redes de mujeres dirigentes en la poli'tica y
otras esferas habi'an servido de base para la expansio'n de las coaliciones
nacionales e internacionales.  Los grupos parlamentarios nacionales y
regionales de mujeres deberi'an incluir tambie'n mujeres del sector privado
y de la administracio'n pu'blica.  Los comite's especializados tambie'n
habi'an resultado beneficiosos para promover cuestiones de ge'nero y
patrocinar leyes.  La asimilacio'n de "problemas de las mujeres", como los
servicios sociales, el medio ambiente y la disponibilidad de guarderi'as,
habi'a determinado que e'stas se convirtieran en cuestiones de intere's
para la sociedad en su conjunto como resultado de la creciente presencia de
las mujeres en la adopcio'n de decisiones pu'blicas.

68.  Las organizaciones internacionales, los gobiernos, las organizaciones
no gubernamentales y las mujeres parlamentarias deberi'an asociarse para
apoyar la financiacio'n del desarrollo de la funcio'n dirigente de las
mujeres mediante la capacitacio'n, a fin de facilitar su incorporacio'n en
la esfera poli'tica, y deberi'a crearse un entorno propicio para la plena
participacio'n y la representacio'n equitativa de las mujeres en el
ejercicio del poder y la adopcio'n de decisiones poli'ticas.

Puesta en pra'ctica de objetivos estrate'gicos y medidas en las esferas de
especial preocupacio'n:  la mujer y la economi'a (tema 3 c) iii) del
programa)

69.  En la sexta sesio'n, celebrada el 12 de marzo, la Comisio'n organizo'
un debate de mesa redonda sobre la mujer y la economi'a en el que
participaron los siguientes expertos:  Mihye Roh, Vicepresidenta del
Instituto para el Desarrollo de la Mujer de Corea; Nina A. Kaupova,
Directora del Centro Republicano de Investigaciones sobre Salud
Maternoinfantil y Presidenta del Consejo Republicano sobre Cuestiones
relativas a la Mujer, la Familia y la Poli'tica Demogra'fica, subordinado
al Presidente de la Repu'blica de Kazaksta'n; Bickley Townsend, Primer
Vicepresidente de New Ventures Catalyst; Mamounata Cisse', Secretario
General de la Organisation nationale des syndicats libres; y Lin Lean Lim,
de la Subdivisio'n de Poli'ticas del Mercado de Trabajo de la Organizacio'n
Internacional del Trabajo.

70.  En la misma sesio'n, la Comisio'n organizo' un dia'logo entre los
gobiernos en el que participaron las delegaciones de los siguientes
pai'ses:  India, Finlandia, Israel, Repu'blica Dominicana, Kirguista'n,
Ecuador, Estados Unidos de Ame'rica, Ghana, Chile y Namibia.

71.  La observadora de Palestina hizo uso de la palabra.

72.  Tambie'n hicieron uso de la palabra los observadores de seis grupos de
organizaciones no gubernamentales.

73.  Los participantes respondieron a las preguntas que se les formularon.

74.  En la octava sesio'n, celebrada el 13 de marzo, la Presidenta formulo'
una declaracio'n.

75.  En la misma sesio'n, la Comisio'n organizo' un dia'logo entre los
gobiernos en el que participaron las delegaciones de los siguientes
pai'ses:  Filipinas, Israel, China, Alemania, Be'lgica, Canada', Nigeria,
Pai'ses Bajos (en nombre de los Estados Miembros de las Naciones Unidas que
son miembros de la Unio'n Europea), Noruega, Japo'n, Italia, Francia,
Malasia, Tu'nez, Viet Nam, Zambia, Repu'blica Unida de Tanzani'a,
Repu'blica Isla'mica del Ira'n, Portugal, Co^te d'Ivoire, Estados Unidos de
Ame'rica, Polonia, Espan~a, Guinea y Mali'.

Resumen presentado por la moderadora de la mesa redonda y del dia'logo
sobre la esfera de especial preocupacio'n: la mujer y la economi'a

76.  En la Plataforma de Accio'n de Beijing se proponi'a la adopcio'n de
medidas destinadas a las trabajadoras por cuenta propia, empresarias y
gerentes.  Asimismo, se examinaban los efectos sobre la mujer de las
poli'ticas econo'micas y la reestructuracio'n, el acceso de la mujer a la
adopcio'n de decisiones econo'micas, el trabajo no remunerado realizado por
mujeres y la necesidad de equilibrio entre el trabajo y las
responsabilidades familiares, asi' como la importancia de incorporar una
perspectiva de ge'nero en las poli'ticas y los programas econo'micos.

     Participacio'n de la mujer en la adopcio'n de decisiones econo'micas

77.  Se observo' que, si bien la mujer participaba en cierta medida y a
determinados niveles en la adopcio'n de decisiones econo'micas, cabi'a
subrayar que era preciso adoptar medidas que le permitiesen participar au'n
ma's plenamente a todos los niveles de la adopcio'n de decisiones
econo'micas, incluso en el hogar, donde la experiencia demostraba que las
decisiones de la mujer tendi'an a contribuir al bienestar del hogar en su
conjunto.  Muy pocas mujeres ocupaban puestos de adopcio'n de decisiones en
instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial y el Fondo
Monetario Internacional (FMI), en la Organizacio'n Mundial del Comercio o
en empresas transnacionales.  Tampoco estaban bien representadas en la
adopcio'n de decisiones econo'micas en el plano nacional, en las
universidades, en los bancos ni en las empresas privadas.  Normalmente
estaban escasamente representadas en los sindicatos, las ca'maras de
comercio y las asociaciones industriales.  Su participacio'n en tales
o'rganos era indispensable.

78.  Los instrumentos juri'dicos por si' solos no permitiri'an lograr
automa'ticamente una mejor representacio'n de la mujer en la adopcio'n de
decisiones econo'micas.  Lo que se requeri'a eran instrumentos de poli'tica
destinados a mejorar la posicio'n de la mujer en esos sectores y en los
niveles de la economi'a en los que la mujer se encontraba insuficientemente
representada.  La educacio'n, la capacitacio'n y la creacio'n de redes
resultaban fundamentales para configurar las actitudes y las expectativas
de la mujer y del hombre respecto de la funcio'n de la mujer en la
adopcio'n de decisiones econo'micas.

     Mujeres empresarias

79.  Las microempresas, las pequen~as empresas y las empresas medianas de
propiedad de mujeres habi'an ido adquiriendo creciente importancia como
fuente de empleo, crecimiento e innovacio'n.  Por ejemplo, las empleadoras
tendi'an a contratar a otras mujeres, y teni'an una actitud positiva hacia
la familia.  Sin embargo, las empresarias, especialmente de los pai'ses con
economi'as en desarrollo, desarrolladas y en transicio'n, haci'an frente a
graves limitaciones como resultado del marco juri'dico e institucional en
el que debi'an trabajar, asi' como de la falta de capacitacio'n, servicios
de apoyo y cre'ditos.  Uno de los principales desafi'os para las empresas
de propiedad de mujeres era el acceso a esos servicios y la posibilidad de
transformarse de una microempresa en una pequen~a empresa o en una empresa
mediana.

80.  Se subrayo' la importancia de los servicios de apoyo a las empresarias
en esferas tales como la asistencia te'cnica, la creacio'n de redes, la
planificacio'n comercial y el asesoramiento financiero.  Se reconocio' que
las te'cnicas de comercializacio'n y el acceso a los mercados eran esferas
en que las empresas dirigidas por mujeres necesitaban apoyo para lograr un
mayor crecimiento.

81.  Se sen~alo' que el acceso a servicios de cre'dito era indispensable
para las empresarias.  Alli' donde existi'an planes de microfinanciacio'n
desde haci'a tiempo se registraban altos i'ndices de reembolso de los
pre'stamos concedidos a mujeres.  En particular, desde la aprobacio'n de la
Plataforma de Accio'n de Beijing, se habi'a asignado au'n mayor importancia
al cre'dito como instrumento para potenciar a la mujer en la economi'a. 
Los planes de ahorro tradicionales tambie'n eran utilizados, en especial
por las mujeres pobres, como alternativa a los sistemas financieros
oficiales.  Era preciso velar por que los planes especiales de ahorro y
cre'dito destinados a la mujer no culminaran en su mayor marginacio'n.  Se
subrayo' la necesidad de dar un trato preferencial a la mujer en la
concesio'n de cre'ditos, asi' como de simplificar los procedimientos para
el acceso a ellos.  Se mencionaron los logros del Grameen Bank, que concede
microcre'ditos a una clientela integrada principalmente por mujeres.

82.  Se sen~alo' que las empresarias se habi'an beneficiado con la
creacio'n de redes regionales e internacionales destinadas a ampliar los
mercados y a compartir experiencias.

     La mujer de las zonas rurales

83.  Se presto' especial atencio'n a la situacio'n econo'mica de las
mujeres de las zonas rurales.  Era fundamental aumentar su productividad
mediante, entre otras cosas, la introduccio'n de tecnologi'a, incluso para
reducir las tareas hogaren~as.  Los hombres soli'an controlar la
distribucio'n intermedia de los productos elaborados por mujeres, limitando
asi' los beneficios que recibi'an las mujeres de su propia produccio'n.

84.  Era cada vez mayor el nu'mero de mujeres de zonas rurales que
expresaban la necesidad de acceso a cre'ditos e informacio'n, pero que, con
frecuencia, careci'an de redes asi' como de acceso a ellos.  Como aspecto
positivo se observo' que, en algunos pai'ses, se estaban revisando las
poli'ticas sobre la tierra y las leyes de propiedad para beneficiar a la
mujer, y que en algunos lugares se estaba destinando un porcentaje de los
recursos de asistencia para el desarrollo al apoyo de los planes de
cre'dito destinados a las mujeres de las zonas rurales. 

     La mujer en la administracio'n

85.  Para lograr el adelanto de la mujer e incorporar una perspectiva de
ge'nero era indispensable eliminar las barreras que se interponi'an a su
acceso a los puestos superiores de la administracio'n, asi' como evitar su
permanencia en los niveles inferiores del mercado laboral.  Era
indispensable lograr una "masa cri'tica" de 30% de mujeres en puestos
superiores de la administracio'n.

86.  La existencia de leyes encaminadas a brindar igualdad de oportunidades
y de las normas de la Organizacio'n Internacional del Trabajo (OIT)
relativas a la igualdad en el empleo, no bastaba para eliminar la
discriminacio'n por razones de ge'nero en el mercado laboral, en especial
en los niveles superiores de adopcio'n de decisiones.  Varias medidas
encaminadas a aumentar la participacio'n de la mujer en los niveles
superiores de la administracio'n habi'an dado buenos resultados, entre
ellas, la sancio'n de leyes de lucha contra la discriminacio'n, la
modificacio'n de las pra'cticas de las empresas, la preparacio'n de
material dida'ctico en relacio'n con la concientizacio'n, los planes de
vigilancia y la vigilancia de las pra'cticas de empleo.  Era fundamental
que los niveles superiores estuviesen interesados en modificar la cultura
de la organizacio'n y en colocar a la mujer en puestos de gestio'n.  La
igualdad de acceso a la educacio'n, la capacitacio'n profesional y la
capacitacio'n a nivel de la empresa constitui'an instrumentos importantes
para capacitar a las mujeres para ocupar puestos en los niveles superiores
de gestio'n.

87.  Las organizaciones de empleadores habi'an desempen~ado una funcio'n
importante al influir en las actitudes y promover la participacio'n de la
mujer en los niveles superiores de gestio'n en algunos pai'ses.  Los
sindicatos deberi'an asimismo hacer una contribucio'n propugnando la
aplicacio'n de leyes y poli'ticas sobre igualdad de oportunidades y
vigilando su cumplimiento.

     La mujer en la fuerza de trabajo

88.  El empleo de la mujer era fundamental para el logro de la igualdad
entre la mujer y el hombre, y el acceso de la mujer a la educacio'n
desempen~aba un papel importante en el acceso a las oportunidades
laborales.  Se observo' que la potenciacio'n de la mujer en la fuerza de
trabajo podi'a contribuir a su potenciacio'n en otras esferas de la vida,
incluido el hogar, siempre que se lograra un equilibrio entre la familia y
el trabajo.  Era preciso adoptar urgentemente medidas que facilitaran la
conciliacio'n de las obligaciones laborales y familiares.  En particular,
en los casos en que tanto la mujer como el hombre gozaban de licencia de
maternidad o paternidad y horarios de trabajo flexibles, la situacio'n
habi'a mejorado.

89.  Se sen~alo' la desigual distribucio'n del trabajo no remunerado entre
mujeres y hombres.  Se examino' la tendencia a emplear a mujeres en
industrias que pagaban salarios bajos asi' como la necesidad de examinar el
nivel del salario mi'nimo.  Era necesario distribuir mejor el trabajo
remunerado y no remunerado entre mujeres y hombres.  Si bien los gobiernos
reconoci'an la importancia del trabajo no remunerado, poco se habi'a hecho
para elaborar metodologi'as para medir tal trabajo, pese a que su medicio'n
era necesaria para que la sociedad reconociera plenamente la contribucio'n
de la mujer a la economi'a.

90.  En la mayori'a de los casos, el problema con que se enfrentaban los
encargados de formular poli'ticas, los empleadores, los sindicatos y las
trabajadoras era lograr un equilibrio entre un mayor nu'mero de empleos y
empleos de mejor calidad en el mercado laboral.  Se observo' que las formas
ati'picas del empleo conduci'an a una mayor feminizacio'n de la pobreza, en
especial entre las mujeres de ma's edad.

91.  Se expreso' preocupacio'n respecto de la eficiencia de los
instrumentos legislativos, incluidas las leyes para promover la igualdad de
oportunidades y luchar contra la discriminacio'n, como medios de eliminar
la discriminacio'n por motivos de ge'nero en el mercado laboral.  En tal
sentido, no resultaban suficientes las poli'ticas imparciales en materia de
ge'nero, como las leyes sobre la igualdad de oportunidades de empleo.  Era
preciso que los instrumentos legislativos fueran acompan~ados de mecanismos
de aplicacio'n y de la difusio'n de informacio'n sobre las empresas que
violaban las leyes de lucha contra la discriminacio'n.  Se indico' que las
medidas especiales de proteccio'n de la mujer teni'an efectos tanto
positivos como negativos; en algunos pai'ses se estaban aboliendo tales
medidas.

92.  Para superar la segregacio'n ocupacional, se estaban elaborando muchos
proyectos y programas a fin de incrementar el nu'mero de disciplinas que
estudiaban las mujeres.  Se asignaba gran importancia a la educacio'n y la
capacitacio'n en tecnologi'a, asi' como en los nuevos sectores e industrias
de crecimiento.  Se habi'an promovido otras medidas, como becas y servicios
de atencio'n infantil, a fin de facilitar el acceso de la mujer a las
universidades.

93.  Se observo' que la segregacio'n ocupacional contribui'a a las
diferencias entre los salarios de mujeres y hombres.  A fin de hacer
cumplir el principio de igual remuneracio'n por un trabajo de igual valor,
las poli'ticas debi'an abarcar leyes eficaces, la transparencia en los
salarios de mujeres y hombres, la modificacio'n de los estereotipos en la
eleccio'n de trabajo por la mujer y el hombre y el suministro de
orientacio'n adecuada a los empleadores.  Se estaban elaborando
instrumentos para comparar los salarios en ocupaciones en las que
predominaban las mujeres y aque'llas en que predominaban los hombres.  Para
facilitar ese proceso se habi'an sugerido sistemas de evaluacio'n del
trabajo.

94.  Las empresas transnacionales procedi'an con doble criterio al aplicar
en el exterior normas en relacio'n con la igualdad de oportunidades en
materia de salarios y condiciones de trabajo distintas de las que aplicaban
en sus propios pai'ses, principalmente en detrimento de las empleadas.

95.  Se subrayo' la funcio'n de las organizaciones no gubernamentales en la
vigilancia de las condiciones de trabajo de la mujer y de los abusos en el
mercado laboral.

     Mundializacio'n y ajuste estructural

96.  Si bien se reconocio' que en el plano nacional era necesario contar
con un medio favorable a la participacio'n de la mujer en la economi'a, se
observo' asimismo que no debi'a hacerse caso omiso del plano internacional
debido a sus efectos sobre la mujer y la situacio'n econo'mica nacional.

97.  Se subrayo' la obligacio'n de los gobiernos y de las instituciones
financieras internacionales de garantizar que no se discriminara contra la
mujer en forma desproporcionada en situaciones de cambio estructural y
recesio'n econo'mica.  El ajuste estructural habi'a incrementado el volumen
total de trabajo de la mujer y habi'a reducido el acceso a los recursos y
servicios ba'sicos.  Las poli'ticas de liberalizacio'n econo'mica debi'an
ser evaluadas en relacio'n con sus consecuencias para la mujer, y era
preciso que en todo el mundo se realizaran esfuerzos para cancelar o
reducir la deuda de los pai'ses en desarrollo.  Las poli'ticas de ajuste
estructural y otras poli'ticas econo'micas au'n eran aplicadas como si
fueran imparciales en materia de ge'nero.  Debi'an vigilarse y evaluarse
las consecuencias de las poli'ticas de ajuste estructural, en particular
sobre la mujer.

98.  Se indico' la necesidad de que las Naciones Unidas, las instituciones
de Bretton Woods y la Organizacio'n Mundial del Comercio entablaran
perio'dicamente un dia'logo sustantivo a fin de coordinar las actividades
de asistencia destinadas a fortalecer los programas en pro de la mujer y su
familia.  Esa coordinacio'n revesti'a especial importancia en las
actividades sobre el terreno.

Puesta en pra'ctica de objetivos estrate'gicos y medidas en las esferas de
especial preocupacio'n:  educacio'n y capacitacio'n de la mujer (tema 3 c)
iv) del programa)

99.  En la novena sesio'n, celebrada el 14 de marzo, la Presidenta formulo'
una declaracio'n.

100. En la misma sesio'n, la Comisio'n organizo' un debate de mesa redonda
en el que participaron los siguientes expertos:  Irene de la Caridad Rivera
Ferreiro, Viceministra, del Ministerio de Educacio'n de Cuba; Valentina
Ivanovna Matvienko, Miembro de la Junta y Directora de Enlace para la
Federacio'n, el Parlamento y las Organizaciones Pu'blicas y Poli'ticas del
Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federacio'n de Rusia; Aicha Bah
Diallo, Directora de la Divisio'n de Ensen~anza Ba'sica de la Organizacio'n
de las Naciones Unidas para la Educacio'n, la Ciencia y la Cultura; Celia
Eccher, Coordinadora del Programa de Orientacio'n y Educacio'n del Consejo
Internacional para la Educacio'n de Adultos.

101. Tambie'n en la misma sesio'n, la Comisio'n organizo' un dia'logo entre
los gobiernos en el que participaron las delegaciones de los siguientes
pai'ses:  Me'xico, Tailandia, China, Mali', Tu'nez y los Pai'ses Bajos (en
nombre de los Estados Miembros de las Naciones Unidas que son miembros de
la Unio'n Europea).

102. El observador de la Comunidad Europea hizo uso de la palabra.

103. Formularon declaraciones los observadores de cuatro grupos de
organizaciones no gubernamentales.  Intervinieron, adema's, los
observadores de la Organizacio'n Mundial de Personas Impedidas (tambie'n en
nombre de la Unio'n Mundial de Ciegos), Community Action for the Rights of
Children and Women y la Federacio'n Mundial de Asociaciones pro Naciones
Unidas.

104. Los participantes respondieron a las preguntas que se les formularon.

105. En la de'cima sesio'n, celebrada el 14 de marzo, la Presidenta
formulo' una declaracio'n.

106. En la misma sesio'n, la Comisio'n organizo' un dia'logo entre los
gobiernos en el que participaron las delegaciones de los siguientes
pai'ses:  Togo, India, Noruega, Estados Unidos de Ame'rica, Namibia,
Israel, Burkina Faso, Angola, Guinea, Suiza, Repu'blica A'rabe Siria, Costa
Rica, Canada', Brasil, Ghana, Repu'blica Dominicana, Ecuador, Chile,
Indonesia, Francia, Polonia, Repu'blica de Corea, Japo'n, Peru', Alemania y
Repu'blica Isla'mica del Ira'n.

107. Los participantes respondieron a las preguntas que se les formularon.

Resumen del debate y el dia'logo del grupo de expertos sobre la educacio'n
y capacitacio'n de la mujer presentado por la moderadora

108. En la Plataforma de Accio'n de Beijing se reconocio' que la educacio'n
desempen~aba un papel central en el adelanto de la mujer y redundaba en
diversos beneficios para el desarrollo y la habilitacio'n de la mujer.  La
educacio'n y capacitacio'n eran imprescindibles para alcanzar la
participacio'n plena y equitativa de la mujer a todos los niveles de la
adopcio'n de decisiones y en la determinacio'n del futuro de su comunidad.

109. La educacio'n era un derecho constitucional en muchos pai'ses, aunque
el disfrute pleno de ese derecho segui'a siendo limitado para muchos
ciudadanos, sobre todo las nin~as y las mujeres.  Al aplicar la
Declaracio'n Mundial sobre Educacio'n para Todos y el Marco de Accio'n para
satisfacer las necesidades ba'sicas de aprendizaje, que aprobo' la Cuarta
Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Jomtien (Tailandia) en
1990, era preciso que se movilizara a toda la poblacio'n en pro de la
educacio'n.  En muchos pai'ses se habi'an iniciado diversas actividades,
inclusive al nivel poli'tico ma's alto, encaminadas a alcanzar los
objetivos y hacer cumplir los compromisos respecto de la educacio'n
contrai'dos en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer.  Se
consideraba que era menester comenzar desde la primera infancia a fin de
garantizar el acceso equitativo de todos a la educacio'n y, en tal empen~o,
era indispensable contar con un esfuerzo conjunto de los gobiernos y la
sociedad en general.  Se confirmo' la funcio'n esencial y la
responsabilidad del Estado de garantizar el acceso de todos a educacio'n
excelente.  No obstante, se hizo hincapie' en que de acuerdo con los
intentos de descentralizacio'n, se concedi'a importancia al papel de las
instituciones regionales y locales, asi' como al de las organizaciones no
gubernamentales y el sector privado.  Algunas personas pidieron que se
mejorara la calidad de las escuelas pu'blicas ma's que la de las privadas y
se mantuviera la educacio'n pu'blica gratuita a nivel de la primaria, pero
otras preferi'an un ambiente normativo ma's libre con competencia entre los
sectores privado y pu'blico.  Una armonizacio'n renovada entre los centros
de ensen~anza y las organizaciones no gubernamentales contribuiri'a al tipo
de accio'n necesaria que se basaba en el beneficio mutuo y la
coordinacio'n.  Se mencionaron algunos ejemplos importantes de la creacio'n
satisfactoria de redes de colaboracio'n en los planos nacional y regional.

110. Las mujeres segui'an representando la mayori'a de los analfabetos
adultos del mundo.  En algunas subregiones su nu'mero habi'a aumentado
constantemente debido al ra'pido crecimiento de la poblacio'n.  Se pidio'
encarecidamente que se eliminara el analfabetismo y se alcanzaran los
objetivos establecidos en la Plataforma de Accio'n, vale decir, la
reduccio'n de la tasa de analfabetismo de la mujer por lo menos al 50% del
nivel en 1990.  En muchos pai'ses el gobierno y las organizaciones no
gubernamentales, con el apoyo decidido de los medios de informacio'n,
realizaban eficaces campan~as de alfabetizacio'n.  Dado que el
analfabetismo y la pobreza estaban estrechamente vinculados, para tener
e'xito las campan~as de alfabetizacio'n debi'an incluir formacio'n
profesional y capacitacio'n en materia de generacio'n de ingresos, asi'
como informacio'n sobre salud y educacio'n ci'vica.

111. Se reconocio' que la educacio'n general y ba'sica era fundamental y
sentaba las bases para otros niveles de educacio'n y capacitacio'n.  La
conclusio'n por todos los nin~os de una instruccio'n primaria y secundaria
inicial de alta calidad y el suministro de ensen~anza general correctiva a
los adultos no seri'an suficientes, pero representari'an una contribucio'n
ma's duradera a la equidad que cualquier medida normativa adoptada so'lo
respecto de la educacio'n superior o la capacitacio'n. 

112. Diversos obsta'culos segui'an produciendo la discriminacio'n contra el
acceso de las nin~as a la educacio'n, por ejemplo, las actitudes
consuetudinarias, la ensen~anza y los materiales de instruccio'n
insuficientes y sexistas, el acoso sexual y la falta de servicios de
ensen~anza apropiados.  En consecuencia, en algunas subregiones las nin~as
rendi'an poco en la escuela, repeti'an con frecuencia el an~o escolar y
teni'an una tasa de desercio'n escolar mayor que los nin~os.  Se informo'
de que la razo'n principal de la desercio'n escolar entre las nin~as era su
obligacio'n de cumplir funciones en el hogar y su poca edad al quedar
embarazadas o contraer matrimonio.

113. En los pai'ses en transicio'n se necesitaba y consideraba
imprescindible proporcionar capacitacio'n especi'fica y reorientacio'n
profesional a la mujer y adaptar la capacitacio'n a las necesidades
cambiantes del mercado de trabajo si se deseaba garantizar la empleabilidad
de la mujer.

114. Las nin~as y mujeres en circunstancias particularmente difi'ciles o
con necesidades especiales eran objeto de discriminacio'n en te'rminos del
acceso a la educacio'n y la disponibilidad de materiales de ensen~anza y
sistemas de apoyo.  El rendimiento educacional se podi'a mejorar con un
ambiente de aprendizaje favorable que correspondiera a las necesidades
concretas.  Se sen~alo' que las tecnologi'as ma's recientes abri'an
posibilidades nuevas para la instruccio'n de estudiantes discapacitados.

115. Se habi'an adoptado diversas medidas para mejorar el acceso de las
nin~as a las escuelas y su permanencia en ellas.  La contratacio'n de un
mayor nu'mero de profesoras reduci'a el temor del acoso sexual y al mismo
tiempo proporcionaba a las nin~as modelos que podi'an imitar.  Habi'an
resultado eficaces los programas de educacio'n abierta y escuelas mo'viles,
sobre todo en las zonas rurales remotas o en el caso de determinadas
poblaciones, como las minori'as e'tnicas o los grupos no'madas.  En muchos
pai'ses en desarrollo, los mecanismos de apoyo inclui'an el desarrollo de
te'cnicas nuevas destinadas a aliviar la carga que representaban las tareas
del hogar para las nin~as y las mujeres.  Se reconoci'a la influencia de
los padres, en particular las madres, en la educacio'n de las nin~as y se
habi'an iniciado diversas actividades encaminadas a contar con su
participacio'n en el proceso.  Otra forma de retener a las nin~as en las
escuelas era mediante el establecimiento de programas de alimentacio'n
escolar.  Los programas de mentores proporcionaban a las nin~as modelos
positivos y aumentaban su motivacio'n y autoestima.  En algunos pai'ses, se
disponi'a el traslado de las escolares embarazadas a colegios donde se
habi'a concientizado a los maestros con el propo'sito de reducir las tasas
de desercio'n escolar.  Se insto' encarecidamente a que se fortalecieran
los deportes y la educacio'n fi'sica, en especial para las nin~as y
mujeres.

116. El ana'lisis de la educacio'n y capacitacio'n basado en el sexo
servi'a de base para nuevos ana'lisis y propuestas amplias e innovadoras
sobre la formulacio'n de poli'ticas.  La incorporacio'n de las cuestiones
relacionadas con el ge'nero inclui'a la eliminacio'n de los prejuicios
sexistas en los materiales de ensen~anza y la formacio'n de maestros, la
introduccio'n de material educacional a todos los niveles en los que se
tuviera en cuenta el sexo, sobre todo en las matema'ticas, la ciencia y
tecnologi'a y la formulacio'n de los programas de estudio, la promocio'n de
estudios sobre el ge'nero y la creacio'n del puesto de mediador o mediadora
en materia de ge'nero.  Inclui'a asimismo el ascenso de un mayor nu'mero de
mujeres a cargos al nivel de la adopcio'n de decisiones en las
instituciones de ensen~anza.  La educacio'n no discriminatoria beneficiaba
tanto a las nin~as como a los nin~os y, en u'ltima instancia, contribui'a a
la igualdad entre la mujer y el hombre.

117. Para que la formacio'n profesional de la mujer resultara eficaz debi'a
vincularse al mercado de trabajo, pues de lo contrario la mujer seguiri'a
haciendo frente a obsta'culos y a la desigualdad de oportunidades.  La
empleabilidad de la mujer era la clave para el acceso a las oportunidades
tanto de empleo como de trabajo por cuenta propia.  La persistencia de la
segregacio'n en el empleo naci'a de la eleccio'n por el hombre y la mujer
de sus esferas de estudio y especializacio'n.  Se habi'a logrado cierto
e'xito en los intentos por atraer a la mujer a las esferas no
tradicionales.  Se necesitaba un sistema de informacio'n nuevo y
actualizado sobre el mercado de trabajo.  Conveni'a que un mayor nu'mero de
mujeres ingresara a la nueva esfera en desarrollo de la tecnologi'a de la
informacio'n.  Para permitir que la mujer participara en los programas de
capacitacio'n o reorientacio'n profesional, era preciso contar con sistemas
de apoyo tales como los servicios de guarderi'a.

118. So'lo un nu'mero reducido de mujeres ingresaban a la esfera de la
ciencia y la tecnologi'a y teni'an e'xito en ella.  Se habi'an iniciado
diversos programas para aumentar las posibilidades de acceso de las nin~as
y mujeres a esas esferas y de realizacio'n de su creatividad.  Los
programas mencionados abarcaban el desarrollo de proyectos concretos para
la mujer, alicientes como concursos y premios, reuniones cienti'ficas,
exposiciones mo'viles y suministro de equipo cienti'fico a las nin~as. 
Seri'a provechoso contar con reconocimiento pu'blico e informacio'n
respecto de mujeres que hubiesen destacado en las ciencias como posibles
modelos dignos de imitar.  Se destaco' la necesidad de fomentar el intere's
de las nin~as por continuar estudios superiores y alcanzar puestos a nivel
de adopcio'n de decisiones en la esfera cienti'fica.  Los factores
psicosociales desempen~aban una funcio'n importante en la modificacio'n de
la actitud de las nin~as y sus padres respecto de tales opciones. 

119. En una e'poca de cambios ra'pidos en los conocimientos, las normas
sociales y la tecnologi'a, necesariamente la educacio'n y capacitacio'n se
converti'a en un proceso de toda la vida.  Para la mujer, la educacio'n
durante toda la vida segui'a siendo un medio para obtener conocimientos
ba'sicos, incluida la alfabetizacio'n, y para interrumpir el ciclo de la
pobreza.  El aprendizaje a lo largo de la vida inclui'a nociones de
educacio'n ci'vica y democracia, conocimientos ba'sicos de derecho, acceso
a la informacio'n y eleccio'n informada de informacio'n.  El aprendizaje a
distancia y la utilizacio'n de nuevas tecnologi'as de comunicacio'n en la
educacio'n de adultos beneficiaban a la mujer, quien a menudo luchaba
contra la falta de movilidad y tiempo y de recursos financieros.  La
condicio'n previa para el e'xito de la educacio'n de adultos era que la
mujer tuviera conciencia de su propio valor.  Toda forma de educacio'n de
adultos exigi'a un ambiente favorable y propicio y debi'a establecerse como
parte de un proceso en el que participaran todos los agentes.  En algunos
pai'ses se habi'an adoptado las primeras medidas para crear un sistema de
educacio'n continua que estuviera al acceso de todos y dotado de
flexibilidad a fin de facilitar la transferencia de certificados de
estudios entre distintas instituciones y el reconocimiento de los cre'ditos
obtenidos y, en consecuencia, que beneficiara notablemente a la mujer.

120. Existi'a un efecto negativo en los sistemas educacionales, sobre todo
para las nin~as, de la tendencia a reducir los presupuestos para la
educacio'n, que tambie'n se vei'an afectados por la demanda cada vez mayor
debida al crecimiento de la poblacio'n en muchos pai'ses y a las medidas de
ajuste estructural.  Se requeri'a una planificacio'n ma's estrate'gica de
los recursos en la esfera de la educacio'n, inclusive la asignacio'n de
suficientes recursos a la educacio'n primaria, asi' como la reasignacio'n a
la educacio'n de fondos de otros sectores, como el de los gastos militares. 
Al respecto, se recordo' el concepto 20/20 aprobado en la Cumbre Mundial
sobre Desarrollo Social y reafirmado en la Plataforma de Accio'n.  Se
pidio' a la comunidad internacional y a las organizaciones internacionales
que apoyaran los planes nacionales y la aplicacio'n de los objetivos
establecidos en la Plataforma de Accio'n, inclusive el objetivo convenido
de dedicar el 0,7% del producto nacional bruto de los pai'ses desarrollados
a la asistencia oficial general para el desarrollo.

121. En la 16~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n aprobo' la
propuesta de la Presidenta de incluir en su informe la siguiente
declaracio'n:

          "La Comisio'n celebro' cuatro reuniones con expertos invitados, a
     las que siguieron debates con los participantes y entre los gobiernos
     (11 a 14 de marzo de 1997) en relacio'n con el tema 3 c)  (Seguimiento
     de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer:  puesta en pra'ctica
     de objetivos estrate'gicos y medidas en las esferas de especial
     preocupacio'n).

          Las principales conclusiones de los debates fueron resumidas por
     las moderadoras de las cuatro reuniones de expertos, es decir, la
     Presidenta y las Vicepresidentas de la Comisio'n.  Esos textos se
     presentaron a los miembros de la Comisio'n; tambie'n se recibieron
     observaciones de varias delegaciones, que no se incluyeron en el
     resumen.  Sin embargo, los textos no se sometieron a negociaciones ni
     fueron aprobados por la Comisio'n."


                     MEDIDAS ADOPTADAS POR LA COMISIO'N

Liberacio'n de las mujeres y los nin~os tomados como rehenes en conflictos
armados y encarcelados

122. En la 14~ sesio'n, celebrada el 20 de marzo, la observadora de
Azerbaiya'n1/, en nombre de Angola, la Argentina1/, Azerbaiya'n1/,
Bangladesh1/, Bosnia y Herzegovina1/, Costa Rica, Ecuador, Georgia1/,
Guatemala1/, Kazaksta'n11/, Kirguista'n1/, Malasia, Mali', Namibia, el
Pakista'n1/, la Repu'blica Dominicana, la Repu'blica Isla'mica del Ira'n, la
Repu'blica Unida de Tanzani'a1/, Suda'frica11/, Tayikista'n1/, Tu'nez,
Turkmenista'n1/, Turqui'a1/, Uzbekista'n1/, presento' un proyecto de
resolucio'n (E/CN.6/1997/L.5) titulado "Liberacio'n de las mujeres y los
nin~os tomados como rehenes en conflictos armados, incluidos los
encarcelados posteriormente".  Al presentar el proyecto de resolucio'n, la
observadora de Azerbaiya'n lo reviso' oralmente de la siguiente manera:

     a)   En el ti'tulo, se sustituyo' "y encarcelados" por ", incluidos
los encarcelados posteriormente";

     b)   En el pa'rrafo 1 de la parte dispositiva, se sustituyo' la
palabra "incluida" por "entre otras cosas, mediante" y se an~adio' "en
conflictos armados, incluidos los encarcelados posteriormente" al final del
pa'rrafo;

     c)   En el pa'rrafo 2 de la parte dispositiva, despue's de "la
proteccio'n de", se sustituyo' "las mujeres y los nin~os" por "esas mujeres
y esos nin~os" y las palabras "pongan de inmediato en libertad a las
mujeres y los nin~os tomados como rehenes" por "los pongan de inmediato en
libertad";

     d)   En el pa'rrafo 3 de la parte dispositiva, se sustituyeron las
palabras "asistencia humanitaria especializada a las mujeres y los nin~os
tomados como rehenes en zonas de conflictos armados" por "asistencia
humanitaria especializada a esas mujeres y esos nin~os";

     e)   En el pa'rrafo 4 de la parte dispositiva, se sustituyeron las
palabras "de todas las mujeres y los nin~os tomados como rehenes en zonas
de conflictos armados, e insta a todos los Estados a que usen su influencia
con ese fin" por "de esas mujeres y esos nin~os";

     f)   En el pa'rrafo 5 de la parte dispositiva, se suprimio' la palabra
"Miembros" detra's de la palabra "Estados".

123. Posteriormente, Botswana1/, Co^te d'Ivoire1/, Haiti'1/, el Iraq1/,
Jordania1/, Swazilandia y Venezuela1/ se sumaron a los patrocinadores del
proyecto de resolucio'n, en su forma oralmente revisada.

124. En la 15~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n aprobo' el
proyecto de resolucio'n, en su forma oralmente revisada (ve'ase cap. I,
secc. C, resolucio'n 41/1 de la Comisio'n).

La mujer de edad, los derechos humanos y el desarrollo

125. En la 14~ sesio'n, celebrada el 20 de marzo, la observadora de la
Repu'blica Unida de Tanzani'a1/, en nombre de los Estados Miembros de las
Naciones Unidas pertenecientes al Grupo de los 77 y de China, presento' un
proyecto de resolucio'n (E/CN.6/1997/L.6) titulado "La mujer de edad, los
derechos humanos y el desarrollo" y lo reviso' oralmente de la siguiente
manera:

     a)   En el sexto pa'rrafo del prea'mbulo se inserto' la palabra
"especialmente" delante de "en los pai'ses en desarrollo";

     b)   El pa'rrafo 2 de la parte dispositiva, que deci'a lo siguiente:

          "Recomienda a la Comisio'n a la que se ha asignado una funcio'n
     central en la supervisio'n de la incorporacio'n de una perspectiva de
     ge'nero en todos los programas y poli'ticas del sistema de las
     Naciones Unidas, que se asegure de que se tomen en cuenta las
     contribuciones y las necesidades de las mujeres de todas las edades,
     incluidas las de la mujer de edad;"

se sustituyo' por el siguiente texto:

          "Decide garantizar que las contribuciones y las necesidades de
     las mujeres de todas las edades, incluidas las de la mujer de edad, se
     tengan en cuenta a la hora de supervisar la incorporacio'n de una
     perspectiva de ge'nero en todos los programas y poli'ticas del sistema
     de las Naciones Unidas;"

     c)   En el pa'rrafo 10 de la parte dispositiva, se suprimieron las
palabras "que prepare" despue's de "pide al Secretario General".

126. Posteriormente, Alemania, los Estados Unidos de Ame'rica, Israel1/ y el
Japo'n se sumaron a los patrocinadores del proyecto de resolucio'n, en su
forma oralmente revisada.

127. En la 15~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n aprobo' el
proyecto de resolucio'n, en su forma oralmente revisada (ve'ase cap. I,
secc. C, resolucio'n 41/2 de la Comisio'n).

128. Antes de que se aprobara el proyecto de resolucio'n, la observadora de
la Repu'blica Unida de Tanzani'a formulo' una declaracio'n.

La mujer palestina

129. En la 14~ sesio'n, celebrada el 20 de marzo, la observadora de la
Repu'blica Unida de Tanzani'a1/, en nombre de los Estados Miembros de las
Naciones Unidas pertenecientes al Grupo de los 77 y de China, presento' un
proyecto de resolucio'n (E/CN.6/1997/L.7) titulado "La mujer palestina".

130. En la 15~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n aprobo' el
proyecto de resolucio'n, en votacio'n registrada, por 38 votos a favor, 1
en contra y 3 abstenciones (ve'ase cap. I, secc. A, proyecto de resolucio'n
I).  El resultado de la votacio'n fue el siguiente2/:

     Votos a favor:    Alemania, Angola, Bahamas, Be'lgica, Brasil,
                       Bulgaria, Chile, China, Chipre, Costa Rica, Ecuador,
                       Eslovaquia, Etiopi'a, Federacio'n de Rusia,
                       Filipinas, Francia, Grecia, Guinea, India,
                       Indonesia, Ira'n (Repu'blica Isla'mica del),
                       Jamahiriya A'rabe Libia, Japo'n, Malasia, Mali',
                       Marruecos, Me'xico, Namibia, Paraguay, Polonia,
                       Portugal, Reino Unido de Gran Bretan~a e Irlanda del
                       Norte, Repu'blica de Corea, Repu'blica Dominicana,
                       Swazilandia, Tailandia, Togo, Tu'nez.

     Votos en contra:  Estados Unidos de Ame'rica.

     Abstenciones:     Congo, Li'bano, Noruega.

131. Antes de que se aprobara el proyecto de resolucio'n, formularon
declaraciones la representante de los Estados Unidos y la observadora de
Israel, y despue's de su aprobacio'n, las representantes del Li'bano,
Noruega y Costa Rica y la observadora de la Repu'blica A'rabe Siria.  La
observadora de Palestina tambie'n formulo' una declaracio'n.

Asistencia humanitaria:  incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero

132. En la 14~ sesio'n, celebrada el 20 de marzo, el representante de los
Estados Unidos de Ame'rica presento' un proyecto de resolucio'n
(E/CN.6/1997/L.9) titulado "Asistencia humanitaria:  incorporacio'n de una
perspectiva de ge'nero", cuyo texto es el siguiente:

          "La Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer,

          Guiada por los principios de la Carta de las Naciones Unidas y la
     Declaracio'n Universal de Derechos Humanos, incluido el principio de
     la igualdad de derechos de hombres y mujeres, 

          Reafirmando que los derechos humanos son derechos de la mujer y
     que los derechos de la mujer son derechos humanos, 

          Reafirmando tambie'n el derecho de hombres y mujeres y muchachos
     y muchachas a participar plenamente en condiciones de igualdad en la
     vida poli'tica y econo'mica, incluido el derecho al acceso, en
     condiciones de igualdad, las oportunidades de educacio'n, de empleo y
     de otra i'ndole,

          Reafirmando adema's la poli'tica de todo el sistema de las
     Naciones Unidas sobre la igualdad de los ge'neros,

          Reconociendo la importancia del papel de la mujer en todos los
     aspectos del desarrollo y de la asistencia humanitaria, como la
     educacio'n, la atencio'n de la salud, y la distribucio'n de alimentos,
     

          1.   Pide al Secretario General que vele por que las Naciones
     Unidas, incluidos todos sus organismos y o'rganos subsidiarios,
     conciban y pongan en pra'ctica sus programas y asistencia sin
     discriminar contra la mujer, de conformidad con la Carta de las
     Naciones Unidas, el derecho internacional relativo a los derechos
     humanos y otros principios pertinentes en relacio'n con el adelanto de
     la mujer;

          2.   Pide tambie'n al Secretario General que vele por que todos
     los programas que reciben asistencia de las Naciones Unidas se
     formulen de forma de promover la plena participacio'n de la mujer en
     todos los aspectos de dichos programas, incluidos los relativos al
     disen~o, la gestio'n, la ejecucio'n, la vigilancia y la evaluacio'n,
     asi' como de aumentar el nu'mero de beneficiarias y participantes del
     sexo femenino;

          3.   Pide adema's al Secretario General que informe a la
     Comisio'n sobre la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer, en su
     42~ peri'odo de sesiones, sobre la prestacio'n de asistencia
     humanitaria desde una perspectiva de ge'nero."

133. En la 15~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la representante de los
Estados Unidos de Ame'rica retiro' el proyecto de resolucio'n.

Incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero en todas las poli'ticas y
programas del sistema de las Naciones Unidas

134. En la 14~ sesio'n, celebrada el 20 de marzo, la observadora del
Canada'1, en nombre tambie'n de Australia1 y Nueva Zelandia1 presento' un
proyecto de resolucio'n (E/CN.6/1997/L.14) titulado "Incorporacio'n de una
perspectiva de ge'nero en todas las poli'ticas y programas del sistema de
las Naciones Unidas", cuyo texto es el siguiente:

          "La Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la
          Mujer,

          Recordando las resoluciones de la Asamblea General 50/203, de 22
     de diciembre de 1995 y 51/69, de 12 de diciembre de 1996,

          Recordando la resolucio'n 1996/6 del Consejo Econo'mico y Social,
     en la que el Consejo decidio' que la Comisio'n de la Condicio'n
     Juri'dica y Social de la Mujer tuviera una funcio'n catalizadora en la
     integracio'n de una perspectiva de ge'nero en las poli'ticas y los
     programas y determinara las cuestiones cuya coordinacio'n a nivel de
     todo el sistema de las Naciones Unidas era necesario mejorar para
     ayudar al Consejo a desempen~ar sus funciones de coordinacio'n,

          Destacando la necesidad de la aplicacio'n cabal del plan de
     mediano plazo a nivel de todo el sistema para el adelanto de la mujer,
     1996-2001,

          Acogiendo con benepla'cito la nota del Secretario General sobre
     las conclusiones convenidas 1996/1 aprobadas por el Consejo Econo'mico
     y Social sobre la coordinacio'n de las actividades del sistema de las
     Naciones Unidas para la erradicacio'n de la pobreza, en particular su
     hincapie' en la incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero en las
     actividades de las Naciones Unidas para la erradicacio'n de la
     pobreza,

          Habiendo examinado la cuestio'n de la incorporacio'n de una
     perspectiva de ge'nero en las organizaciones del sistema de las
     Naciones Unidas y la declaracio'n que figura en el informe del
     Secretario General de que las observaciones formuladas por la
     Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer sobre la
     cuestio'n de la incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero
     constituiri'an un aporte valioso a la preparacio'n del informe
     solicitado para su presentacio'n al Consejo Econo'mico y Social en la
     serie de sesiones de coordinacio'n de su peri'odo de sesiones de 1997,

          1.   Reafirma que la incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero
     es parte integrante de la potenciacio'n de la mujer y del logro de la
     igualdad de ge'nero;

          2.   Acoge con benepla'cito los informes del Secretario General
     sobre la aplicacio'n de los resultados de la Cuarta Conferencia
     Mundial sobre la Mujer que destacan la importancia de cumplir el
     compromiso de incorporar una perspectiva de ge'nero traduciendo el
     concepto en medidas pra'cticas y, a este respecto, sen~ala las etapas
     en que habri'a que incorporar la perspectiva de ge'nero en la
     programacio'n y en la formulacio'n de poli'ticas;

          3.   Acoge tambie'n con benepla'cito los esfuerzos encaminados a
     aumentar la cooperacio'n entre la Divisio'n para el Adelanto de la
     Mujer y otras entidades del sistema de las Naciones Unidas en esferas
     como el mantenimiento de la paz y los asuntos humanitarios y los
     resultados logrados con respecto a la Comisio'n sobre el Desarrollo
     Sostenible y al peri'odo extraordinario de sesiones de la Asamblea
     General que habra' de realizar un examen y una evaluacio'n de la
     ejecucio'n del Programa 21, asi' como de la Conferencia de las
     Naciones Unidas sobre los Asentamientos Humanos (Ha'bitat II) y la
     Cumbre Mundial sobre la Alimentacio'n;

          4.   Acoge con agrado el inicio de los peri'odos de sesiones del
     Comite' Interinstitucional sobre la Mujer y la Igualdad de Ge'nero y
     la importancia de su labor de verificacio'n perio'dica de los
     progresos realizados en la incorporacio'n de una perspectiva de
     ge'nero en las estructuras institucionales, las poli'ticas y la
     programacio'n, y en el seguimiento integrado de la Conferencia;

          5.   Destaca que se debe prestar particular atencio'n a la
     necesidad de intensificar los esfuerzos de cooperacio'n y
     coordinacio'n para velar por que la igualdad de derechos y los
     derechos humanos de todas las mujeres y las nin~as se integren en las
     actividades de todo el sistema de las Naciones Unidas, asi' como a los
     medios de lograrlo, como se sen~ala en la resolucio'n 40/3 de la
     Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer y en la
     resolucio'n 1996/48 de la Comisio'n de Derechos Humanos en particular,
     y, habida cuenta de las esferas de especial preocupacio'n que
     examinara' la Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la
     Mujer en su 42~ peri'odo de sesiones, a la necesidad de velar por que
     los informes de la Relatora Especial sobre la violencia contra la
     mujer, sus causas y consecuencias se sen~alen a la atencio'n de la
     Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer;

          6.   Reitera la importancia de los vi'nculos entre secretari'as,
     como el plan de trabajo conjunto de la Divisio'n para el Adelanto de
     la Mujer y el Centro de Derechos Humanos, y la necesidad de que este
     plan sea examinado en todas sus partes por la Comisio'n de Derechos
     Humanos;

          7.   Destaca la necesidad de que se tomen medidas para integrar
     una perspectiva de ge'nero en las actividades y programas de derechos
     humanos, teniendo en cuenta las directrices que figuran en el informe
     de la Reunio'n del Grupo de Expertos encargado de preparar directrices
     para la incorporacio'n de perspectivas de ge'nero en las actividades y
     los programas de derechos humanos, incluida la presentacio'n de
     informes en relacio'n con los instrumentos y mecanismos
     internacionales de derechos humanos, y en los preparativos para el
     examen quinquenal de la Declaracio'n y el Programa de Accio'n de Viena
     y la conmemoracio'n del quincuage'simo aniversario de la Declaracio'n
     Universal de Derechos Humanos;

          8.   Pide a la Secretari'a que, en el contexto de su examen del
     plan de mediano plazo a nivel de todo el sistema para el adelanto de
     la mujer en 1998, preste atencio'n especial a la incorporacio'n de las
     cuestiones de ge'nero;

          9.   Recuerda que el Comite' del Programa y de la Coordinacio'n
     convino en velar por que, en su examen del plan de mediano plazo para
     el peri'odo 1998-2001, se incorporara una perspectiva de ge'nero en
     cada uno de los programas del plan de mediano plazo;

          10.  Subraya que la aplicacio'n de la Plataforma de Accio'n
     requiere que la incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero en todas
     las poli'ticas y los programas del sistema de las Naciones Unidas, y
     al respecto toma nota con reconocimiento de la conclusio'n del Comite'
     interinstitucional de que la responsabilidad de incorporar una
     perspectiva de ge'nero en todas las esferas normativas y
     programa'ticas y en la toma de decisiones incumbi'a al sistema de las
     Naciones Unidas en su conjunto y a todo su personal;

          11.  Insta al Consejo Econo'mico y Social a que:

          a)   Evalu'e los logros alcanzados y los obsta'culos encontrados
     en la incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero al nivel
     intergubernamental, incluida la Asamblea General, el Consejo
     Econo'mico y Social, las comisiones regionales y las comisiones
     orga'nicas, en el sistema de las Naciones Unidas, incluida la
     Secretari'a, y en todas las actividades operacionales, incluso a nivel
     de las oficinas exteriores;

          b)   Proponga mecanismos y metodologi'as pra'cticos para
     supervisar perio'dicamente los progresos en la incorporacio'n de la
     perspectiva de ge'nero, sobre todo en los niveles superiores,
     mediante, entre otras cosas, indicadores de la actuacio'n profesional,
     mecanismos de rendicio'n de cuentas, ana'lisis de los efectos y
     seleccio'n de las mejores pra'cticas;

          c)   Destaque la importancia de fortalecer los servicios de
     expertos en cuestiones relacionadas con el ge'nero en general y en
     esferas especializadas, mediante la evaluacio'n de los efectos de la
     capacitacio'n;

          d)   Destaque la necesidad de aprovechar la gran experiencia y
     los servicios de expertos con que cuentan la Divisio'n para el
     Adelanto de la Mujer y otras dependencias y centros de coordinacio'n
     en cuestiones relacionadas con el ge'nero para prestar asesoramiento y
     alentar los esfuerzos encaminados a establecer y desarrollar la
     cooperacio'n y los vi'nculos entre esas dependencias y otras entidades
     del sistema, incluso dentro del Comite' interinstitucional, a fin de
     ampliar la responsabilidad en lo que respecta a la incorporacio'n de
     las cuestiones de ge'nero;

          e)   Exhorte a los departamentos y organismos de las Naciones
     Unidas, en el contexto de la preparacio'n del presupuesto por
     programas para el peri'odo 1998-1999, a incorporar una perspectiva de
     ge'nero en sus programas, en consonancia con las recomendaciones de la
     Plataforma de Accio'n, y a determinar con claridad las actividades
     necesarias para lograr ese objetivo;

          f)   Pida que se proporcionen recursos financieros y humanos
     suficientes con cargo al presupuesto ordinario de las Naciones Unidas,
     incluso recursos para la Divisio'n para el Adelanto de la Mujer, a fin
     de que desempen~e todas las funciones previstas para ella en la
     Plataforma de Accio'n, tal como lo pidio' la Asamblea General en su
     resolucio'n 50/203;

          12.  Pide al Secretario General que informe sobre la aplicacio'n
     de la presente resolucio'n."

135. En la 16~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n tuvo ante
si' un documento oficioso que conteni'a un proyecto de resolucio'n titulado
"Incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero en todas las poli'ticas y
programas del sistema de las Naciones Unidas", que presento' la Presidenta
sobre la base de las consultas oficiosas celebradas acerca del proyecto de
resolucio'n E/CN.6/1997/L.14.

136. La observadora del Canada' formulo' una declaracio'n.

137. En la misma sesio'n, la Comisio'n aprobo' el proyecto de resolucio'n
contenido en el documento oficioso (ve'ase cap. I, secc. C, resolucio'n
41/6 de la Comisio'n).

138. Habida cuenta de la aprobacio'n del proyecto de resolucio'n presentado
por la Presidenta, el proyecto de resolucio'n E/CN.6/1997/L.14 fue retirado
por sus patrocinadores.

Violencia contra las trabajadoras migratorias

139. En la 14~ sesio'n, celebrada el 20 de marzo, la representante de
Filipinas, en nombre de Bangladesh1, Costa Rica, Filipinas, Namibia,
Paraguay y la Repu'blica Dominicana, presento' un proyecto de resolucio'n
(E/CN.6/1997/L.10) titulado "Violencia contra las trabajadoras
migratorias", cuyo texto es el siguiente:

          "La Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer,

          Teniendo presente la Carta de las Naciones Unidas, en que se
     reafirma la fe en los derechos humanos y las libertades fundamentales,
     en la dignidad y el valor de la persona humana, y en la igualdad de
     derechos de hombres y mujeres,

          Reafirmando los principios enunciados en la Declaracio'n
     Universal de Derechos Humanos y la Convencio'n sobre la eliminacio'n
     de todas las formas de discriminacio'n contra la mujer,

          Reafirmando tambie'n las resoluciones de la Asamblea General
     47/96 de 16 de diciembre de 1992, 48/110, de 20 de diciembre de 1993,
     49/165, de 23 de diciembre de 1994, 50/168, de 22 de diciembre de 1995
     y 51/65, de 12 de diciembre de 1996, y las resoluciones de la
     Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer 38/7, de 18
     de marzo de 1994, 39/7, de 31 de marzo de 1995 y 40/6, de 22 de marzo
     de 1996, asi' como la Declaracio'n sobre la eliminacio'n de la
     violencia contra la mujer, aprobada por la Asamblea General en su
     cuadrage'simo octavo peri'odo de sesiones,

          Recordando las conclusiones y recomendaciones formuladas por
     conferencias internacionales, celebradas recientemente, en particular
     la Conferencia Mundial de Derechos Humanos, celebrada en Viena en
     junio de 1993, la Conferencia Internacional sobre la Poblacio'n y el
     Desarrollo, celebrada en El Cairo en septiembre de 1994, la Cumbre
     Mundial sobre Desarrollo Social, celebrada en Copenhague en marzo de
     1995, y la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en
     Beijing en septiembre de 1995, en relacio'n con la promocio'n y la
     proteccio'n de los derechos y las libertades fundamentales de la
     mujer, en particular de la trabajadora migratoria,

          Reconociendo la valiosa contribucio'n hecha por las
     organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales interesadas a
     la promocio'n y la proteccio'n de los derechos y libertades
     fundamentales de las trabajadoras migratorias, 

          Observando el elevado nu'mero de mujeres de pai'ses en desarrollo
     y de algunos pai'ses con economi'a en transicio'n que siguen emigrando
     a pai'ses ma's pro'speros en busca de medios de vida para si' y para
     sus familias, como consecuencia de la pobreza, el desempleo y otras
     condiciones socioecono'micas,

          Reconociendo que los pai'ses de origen tienen el deber de
     proteger y de promover los intereses de sus ciudadanos que buscan u
     obtienen empleo en otros pai'ses, de impartirles una formacio'n
     profesional y una educacio'n adecuadas, y de darles a conocer sus
     derechos y obligaciones en los pai'ses de empleo, 

          Consciente de la obligacio'n moral de los pai'ses receptores o de
     acogida de garantizar los derechos humanos y las libertades
     fundamentales de todas las personas que se encuentran en su
     territorio, comprendidas las trabajadoras migratorias, que son
     doblemente vulnerables en razo'n de su ge'nero y por ser extranjeras,

          Observando las medidas adoptadas por algunos pai'ses receptores
     para aliviar la difi'cil situacio'n de las trabajadoras migratorias
     que viven en zonas bajo su jurisdiccio'n,

          Observando con preocupacio'n, no obstante, que se sigue
     informando de abusos graves y actos de violencia cometidos contra las
     trabajadoras migratorias por algunos empleadores en algunos de los
     pai'ses de acogida,

          Reiterando que los actos de violencia cometidos contra la mujer
     le impiden gozar total o parcialmente de sus derechos humanos y
     libertades fundamentales,

          Recordando la decisio'n adoptada por la Comisio'n en su 40~
     peri'odo de sesiones de examinar, como parte de su programa de trabajo
     para 1998, las cuestiones relativas a los derechos humanos de la
     mujer, la violencia contra la mujer, la mujer en los conflictos
     armados, y la nin~a, en consonancia con la aplicacio'n de la
     Plataforma de Accio'n de Beijing,

          1.   Acoge con agrado la convocacio'n de la Reunio'n del Grupo de
     Expertos sobre la violencia contra las trabajadoras migratorias,
     celebrada en Manila del 27 al 31 de mayo de 1996;

          2.   Decide examinar el informe de la Reunio'n del Grupo de
     Expertos, asi' como los informes y recomendaciones de la Relatora
     Especial de la Comisio'n de Derechos Humanos sobre la violencia contra
     la mujer, la Subcomisio'n de Prevencio'n de Discriminaciones y
     Proteccio'n a las Minori'as, incluido su Grupo de Trabajo sobre las
     Formas Contempora'neas de la Esclavitud, los organismos y o'rganos
     interesados del sistema de las Naciones Unidas y las organizaciones
     intergubernamentales y no gubernamentales pertinentes en relacio'n con
     la cuestio'n de la violencia contra las trabajadoras migratorias, en
     su 42~ peri'odo de sesiones, que se celebrara' en 1998, y presentar su
     informe y sus recomendaciones al respecto a la Asamblea General en su
     quincuage'simo tercer peri'odo de sesiones."

140. Al presentar el proyecto de resolucio'n, la representante de Filipinas
lo reviso' oralmente.

141. Posteriormente, Ecuador, Marruecos, Indonesia y Sri Lanka1 se sumaron a
los patrocinadores del proyecto de resolucio'n, en su forma oralmente
revisada.

142. En la 15~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n aprobo' el
proyecto de resolucio'n en su forma oralmente revisada (ve'ase cap. I,
secc. C, resolucio'n 41/4 de la Comisio'n).

143. Antes de que se aprobara el proyecto de resolucio'n, formularon
declaraciones la representante de Filipinas y la observadora de Singapur.

Trata de mujeres y nin~as

144. En la 14~ sesio'n, celebrada el 20 de marzo, la representante de
Filipinas, en nombre de Bangladesh1, Costa Rica, Filipinas, Mongolia1,
Namibia, Paraguay, la Repu'blica Dominicana y Suda'frica1, presento' un
proyecto de resolucio'n (E/CN.6/1997/L.11) titulado "Trata de mujeres y
nin~as".  Posteriormente, Alemania, Angola, Argentina1, Be'lgica, el Brasil,
Bulgaria, Chile, Chipre, el Ecuador, los Estados Unidos de Ame'rica,
Francia, Ghana, Grecia, Guatemala1, Guinea, Indonesia, Italia1,
Kirguista'n1, Malasia, Marruecos, Polonia, Portugal, la Repu'blica de Corea,
la Repu'blica de Moldova1, Rumania1, Tailandia, el Togo, Venezuela1 y Viet
Nam1 se sumaron a los patrocinadores del proyecto de resolucio'n, cuyo texto
es el siguiente:

          "La Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer,

          Reafirmando su fe en los derechos humanos fundamentales, en la
     dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos
     de hombres y mujeres, consagrados en la Carta de las Naciones Unidas,
     asi' como en los principios establecidos en la Declaracio'n Universal
     de Derechos Humanos, la Convencio'n sobre la eliminacio'n de todas las
     formas de discriminacio'n contra la mujer, los Pactos internacionales
     de derechos humanos, la Convencio'n contra la Tortura y otros Tratos o
     Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, el Convenio para la represio'n
     de la trata de personas y de la explotacio'n de la prostitucio'n
     ajena, la Convencio'n sobre los Derechos del Nin~o, y la Declaracio'n
     sobre la eliminacio'n de la violencia contra la mujer,

          Recordando su resolucio'n 40/4, de 22 de marzo de 1996, la
     resolucio'n 51/66 de la Asamblea General, de 12 de diciembre de 1996 y
     la resolucio'n 1996/24 de la Comisio'n de Derechos Humanos, de 19 de
     abril de 1996, asi' como todas las resoluciones anteriores aprobadas
     por esos tres o'rganos sobre la cuestio'n de la trata de mujeres y
     nin~as, 

          Recordando tambie'n y haciendo suyas las conclusiones y
     recomendaciones formuladas en recientes conferencias internacionales
     en relacio'n con los derechos humanos de las mujeres y las nin~as, en
     particular respecto de la violacio'n de esos derechos por medio de la
     explotacio'n sexual y econo'mica, en beneficio de proxenetas,
     tratantes y bandas criminales organizadas, asi' como otras actividades
     ili'citas relacionadas con la trata de mujeres, como el trabajo
     dome'stico forzado, los matrimonios falsos, los matrimonios
     prenu'biles, los empleos clandestinos y las adopciones fraudulentas, 

          Recordando adema's el Programa de Accio'n de la Conferencia
     Internacional sobre la Poblacio'n y el Desarrollo en el cual, entre
     otras cosas, se insto' a todos los gobiernos a que previnieran el
     tra'fico internacional de migrantes, especialmente con fines de
     prostitucio'n, y a los gobiernos de los pai'ses de acogida y los
     pai'ses de origen a que adoptaran sanciones eficaces contra quienes
     organizaban la migracio'n de indocumentados, explotaban a esos
     migrantes o se dedicaban al tra'fico de migrantes indocumentados,
     especialmente a los que se dedicaban a cualquier forma de trata
     internacional de mujeres y nin~as,

          Reconociendo que los nin~os y adolescentes varones tambie'n son
     vi'ctimas de esa trata de personas, 

          Acogiendo con benepla'cito la celebracio'n en Estocolmo del 27 al
     31 de agosto de 1996 del Congreso Mundial contra la Explotacio'n
     Sexual Comercial de los Nin~os y otras conferencias sobre la trata de
     mujeres y nin~os con fines de explotacio'n sexual,

          Tomando nota con satisfaccio'n de que el Di'a Internacional para
     la Abolicio'n de la Esclavitud se conmemoro' el 6 de diciembre de 1996
     en una sesio'n plenaria de la Asamblea General dedicada al examen del
     problema de la trata de personas, en la que participo' una vi'ctima de
     esa trata,

          Consciente de la urgente necesidad de que se adopten medidas
     eficaces en los planos nacional, regional e internacional con objeto
     de proteger a las mujeres y a las nin~as de esa trata infame,

          Reconociendo que la trata de mujeres y nin~as es una cuestio'n
     inseparable de otras formas de explotacio'n sexual, incluidos el
     turismo sexual, la pornografi'a, los mercados de novias y la
     prostitucio'n,

          1.   Expresa su profunda preocupacio'n por el hecho de que no
     haya disminuido la trata de mujeres y nin~as y por el uso indebido que
     se hace de la tecnologi'a informa'tica avanzada con fines de
     pornografi'a y trata de personas; 

          2.   Pide a los gobiernos de los pai'ses de origen, tra'nsito y
     acogida y a las organizaciones regionales e internacionales, segu'n
     corresponda, que aceleren la aplicacio'n de la Plataforma de Accio'n
     de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer:

          a)   Considerando la posibilidad de ratificar y aplicar las
     convenciones internacionales sobre trata de personas y esclavitud;

          b)   Adoptando medidas adecuadas para afrontar los factores
     fundamentales, incluso las fuerzas externas, que alientan la trata de
     mujeres y nin~as con fines de prostitucio'n y otras formas de sexo
     comercial, matrimonios forzados y trabajo forzado, con miras a
     eliminar la trata de mujeres, inclusive mediante el fortalecimiento de
     la legislacio'n existente, a fin de proteger mejor los derechos de la
     mujer y la nin~a y de castigar a los autores, incluidos los clientes,
     con sanciones penales y civiles;

          c)   Reforzando la cooperacio'n y la accio'n concertada de todas
     las autoridades e instituciones pertinentes encargadas de hacer
     cumplir la ley, con el objeto de desmantelar las redes nacionales,
     regionales e internacionales de trata de personas;

          d)   Asignando recursos que permitan establecer programas amplios
     destinados a curar y rehabilitar a las vi'ctimas de la trata de
     personas para que puedan reintegrarse a la sociedad, incluso mediante
     la capacitacio'n en el empleo y la prestacio'n de asistencia juri'dica
     y atencio'n confidencial de la salud, y adoptando medidas para
     cooperar con las organizaciones no gubernamentales con miras a prestar
     atencio'n social, me'dica y psicolo'gica a esas vi'ctimas;

          e)   Elaborando programas y poli'ticas de educacio'n y
     capacitacio'n, y considerando la posibilidad de promulgar leyes
     encaminadas a impedir el turismo sexual y la trata de personas, asi'
     como todas las formas de explotacio'n sexual, con especial hincapie'
     en la proteccio'n de mujeres jo'venes y los nin~os;

