ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Los rinocerontes negros de nuevo en peligro de extinción

Enlaces relacionados

Narración

Los rinocerontes se enfrentan a su mayor crisis en décadas. En los últimos años, se ha disparado el número de animales cazados furtivamente.

El Parque Nacional Kruger en Sudáfrica ha pagado muy caro por tener la mayor población de rinocerontes del mundo.

Ken Maggs encabeza la Investigación de Delitos Ambientales y Servicios Aéreos de Sudáfrica.

«Creo que es una grave amenaza, un problema enorme para nosotros en este momento. Nos enfrentamos a la posibilidad de perder todos los rinocerontes en el continente africano.»

Los rinocerontes estuvieron a punto de extinguirse en el pasado. En los años sesenta, había alrededor de 100.000 rinocerontes negros pero su caza, legal y furtiva, continuó hasta que tan sólo quedaron 2.400.

El comercio de sus cuernos fue prohibido por la CITES, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, en 1977. El Secretario General de CITES, John Scanlon:

«De no ser por la CITES, el rinoceronte salvaje estaría extinto. Gracias a esta Convención la especie se ha recuperado y en el presente tenemos alrededor de 25.000 rinocerontes en el planeta.»

Pero la demanda de sus cuernos en el mercado negro continúa en aumento y, también, su matanza. Durante los últimos años, la caza furtiva en Sudáfrica se ha disparado.

«Esta especie se va a extinguir en la naturaleza si continúan estas tendencias.»

Se estima que el delito contra la vida silvestre asciende a miles de millones de dólares cada año.

CITES cree que los sindicatos del crimen organizado están implicados, atraídos por la espiral de ganancias.

«Tenemos grupos de cazadores furtivos, bien armados, con pistolas e, incluso, armas militares sofisticadas: AK47s y municiones adecuadas. Hemos llegado a tener cazadores armados con granadas de mano.»

Los cuernos de rinoceronte han sido usados en la medicina tradicional en China y Vietnam durante siglos. Pero la demanda para usos no tradicionales se está intensificando en las economías emergentes de Asia.

«Decidí comprar este pedazo porque me estoy quedando viejo y necesito medicina.»

Este vecino de Hanoi pagó 2.000 de dólares por su pedazo de cuerno. Tras frotarlo veinte minutos contra un tazón, dibujado con un rinoceronte en uno de los lados y diseñado para ese uso, se sirvió la mezcla en un vaso y bebió un líquido lechoso.

«Mis amigos me dijeron que este pedazo de cuerno de rinoceronte puede curar muchas enfermedades, como un derrame cerebral o fiebre... Oí un rumor de que también puede curar el cáncer.»

En los mercados de Hanoi no toma mucho tiempo encontrar un cuerno de rinoceronte a la venta. Pero su autenticidad es cuestionable. La autoridad de la CITES en Vietnam cree que un porcentaje importante de cuernos son falsos.

«El precio es de 144 millones de dongs vietnamitas por gramo, o sea 7.000 dólares”.

«La única manera de afrontar este problema es acabar con a la caza furtiva, el contrabando, y el consumo.»

El gobierno de Sudáfrica está contraatacando. Soldados de la Fuerza Nacional de Defensa han sido desplegados en el Parque Kruger.

La CITES está brindando apoyo a una base de datos de ADN, cuya meta es trazar un perfil de todos los rinocerontes de África. La nueva técnica permitirá identificar cualquier cuerno incautado por la policía en los cruces fronterizos y, de esa formar, relacionar a todos los criminales de la cadena delictiva y ayudar a procesarlos.

«Será una batalla ardua y prolongada, pero si todos trabajamos juntos, los Estados con rinocerontes y los Estados consumidores de cuernos; y si lo hacemos a nivel nacional e internacional, ganaremos esta batalla.»

Se espera que esta cooperación internacional sea un momento crucial para la protección de esta extraordinaria especie.

De lo contrario, los rinocerontes de África estarán de nuevo al borde de la extinción.

Este reportaje fue producido por Andrew Martin para las Naciones Unidas.

10 de mayo de 2013

Son enormes. Son bellos. Son únicos, pero los estamos exterminando. Son los rinocerontes negros y apenas quedan unos 25.000 en su habitat natural, el continente africano. Hace años ya estuvieron a punto de desaparecer, pero países como Sudáfrica lograron evitarlo. Ahora, la amenaza ha vuelto debido a la caza furtiva para vender sus cuernos en los mercados asiáticos.

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS