ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Myanmar: En bote hacia un lugar seguro

Narración

Éste es el estado de Rakhine, en el oeste de Myanmar ... una zona costera dividida por ríos, arroyos, y más recientemente por las luchas.

Durante siglos, la gente ha pescado en el océano, aquí .... pacíficamente.

Pero recientemente esta tranquilidad se ha roto.

En octubre se desató una oleada de violencia en ocho municipios. Decenas de personas fueron asesinadas, y se incendiaron casas tanto en los pueblos de la comunidad musulmana como en Rakhine.

Miles de personas huyeron… utilizando como vía de escape sus barcos.

En cada bote se hacinaban 80 personas… pero no había suficientes embarcaciones.

«Estábamos muy asustados porque nuestras vidas estaban amenazadas. Rezamos a Dios .... y mientras digo esto me entran ganas de llorar.

Sufrimos mucho y muchas personas murieron.

Nosotros íbamos en el último barco y realmente pensé que iba a morir. Nos encontramos con otro barco y nos dieron un poco de combustible.»

El combustible era para el motor ... pero se agotó.

El barco navegó sin rumbo durante dos días antes de llegar a tierra, aquí, en Sin Maw Tet.

Otras personas salieron en barco desde Pauk Taw y llegaron a Ah Nauk Ywe. Los desplazados crearon refugios improvisados en arrozales utilizando los materiales que pudieron encontrar.

«Ahora estamos viviendo con la población local. Gracias a que tienen buen corazón, hemos podido quedarnos aquí. De lo contrario, ¿dónde podríamos estar? »

Pero la comunidad de acogida no puede absorber a todos los desplazados.

Algunas personas han montado sus tiendas de campaña en la costa.

Otros están durmiendo en los botes.

ACNUR ha distribuido lonas de plástico, mantas y otros materiales de ayuda humanitaria que pueden ayudar a los desplazados a corto plazo, aunque se deben encontrar soluciones a largo plazo.

«Hay importantes preocupaciones en materia de seguridad por parte de los desplazados internos, que no se sentirían a gusto regresando a los lugares donde previamente han sido atacados. Así que una gran parte de nuestro trabajo consistirá en trabajar con el gobierno para ver qué medidas adoptarán para proteger a quienes decidan volver.»

Cualquier retorno requerirá una planificación muy cuidadosa ... ya que muchos pueblos han sido completamente incendiados... y la seguridad sigue siendo frágil.

Por ahora, los campos de tránsito ofrecen un alivio temporal y seguridad.

Durante los próximos meses, se necesitará más asistencia para ayudar a que los residentes puedan regresar a sus formas de vida tradicionales. Pero sobre todo necesitarán paz.

5 de febrero de 2013

La violencia entre comunidades que ha resurgido recientemente en el oeste de Myanmar ha obligado a centenares de personas a buscar seguridad en otras zonas usando como medios de transporte sus barcos de pesca. (Vídeo cedido por el ACNUR)

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS