ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

La energía geotérmica, un regalo de la Tierra

Narración

Contigua al Círculo Polar Ártico, Islandia alberga algunos de los glaciares más grandes de Europa.

Pero debajo de la superficie helada, la tierra está rebosando de calor.

La geofísica Anna Wirimu Mwang ha viajado desde Kenya para estudiar las maravillas de la energía geotérmica de Islandia.

«A mi me parece una aventura estudiar geología. Uno quiere descifrar lo que ocurrió en el pasado.»

Islandia está situada al borde de dos placas tectónicas que se separan dos centímetros cada año.

Durante milenios, este movimiento ha creado lo que en términos geológicos se conoce como la gran fosa tectónica de Thingvellir.

La separación de las placas permite que la lava se acerque a la superficie de la tierra, creando numerosos volcanes y campos geotérmicos, que calientan el agua subterránea y el vapor.

Anna es miembro de un grupo seleccionado de científicos de más de 50 países en desarrollo, que participan en el programa de formación geotérmica de la Universidad de las Naciones Unidas, UNU.

Visitan las plantas geotérmicas y observan las operaciones que separan el vapor del agua. El vapor se usa para generar electricidad. Einar Gunnlaugsson, de la compañía eléctrica de Reykjavik:

«Aquí, el vapor se lleva a estas pequeñas unidades donde se separan las últimas gotitas del vapor. Posteriormente, el vapor está seco y se puede usar directamente en las turbinas.»

La energía geotérmica produce alrededor del 26 por ciento de la electricidad de Islandia. La mayoría es utilizada en las industrias pesadas.

El agua geotérmica es también una fuente importante de energía que se transporta en tuberías a pueblos y ciudades, como la capital, Reykjavik.

Calentada a una temperatura de 73 grados Celsius, el agua fluye directamente de las llaves. Se usa para calentar el 90 por ciento de las casas de Islandia, incluyendo la que Anna comparte con sus compañeros de clase.

En el pueblo de Hveragerdi, el uso creativo de agua geotérmica ha dado lugar al establecimiento de nuevas empresas, como este restaurante, del que Olafur Reynisson es el dueño.

«Este es el ‘horno de la Tierra’: una cocina geotérmica a 170 grados celsius en la que estamos horneando papas. Habitualmente el horno necesita mucho calor durante mucho tiempo; aquí sólo hacen falta veinte minutos.»

Este agua, que se piensa es buena para la salud, también se usa para llenar las populares piscinas calientes de Islandia. La Laguna Azul, el spa terapéutico más famoso del país, utiliza el agua geotérmica que viene de una planta cercana.

«Es muy importante aumentar el uso de las energías renovables...

... especialmente en los países en desarrollo, porque es ahí donde habrá el mayor crecimiento en la demanda de energía.»

Birgir Fridleifsson es el Director del programa de formación geotérmica de la UNU con sede en Reykajvik. El programa ha capacitado a casi 500 científicos procedentes de países con potencial geotérmico, como Kenya.

«Creo que la geotermia es el futuro. Es un recurso renovable y es energía limpia. No tenemos que contaminar. Es una de las principales maneras de que nuestra energía esté asegurada para el futuro.»

Este reportaje fue producido por Luis Patrón para las Naciones Unidas.

17 de diciembre de 2012

A menudo nuestra necesidad de energía, nos lleva a la utilización de recursos naturales como el petróleo en un modelo de desarrollo que termina por volverse en nuestra contra. Las fuentes renovables son la solución. Entre ellas figura la geotérmica. La Universidad de las Naciones Unidas entrena en Islandia a científicos de países en desarrollo para extender su uso en otros lugares del planeta.

Videos relacionados

Documentales
Especiales
En portada

¡Síguenos!

Facebook Youtube Twitter RSS