          3.   Exhorta a los gobiernos a que adopten las medidas que
     correspondan, incluso leyes encaminadas a reprimir todas las formas de
     trata de mujeres y la explotacio'n de la prostitucio'n de mujeres;

          4.   Alienta a los gobiernos, a los o'rganos y organismos
     pertinentes del sistema de las Naciones Unidas y a las organizaciones
     intergubernamentales y no gubernamentales a que cooperen entre si' con
     el objeto de facilitar la elaboracio'n de medidas dirigidas contra la
     trata de personas y fomentar una mayor conciencia pu'blica del
     problema;

          5.   Exhorta a todos los gobiernos a que adopten medidas
     apropiadas para impedir que los traficantes usen y exploten
     indebidamente actividades econo'micas como el desarrollo del turismo y
     la exportacio'n de mano de obra y la utilizacio'n de tecnologi'a
     informa'tica, incluido el espacio ciberne'tico;

          6.   Alienta a la Relatora Especial de la Comisio'n de Derechos
     Humanos sobre la violencia contra la mujer y al Relator Especial de la
     Comisio'n de Derechos Humanos sobre la prevencio'n de la venta de
     nin~os, la prostitucio'n infantil y la utilizacio'n de nin~os en la
     pornografi'a, asi' como al Grupo de Trabajo sobre las Formas
     Contempora'neas de la Esclavitud de la Subcomisio'n de Prevencio'n de
     Discriminaciones y Proteccio'n a las Minori'as, a que sigan prestando
     especial atencio'n al problema de la trata de mujeres y nin~as y
     presenten un informe sobre la cuestio'n a la Comisio'n de la
     Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer en su 42~ peri'odo de
     sesiones;

          7.   Alienta a la Comisio'n de Prevencio'n del Delito y Justicia
     Penal a que prosiga el examen del problema de la trata de personas en
     el contexto de sus deliberaciones sobre la cuestio'n de la
     delincuencia transnacional organizada;

          8.   Acoge con benepla'cito la propuesta contenida en la
     resolucio'n 51/120 de la Asamblea General, de 12 de diciembre de 1996,
     para la elaboracio'n de una convencio'n internacional contra la
     delincuencia transnacional organizada;

          9.   Apoya la labor del grupo de trabajo de la Comisio'n de
     Derechos Humanos encargado de elaborar un proyecto de protocolo
     facultativo de la Convencio'n sobre los Derechos del Nin~o relativo a
     la venta de nin~os, la prostitucio'n infantil y la utilizacio'n de
     nin~os en la pornografi'a, y expresa la esperanza de que el grupo de
     trabajo logre nuevos adelantos antes de que se celebre el 53~ peri'odo
     de sesiones de la Comisio'n con miras a finalizar esa labor; 

          10.  Alienta la celebracio'n de una conferencia internacional
     sobre la trata de personas y todas las formas de explotacio'n sexual;

          11.  Decide seguir ocupa'ndose de la cuestio'n y examinar en su
     42~ peri'odo de sesiones los informes de los Relatores Especiales y de
     las organizaciones y organismos pertinentes con miras a formular las
     recomendaciones apropiadas a la Asamblea General, en su quincuage'simo
     segundo peri'odo de sesiones, por conducto del Consejo Econo'mico y
     Social en su peri'odo de sesiones sustantivo de 1997."

145. En la 15~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la representante de
Filipinas reviso' oralmente el proyecto de resolucio'n.

146. En la misma sesio'n, la Comisio'n aprobo' el proyecto de resolucio'n,
en su forma oralmente revisada (ve'ase cap. I, secc. C, resolucio'n 41/5 de
la Comisio'n).

Seguimiento de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer

147. En la 15~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n tuvo ante
si' un proyecto de decisio'n (E/CN.6/1997/L.16) titulado "Seguimiento de la
Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer", que presento' la Presidenta.

148. En la misma sesio'n, la Presidenta reviso' oralmente el proyecto de
decisio'n de la siguiente manera:

     a)   En el subpa'rrafo a) se suprimieron las palabras "a fin de hacer
frente al nu'mero cada vez mayor de informes presentados por los Estados
partes con arreglo al arti'culo de la Convencio'n" que figuraban al final
del pa'rrafo;

     b)   En el subpa'rrafo b) se suprimieron las palabras "cada vez mayor"
que apareci'an despue's de "un apoyo sustantivo";

     c)   El subpa'rrafo c), que deci'a:

          "La Comisio'n apoya los esfuerzos cada vez mayores de la
     Divisio'n para el Adelanto de la Mujer para contribuir activamente a
     la incorporacio'n de los derechos humanos de la mujer en las
     actividades de las Naciones Unidas relacionadas con los derechos
     humanos en general, y la cooperacio'n cada vez mayor entre la
     Divisio'n y el Centro de Derechos Humanos con ese fin, como se aprecia
     en el programa de trabajo conjunto presentado para 1997, y destaca la
     importancia de dedicar una parte de los recursos disponibles para
     actividades de asistencia te'cnica al Centro a fin de incorporar a los
     derechos humanos de la mujer en las actividades principales, en
     colaboracio'n con la Divisio'n",

se sustituyo' por el siguiente texto:

          "La Comisio'n apoya los esfuerzos cada vez mayores de la
     Divisio'n para el Adelanto de la Mujer para contribuir activamente a
     la incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero en todas las
     actividades, programas y poli'ticas de las Naciones Unidas y respalda
     la cooperacio'n cada vez mayor entre la Divisio'n, las comisiones
     orga'nicas del Consejo Econo'mico y Social y los o'rganos y organismos
     de las Naciones Unidas, incluido el Centro de Derechos Humanos, como
     se sen~ala en el programa de trabajo conjunto presentado para 1997."

149. Seguidamente, la Comisio'n aprobo' el proyecto de decisio'n, en su
forma oralmente revisada (ve'ase cap. I, secc. C, decisio'n 41/101 de la
Comisio'n).

Comisiones orga'nicas

150. En la 15~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n tuvo ante
si' un proyecto de decisio'n (E/CN.6/1997/L.18) titulado "Comisiones
orga'nicas", que presento' la Presidenta.

151. En la misma sesio'n, la Comisio'n aprobo' el proyecto de decisio'n
(ve'ase cap. I, secc. B, proyecto de decisio'n II).

La mujer y el medio ambiente

152. En su 16~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n tuvo ante
si' un proyecto de conclusiones convenidas (E/CN.6/1997/L.3/Rev.1) sobre la
mujer y el medio ambiente, que presento' la Presidenta.

153. En la misma sesio'n, la Presidenta informo' a la Comisio'n de las
revisiones introducidas en el texto, que se habi'an acordado en consultas
oficiosas.

154. A continuacio'n, la Comisio'n aprobo' el proyecto de conclusiones
convenidas, en su forma oralmente revisada, y decidio' sen~alarlo a la
atencio'n del Consejo Econo'mico y Social.

155. Tambie'n en la 16~ sesio'n, la representante de Zambia propuso, en
virtud del arti'culo 55 del reglamento de las comisiones orga'nicas del
Consejo Econo'mico y Social, que la Comisio'n volviera a examinar el
proyecto de conclusiones convenidas, en su forma oralmente revisada.

156. Las representantes de la Jamahiriya A'rabe Libia y Marruecos se
opusieron a ello, por lo que la propuesta fue sometida a votacio'n.

157. La propuesta fue aceptada por 19 votos a favor, 11 en contra y 6
abstenciones.  El resultado de la votacio'n fue el siguiente:

     Votos a favor:    Alemania, Angola, Be'lgica, Brasil, Chile, Costa
                       Rica, Ecuador, Estados Unidos de Ame'rica, Francia,
                       Ghana, Grecia, Kenya, Me'xico, Namibia, Noruega,
                       Paraguay, Portugal, Reino Unido de Gran Bretan~a e
                       Irlanda del Norte, Swazilandia.

     Votos en contra:  Filipinas, Indonesia, Ira'n (Repu'blica Isla'mica
                       del), Jamahiriya A'rabe Libia, Malasia, Marruecos,
                       Peru', Polonia, Repu'blica de Corea, Tailandia,
                       Tu'nez.

     Abstenciones:     Bulgaria, Chipre, Eslovaquia, Federacio'n de Rusia,
                       India, Japo'n.

 Formularon declaraciones las representantes de la Repu'blica Isla'mica
del Ira'n, los Estados Unidos de Ame'rica, Bulgaria y Namibia y las
observadoras de Suda'frica, Nigeria y los Pai'ses Bajos (en nombre de los
Estados Miembros de las Naciones Unidas que pertenecen a la Unio'n
Europea).

159. La representante de Bulgaria pidio' que se suspendiera la sesio'n.

160. Tras la suspensio'n de la sesio'n, la Presidenta reviso' oralmente el
pa'rrafo 24 del proyecto de conclusiones convenidas.

161. A continuacio'n, la Comisio'n aprobo' el proyecto de conclusiones
convenidas (E/CN.6/1997/L.3/Rev.1), en la forma en que se habi'a revisado
de nuevo oralmente, y decidio' sen~alarlo a la atencio'n del Consejo
Econo'mico y Social (ve'ase cap. I, secc. C, conclusiones convenidas
1997/1).

La mujer en el ejercicio del poder y la adopcio'n de decisiones

162. En su 16~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n tuvo ante
si' el proyecto de conclusiones convenidas (E/CN.6/1997/L.4) sobre la mujer
en el ejercicio del poder y la adopcio'n de decisiones, presentado por la
Presidenta de la Comisio'n, Ljudmila Boskova (Bulgaria), quien tambie'n
informo' acerca de los resultados de las consultas oficiosas.

163. En la misma sesio'n, la Secretaria leyo' las modificaciones
introducidas en el texto, que se habi'an acordado en las consultas
oficiosas.

164. Tambie'n en la misma sesio'n, la Comisio'n aprobo' el proyecto de
conclusiones convenidas, en su forma oralmente revisada, y decidio'
sen~alarlo a la atencio'n del Consejo Econo'mico y Social.

165. Despue's de que se aprobara el proyecto de conclusiones convenidas, la
observadora de los Pai'ses Bajos, en nombre de los Estados Miembros de las
Naciones Unidas que pertenecen a la Unio'n Europea, formulo' una
declaracio'n.

166. Tambie'n en la 16~ sesio'n, la Comisio'n decidio', en virtud del
arti'culo 55 del reglamento de las comisiones orga'nicas del Consejo
Econo'mico y Social, que se volviera a examinar el proyecto de conclusiones
convenidas en su forma oralmente revisada.

167. La Directora Adjunta de la Divisio'n para el Adelanto de la Mujer
leyo' las correcciones introducidas en el texto.

168. A continuacio'n, la Comisio'n aprobo' el proyecto de conclusiones
convenidas (E/CN.6/1997/L.4) en su forma oralmente revisada y corregida y
decidio' sen~alarlo a la atencio'n del Consejo Econo'mico y Social (ve'ase
cap. I, secc. C, conclusiones convenidas 1997/2).

La mujer y la economi'a

169. En su 16~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n tuvo ante
si' un proyecto de conclusiones convenidas (E/CN.6/1997/L.12/Rev.1) sobre
la mujer y la economi'a, presentado por la Vicepresidente de la Comisio'n,
Eva Hildrum (Noruega), quien tambie'n informo' a la Comisio'n de las
modificaciones introducidas en el texto, segu'n lo acordado en consultas
oficiosas.

170. A continuacio'n, la Comisio'n aprobo' el proyecto de conclusiones
convenidas (E/CN.6/1997/L.12/Rev.1), en su forma oralmente revisado, y
decidio' sen~alarlo a la atencio'n del Consejo Econo'mico y Social (ve'ase
cap. I, secc. C, conclusiones convenidas 1997/3).

171. Antes de que se aprobara el proyecto de conclusiones convenidas,
formularon declaraciones las representantes de Chile y la Jamahiriya A'rabe
Libia y las observadoras de los Pai'ses Bajos (en nombre de los Estados
Miembros de las Naciones Unidas que pertenecen a la Unio'n Europea), el
Canada' y Espan~a.  La Vicepresidenta, Sra. Hildrum (Noruega), tambie'n
formulo' una declaracio'n.

Educacio'n y capacitacio'n de la mujer

172. En su 16~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n tuvo ante
si' un proyecto de conclusiones convenidas (E/CN.6/1997/L.13/Rev.1) sobre
la educacio'n y la capacitacio'n de la mujer, presentado por la
Vicepresidenta, Zakia Amara Bouaziz (Tu'nez), quien tambie'n informo' a la
Comisio'n de las modificaciones introducidas en el texto, segu'n lo
acordado en consultas oficiosas.

173. En la misma sesio'n, formularon declaraciones las observadoras de los
Pai'ses Bajos (en nombre de los Estados Miembros de las Naciones Unidas que
pertenecen a la Unio'n Europea) y la Repu'blica Unida de Tanzani'a (en
nombre de los Estados Miembros de las Naciones Unidas que pertenecen al
Grupo de los 77), quienes tambie'n propusieron que se introdujera una
enmienda en el texto.

174. La Vicepresidenta de la Comisio'n, Sra. Bouaziz (Tu'nez), tambie'n
formulo' una declaracio'n.

175. A continuacio'n, la Comisio'n aprobo' el proyecto de conclusiones
convenidas (E/CN.6/1997/L.13/Rev.1), en su forma oralmente revisada y
enmendada, y decidio' sen~alarlo a la atencio'n del Consejo Econo'mico y
Social (ve'ase cap. I, seccio'n C, conclusiones convenidas 1997/4).

Conclusiones convenidas en relacio'n con las esferas de especial
preocupacio'n

176. En la 16~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n tuvo ante
si' un proyecto de resolucio'n (E/CN.6/1997/L.19) titulado "Conclusiones
convenidas en relacio'n con las esferas de especial preocupacio'n",
presentado por la Presidenta, quien tambie'n informo' a la Comisio'n de las
modificaciones introducidas en el texto, segu'n lo acordado en consultas
oficiosas.

177. En la misma sesio'n, la Comisio'n aprobo' el proyecto de resolucio'n,
en su forma oralmente revisada (ve'ase cap. I, secc. A, proyecto de
resolucio'n II).

Seguimiento de las conclusiones convenidas 1996/1 del Consejo Econo'mico y
Social

178. En su 15~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n decidio'
incluir en su informe el texto presentado por la Presidenta sobre el
seguimiento de las conclusiones convenidas 1996/1 del Consejo Econo'mico y
Social (E/CN.6/1997/L.17).  El texto, en su forma oralmente revisada por la
Presidenta, es el siguiente:

          "La Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer
     acoge complacida las conclusiones convenidas 1996/1 del Consejo
     Econo'mico y Social sobre la coordinacio'n de las actividades del
     sistema de las Naciones Unidas para la erradicacio'n de la pobreza. 
     En las conclusiones convenidas se preve' un marco para asegurar la
     coordinacio'n de los programas de trabajo plurianuales de las
     comisiones orga'nicas y una mejor divisio'n del trabajo entre ellas,
     con miras a promover el seguimiento coordinado e integrado de las
     conferencias importantes de las Naciones Unidas.  La Comisio'n de la
     Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer desea informar al Consejo de
     las siguientes medidas que adoptara' para aplicar las conclusiones
     convenidas 1996/1:

          a)   La Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer
     examino' el tema de la erradicacio'n de la pobreza en su 40~ peri'odo
     de sesiones, celebrado en 1996.  De conformidad con su programa de
     trabajo plurianual, las cuestione relativas a la erradicacio'n de la
     pobreza se examinara'n tambie'n en 1998, en el marco del examen del
     informe de si'ntesis sobre los planes nacionales de accio'n y del
     examen de mitad de peri'odo del plan de mediano plazo a nivel de todo
     el sistema para el adelanto de la mujer, 1996-2001.  De esta manera,
     la Comisio'n puede aportar su contribucio'n al examen general del tema
     de la erradicacio'n de la pobreza que ha de emprender el Consejo;

          b)   La Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la
     Mujer, en su 41~ peri'odo de sesiones, aprobo' las conclusiones
     convenidas sobre el tema de la mujer y el medio ambiente.  Esas
     conclusiones convenidas se transmitira'n a la Comisio'n sobre el
     Desarrollo Sostenible como contribucio'n al examen de la ejecucio'n
     del Programa 21;

          c)   Corresponde a la Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y
     Social de la Mujer la responsabilidad especial de promover la
     incorporacio'n de una perspectiva de ge'nero en el proceso de examen
     de la aplicacio'n de los resultados de las conferencias importantes de
     las Naciones Unidas en las esferas econo'mica, social y afines,
     incluida la erradicacio'n de la pobreza.  La Presidenta de la
     Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer se pondra'
     en contacto con los presidentes de otras comisiones orga'nicas del
     Consejo encargadas del seguimiento de las conferencias de las Naciones
     Unidas, a fin de examinar los medios de cooperar en el examen de la
     aplicacio'n de la Plataforma de Accio'n de Beijing en esferas que
     competen al mandato de otras comisiones orga'nicas y de coordinar las
     contribuciones mutuas a los debates de las diversas comisiones
     orga'nicas sobre temas prioritarios, segu'n proceda.  La Secretari'a
     sen~alara' a la atencio'n de otras comisiones orga'nicas las
     decisiones pertinentes de la Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y
     Social de la Mujer;

          d)   La Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer
     emprendera' en 1998 el examen general del tema "Los derechos humanos
     de la mujer".  De conformidad con el pa'rrafo 45 de las conclusiones
     convenidas 1996/1, la Comisio'n de Derechos Humanos debe examinar la
     posibilidad de aportar su contribucio'n a la Comisio'n de la
     Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer para velar por que la
     igualdad de la mujer en el disfrute de sus derechos humanos, en
     particular de los que se refieren a la mitigacio'n de la pobreza de la
     mujer, el desarrollo econo'mico y los recursos econo'micos.  Con el
     objeto de facilitar la interaccio' entre las dos comisiones, se
     invita a la Secretari'a a presentar un informe al respecto a la
     Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer y a la
     Comisio'n de Derechos Humanos, en colaboracio'n con el Centro de
     Derechos Humanos y la Divisio'n para el Adelanto de la Mujer de la
     Secretari'a de las Naciones Unidas.  La Presidenta de la Comisio'n de
     la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer se pondra' en contacto
     con el Presidente de la Comisio'n de Derechos Humanos a fin de
     examinar la mejor manera de asegurar la cooperacio'n en el examen del
     tema de los derechos humanos de la mujer;

          e)   La Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la
     Mujer, en su 41~ peri'odo de sesiones, aprobo' las conclusiones
     convenidas sobre el tema "Educacio'n y capacitacio'n de la mujer" y
     examinara' el tema "La mujer y la salud" en 1999.  Las conclusiones
     convenidas aprobadas por la Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y
     Social de la Mujer sobre esos dos temas pueden transmitirse, segu'n
     proceda, a la Comisio'n de Desarrollo Social, que examinara' las
     cuestiones relativas a los servicios sociales en su peri'odo de
     sesiones de 1999, y a la Comisio'n de Poblacio'n y Desarrollo, que
     considerara' el examen y evaluacio'n de la aplicacio'n del Programa de
     Accio'n de la Conferencia Internacional sobre la Poblacio'n y el
     Desarrollo en su peri'odo de sesiones de 1999.  La Presidenta de la
     Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer se pondra'
     en contacto con el Presidente del Consejo y con los presidentes de las
     comisiones mencionadas en el pa'rrafo 57 de las conclusiones
     convenidas 1996/1, a fin de examinar los medios de asegurar la
     divisio'n adecuada del trabajo cuando se examine el tema de los
     servicios sociales ba'sicos para todos;

          f)   La Comisio'n de la Condicio'n Juri'dica y Social de la
     Mujer, de conformidad con el pa'rrafo 58 de las conclusiones
     convenidas 1996/1 acogeri'a complacida el documento de la Comisio'n de
     Estadi'stica sobre las repercusiones estadi'sticas de la Plataforma de
     Accio'n de Beijing.  La Presidenta de la Comisio'n de la Condicio'n
     Juri'dica y Social de la Mujer se pondra' en contacto con el
     Presidente de la Comisio'n de Estadi'stica a fin de examinar co'mo
     realizar dicha aportacio'n, de manera que la Comisio'n de la
     Condicio'n Juri'dica y Social de la Mujer este' en las mejores
     condiciones de examinar el tema."

Informe del Secretario General sobre el mejoramiento de la situacio'n de la
mujer en la Secretari'a

179. En su 16~ sesio'n, celebrada el 21 de marzo, la Comisio'n tomo' nota
del informe del Secretario General sobre el mejoramiento de la situacio'n
de la mujer en la Secretari'a (E/CN.6/1997/7) (ve'ase cap. I, secc. C,
decisio'n 41/102 de la Comisio'n).


    	

 


This document has been posted online by the United Nations Department of Economic and Social Affairs (DESA). Reproduction and dissemination of the document - in electronic and/or printed format - is encouraged, provided acknowledgement is made of the role of the United Nations in making it available.

Date last updated: 06 December 1999 by DESA/DAW
Copyright 1999 United Nations