ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Malí, los refugiados huyen del caos

Narración

Abandonaron sus hogares temiendo por sus vidas. Más de un año después del hundimiento de Malí en el caos, los refugiados siguen llegando a este campamento en Níger.

Fatima Wallet Abdou es uno de ellos.

«Tuve que huir porque tenía miedo de que atacaran a mis hijos o a mí mismo. Ahora, después de lo que he visto, no puedo imaginarme regresar».

El conflicto en el norte de Malí entre el Ejército y los rebeldes armados ha obligado a huir a medio millón de personas a países vecinos.

Mariama Sadou y sus tres hijos llegaron al campamento exhaustos y hambrientos. Y Ouda, de 12 meses, está gravemente enferma.

Zarma, una refugiada, cuenta su terrible experiencia.

«Ouda ha estado enferma desde hace 25 días. Cuando su madre trataba de alimentarla, no dejaba de vomitar. Ha tenido fiebre todas las noches. En el camino, sólo comieron una masa de mijo y aceite una vez al día».

Mariama trajo a Ouda a un centro de alimentación, apoyado por UNICEF, el Programa Mundial de Alimentos y la Agencia de la ONU responsable de los Refugiados, que alimenta a casi 1,200 niños diariamente. Diallo Mariatou, de la Ayuda Islámica Mundial.

«Damos tres comidas diarias a cada niño.. Usamos Premix, una mezcla de trigo y soya. Lo cocinamos para todos los pequeños».

Pero Ouda rehusaba comer.

Un nutricionista midió la circunferencia del brazo izquierdo de Ouda, y confirmó que padece de malnutrición severa y pesa menos de lo normal.

Ouda necesita ser llevada al hospital de inmediato.

En la sala de emergencia, varias pruebas confirman que Ouda necesita ser hospitalizada.

Mohamane Issoufou, es el enfermero supervisor.

«Se recuperará pronto, si Dios quiere».

La asistencia alimentaria y médica que llega lentamente está ayudando, pero todavía es muy poco para que la gente de este campamento salga adelante. Su horizonte es tan carente y desolado como el desierto que la rodea, a menos que llegue pronto más socorro.

Este reportaje fue producido por Shushan Mebrahtu para las Naciones Unidas.

7 de junio de 2013

El conflicto de Malí ha llevado a medio millón de personas a huir a los países vecinos. Llegan hambrientos, desnutridos y con miedo. La Agencia de las Naciones Unidas encargada de los Refugiados les da alimentos y medicinas, y los conforta mientras esperan una solución a su situación.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS