ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Perú: Centenario, una cebada que sobrevive a los 4.000 metros

Narración

Es temporada de cosecha en los Altos Andes de Perú.

Los aldeanos esperan que sea abundante, lo suficiente para alimentar a sus familias y vender el excedente.

No ha sido siempre así. Pocas plantas sobreviven en alturas de alrededor de 4.000 metros.

Y ahora los campesinos dependen de un grano que antes se consideraba apto solamente para el consumo animal.

La profesora Luz Gómez Pando de la Universidad Agraria Nacional La Molina en Lima, explica:

«La cebada había crecido durante siglos en Perú – la habían traído los españoles, - pero las variedades que cultivaban los campesinos eran piensos, así es que decidimos mejorarlo y obtener una cebada que la gente pudiera comer.»

Todo comenzó aquí, a través de un proyecto respaldado por el Organismo Internacional de Energía Atómica y la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación.

Se aplicó una técnica que irradia la semillas para inducir cambios.

Los rayos gama aceleran el proceso evolucionario de los cambios espontáneos que ocurren en la naturaleza. La capacidad natural de las plantas para evolucionar toma normalmente millones de años.

Las semillas de cebada irradiadas fueron sembradas en la Universidad La Molina en Lima.

Los productores, liderados por la profesora Gómez-Pando, seleccionaron las mejores plantas y plantaron sus semillas.

Este proceso de selección continúo siete años hasta que finalmente, en 2006, nació el Centenario, una nueva cepa de cebada, la mejor que ha tenido Perú hasta ahora.

Produce más grano que cualquier otra variedad; sabe bien y es rico en proteína.

El Centenario también es resistente a las enfermedades y tolera las temperaturas extremas que son comunes en los Andes.

Más importante aún es que está mejorando los ingresos y la salud de las personas en esta remota región, como Erwin Ortega Carvajal – un campesino de cebada.

La cebada Centenario se puede vender a un mejor precio en el mercado que otras variedades.

Este comerciante local la compra aquí, la convierte en harina o cebada perlada y la vende en todo el país.

Juan Paytán es uno de los numerosos campesinos que plantan esta cepa.

Su familia la usa en su comida.

Y Juan vende las semillas a sus vecinos y granos a los molinos locales.

8 de marzo de 2013

Pocas plantas sobreviven en las alturas de más de 4.000 metros, donde la tierra es pobre, el agua escasa y los inviernos crudos. Recientemente, los campesinos en los Altos Andes de Perú, con el apoyo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) han producido con éxito una nueva variedad de cebada con técnicas nucleares. Llamado Centenario, se ha convertido en uno de granos más populares en Perú.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS