ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Las alpacas en la línea de frente para luchar contra la pobreza en los Andes

Enlaces relacionados

Narración

Durante siglos, los curanderos tradicionales Kawayala han presentado ofrendas a los dioses para proteger a los rebaños locales.

Domesticadas desde hace miles de años, las alpacas y las llamas son ahora su única fuente de ingresos, dice el ganadero, Rufino Quispe.

En el pasado, algunas personas intentaron criar ovejas, con poco éxito. Ahora, con el respaldo del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola de la ONU (FIDA), muchos ganaderos se están dando cuenta de que las alpacas, familiar lejano de los camellos, pueden ser su mejor oportunidad para ganarse la vida. No sólo es menos dañino para el medio ambiente, también hay una creciente demanda de piel de alpaca, dice Guillermo Vila Melo del FIDA:

Hace seis años, el FIDA y el gobierno boliviano lanzaron un proyecto de millones de dólares para ayudar a miles de ganaderos a aumentar sus ingresos.

Entre las cosas que aprendieron los ganaderos: cómo mejorar las líneas genéticas y la salud de sus rebaños.

Se usa incluso la sabiduría medicinal tradicional de los Kayawalla; en este caso, para crear un tratamiento efectivo contra los parásitos intestinales.

Justo Apaza Mamani fue de los primeros en su comunidad en convencerse de que las alpacas y las llamas podrían ser el camino para salir de la pobreza.

La familia de Justo comenzó a criar sus alpacas cruzándolas con variedades superiores de Perú, creando finalmente un rebaño más fuerte y saludable. También seleccionó a los animales de acuerdo con su piel; descubrió que se pagaba mejor precio en el mercado por la lana blanca.

Y no sólo es un buen negocio para los ganaderos locales. Empresas pequeñas, desde productores de tasajo, hasta de tejido, han surgido en todo el país.

Cada año, Petrona Flores y su cooperativa de tejedoras hilan alrededor de 1.200 kilos de lana de alpaca transformándola en chales y bufandas para los mercados de Bolivia y Europa.

Conforme nuevos mercados y productos continúan evolucionando, muchos piensan que las poblaciones que han vivido aquí durante miles de años podrían tener ahora un futuro en estas elevadas planicies andinas.

Algo que los Kayawalla, dicen, podría ser la respuesta a sus plegarias.

Este reportaje fue producido por James Heer para las Naciones Unidas.

2 de julio de 2013

Durante siglos, los curanderos tradicionales Kawayala han presentado ofrendas a los dioses para proteger a los rebaños locales de alpacas. Sus plegarias, han sido escuchadas y, ahora, gracias a ellas y la ayuda de la ONU, ya no tienen que emigrar a las grandes bolsas de pobreza en las ciudades.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS